FANDOM


Saga Beyond logo
Portada Final UND

El Colectivo de Ishtar

Atmósfera de Althan

Durandal: Deberías consultarme antes de hacer promesas delirantes.

Wolf: No tenía otra opción.

Durandal: Ay, bueno. Si queremos conseguir la cabeza de un Celador, tenemos que descubrir cómo funcionan estas máquinas. Vamos a buscar a la más grande, sacarle el cerebro y ver que podemos aprender.


Riscos de Ishtar, Sumidero de Ishtar, Althan

Aterrizaron en una zona alejada de los Promontorios posicionándose cerca del puesto de investigación.

Durandal: Hay muchos misterios alrededor de los Prometeos. Lo que sabemos es que están compuestos de un material extraño distinto a uno que era conocido como Durance. Me intriga conocer sus investigaciones sobre ellos.

Wolf: Si te sirve de algo te podría decir que fueron creados por los Forerunner. Eran utilizados como protectores de lugares de gran importancia. Algunos de ellos antes eran Forerunner de clase Guerrero-Servidor. Al querer seguir sirviendo al ejército decidieron colocar sus mentes en los Knights pero sus recuerdos fueron reprimidos.

Durandal: ... Muy interesante.


Ruinas del Despertar, Sumidero de Ishtar

Wolf se acercó al puesto de investigación pasando por un lugar compuesto de varias máquinas Prometeas que conducían a una gran puerta que se encontraba bloqueada.

Durandal: Estas ruinas anteceden a la humanidad por... Bueno, varios miles de años. Y está plagada de Prometeos.

Ese lugar lo inquietaba bastante pero ahora debía concentrarse en buscar los datos del Celador llegando finalmente al puesto de investigación.


Campus 9, Sumidero de Ishtar

Durandal: ¡Facción del Invierno! ¡Cuidado!

Varios Elites Menores se encontraban buscando artefactos en los edificios siendo apoyados por un Ultra y varios Mayores con Rifles de Aguijones.

Wolf: El puesto de investigación ¡Los Elites lo están destrozando!

Luego de despejar el área de enemigos fue a una de las consolas donde colocó el chip de Durandal que reactivó los sistemas provocando que varias pantallas se encendieran.

Durandal: ¡Prometeos! ¡Vienen hacia aquí!

Los Prometeos aparecieron luego de que unos relámpagos impactaran en el suelo. La primera oleada, conformada por Soldiers, comenzó a atacarlo utilizando sus habilidades de grupo en conjunto con su teletransportación. La segunda oleada consistió en una nueva variante de los Prometeos siendo máquinas similares a los Huragok teniendo en el centro un ojo rojo del cual salían látigos que iban detrás de ellos. Las máquinas, conocidas como Harpys Prometeas, se movían a diferentes posiciones para luego estabilizarse e iniciar su ataque disparando rayos de energía.

Durandal: ¡De todas las mentes que tienen, comparten una que los dirige a todos! ¡Por eso reaccionan tan rápido!

Wolf: Seguramente estas nuevas máquinas fueron creadas luego del Colapso. Esa mente debe tener algún objetivo en concreto.

Luego de eliminar a los enemigos, aparecieron varios Knights con Rifles Binarios que le complicaron las cosas.

Wolf: Las habilidades de estos Prometeos son diferentes a los que yo conocía.

Durandal: Deben ser modificaciones a las que se sometieron por orden de aquella mente... Asombroso ¡Pueden saltar entre sistemas estelares en un instante!

Wolf: Eso significa que si quieren pueden atacar cualquier planeta... La Tierra incluida.

Luego de unos minutos fue atacado por Minotaurs Prometeos que terminaron siendo destruidos luego de varias rondas de misiles. Después se encargó de los Knights al dispararles con tiros sobrecargados de su Rayo de Energía logrando destruirlos despejando la zona completamente.

Durandal: Ya casi he terminado.

Wolf volvió hacia lo consola sacando el chip de Durandal.

Wolf: ¿Averiguaste algo?

Durandal: ¡Ya sé cómo localizar a un Celador! Cada Prometeo es parte de una enorme red que se extiende por todo el planeta. Si consigo acceder a su sistema, podremos obligar a salir a un Celador ¿Sabes? Estos archivos son fascinantes. Al menos creo que lo son. Seguro que alguien en la Torre podrá descifrarlos.

Wolf: Ryuko dijo que Akeno era buena en datos encriptados.

Durandal: Mmm. Está bien. Pero no esperes una charla calmada.

Wolf volvió a su nave para dirigirse hacia el Distrito 7.


Hangar, Torre de los Titanes, Distrito 7, Ceres

Wolf bajó de su nave para luego buscar a Akeno.

Wolf: Akeno ¿Ocupada?

Akeno Taneda: No… Oh, tú eres el Cazarrecompensas… Ryuko, me contó sobre ti.

Wolf: … ¿En serio?

Durandal: (Tos).

Wolf: Eh… Necesito un favor.

Akeno Taneda: ¿Por qué? ¿Algo le pasó a tu nave de nuevo? ¿Problemas con tu IA? ¿Problemas con tu armadura? ¿El motor se dañó?

Wolf: Eh. No. Durandal obtuvo estos datos. Creo que tú puedes descifrarlos.

Akeno Taneda: Por su puesto. Mmm. Hace tiempo que no veía este tipo de información. Pero no es nada que no pueda resolver... Bien. Tú IA no debería tener problemas con esta información desencriptada

Wolf: Gracias, Akeno.

El Cazarrecompensas volvió a su nave para dirigirse de nuevo a Althan.

El Celador

15 de Septiembre del 2580

Órbita de Althan

Durandal: Cuánto más aprendemos sobre los Prometeos, más entiendo por qué el Enviado está tan preocupado por ellos. Después del Colapso y al formar sus propias mentes, comenzaron a transformar Althan en una máquina. Sin embargo, las batallas contra los Titanes y la aparición de la Facción del Invierno los han retrasado.

Wolf: Tenemos que entrar al Jardín de Tourian.

Durandal: Necesitamos la cabeza del Celador.


Cuevas de los Rescoldos, Sumidero de Ishtar, Althan

Wolf aterrizó en Althan, cerca de la entrada a la guarida del Invierno.

Durandal: Bien. Lo primero que tenemos que hacer es conectarme a la red de los Prometeos para que pueda hacer salir a un Celador.

Wolf avanzó por un camino entre cerros.

Wolf: ¿Obtuviste datos de los Celadores?

Durandal: Miden tres pisos de alto y protegen las fortalezas de los Prometeos mantienen aislados del tiempo...

Wolf: ¿Del tiempo?

Durandal: Debe ser un error.


La Ciudadela, Sumidero de Ishtar

Al avanzar se halló en los cimientos de una torre de arquitectura Prometea que conectaba con la superficie con estructuras que sobresalían de él.

Durandal: Detecto una confluencia densa cercana. Puedo usarla para acceder a su red.

Al seguir sus coordenadas llegó a una zona donde tuvo que eliminar a tres Minotaurs Prometeos. Se acercó a la confluencia para que Durandal pudiera analizarla.

Wolf: Oye. Esto lo haces varias veces ¿No te cansa el tener que estar analizando datos?

Durandal: Es por eso que el trabajo de una IA, más allá de no ser sencillo, es bastante aburrido. Esa es otra de las razones por las que no quería integrarme a un Titán. Las misiones que he llevado contigo han sido divertidas en cierto modo.

Wolf: ...

Durandal: Debemos dirigirnos a un lugar llamado los Peldaños Interminables. Allí encontraremos al Celador.


Campus 9, Sumidero de Ishtar

El Cazarrecompensas se movió hacia la nueva dirección llegando al antiguo campo de investigación avanzando más allá encontrando puertas temporales de los Prometeos activas.

Durandal: Creo que es el momento de decir que, para buscar al Celador, tuve que toquetear todas las puertas de transferencia que usan los Prometeos de aquí. Me parece que vamos a estar muy ocupados.

Wolf se encargó de ir eliminando a los enemigos para luego desactivar las puertas temporales. Durante todo el trayecto se encontró con más puertas que tuvo que inutilizar ya que si no lo hacía no dejaría de luchar contra más máquinas. Al final se encontró con una nueva clase de Prometeo que flotaba y tenía tres escudos impenetrables que rotaban alrededor de él.

Wolf: Este es nuevo.

Durandal: Es una Hydra. Muy resistentes pero muy lentos.

El Cazarrecompensas le disparó en las zonas expuestas con misiles logrando destruirlo al poco tiempo. Las puertas ya estaban cerradas y el camino despejado.


Peldaños Interminables, Sumidero de Ishtar

Al avanzar a una nueva zona se encontró con una gran puerta temporal de los Prometeos.

Durandal: Y ahí es donde encontraremos al Celador.

Wolf: Vamos.

La puerta de transferencia se encontraba sobre unos peldaños que tenían sobre ellos a varios Prometeos. El Cazarrecompensas bajó por la colina enfrentándose a toda clase de Prometeos para luego subir por los peldaños que eran defendidos por Knights con Rifles Binarios en la parte superior. Wolf se abrió paso con todo su arsenal pudiendo llegar finalmente hasta la cima donde se encontraba una placa conectada a la gran puerta. El Cazarrecompensas se colocó sobre ella provocando que una estructura, similar al de las confluencias, se elevara. La puerta temporal se abrió brillando en una luz cegadora.

Durandal: Quiero recordar que todo esto fue decisión tuya.

De la puerta salió un Minotaur gigante el cual comenzó a armarse al caer al suelo.

Wolf: Esto no es lo más grande a lo que me he enfrentado.

El Celador comenzó su ataque con su Cañón de Incineración mientras que él respondió con varios misiles. Wolf logró hacerle bastante daño debido a que el Celador tenía un núcleo a diferencia de los demás Minotaurs. Al poco tiempo aparecieron Soldiers y Knights en combate por lo que el Cazarrecompensas tuvo que concentrarse en eliminarlos primero para luego seguir atacando a su objetivo primario con misiles. El Celador se reincorporó del daño y encerró a Wolf en una esfera la cual tuvo que destruir para poder moverse y luego esquivar el puño del Prometeo.

Wolf siguió disparando hasta que el Celador cayó hecho pedazos. Se acercó y tomó la cabeza para luego esperar a que su nave lo recogiera.

Durandal: Espero que esto nos lleve al Jardín de Tourian.

Wolf: Vamos a que la Reina nos de la llave.

La Llave

16 de Septiembre del 2580

Trono de la Reina, Puesto de Daoroth, Luminalia

Wolf llegó a Luminalia teniendo acceso directo hasta el trono de la Reina encontrándose con ella y su hermano.

Ikaros Roland: Sigue vivo.

Thorn Roland: (Risa) Huir no es nada deshonroso, Cazarrecompensas. Salvo por la cobardía y el fracaso que supone, es una gran estrategia.

Wolf: No huimos.

Ikaros Roland: ¿No han matado a ningún Celador, hermano?

Durandal: Ah, sí que lo matamos.

Wolf mostró la gran cabeza del Celador y la arrojó a los pies de Thorn que había cambiado de expresión de burla a fastidio.

Wolf: Tenemos que encontrar el Jardín de Tourian.

Thorn Roland: Ni siquiera saben dónde está.

Ikaros Roland: Se lo diremos. Busca en el Celador lo que le dará acceso.

Thorn Roland: ¿Para qué? Si lo que deseas es verlo muerto, ¡mátalo aquí mismo!

Ikaros Roland: Al conjeturar sobre motivaciones ajenas, revelamos las propias.

Thorn Roland: Mi única motivación es la lealtad hacia mi pueblo, mi reina y mi hermana.

Ikaros Roland: Entonces, por favor, haz lo que te he ordenado.

El hermano sacó un cuchillo para luego tomar la cabeza del Celador y abrirlo para sacar un artefacto con una luz roja que se desactivó a los pocos segundos.

Thorn Roland: Muerto, por desgracia. Me temo que todo ha sido en vano.

Ikaros Roland: Quizá. Pero puede que su ingenio los ayude. Les concederemos su deseo.

Thorn Roland: ... Themar. Ochenta y cuatro norte, cincuenta y dos este. Distrito Gamma.

El hermano le arrojó el artefacto a Wolf mientras que la Reina se había levantado de su trono.

Ikaros Roland: He sido benévola contigo, Cazarrecompensas. Si los Iluminados necesitamos un aliado, te buscaré. Y esperaré lealtad.

Thorn Roland: Dice que nos debes una.

Wolf: Lo comprendo. Majestad...

El Cazarrecompensas se retiró de ahí escuchando el mensaje final del príncipe.

Thorn Roland: ¡Buena suerte! ... Al cruzar la zona de exclusión.

Zona de Exclusión

Órbita de Themar

Durandal: ¿Cómo puede soportar la Reina a su hermano?

Wolf: Al menos sabemos adónde ir ¿Cómo está la situación en este planeta?

Durandal: Desde la llegada de Uroboros el planeta fue completamente evacuado.

Wolf: ¿Uroboros?

Durandal: Tampoco sabemos mucho de ellos más allá de que son un imperio. Se hicieron con el control del planeta después de la llegada del Enjambre. Atravesar la zona de exclusión será un desafío. Pero los desafíos difíciles son lo tuyo.


Atmósfera de Themar

Durandal: Estas coordenadas que nos dio el hermano de la Reina sitúan la entrada al Jardín de Tourian cerca de las afueras del Distrito Gamma, que lleva enterrada en la arena desde el Colapso. Ahora, Uroboros ocupa la zona. Nadie puede cruzar su zona de exclusión.


Los Eriales, Distrito Gamma, Themar

La nave de Wolf, que había activado su camuflaje activo, había aterrizado en una región desértica a las afueras de una desolada ciudad.

Durandal: La entrada al Jardín de Tourian está a kilómetros de aquí y Uroboros ha bloqueado las comunicaciones orbitales. Tendremos que interrumpir en uno de sus búnkeres y desactivar el sistema.

El Cazarrecompensas caminó hasta el búnker más cercano.

Wolf: ¿Sabes más de Uroboros?

Durandal: No mucho. Varias veces se ha intentado descifrar sus comunicaciones pero hablan un lenguaje completamente distinto al que tenemos archivado.

Wolf: Eso no ayuda mucho…

Durandal: Se sabe que vuelan planetas y lunas simplemente por qué están en su camino… O eso es de lo que se ha podido intuir debido a su comportamiento.

Wolf llegó a la entrada del búnker y Durandal comenzó a abrirla utilizando la frecuencia energética que salía de su armadura.

Durandal: Están dentro. Mi consejo es evitar enfrentamientos hasta conocerlos mejor... Mmm, no ha sido tan difícil. Buscaré algo enlazado a sus redes orbitales.

La puerta se abrió dando paso a una pequeña base conformada por tecnología muy distinta a la del Covenant, el Enjambre o de los Prometeos. Más adelante encontró una consola donde colocó el chip de Durandal para que la revisara.

Durandal: ¿Clave de acceso? Hasta el DOS es más complicado... No necesito clave... Uy.

Wolf: ¿Qué pasa?

Durandal: Creo que he activado un seguro.

La gran puerta del fondo comenzó a abrirse escuchándose al fondo un sonido similar al de un vehículo aéreo. De la nave salieron unos seres con armaduras militares completamente cubiertos tomando posiciones estratégicas siendo que unos, que tenían escudo, se ponían al frente. Aquellos seres comenzaron a atacarlo con sus Fusiles de Postas obligando al Cazarrecompensas a tomar cobertura para luego responder con misiles que eran resistidos por los Falanges. Al no poder con ellos tuvo que lanzar Bombas a sus pies para desorientarlos y luego disparar tiros sobrecargados asesinando a varios de ellos. Uno de los disparos voló el casco de uno de ellos liberando una serie de gusanos muertos de coloración anaranjada.

Wolf: Esos son… ¡¿Lekgolos?!

Durandal: ¿Lekgolos?

Un Cosechador, vehículo aéreo de Uroboros, apareció dejando más soldados siendo dirigidos por uno que tenía escudos de energía y que tenía un Fúsil de Proyección que disparaba postas explosivas. Los soldados Lekgolo contaban con mochilas cohete que les permitía moverse con más facilidad.

Luego de unos minutos de luchar con ellos, pudo aprender varias de sus estrategias para luego poder eliminarlos debido a que el blindaje de su armadura no era muy resistente como el esperaba.

Wolf: Estos gusanos estaban en el Covenant original y formaban parte de seres conocidos como Hunter.

Durandal: ¿Estos gusanos pudieron hacerse con el control de este planeta?

Wolf: Yo también estoy sorprendido. Nunca antes he enfrentado a una agrupación de Lekgolos. No son similares a los que yo había escuchado… Bueno, no perdamos el tiempo.

Durandal: Te marco la localización de las coordenadas.

Wolf: … ¿Hasta allá? No he recuperado mi Aceleración por completo.

Durandal: No te preocupes. Preparé un vehículo para esto.

La nave de Wolf volvió a aparecer dejando caer un vehículo similar a una motocicleta.

Wolf: ¿Qué es esto?

Durandal: Un Opossum W9. El vehículo estándar de los Titanes de Ceres.

Wolf: Supongo que servirá.

El Cazarrecompensas subió a la moto para dirigirse hacia su objetivo pasando por grandes dunas de arena.

Wolf: ¿Averiguaste algo de Uroboros?

Durandal: Sí, escucha. Los soldados estándar son llamados Legionarios. Los de escudo son Falanges y sus líderes son Centuriones. Es todo lo que he podido averiguar por ahora.


Rocas Peladas, Distrito Gamma

Wolf llegó a la entrada de una base militar de Uroboros siendo que varios de ellos estaban luchando contra Prometeos.

Durandal: Parece que aquí Uroboros está en guerra con los Prometeos. Quizá sepan algo sobre la puerta. Hay algunos puestos avanzados cercanos a ella.

Wolf: Echemos un vistazo.


Paso de los Gigantes, Distrito Gamma

El Cazarrecompensas pasó de largo la batalla avanzando por un sendero que lo llevó a un campamento Lekgolo.

Durandal: Más adelante hay un puesto avanzado. Necesito algo a lo que acceder.

El campamento estaba protegido por Legionarios que fueron eliminados por el Cazarrecompensas para luego conectar a su IA en una consola.

Durandal: Hay otro puesto avanzado de Uroboros al otro lado de la puerta.

Wolf sacó el chip de Durandal para luego subir a su vehículo e irse de ahí.


Valle de los Reyes, Distrito Gamma

El Cazarrecompensas llegó a las afueras de una base de investigación de Uroboros que se encontraba frente a una gran puerta de los Prometeos del cual salían varios de ellos luchando contra los Lekgolo. Wolf fue hacia la base de investigación teniendo un enfrentamiento contra criaturas de tamaño medio que disparaban descargas de energía eléctrica cuando se sentían amenazados. Esa variante de Lekgolos era conocida como Psiónicos.

Al llegar a la consola principal colocó a Durandal en la consola viendo como aparecía una versión holográfica de la puerta.

Durandal: Es impresionante. Uroboros ha penetrado en la malla perceptiva de los Prometeos... Hay mucha información. Ni siquiera sé si entienden qué es la puerta. Pero, si queremos despertar al ojo del Celador y entrar al Jardín de Tourian...

Wolf: ... Tendremos que pasar encima de ellos. Tenemos que contarle esto a los mandos de los Titanes. Intenta contactar con ellos utilizando este puesto.

Durandal: Espera un momento… Listo. Enlace establecido.

Wolf: Mando de los Titanes de Ceres, les hablo de una base de Uroboros desde Themar.

Comandante Erwin Tannin (Radio): ¿Themar? ¡¿Entraste en conflicto con Uroboros?!

Wolf: Lo hice porque descubrí la entrada al Jardín de Tourian. Tengo que destruir su corazón para evitar que los Prometeos se sigan fortaleciendo.

Serafall Sitri (Radio): ¿Cómo piensas detenerlo? ¡¿Cómo encontraste la entrada al Jardín de Tourian?! ¡Eso solo lo saben los líderes de los Iluminados!

Wolf: Es una larga historia. Necesito encontrar la forma de usar el ojo de un Celador Prometeo como llave.

Serafall Sitri (Radio): … Por lo que sabemos necesitas cargar información de espiras Prometeas que se ubican en Themar, la mayoría son subterráneas pero hay una al descubierto. Está en mitad de un campamento de Uroboros, te mando las coordenadas.

Comandante Erwin Tannin (Radio): Lo que va a hacer es crear un conflicto con Uroboros.

Wolf: ...

Comandante Erwin Tannin (Radio): Pero... Si con ello podemos evitar la amenaza potencial de los Prometeos tendremos que arriesgarnos. Buena suerte.

Wolf: Gracias, señor.

La Espira del Jardín

Valle de los Reyes, Distrito Gamma

Durandal: La energía de una espira de los Prometeos en Themar. No será fácil. Pero, ¿nuestra mejor apuesta es una espira a mitad de un campamento de Uroboros?

Wolf: La verdad es que no es lo más raro que hemos tenido que hacer. Vamos a ello.

El Cazarrecompensas regresó a su vehículo para dirigirse a su objetivo.


Paso de los Gigantes, Distrito Gamma

Durandal: ¿Se te ocurrió algún plan?

Wolf: Tengo un plan para cargar el ojo del Celador. Serafall dijo que en las profundidades de la base de Uroboros hay una espira conectada al Jardín de Tourian. Si la liberamos de ellos, podrás cargar el ojo. Golpearemos a los Lekgolo en su punto más fuerte, lo malo es que comenzaremos un conflicto entre ellos y los Titanes.

Durandal: A estas alturas creo que eso ya no importa tanto. Además creo que su prioridad también son los Prometeos.

Wolf miró el atardecer notando como se elevaba la luna del planeta. Al fijarse mejor vio que había muchas luces provenientes de ella.

Wolf: ¿Qué pasa con la luna?

Durandal: ¿Mirai? Es la base de un grupo especial de Uroboros.

Wolf: ¿Grupo?

Durandal: No sé si te hayas dado cuenta de que, además del Covenant Caído, los otros a los que nos hemos enfrentado se dividen en grupos. Por ejemplo. Los Prometeos se dividen en Corregidores, Protectores, Divisivos y Prohibidores. El Enjambre se divide en los Ocultos, la Progenie y la Sangre. Uroboros, por lo que he averiguado, se dividen en los Devoradores de Arena, Gigantes de Polvo, Danzadores de Asedio y la Legión Ciega.

Wolf: ¿Y los Titanes? ¿Ustedes tienen grupos o algo así?

Durandal: Sí. Están los Defensores que se caracterizan por ser muy resistentes y usar armas pesadas, como son el Comandante Tannin y Anton Ivanoff. Los Técnicos que son expertos en sistemas informáticos y un desempeño decente en combate, como son Serafall Sitri, Kai Argento y Akeno Taneda.

Wolf: ¿Solo son esos?

Durandal: Los últimos son los Cazadores los cuales realizan misiones de exploración en los demás mundos, puede que no sean resistentes pero son fuertes y rápidos. Ejemplos de ellos son Keith Ackerman, Ryuko Matoi y tú.

Wolf: ¿Yo? ¿En serio?

Durandal: Así fue determinado por los Titanes. Pero ninguno está por encima de otro, de alguna manera todos se complementan.

Wolf: ... Ya veo.


Rocas Peladas, Distrito Gamma

El Cazarrecompensas volvió a la base donde se libraba la batalla entre Lekgolos y Prometeos para poder entrar.

Durandal: Necesito encontrar la espira. Sigamos adelante. Buscaré una posición estratégica.


Base de Artillería Axuko, Distrito Gamma

La base estaba llena de varios tipos de soldados de Uroboros los cuales intentaron que Wolf siguiera avanzando por lo que desplegaron a Falanges dirigidos por un Centurión. Los Psiónicos disparaban sus descargas eléctricas por el suelo mientas que los Legionarios disparaban munición explosiva.

Dentro de la base se veía que su tecnología parecía ser desarrollado por ellos mismos y no reutilizada del Covenant original.


Páramos de Axuko, Distrito Gamma

Durandal: ¿Ves esa torre? Allí tiene que haber una forma de localizar la espira.

El Cazarrecompensas fue hacia donde le indicó su IA teniendo que enfrentar primero a una nueva clase de soldado Lekgolo con una torreta de postas pesada. Wolf retrocedió pero en eso fue atacado por misiles teledirigidos que provenían de él. Luego tuvieron una pelea en la que el Cazarrecompensas tuvo que cubrirse bastante antes de poder asesinarlo.

Una vez despejada la zona fue hacia la consola de la torre donde colocó a Durandal.

Durandal: La encontré. Al otro lado de una línea defensiva... Lo que acabas de enfrentar era un Coloso por cierto.

Momentos después cruzó por otro campo de batalla para entrar a la siguiente base donde tuvo que pasar por una gran puerta.

Wolf: Creo que acaban de invitarnos a entrar.


Línea de Hierro, Distrito Gamma

La base estaba completamente sola.

Durandal: Parece una trampa.

Wolf: Es una emboscada.

De la parte superior de la puerta del fondo llegaron Legionarios con Falanges para detenerlo logrando hacer que el Cazarrecompensas retrocediera. Al ser mucho no podía atacarlos de lejos por lo que tuvo que arriesgarse a dispararles misiles para luego eliminar al resto con tiros sobrecargados disparados de su Cañón de Energía.

Se acercó a la gran puerta para que Durandal la pudiera abrir.

Durandal: Ten cuidado. Ya sabes lo que pasa cuando abro puertas...

Wolf: No te preocupes.

Al abrirse la puerta, fue atacado por varios Psiónicos acompañados por dos Colosos. Los primeros lo rodearon para dispararle mientras los últimos abrieron el fuego con sus torretas. Wolf se escabulló para tomar mucha distancia para luego correr hacia ellos de manera que activó la Aceleración para poder usarla luego como un impulso con el que golpeó a varios de los Psiónicos junto a un Coloso estrellándolos contra un muro y haciendo que se deshicieran en un montón de gusanos Lekgolo.

Wolf subió lo más rápido que pudo para llegar a la localización de la espira.


La Fortaleza de la Legión, Distrito Gamma

Durandal: Nos estamos acercando.

El Cazarrecompensas salió de la base eliminando a más enemigos para llegar a un puente que llevaba a una zona de investigación.

Al subir fue emboscado por Legionarios que habían llegado en un Cosechador. A lo lejos se podía ver la espira.

Wolf se abrió camino a través de los enemigos llagando a la espira viendo que de ella salían cables que estaban conectados a varios mecanismos de origen Forerunner.

Durandal: Hay un conducto hasta la espira. Acércame... No sé muy bien que va a pasar ahora.

Wolf colocó el ojo del Celador en la abertura para que de este saliera un rayo que conectó con la espira. Dicha estructura comenzó a romperse y sus fragmentos comenzaron a rotar alrededor de él dejando salir un prisma rectangular el cual tomó.

De una puerta cercana salieron varios soldados Lekgolo siendo dirigidos por un gran Centurión. Wolf pudo eliminar con facilidad a los soldados pero su líder resultó ser un desafío más grande al tratarse de un ser de al menos cuatro metros de altura que podía provocar explosiones gravitatorias para impedir que el Cazarrecompensas se acercara. Wolf tuvo que usar tiros sobrecargados para poder eliminar el poderoso escudo del enemigo para luego terminar con él usando sus misiles.

Después regresó para tomar el ojo.

Wolf: Bien. Ya está cargado. Vamos al Jardín de Tourian.

Su nave regresó por él para poder salir de la base y llevarlo a órbita para poder comunicarse con el Alto Mando.


Órbita de Themar

Wolf: Aquí Wolf al mando de los Titanes de Ceres. El ojo del Celador ya está cargado. Me dirijo a la entrada del Jardín de Tourian.

Serafall Sitri (Radio): Lo han hecho bien. El ojo vibra con potencial...

Keith Ackerman (Radio): Lo que quiere decir es que la puerta debería abrirse. Últimamente quiere fingir ser enigmática.

Serafall Sitri (Radio): ... Sí. La puerta debería abrirse. Pero la voluntad de enfrentarse a lo que este ahí dentro... Es algo que debe venir de ti.

Wolf: Lo sé.

Comandante Erwin Tannin (Radio): Todos nosotros estaremos apoyándote, Cazarrecompensas.

Wolf: Durandal. Vamos allá.

El Jardín de Tourian

Atmósfera de Themar

Durandal: Toda Ceres nos ha dado su bendición, aunque no sé si servirá para algo.

Wolf: Es apoyo moral. Si logramos hacer esto, la amenaza de la que nos habló el Enviado habrá terminado. No creo que dispongamos de un segundo intento. Si lo logramos, el poder de Tourian será restaurado.

Durandal: Si no, los Prometeos invadirán nuestros mundos. Pase lo que pase, si no conseguimos regresar a casa, no me arrepiento de nada.


Valle de los Reyes, Distrito Gamma, Themar

Wolf aterrizó frente a la puerta de transferencia que se había encendido cuando él se acercó y, luego de pensar un poco, atravesó la puerta la cual lo descompuso en miles de moléculas que luego fueron reconstruidas en un lugar desconocido.


Localización desconocida

Un portal se abrió dejando pasar al Cazarrecompensas.

Wolf: ¿Dónde estamos?

Durandal: No puedo recibir ni transmitir nada. Si esto es el Jardín de Tourian, no está en ningún mapa del espacio-tiempo conocido.

Wolf: Lejos de cualquier parte.

Al caminar entre las ruinas del lugar se encontró con Prometeos desactivados y cubiertos de maleza.

Durandal: Están en una especie de estasis.

Wolf siguió explorando esa zona enfrentándose a varios Soldiers que se habían reactivado con su presencia para luego hacer frente a varios Knights y a un Minotaur que intentaron impedir su paso solo para ser destruidos. El camino lo llevó hacia unos peldaños que asomaban una salida al exterior de aquellas ruinas.


El Jardín de Tourian

Al salir al exterior se encontró con un jardín cubierto de muchas plantas y flores que hacían un juego de luces con el cielo verdoso que parecía como si todo el lugar estuviera dentro de una gran caverna. Era algo que nunca había visto antes.

Al mirar más adelante vio cómo se elevaba una presencia oscura.

Durandal: Hay algo extremadamente oscuro abajo.

Wolf: Creo que hemos encontrado el corazón del Jardín de Tourian.

Al avanzar se enfrentó a más Prometeos que acompañaban a una gran máquina similar a un tanque pero estaba completamente estático como si fuera una torreta automática. Cada vez que dañaba lo suficiente a aquella máquina, esta se salía de control al escupir proyectiles de plasma a sus alrededores dañando a sus propios aliados. Al destruir a la máquina conocida como Cyclops, se encargó de eliminar a varios Knights que lo molestaban con sus Rifles Binarios teniendo un problema debido a que su Cañón de Energía no funcionaba eficientemente como un arma de larga distancia ni de precisión. Se adentró en otras ruinas donde eliminó a más enemigos y, al salir, se encontró con un camino que lo llevaba directamente hacia dónde provenía esa energía oscura.

Para llegar hacia ese lugar pasó por varios caminos similares a un laberinto en ruinas pero al final se encontró con una puerta similar a la que estaba en las Ruinas del Despertar de Althan. A los lados de esa puerta estaban unas estructuras y, en medio del lugar, se encontraba una espira destruida.

Durandal: Este sitio es una máquina gigantesca ¡Acércame a esos clústeres!

Los clústeres estaban defendidos por Minotaurs Prometeos y, cada vez que desactivaba uno, aparecían más Prometeos. Luego de desactivar ambas estructuras, de ellas salieron unos láseres que impactaban contra la espira destruida la cual comenzó a reconstruirse con un material similar al que salía de las placas de los Peldaños Interminables para luego hacer que esa estructura se volviera completamente sólida.

Una confluencia se formó entre la espira y la puerta. Wolf se acercó a ella para colocar la llave y el ojo del Celador. 'La llave se elevó fusionándose con el ojo para luego recibir el impacto de un láser que provenía de la espira. Esto hizo que la llave se fragmentara en decenas de fragmentos que dispersaron el láser para que llegara a varios puntos específicos de la puerta que comenzó a abrirse al poco tiempo revelando la presencia oscura que estaba en el jardín.

Durandal: El corazón del Jardín de Tourian.

El Cazarrecompensas pasó por la puerta encontrando una extraña estructura Prometea debajo de lo que parecía ser una gran masa oscura. Sobre el campo se encontraban varios Prometeos adoptando una extraña posición como si se estuvieran inclinando ante aquella cosa. La masa oscura generó descargas eléctricas provocando la aparición de tres enormes estatuas mientras que los Prometeos tomaron posición de combate para voltearse contra Wolf.

Durandal: Oye... ¿Podrás matar a un dios?

Wolf: … No creo que tenga elección.

El Cazarrecompensas pudo acabar fácilmente con las máquinas pero en eso, el corazón envió varias ráfagas de energía a una de las estatuas que comenzó a moverse convirtiéndose en un Minotaur bastante más grande que un Celador.

Wolf: ¿Durandal?

Durandal: Analizando… La Mente Primigenia. Su fuente de energía es incalculable pero proviene del corazón y están conectados de manera simbiótica.

Wolf: Entonces podré lastimar al corazón si destruyo a estas máquinas.

Aquella máquina tenía un Cañón de Incineración con el que inició su ataque, además de que varios Soldiers y Harpys aparecieron como apoyo. Wolf le dio disparos a su núcleo haciendo que se debilitara lo suficiente como para que la máquina cayera.

Durandal: El corazón se muere ¡Hay que seguir atacando!

El corazón lanzó sus descargas de energía hacia la segunda estatua para revivirla siendo apoyada por Soldiers y Knights. El Minotaur era considerablemente más rápido y resistente que el anterior y tenía la capacidad de encerrar al Cazarrecompensas en esferas como si fuera un Celador por lo que tuvo que valerse de sus misiles para despejar el campo de manera que pudo arrojarle Bombas para destruir su núcleo dando fin a la vida del Prometeo.

Durandal: Según la red de los Prometeos. La primera mente fue una que pertenecía a una fecha que concuerda a fechas posteriores al Colapso. La segunda fue creada recientemente… La tercera…

Wolf: ¡¿Qué tiene la tercera?!

Durandal: … No parece ser de este tiempo. Incluso para ser Prometeo.

La última estatua se activó revelando un Minotaur Prometeo completamente plateado con luces azules. El corazón seguía disparándole descargas infinitas de manera que su conexión simbiótica estuviera completamente conectada. En otras palabras, el corazón estaba dando todo su poder y vida a la máquina para poder eliminar a Wolf.

El Minotaur generó dos Cañones de Incineración y de los charcos de oscuridad que brotaban de él salían varios Prometeos con la misma apariencia. El Cazarrecompensas atacó con misiles pero no funcionaron debido a la inexistencia de un núcleo en la máquina así que tuvo que concentrarse en los Prometeos que lo acompañaban gastando todos sus misiles y Bombas por lo que entró directamente en batalla destruyendo a un Knight para tomar su Espada de Luz Sólida para luego acabar con todos los Soldiers que podía al mismo tiempo que esquivaba al Minotaur que destruía a sus ayudantes por error.

Los Prometeos siguieron apareciendo por lo que tomó una segunda Espada de Luz Sólida para luego cargar contra el Minotaur para atacarlo a donde se encontraba su núcleo pudiendo revelarlo pero recibiendo un pulso de energía que lo estrelló contra una de las rocas del lugar. Wolf comenzó a disparar para abrir más el núcleo enemigo para luego usar la Aceleración y atravesarlo pero la máquina disparó otro pulso de energía para impedir que se acercara.

Sus ideas se estaban acabando por lo que no tenía otra opción. Después de todo el sentía que ya no tenía nada más que perder.

Wolf: Durandal… Yo... Maldición...

Durandal: ¡Espera! ¡¿Qué vas a hacer?!

Wolf se quitó el chip de Durandal y lo dejó en una zona que estuviera segura. Luego cargó su Aceleración nuevamente para acercarse a la máquina al mismo tiempo que le disparaba misiles desorientado a su enemigo. El Cazarrecompensas atravesó el núcleo de su enemigo pero está vez decidió activar el sistema de autodestrucción de su armadura provocando una explosión.

Todo se puso en blanco pero eso se debía a que una gran Luz había surgido de su armadura y se acumuló en su Cañón de Energía en el cual pudo volver a disparar el Rayo de Luz que desintegró al Minotaur junto con el corazón que comenzó a desestabilizarse al liberar varias explosiones hasta finalmente desaparecer en una gran explosión de Luz que cegó todo el lugar.


El Jardín de Tourian, Themar

Todo estaba borroso y apenas podía distinguir' la luz del chip de Durandal. La tomó y colocó en su casco.

Durandal: ¿Estás bien?

Wolf: ... Sss... Sí.

Durandal: ... Aca... Acabo de recibir una señal. Estuvimos en Themar todo el tiempo. Recibo pings de todo el sistema. Otras IA's. Se ha levantado un sudario de Oscuridad. La Luz está regresando a Tourian. El Capitán Reinhardt nos pide que volvamos.

Wolf: Dame... Dame un momento.

El ambiente del lugar había cambiado completamente y todos los Prometeos habían desaparecido.


17 de Septiembre del 2580

Órbita de Ceres

Luego de unos minutos en el Jardín de Tourian, Wolf regresó a la superficie de Themar siendo guiado por Durandal. El Cazarrecompensas subió a su nave y puso rumbo hacia Ceres.

Durandal: ¡¿En qué diablos pensabas?!

Wolf: Mi armadura tiene una habilidad especial la cual es detonar en una explosión lo suficientemente poderosa como para acabar con una ciudad. Nunca había pensado en usarla por qué sabía que me necesitarían para algo más. Creí que al eliminar el corazón los liberaría a ustedes de la Oscuridad. Pero... No salió como esperaba... Estoy igual de confundido que tú.

Durandal: ¡Eres un idiota! ¡Realmente ibas morir! ¡Si morías yo me quedaría sola de nuevo!...

Wolf: … Te juro que no lo volveré a hacer.

Durandal: ...

Fue en ese momento en que, a pesar del poco tiempo que llevan de conocidos, Cazarrecompensas e Inteligencia Artificial se habían vuelto amigos que pasaron por varias aventuras.

Durandal: Oye… ¿Desde cuando salen llamas azules de tu casco?


Plaza Central, Torre de los Titanes, Distrito 7, Ceres

Todo el ejército de los Titanes de Ceres se habían reunido para escuchar las palabras del Capitán Reinhardt sobre una de sus primeras victorias ante los Prometeos.

Reinhardt Reiss: Durante años, temimos a los enemigos que nos acechaban fuera de este sistema. Elegimos luchar para luego ocultarnos ante un poder superior. Hasta ahora. El Cazarrecompensas, Wolf, ilustra lo que somos, lo que hemos sido y lo que seremos siempre ¡Soldados! ¡Titanes de Ceres! ¡No dejaremos que sofoquen nuestras llamas! ¡Este es el comienzo de nuestro contraataque! ¡Nuestro nuevo destino!


Hangar, Torre de los Titanes, Distrito 7

Wolf no era una persona que disfrutaba mucho de esa clase de eventos. Ya estaba acostumbrado a solo recibir una paga por sus acciones. Desconoció si fue coincidencia o destino el que se haya topado con el Enviado ese día en el hangar.

El Enviado: Es un día de discursos y medallas. Pero tú y yo sabemos que la lucha de verdad está ahí fuera.

El Enviado sacó lo que parecía ser una mejora para el Cañón de Energía y se lo entregó a Wolf.

El Enviado: Toma esto.

Al acoplarlo vio que había obtenido una nueva mejora que convertía su arma en una especie de Rifle de Precisión.

El Enviado: Hay mucho más, Cazarrecompensas. Monstruosidades nacidas de la Oscuridad. A cada momento se acercan más... Todo final es un comienzo. Nuestra lucha solo ha empezado.

El Enviado desapareció una vez más en fragmentos azules que se desintegraron mientras que Wolf subió a su nave para dirigirse a la órbita de Ceres para esperar una misión, un asalto o lo que fuera. Él ya no sabía claramente si tenía algo que perder pero sabía perfectamente que ahora tenía algo por lo que luchar.

El Archivo

20 de Septiembre del 2580

Órbita de Althan

Durandal: Hemos obtenido esto de un canal seguro de Akeno.

Akeno Taneda (Radio): ¿Me reciben? ¿Si? ¿Me escuchan? Bueno. El Colectivo de Ishtar aglutinó a muchos científicos brillantes. Su archivo es un tesoro de conocimientos que no puede caer en manos de la Facción del Invierno. Asegura el Archivo y los técnicos estarán en deuda contigo.

Wolf: Recibido, Akeno. Vamos para allá.

Pasó un tiempo para cuando el Cazarrecompensas fue llamado nuevamente para una misión.


Promontorios, Sumidero de Ishtar, Althan

Durandal: El Archivo está enterrado bajo los escombros de la Academia. La Facción del Invierno no tardará en saquearlo, como el resto del planeta.

Wolf: Será mejor que lo encontremos antes de que lleguen a él.

Wolf bajó en su Opossum para dirigirse rápidamente a esa localización pasando por un grupo de exploración del Invierno.


Academia de Ishtar, Sumidero de Ishtar

Al acceder a la antigua biblioteca tuvo que pasar entre una batalla entre la Facción del Invierno y los Prometeos siendo los últimos quienes parecían estar en desventaja. Wolf avanzó pasando por una zona pública que también servía como campo de batalla entre esas dos facciones.


Salón de los Susurros, Sumidero de Ishtar

Al fondo de la sala se encontró a varios Elites Mayores con Rifles Aguijón siendo apoyados por un Monitor Sirviente que les proporcionaba escudos de energía. Con la llegada de Aguijones y Elites Menores el combate inició.

Wolf probó la mejora de francotirador de su Cañón de Energía con la que acabó rápidamente con los Mayores y Menores para luego encargarse de las máquinas utilizando misiles hasta despejar la zona de enemigos.

Había una puerta cerrada al fondo por lo que Durandal hizo su trabajo.

Durandal: Aquí es. El Archivo. Secretos perdidos y olvidados durante años. Mmm. Se tomaban en serio lo de impedir la entrada. Encriptación radial A. No es problema... Ya está. Adelante.


El Archivo, Sumidero de Ishtar

La puerta, que estaba cubierta de maleza, comenzó a abrirse dando paso a un camino subterraneo que llevó al Cazarrecompensas hasta una zona similar a un laboratorio.

Durandal: Increíble. La energía del Archivo está parcialmente activa.

Las luces comenzaron a encenderse hasta una computadora central.

Computadora del Archivo: Bienvenida, Dra. Kiryuin. Por favor introduzca su código de seguridad.

Durandal: ¿Dra. Kiryuin? Da igual... Vamos a la terminal de adelante. Este lugar es asombroso. Es mayor que los archivos de la antigua Academia.

Computadora del Archivo: Gracias, Dra. Kiryuin ¿Inicio la correlación de armaduras REVOCS con los Durance?

Durandal: Qué amable.

Wolf: Los Durance son partes de los Prometeos ¿Para qué experimentarían con armaduras?

Durandal: Las REVOCS estaban diseñadas para eso. Pero fueron un fracaso total... Bien. Vamos a ver qué más información tienen aquí.

Computadora del Archivo: Dra. Kiryuin. Brecha en la seguridad. Intrusos. Activando el protocolo 43.

Unos Elites Menores habían logrado entrar para abrir fuego contra Wolf pero sucumbieron ante su Rayo de Energía.

Computadora del Archivo: Fallo remoto. Enrutado interferido.

Durandal: ¡Un Monitor Sirviente se alimenta de su energía!

Wolf se movió hacia donde estaba el Monitor pero fue sorprendido por Espadas Silenciosas que lo estaban protegiendo. Él retrocedió para eliminarlos para luego destruir al Monitor con misiles. Al dejar libre la zona se acercó para que Durandal pudiera repararla.

Durandal: Lo han destrozado. Pero no pasa nada... Genial ¡Están conectados desde otro sitio!

El Cazarrecompensas fue hacia donde estaba la otra fuente de energía para encontrarse con otro Monitor Sirviente que cayó a los pocos segundos. Igualmente se acercó a la fuente para que su IA la reparara.

Durandal: ¡Lo solucionaré en un momento! ¡Todavía quedan más del Invierno!

Aparecieron más Elites Menores y Mayores liderados por un Zealot. Acabar con sus subordinados fue sencillo para el Cazarrecompensas pero su líder fue mucho más complicado. El Zealot podía esquivar casi todos sus disparos pudiendo acercarse a él para intentar cortarlo con su Espada de Energía. Como última estrategia, Wolf tuvo que arrojar Bombas al azar logrando desconcertar al Elite para luego finalmente destrozar sus mandíbulas con su cuchillo matándolo luego con un tiro sobrecargado.

La zona estaba despejada por lo que fue a la terminal central donde colocó el chip de Durandal.

Durandal: Este Archivo es asombroso. Rutas a otras galaxias, mapas de un inframundo Prometeo... hay dos lugares... El Nexo y el Condensador de Flujo. Espero que Akeno le encuentre el sentido. Le avisaré de lo que hemos encontrado.


21 de Septiembre del 2580

Hangar, Torre de los Titanes, Distrito 7, Ceres

El Cazarrecompensas había regresado a Ceres debido a así lo había pedido ella.

Wolf: Aquí estoy, Akeno.

Akeno Taneda: Sí, bueno, yo, quería decirte que los Técnicos estamos encantados: un archivo entero oculto, lleno de investigaciones sobre los Prometeos. Hay hasta crónicas sobre el mítico Condensador de...

Keith Ackerman (Radio): ¡Wolf, se solicita tu presencia con los mandos!

Wolf: Yo... Tengo que irme.


Sala del Alto Mando, Torre de los Titanes, Distrito 7

Wolf fue hacia donde estaban los líderes de los Titanes de Ceres.

Keith Ackerman: Reporte de misión.

Wolf: Durandal y yo fuimos al Archivo para obtener la información antes de que cayera en las manos de la Facción del Invierno... Descubrimos que hay dos lugares de importancia sobre los Prometeos, además del Jardín de Tourian. Se trata del Nexo y el Condensador de Flujo.

Comandante Erwin Tannin: Ese Nexo es nuestra prioridad.

Wolf: ¿Señor?

Serafall Sitri: Hay reportes de actividad de los Prometeos en una de las antiguas excavaciones del Sumidero de Ishtar. Creemos que tiene que ver con el Nexo. Esta es una misión de tipo asalto. Ve hacia Althan, espera a los miembros de tu equipo y ahí les daré una información más completa.

Wolf: Entendido.

Wolf se fue de allí para abordar su nave y dirigirse hacia su siguiente objetivo.

Keith Ackerman: Ha descubierto información sobre el Condensador de Flujo.

Serafall Sitri: ¿Y?

Keith Ackerman: Creo que ahora es el momento perfecto para darle un fin a los Prometeos.

Comandante Erwin Tannin: Se nos ha advertido que en ese lugar es una dimensión controlada por los Prometeos. Ellos son capaces de incluso controlar el tiempo.

Keith Ackerman: Pero... Si no hacemos algo los Prometeos aumentarán su poder y podrán liberarlo fuera del Condensador. Ese poder debe ser eliminado pero nos arriesgaríamos mucho.

Comandante Erwin Tannin: Hasta ahora hemos estado ganando tiempo. La destrucción del corazón del Jardín de Tourian frenó los planes de los Prometeos. Si eliminan le mente que está en aquella excavación, los Prometeos perderán más poder y haría menos difícil el asalto al Condensador.

Serafall Sitri: No podemos enviar a todo un ejército. Nos arriesgamos a que los Prometeos nos eliminen de la existencia a todos. Tenemos que enviar a un equipo de incursión.

El Nexo

22 de Septiembre del 2580

Atmósfera de Althan

Serafall Sitri (Radio): Muy debajo de la Academia de Ishtar, los Prometeos han puesto algo en marcha. Una máquina que devora mundos y transforma Althan en un eslabón de su cadena intergaláctica. Este Nexo debe ser detenido y la mente que lo controla, destruida.


Espacio Público de Ishtar, Sumidero de Ishtar, Althan

Wolf llegó a la ZA designada para iniciar el asalto. A los pocos minutos llegó Anton junto a un sujeto con armadura oscura similar al de los Titanes de Ceres que eran Iluminados.

Wolf: Según las instrucciones. Tenemos que descender por aquel edificio de la academia.

Pasaron sobre un enfrentamiento entre la Facción del Invierno y los Prometeos llegando a un lugar donde había una gran fuga de agua.


Sección N/GEN, Sumidero de Ishtar

Fernando Blake: Hay muchos Elites junto a esos Monitores Sirvientes.

Durandal: Están bloqueando la ruta hacia el Nexo.

Anton Ivanoff: Habrá que eliminarlos.

Wolf: Anton, tu ve por el de la derecha y tú…

Fernando Blake: Soy Fernando Blake.

Wolf: … Tú irás por el de la izquierda. Yo voy por el de en medio.

Fernando Blake: Muy bien.

Todos se encargaron de los Monitores Sirvientes que eran defendidos por Mayores y Ultras. Fernando pudo acabar rápidamente con los enemigos a los que se enfrentó al activar su Arma Voltaica que consistía en una poderosa torreta con munición inteligente capaz de regresar al cargador si algunas balas fallan.

Wolf: ¡¿Cómo hiciste eso?!

Fernando Blake: ¿Esto? Es mi Arma Voltaica. Es una característica de algunos soldados de Luminalia.

Wolf: ¿Así que eres un Iluminado?

Durandal: ¿No estás muy lejos de casa?

Fernando Blake: Parece que a la Reina no le agradaban algunos de sus viejos compañeros.

Durandal: … El nivel superior está abierto.

Subieron a la zona superior por unas escaleras destruyendo a algunos Aguijones para seguir avanzando.

Anton Ivanoff: Entonces... ¿Destruiste la fuente de energía de los Prometeos?

Wolf: Algo así. Una de sus fuentes. Una masa de Oscuridad.

Anton Ivanoff: ¿Y cómo de repente vuelves a tener flamas azules en la cabeza?

Durandal: ¿Cómo? ¿Siempre las ha tenido?

Wolf: Ni siquiera me había dado cuenta de que ya no las tenía. Las recuperé cuando luchaba contra el corazón del Jardín…

Fernando Blake: ¿El Jardín de Tourian? ¿Cómo supiste donde estaba?

Wolf: … Tuve que hacer un trato con la Reina de Luminalia.

Fernando Blake: … ¿Les dio permiso de entrar al planeta?

Wolf: Durandal y yo entramos de manera que nos identificamos como no miembros de los Titanes de Ceres.

Fernando Blake: Sólo ten cuidado. Los tratos con la Reina suelen tener un trasfondo desconocido incluso para su hermano.

Wolf: Sí no lo hubiera hecho ahora no estaríamos en esta misión de asalto.


Excavación 9, Sumidero de Ishtar

Anton Ivanoff: Nos estamos acercando.

Durandal: Detecto una oleada tremenda debajo de nosotros.

Wolf: Si es el Nexo, cada vez es más fuerte.

Comenzaron a descender hasta llegar a una zona defendida por varios Knights y Minotaurs los cuales cayeron ante la torreta de Fernando con facilidad mientras que los Soldiers que quedaban fueron eliminados por el Spartan y el Cazarrecompensas.

Anton Ivanoff: Despejado. Parece que es por ahí.

Entraron a unas estructuras Forerunner que los llevaron a una abandona zona de excavación.


El Nexo, Sumidero de Ishtar

Fernando Blake: ¿Qué es este lugar?

Durandal: Analizando… Este lugar era la cuna de los Prometeos, según la información del Archivo, aquí se encontraba la máquina con la que los Forerunner trascendían sus recuerdos.

Wolf: Un Compositor… ¿Dónde estará?

Durandal: Destruido. Hace años fue llevado de aquí por REVOCS y destruido por un pequeño grupo de Titanes de Ceres dirigidos por Keith Ackerman.

Anton Ivanoff: ¿En serio? No parece el tipo de persona que estaría al frente de la batalla.

Durandal: Él sacrificó una Fragata de Clase-Stalwart para lograr eso.

Fernando Blake: Escuche de eso, de una tal Alamilla. Pero me contó que el Compositor fue reconstruido en ese mismo momento siendo llevado a un satélite para usarlo contra Ceres.

Wolf: ¿Y quién lo destruyó?

Durandal: No tienen una mente que destruir.

De la parte superior de la caverna se abrió un mecanismo Forerunner del cual salieron varias partes de máquinas que se unieron formando una Hydra Prometea.

Anton Ivanoff: ¡Esa es la mente del Nexo!

La máquina se encendió y lanzó una especie de rugido al mismo tiempo que comenzó su ataque al disparar ráfagas de sus Cañones de Incineración.

Durandal: Analizando... Es Fatum. Es la mente encargada de controlar el Nexo para así convertir Althan en una máquina.

Anton Ivanoff: No se lo permitiremos. Wolf. Tú diriges.

Wolf: Si es un Hydra su punto débil es su cara. Fernando, te cubriremos para que puedas concentrar tu arma contra él.

Fernando Blake: Muy bien.

La Mente del Nexo tenía escudos rotatorios que eran impenetrables y sus disparos dejaban un rastro de antimateria que desaparecía en unos segundos. El Cazarrecompensas y el Spartan intentaron distraerlo para que el Iluminado concentrara sus disparos en la cabeza de Fatum ocasionando que teletransportara más Prometeos a la zona para que pudieran cubrirlo.

Los Minotaurs recién aparecidos lograron dividirlos para que la Mente pudiera atacarlos uno por uno. Sin embargo, cada uno era lo suficientemente hábil como para destruir a las máquinas y seguir con su estrategia logrando dañar a Fatum destruyendo varias de sus partes haciendo que sus escudos rotatorios se desestabilizaran volviéndolo un blanco fácil.

Llegó el momento en que Fatum perdió sus escudos por completo por lo que ahora todos concentraron sus disparos en él logrando destruirlo. Al caer sus restos, estos explotaron sacudiendo toda la zona.

Wolf: Los Prometeos perdieron el control de este lugar, con esto su poder está reducido.

Durandal: Mientras se permita que existan cosas como esa, nunca estaremos a salvo. Buen trabajo.

Serafall Sitri (Radio): Un tentáculo de la erupción de los Prometeos ha sido amputado, pero su presencia aún débil sigue aumentando...

Keith Ackerman (Radio): Ya deja de hablar de esa manera. Chicos, ustedes han sido seleccionados para una misión de incursión.

Durandal: ¡¿Incursión?!

Wolf: ¿Dónde?

Keith Ackerman (Radio): Se reunirán con otros tres Titanes. Hoy daremos final a los Prometeos. Irán al Condensador de Flujo.

Las Ruinas del Despertar

Ruinas del Despertar, Sumidero de Ishtar

El equipo de asalto salió de la excavación para subirse a sus naves y llegar lo más rápido posible a la zona designada por el capitán Keith.

Al llegar se encontraron con Ryuko, Kai y Sasha.

Wolf: Supongo que ya se hacen una idea de a lo que nos vamos a enfrentar.

Ryuko Matoi: ¿A esto se habrá referido ella?...

Wolf: Esto no será nada sencillo. Nadie sabe lo que ha detrás de esa puerta… Entiendo si prefieren abandonar…

Sasha Evans: Pero… ¡Necesitas nuestra ayuda!

Anton Ivanoff: ¿Te lo tengo que volver a decir? No lo debes hacer tú solo. Estoy seguro de que todos tenemos una razón por la que estar aquí.

Ryuko Matoi: ¿Tu IA viene contigo?

Durandal: Sí ¿Por qué?

Ryuko Matoi: Espero que nos puedas a protegernos como has cuidado a Wolf.

Durandal: ...

Ryuko Matoi: Aunque creo que le estoy exigiendo mucho a una IA.

Wolf: … Espero que al menos finjan llevarse bien ahí dentro.

Kai Argento: Entonces… ¿Cuál es el plan?

Wolf: ¿Durandal?

Durandal: Según los datos obtenidos de los Archivos y la red de los Prometeos. Hay tres placas que conectan a la espira destruida que se encuentra en medio.

Wolf: Las placas son similares a la que use para traer un Celador. Nos dividiremos en grupos de tres ¿Alguna idea de cómo formar los equipos?

Kai Argento: ¿Destruiste un Celador?

Wolf: Sí, para poder acceder al Jardín de Tourian.

Kai Argento: ¿Y no has experimentado alguna clase de Deja Vú?

Wolf: Ahora que lo mencionas… Hay momentos en lo que siento que ya pase por algo. Pero en realidad no.

El grupo comenzó a acercarse hacia el objetivo.

Kai Argento: … Anton y yo iremos a la izquierda ya que parece ser la que ofrece mejor cobertura ante la posible aparición de enemigos. Aquellos que se acerquen serán destruidos con nuestras armas a corta distancia. Fernando y Sasha irán a la izquierda. Sasha podrá protegernos desde arriba con su Rifle de Precisión y Fernando podrá cubrirla. Ryuko y Wolf irán a la placa de arriba apoyándose mutuamente con sus armas de corto y largo alcance.

Durandal:

Ryuko Matoi: Es una buena estrategia.

Anton Ivanoff: Bien, Kai. Seguiremos tu plan.

Kai Argento: En camino.

Fernando Blake: ¿Tú eres Sasha?

Sasha Evans: … Sí…

Fernando Blake: … Eres muy baja.

Sasha Evans: Es que… Sólo tengo 17 años…

Fernando Blake: ¡¿Qué?!

Kai Argento: No te preocupes. Sé que lo hará bien.

Ryuko Matoi: … Vamos pues, Wolf.

Wolf: ... Voy.

Cada pareja se colocó en su respectiva placa las cuales comenzaron a formar una estructura similar al de las confluencias y estas mandaron energía a la espira destruida que comenzó a reconstruirse al igual que la que se encontraba en el Jardín de Tourian.

De las cuevas que se encontraban alrededor comenzaron a salir Prometeos liderados por Minotaurs que se acercaron con su teletransportación a Wolf y a Ryuko. Del lado donde se encontraban Anton y Kai fueron atacados por Knights mientras que en la derecha habían aparecido varias Harpys y Soldiers. Los grupos comenzaron a contenerlos para mantenerse sobre las placas y poder mantener la formación de la espira.

Los grupos se complementaban al utilizar sus habilidades de combate a pesar de que varias veces los Minotaurs, del tipo Pretoriano, lograban acceder a la placa para retrasar la reactivación de la espira.

Durandal: ¡No dejen que esos Minotaurs se metan en las placas!

Wolf: ¡Ellos son la prioridad!

Con ese cambio en la concentración de fuego pudieron restaurar la reconstrucción de la espira. Las Harpys eran eliminadas con el DMR de Kai mientras que Anton destruía a los Knights reventándolos con su Escopeta. Fernando eliminaba a los Soldiers en milésimas de segundo con su Arma Voltaica mientras que Sasha cubría a los demás usando su Rifle de Precisión. Wolf eliminaba a los Minotaurs que podía mientras que Ryuko destrozaba a aquellos que se acercaban con su Espada de Energía.

Fernando Blake: ¡Una Hydra!

El Cazarrecompensas disparó varios misiles contra la máquina que se había formado sobre la espira logrando destruirla.

Kai Argento: Mientras podamos hacerles frente de manera eficaz. Al destruir lo que este ahí dentro los debilitará al punto de que ya no harán más ataques.

Ryuko Matoi: Creo que por lo menos deberíamos entrar antes de pensar en lo que pasará si vencemos.

Wolf: Durandal. Estado de la espira.

Durandal: 90%. Sólo un poco más.

Sus coordinados ataques lograban contener a las máquinas que no dejaban de salir y, aunque cada vez más aparecían unidades más poderosas, la espira finalmente fue completada. La estructura disparó un rayo hacia la puerta que comenzó a abrirse saliendo de adentro un Minotaur bastante grande.

Wolf: ¿Eso es...?

Durandal: ¡Un Celador!

Kai Argento: ¡¡¡Todos busquen cobertura!!!

Todos se alejaron del lugar mientras que Kai se quedó frente a la máquina. Su nave apareció dejando caer un Martillo de Guerra. Al tomarlo, Kai esquivaba los golpes y disparos logrando usar su arma para dañar las extremidades del Celador hasta llegar a su cabeza logrando arrancarla de un solo golpe.

Kai Argento: Despejado.

Sasha Evans: … ¡Genial!

Anton Ivanoff: Parece que los rumores no eran falsos. Tú fuiste el que logró acabar con el Celador junto con Rita Vrataski.

Kai Argento: … Así es.

El acceso al Condensador de Flujo estaba abierto y todos se reunieron en su entrada.

Wolf: Oigan. Todavía no es tarde para abandonar la misión.

Anton Ivanoff: Por favor. Esto si apenas es el comienzo.

Ryuko Matoi: Yo no vine hasta aquí para nada. No debes hacer esto solo.

Fernando Blake: Ya lo dijo Sasha. Necesitas nuestra ayuda.

Durandal: Todos te apoyamos en esto, Wolf.

Wolf: Chicos... Bien. Acabemos con esto.


Sala del Alto Mando, Torre de los Titanes, Distrito 7, Ceres

Keith Ackerman: ... Parece que ya entraron al Condensador.

Reinhardt Reiss: No... El Condensador se encuentra en las profundidades de ese lugar. Esto es solo el comienzo.

Serafall Sitri: ¿Qué hacemos?

Reinhardt Reiss: Esperar...

La Prueba de Kabr

La Prueba de Kabr, Sumidero de Ishtar

El equipo entró por la puerta adentrándose a una cueva formada por estructuras Prometeas. Todos estaban un poco inquietos ya que no tenían idea de lo que se enfrentarían en ese lugar. Luego caminar unos metros más, salieron a una gran caverna que tenían varias columnas que no eran naturales.

Sasha Evans: Oigan… ¿Creen que… El Mando sepa que ya entramos?

Anton Ivanoff: No recibimos ni transmitimos nada… Entonces sí.

Fernando Blake: ¿Qué buscan hacer los Prometeos?

Kai Argento: Nada bueno seguramente.

Wolf: No lo sé. Pero si destruimos la fuente de poder de este lugar será el fin de los Prometeos.

Durandal: No exactamente. Simplemente perderán una de sus fuentes lo cual los dejará muy debilitados.

Ryuko Matoi: Entonces... ¿Ellos solo tenían como fuente de energía el Jardín, el Nexo y este lugar?

Wolf: Cada uno era diferente. El corazón era un fragmento de Oscuridad de la cual los Prometeos decidieron canalizar su poder. El Nexo era una máquina que era utilizado para transformar Althan en una máquina. No sé qué es este lugar.

Fernando Blake: Si esos lugares eran así de peligrosos ¿Por qué nunca se enviaron equipos de asalto a esos lugares?

Kai Argento: Desde la Caída del Distrito 15 las cosas se pusieron difíciles para los Titanes.

Wolf: ¿Por qué “Titanes”?

Kai Argento: Ni idea. El nombre no me gusta realmente.

Durandal: Hasta dónde se es porqué la primera fragata que llegó a este sistema fue el UNSC Thea, que es un titán según la mitología griega.

Fernando Blake: Eso suena muy rebuscado.

Ryuko Matoi: No tanto como Iluminados.

Fernando Blake: Tienes razón (Risa).

Ryuko Matoi: Esperen… Estoy recibiendo una transmisión...

Kai Argento: ¿Aquí? ¿Cómo?

Durandal: Las transmisiones no pueden entrar a las zonas controladas por los Prometeos. Voy a descifrarla... Esto viene de hace varios años... Aquí va.

??? (Radio): El tiempo se deshila en el Condensador. Y una aguja lo atraviesa. La aguja es la voluntad de una de las mentes primigenias de los Prometeos. Nadie puede abrir el Condensador solo. Yo la sellé. No había nadie conmigo, pero no estaba solo. Verán al Templario en un lugar anterior o posterior a las estrellas. Las estrellas se moverán a tu alrededor y te cantarán. Decidirán si eres real. Creen que han comprendido la Oscuridad y ahora buscan controlarla. El Templario es el primer pilar.

Sasha Evans: … ¿Quién era?

Wolf: Esa voz…

El Cazarrecompensas había escuchado esa voz anteriormente en una de las terminales de Eclipson cuando vivía ahí.

Wolf: Es Kabr, el Legionario. Un Forerunner.

Anton Ivanoff: Mencionó a un tal Templario.

Ryuko Matoi: ¿Seguirá aquí?

Pasaron sobre las columnas descubriendo que algunas estaban flotando y estas los guiaron a una zona simétrica con una puerta al fondo y, debajo de esta, un pozo.


El Pozo del Templario

Durandal: Estamos entrando en territorio de los Prometeos. Su poder aquí es distinto.

Kai Argento: El Forerunner mencionó sobre algo sobre unas estrellas pero no veo nada.

Anton Ivanoff: Miren, ahí abajo ¿Qué es eso?

Frente al pozo, un poco más lejos, se encontraba una estructura plateada.

Durandal: Es una confluencia de los Prometeos.

Ryuko Matoi: ¿Para qué sirve?

Durandal: Estas son distintas... No conozco su función.

Fernando Blake: Tenemos que averiguarlo.

El equipo bajó hacia donde se encontraba la estructura y, al acercarse, provocaron la aparición de los Prometeos.

Durandal: Un momento. Me estoy infiltrando en la red de los Prometeos...

Ryuko Matoi: Solo apresúrate.

Durandal: … Ya está. Esta confluencia es un armamento paracausal que han desarrollado los Prometeos.

Kai Argento: ¿Qué es lo que hace?

Durandal: ... ¡No dejen que se acerquen! ¡Lo utilizan para sacrificar unidades y así eliminar a sus enemigos!

Anton Ivanoff: ¿Pero cómo?

Durandal: No puedo entenderlo. Pero al estar en una zona bajo el control de los Prometeos... ¡Los Prometeos controlan el tiempo en este lugar! ¡Ellos pueden hacer que desaparezcan si dejan que se sacrifiquen en la confluencia!

Wolf: ¡Todos cubránla y no dejen pasar a ninguno!

Los Prometeos seguían apareciendo y unos Knights comenzaron a atacar sobre unas estructuras elevadas pero podían ser eliminados por Sasha y Wolf mientras que Anton, Kai, Ryuko y Fernando contenían a los Soldiers. Al poco tiempo, Durandal logró alterar la confluencia utilizando de alguna manera la armadura del Cazarrecompensas.

Fernando Blake: ¿Eso era todo?

Durandal: Negativo. Dos confluencias más han aparecido. Los Prometeos no se están rindiendo.

Wolf: Repitamos la estrategia de la espira. Kai y yo en la derecha. Ryuko y Anton en la izquierda. Fernando y Sasha se quedaran aquí.

Nuevamente se dividieron en grupos para mantener las confluencias intactas el suficiente tiempo para que Durandal pudiera alterarlas. Los Knights siguieron apareciendo junto a varios Minotaurs.

Durandal: Detecto nuevas unidades de los Prometeos. Son Fanáticos. No dejen que exploten cerca de ustedes.

De las cuevas salieron Soldiers lentos y sin cabeza que emanaban una espectral luz verde fosforescente. Sin embargo, Fernando podía destruirlos con su Arma Voltaica. En ese momento las confluencias se modificaron.

Durandal: ¡Todos busquen cobertura!

Todos hicieron caso a la indicación de la IA al ver que cientos de Fanáticos aparecieron y explotaron al no encontrar ningún objetivo. El rastro de luz que habían dejado sus explosiones desapareció junto a las confluencias pero luego se escuchó el rugido de una máquina revelándose como una Hydra gigante que estaba cubierta por un escudo rotatorio completo.

Ryuko Matoi: Ese debe ser el Templario.

Durandal: ¡Se está preparando para el ritual de negación!

Kai Argento: ¿Y eso qué?

Durandal: Él tiene el poder de hacerlos desaparecer pero lo canaliza con... No sé qué son.

De la nada apareció una luz dorada producida por un Monitor Forerunner estático que comenzó a emitir una especie de canto.

Durandal: ¡Son Oráculos!

Kai Argento: ¡Destrúyanlos!

El equipo concentró su fuego en el Monitor destruyéndolo.

Fernando Blake: Lo que dijo el Forerunner... Esas estrellas. Son los Oráculos.

Kai Argento: Esas cosas… Creo que pueden manipular el tiempo.

Durandal: ¿Cómo lo sabes?

Kai Argento: Por qué yo fui uno… Los Oráculos deben de poder borrarnos de este lugar.

Ryuko Matoi: No dejaremos que unos androides decidan algo por lo demás.

Más Oráculos continuaron apareciendo mientras recitaban su canto por lo que el equipo se dividió para eliminarlos. La situación se complicó más cuando los Prometeos estaban intentando impedir que destruyeran a los Monitores logrando que uno de los Oráculos completara su canto.

En ese momento todos comenzaron a sentirse terriblemente mal.

Ryuko Matoi: ¿Qué... Esta... Pasando?

Wolf: Nos... Están eliminando... De la existencia.

El Cazarrecompensas vio que en el pozo se encontraba una fuente de Luz por lo que tomó la mano a Ryuko de manera que ella tomara la mano de alguien de manera que todos se sujetaron para que Wolf usara la Aceleración para llegar a la Luz que los recuperó por completo.

En ese momento el Templario, que había desaparecido anteriormente, hizo un rugido extraño antes de comenzar a atacar.

Durandal: Está iniciando otro ritual de negación.

Sasha Evans: ¿Qué… Es eso?

De la Luz del pozo comenzó a formarse una especie de escudo de origen Forerunner.

Ryuko Matoi: Estoy recibiendo una transmisión...

Durandal: Esperen... ¡Es de Kabr!

Kabr, el Legionario (Radio): Ellos no me derrotaron. Me he destruido a mí mismo para poder hacer esto. Se han llevado mi poder. Están en mi sangre y mi cerebro. Pero ahora queda esperanza. He herido el Condensador. La he perforado y la Luz se cuela. Báñense de ella y purifíquense. Mírenla y comprenden que de mi propia Luz y de la esencia pensante de los Prometeos, yo creé el escudo Aegis. El escudo es su salvación. Romperá lo indestructible. Cambiará su destino. Péguense al escudo. Péguense a mí. Y si pierden su propósito, dejen que el Condensador los consuma igual que a mí. Lo hecho, hecho está. Si vuelvo a decir otra cosa, no soy Kabr.

El equipo se dispersó cuando el Templario comenzó a dispararles para luego reagruparse en una zona elevada.

Anton Ivanoff: Espera ¿Impenetrable? ¡El escudo! Kabr dijo que el escudo podía romper lo impenetrable.

Fernando Blake: ¡Es cierto! ¡Úsalo!

Wolf: Bien ¡Preparen sus armas!

El Cazarrecompensas canalizó la Luz en el centro del escudo para disparar un proyectil de energía que pudo romper el escudo del Templario. La máquina respondió encerrándolos en esferas de estasis para luego invocar más Oráculos. Los miembros del equipo pudieron salir de sus prisiones para luego dispararle a la máquina con todo lo que tenían dañándolo bastante.

Durandal: ¡El Templario se va a teletransportar!

Kai Argento: ¿Qué hay de los Oráculos?

El Cazarrecompensas se percató de la zona a la que se iba teletransportar el Templario.

Wolf: ... ¡El punto de teletransportación está allá! Voy a eliminarlo. Ustedes sigan dañándolo.

Wolf fue a la zona para destruir el punto de teletransporte mientras que sus compañeros dañaban al Templario.

Anton Ivanoff: ¿El escudo nos cubrirá a todos?

Ryuko Matoi: El Forerunner dijo que debíamos pegarnos a él.

Al romper finalmente el punto de teletransporte, Wolf volvió justo a tiempo con su equipo cuando los Oráculos ya habían terminado su canción y creó un escudo que los envolvió a todos para recuperarlos. Los Monitores habían desaparecido por lo que ahora se concentraron en la Hydra que ya estaba muy dañada.

Fernando Blake: ¡Ya está a punto de ser destruido!

El Templario no dejaba de disparar y Wolf lo atacó con un proyectil del escudo destruyendo gran parte de su chasis.

Durandal: ¡Está furioso! ¡Múltiples Prometeos en camino!

Kai Argento: No creí que una máquina pudiera sentir odio.

Ryuko y Durandal: ¡Claro que sí!

Kai Argento: ... Perdón.

El escudo finalmente se había roto y el Templario había logrado teletransportarse para alejarse del campo de batalla. Habían aparecido más Oráculos que los habían marcado con su canción y decenas de Prometeos habían aparecido para eliminarlos.

Wolf: ¡Solo una vez más!

El equipo concentró sus disparos en la cabeza del Templario y lograron dañarlo ya que igualmente había perdido su escudo. En ese momento varios Soldiers aparecieron frente al Hydra y comenzaron a teletransportarse a la posición del equipo de Wolf. También varias máquinas aparecieron complicando mucho más la situación.

Fue en ese momento que Kai y Anton entraron en batalla al pelear cuerpo a cuerpo eliminando a unos Knights. Luego Ryuko salió de entre ellos asesinando a más de ellos que estaban utilizando sus Espadas de Luz Sólida. Después Fernando se posicionó enfrente para destruir los escudos de los Minotaurs para luego ser destruidos por los misiles de Wolf siendo que las explosiones dañaron al Templario revelando una especie de núcleo mental. Hasta el fondo se encontraba Sasha que había disparado una bala con la precisión necesaria para que pasara por todos los destrozos de los Prometeos y, antes de que la Hydra volviera a teletransportarse, la bala impactó y explotó dentro de ella.

El Templario explotó de tal manera que parecían un espectáculo de luces. Los Prometeos dejaron de aparecer y el canto de los Oráculos no se volvió a escuchar.


El Pozo del Templario, Sumidero de Ishtar

Fernando Blake: ¡Lo conseguimos!

Anton Ivanoff: Aún no termina.

La puerta al fondo comenzó a abrirse mostrando un nuevo camino.

Kai Argento: Me da un mal presentimiento. Durandal ¿Detectas algo ahí debajo?

Durandal: Movimiento. Pero es extraño... De alguna manera los cálculos que hago no arrojan nada.

Ryuko Matoi: Deben ser los Prometeos. Si su poder aquí era impresionante... Ahí debajo debe ser terrible.

Wolf: Entonces, a partir de aquí, no hay marcha atrás.

El equipo entró por aquella puerta entrando a una caverna bastante abierta. Seguían sin recibir comunicación de algún tipo y el ambiente se sentía muy pesada. Al explorar un poco más se dieron cuenta de que estaban en un laberinto.

El Laberinto de las Gorgonas

El Laberinto de las Gorgonas

Anton Ivanoff: Estoy detectando algo en una zona cercana.

Wolf: Tenemos que ir con cuidado. No sabemos de lo que son capaces los Prometeos en esta parte.

Kai Argento: El localizador menciona el nombre de un Laberinto de las Gorgonas ¿Debemos preocuparnos?

Durandal: Según la mitología, las Gorgonas eran monstruos que podían dejar petrificado al que lo viera a sus ojos.

Fernando Blake: Lo que sean las Gorgonas en este lugar debemos evitar enfrentarnos a ellas.

Wolf: Quizá lo que estamos detectando sea una pista para atravesar este lugar ¿Puedes guiarnos, Durandal?

Durandal: Sigan por la derecha. Pero tengan cuidado, detecto unas extrañas presencias en el lugar.

Avanzaron con cuidado y silencio por el camino que Durandal les marcaba en su HUD. Frente a todos iba Wolf quien vio a lejos una Harpy Prometea muy extraña. El Prometeo brillaba con una luz intensa y su ojo brillaba tanto que parecía estar ciego por lo que se guiaba con unos sensores.

Fernando Blake: ¿Qué ocurre?

Wolf: Harpys pero... Estas son diferentes. Deben ser las Gorgonas.

Ryuko Matoi: Entonces también hay que evitar que nos vean.

Wolf: Parece que no pueden ver de lejos así que deben guiarse por el sonido y con esos sensores pueden detectar las cosas a corta distancia.

Durandal: Nos acercamos a donde la señal.

Cuando la Gorgona se alejó avanzaron con más cuidado llegando una puerta que se encontraba abierta. Todos entraron a ese lugar y el Cazarrecompensas descubrió un artefacto extraño que le era muy familiar.

Wolf: Una terminal Forerunner.

Anton Ivanoff: ¿Forerunner? Debe tener información sobre este lugar.

Ryuko Matoi: ¿Puedes activarlo?

Wolf: ...

Él pudo acceder a la terminal mientras la información se comenzó a descargar.

Wolf: Es una grabación... No... Espera… La fecha… Algo está mal… Se los pasaré.

??? (Radio): Me encuentro aquí, con un grupo de "Titanes", por alguna razón siento que conozco este lugar... Miles de soldados entramos y solo nueve logramos pasar al Templario y a sus Oráculos. Realmente nunca creí que estas máquinas adquirieran tal nivel de poder y control... Por eso estoy aquí, el Forerunner me habló, encerrado en su esfera, que con este lugar podía cambiar algo... Con el mismo poder que los Prometeos pudieron formar parte de la realidad... He pensado en la posibilidad de que pueda fracasar por lo que espero que alguien pueda captar este mensaje... Para pasar por el Templario hace falta algo extraordinario para romper el escudo.

Anton Ivanoff: No era Kabr.

Fernando Blake: Es cierto…

Wolf: ... Era como si alguien quería mandar una advertencia sobre el Templario pero los Prometeos de alguna manera lo contuvieron en este lugar. Desconocía el poder del escudo de Kabr pero conocía el poder de los Oráculos.

Ryuko Matoi: Eso quiere decir que en este momento estamos fuera del tiempo. Cuando luchamos contra el Templario, nos colocó en la realidad que los Prometeos crearon y con los Oráculos nos quiso eliminar.

Fernando Blake: Pero al destruirlo salimos momentáneamente de esa realidad. Las comunicaciones habían vuelto pero al entrar en este laberinto se perdieron de nuevo.

Durandal: Detecto otra fuente cercana a este lugar. Sigan por la izquierda.

Ryuko Matoi: ¿Es buena idea seguir arriesgándonos por esto?

Durandal: ¿Te da miedo?

Ryuko Matoi: No, tonta. Si seguimos buscando esas terminales podríamos estar cayendo en una de sus trampas.

Anton Ivanoff: ... Es cierto. Esta terminal solo nos dio información sobre el Templario que ya destruimos.

Wolf: No sé si se han fijado. Pero no han aparecido más Gorgonas desde que llegamos aquí. Puede que los Prometeos no estén controlando este laberinto del todo. Sigamos la señal.

El equipo salió de la cueva y avanzaron evitando el contacto con las Gorgonas que seguían una ruta preestablecida. Al seguir la nueva señal llegaron a otra terminal en la cual comenzaron a escuchar su mensaje.

??? (Radio): El poder de los Prometeos no se parece a nada de lo que haya visto con anterioridad, en las profundidades del Condensador de Flujo, el tejido de la realidad se somete a su voluntad. Se contaban historias sobre las Gorgonas, criaturas que parecen poseer un temible poder casi inimaginable: un arma ontológica. Según dicen, al igual que los Oráculos y el Templario, las Gorgonas poseen la capacidad para definir lo que es real y lo que no. Cualquier cosa que perciban puede ser borrada según su voluntad. Hasta que se encuentre una contramedida, los Titanes deben evitar su mirada a toda costa o, si son detectados, deben responder urgentemente con fuerza abrumadora. La habilidad de las Gorgonas debe estar relacionada con la naturaleza del Condensador de Flujo.

Anton Ivanoff: Bueno. Podemos consolarnos con el hecho de que los Prometeos no pueden manifestar ese poder en el mundo exterior.

Fernando Blake: ¿Pero por cuánto tiempo? Esto es muy extraño. La persona que habla lo dice como si ya hubieran ocurrido muchas incursiones dentro de este lugar. Pero hasta donde yo sé...

Durandal: Nunca hubo incursiones en el Condensador de Flujo. De hecho las operaciones en este lugar reanudaron con la llegada de Wolf.

Kai Argento: Sé que esto puede sonar raro. Pero parece que aquí los Prometeos han logrado controlar el tiempo…

Fernando Blake: Tiempo... Debe ser una broma.

Kai Argento: Y parece que intentaron experimentar no hace mucho con ello en el exterior pero no estaban listos para tal poder.

Anton Ivanoff: Estás hablando de un futuro alternativo.

Kai Argento: De iteraciones. Es probable que los Prometeos hayan intentado controlar el tiempo para llegar a una realidad en la que ellos han conseguido el poder absoluto. Y, por los mensajes, parece que hay una realidad en la que ellos simplemente lo lograron y ahora los Prometeos de esta realidad quieren lograr lo mismo.

Wolf: ... Tengo que contarles porque vine aquí.

El Cazarrecompensas les habló acerca de cómo y porque había llegado al Sistema Beyond revelando información sobre el Enviado.

Anton Ivanoff: Si es así, entonces, ¿por qué no evito el Colapso?

Kai Argento: Es probable que regresar en el tiempo no sea tan fácil como pensamos. Si pensamos que el único lugar donde se puede hacer eso es en este lugar y enfrentar a miles de Prometeos no lo hace fácil. Por eso es que envía estos mensajes y quizá tuvo una oportunidad en la cual pudo regresar para hablar con Wolf en la Academia.

Hubo un silencio de unos segundos.

Ryuko Matoi: … ¿Entonces luchamos por un futuro en que los Prometeos no obtengan el control absoluto? ¿Pero qué pasará si los Prometeos de esa otra realidad vienen aquí?

Wolf: Primero nos concentraremos en estos. Luego nos encargaremos de lo que venga.

Durandal: Detecto una señal más adelante pero ya no tengo ningún alcance después de eso.

Salieron de aquella cueva para salir finalmente del laberinto llegando a una especie de falla tectónica en el cual se encontraban plataformas flotantes. El equipo pasó por ellas llegando a una pequeña sala donde se encontraba la que parecía ser la última terminal.

??? (Radio): He llegado hasta aquí. Lo he estado pensando... Será que esto ya habrá pasado con anterioridad... ¿Si esto se ha solucionado entonces porque seguimos luchando contra los Prometeos? ¿Es que no existe un futuro en el que todo esté en paz?... He luchado por esa paz y debido a ello he perdido a todos mis seres queridos... Los recuerdos vienen a mi mente, no son del pasado... Son del futuro... Los Prometeos le temen a algo y es por lo que están luchando. Ellos han visto algo con el poder de los Oráculos y por ello es que han querido expandir su poder... Crono, la Mente Definitiva... Es el nexo de todas estas realidades... Deben existir miles de millones de futuros alternativos... Universos alternativos... Quiero cambiar el futuro. Voy a combatir esa mente y viajar al pasado, no sé cómo, pero lo arreglaré. Así el universo dejará de enfrentar más crisis como esta.

Fernando Blake: Cielos. Cuanta intensidad.

Kai Argento: Los Prometeos le temen a algo más... Y por eso quieren integrarse a la realidad.

Fernando Blake: Pero si hacen eso... Crearían un caos de proporciones cósmicas.

Ryuko Matoi: Los Prometeos son máquinas sin alma...

Wolf: ... No saben lo que hacen. No pueden calcular el poder de la Oscuridad y no pueden entenderlo. Por ello si se integran a la realidad... Acabarían con todo. Tenemos que destruir a Crono. Antes de que ese futuro se repita.

El Equipo avanzó hasta donde se encontraba una gran puerta que paralizó a Ryuko por un momento. Esa puerta era la misma que vio en su visión al fusionarse con la armadura Junketsu.

El Condensador de Flujo

El Condensador de Flujo

Wolf: ¿Ryuko, pasa algo?

Ese lugar, esa puerta, ella ya había estado ahí anteriormente. Todos esos recuerdos volvieron a su cabeza haciéndola caer de rodillas.

Sasha Evans: Ahh… ¡¿Qué… Te pasa?!

Ryuko Matoi: Yo… He estado aquí antes…

Wolf: … Yo juro… Que los protegeré a todos ustedes.

Ryuko se levantó para integrarse al equipo quienes se acercaron a la puerta abriendo paso a una sala simétrica con estructuras similares al cristal por detrás de forma que parecían ser una especie de puerta mayor.

Fernando Blake: ¡Prometeos!

Las máquinas aparecieron luego de que unos rayos cayeran e iniciaron su ataque. Esos Prometeos eran los mismos que se encontraban el Jardín de Tourian.

Durandal: ¡Hay una confluencia en el centro!

Wolf: Ya saben lo que tenemos que hacer.

El Equipo fue eliminando a las máquinas para impedir que se sacrificaran en la confluencia pero esto se hizo progresivamente más difícil ya que las oleadas de enemigos parecían ser infinitas.

Kai Argento: Esperen. Esta confluencia está conectada a esos portales... Hay unas placas junto a ellas.

Wolf: Anton, Ryuko. Ustedes y yo iremos por el portal de la derecha. Los demás se encargaran de proteger la confluencia y la placa en caso de que aparezca un Pretoriano

Anton Ivanoff: Bien ¡Vamos! Yo activaré el portal. Ustedes entren al portal.

Los tres fueron al portal y Anton se quedó para activar la placa protegiéndola de los Pretorianos. Mientras que Wolf y Ryuko pasaron por el portal.


20 de Septiembre del 999

El Condensador de Flujo

El portal llevó a Ryuko y a Wolf a una versión muy antigua del Condensador que lo hacía similar a una construcción Forerunner. Ahí mismo fueron atacados por Crawlers y Watchers que eran controlados por una Hydra desde el fondo.

Wolf: Ryuko ¡Mira!

Detrás de la Hydra se encontraba el escudo Aegis.

Wolf: Tómalo. Yo te cubro.

Ryuko Matoi: Ok.

Ryuko se movió a través de las máquinas pasando por encima de la Hydra para obtener la reliquia mientras que Wolf eliminaba a los obstáculos. En ese momento unos Oráculos aparecieron e iniciaron su canto. Ambos los destruyeron a todos para regresar por el mismo portal.


20 de Septiembre del 2580

El Condensador de Flujo

Anton Ivanoff: ¡Ya volvieron!

Wolf: Fernando, Kai y Sasha. Ustedes vallan por el siguiente portal y tomen un escudo. Nosotros protegeremos la confluencia.

De las formaciones cristalinas comenzaron a aparecer Minotaurs junto a varios Soldiers con la intención de sacrificarse en la confluencia. Los otros miembros del equipo fueron al portal de la izquierda y Sasha se quedó para mantener activa la placa para que Fernando y Kai entraran.


20 de Septiebre del 2554

El Condensador de Flujo

Ellos viajaron a una versión distinta del Condensador y diferente a la del primer portal.

Fernando Blake: Otro escudo Aegis. Yo me encargo de la Hydra.

Kai Argento: ¿Seguro?

Fernando Blake: Sí ¡Date prisa!

Kai corrió por el campo de batalla esquivando a los Minotaurs que estaban en el lugar para tomar el escudo y utilizarlo contra los Oráculos que iniciaron su canto. Se reagruparon y salieron por el portal volviéndose a juntar con los demás.


20 de Septiembre del 2580

El Condensador de Flujo

Anton Ivanoff: ¡Han vuelto!

Wolf: ¡Todos reúnanse! ¡No dejen que se sacrifiquen!

Con el poder de los escudos pudieron contener a los Prometeos mientras que Durandal se encontraba modificando la confluencia.

Anton Ivanoff: ¿Durandal?

Durandal: ¡Esto está fuera de mi alcance! ¡Necesito más tiempo!

Todos los tipos de Prometeos salieron por todas partes para sacrificarse en la confluencia pero lograban ser neutralizados por los escudos al dispararse su proyectil de Luz. Los Soldiers y Harpys eran destruidas por Fernando y Kai. Los Knights eran aniquilados por Anton y Sasha. Y los Minotaurs eran destrozados por Wolf y Ryuko.

Ryuko utilizaba su Espada de Energía para eliminar a todas las máquinas que cometían el error de acercarse a ella. Wolf disparaba un rayo mucho más poderoso indicando que había recuperado el Rayo de Plasma con el que podía quemar a las máquinas. Anton podía levantar a los Soldiers para arrojarlos contra otras unidades más pequeñas logrando eliminarlas después con granadas. Sasha utilizaba su Rifle de Precisión sin desperdiciar ni una bala contra los Knights. Fernando no tenía ningún problema al hacer trizas sus objetivos con su Arma Voltaica. Y Kai pudo usar su Martillo de Guerra para aplastar a todos los Minotaurs que se cruzaban en su camino.

Wolf: ¿Durandal?

Durandal: Ya... casi... ¡Listo!

En ese momento aparecieron nueve Oráculos que iniciaron su canto pero la confluencia disparó una onda energética que las eliminó junto a los demás Prometeos.

Sasha Evans: ¡Eso fue increíble!...

Durandal: No creo poder repetirlo. La red de los Prometeos está muy activa.

Ryuko Matoi: Chicos, retrocedan.

Al ver que una un portal comenzó a abrirse en la estructura que estaba hasta el fondo, todos retrocedieron hasta una plataforma flotante que estaban en el centro del lugar. Del portal salió un Minotaur Prometeo mucho más grande que los Celadores y con un aspecto muy diferente ya que estaba hecho de un material plateado brillante y su diseño variaba mucho de las otras unidades vistas.

Durandal: Es Crono, la Mente Definitiva.

Wolf: ¡Háganlo pedazos!

El Equipo abrió fuego contra el núcleo expuesto de Crono pero no parecía tener ningún resultado. La Mente Definitiva levantó una de sus manos y comenzó a brillar.

Kai Argento: ¿Pero que está...?

Hubo un resplandor de luz.


20 de Septiembre del 999

El Condensador de Flujo

Ryuko Matoi: ¡Chicos, levántense!

Wolf: ¿Qué pasó?

Anton Ivanoff: No sabemos.

Durandal: Crono nos envió a una de las versiones del Condensador de Flujo.

Anton Ivanoff: ¡Oráculos!

El Cazarrecompensas se percató que tenía a la mano el escudo Aegis pero también se percató de que algo los estaba eliminando. Fue en eso cuando activó un campo de Luz con el escudo para purificarse a él y a sus aliados mientras ellos destruían a los Oráculos.

Ryuko Matoi: ¿Qué está sucediendo?

Durandal: ¡Crono los quiere eliminar de la existencia al enviarlos a las diferentes versiones del Condensador!

Anton Ivanoff: ¡Tenemos que salir de aquí!

Wolf: Sasha. Kai. Fernando. Nos reciben.

Fernando Blake (Radio): ¿A dónde se fueron?

Ryuko Matoi: No preguntes y... ¡Activa el portal de la derecha!

Fernando Blake (Radio): No comprendo...

Ryuko Matoi: ¡Solo hazlo!

El portal se abrió por lo que pudieron volver a la batalla.


20 de Septiembre del 2580

El Condensador de Flujo

Sasha Evans: Eh… ¿Están bien?

Wolf: Sí... ¡Todos al centro!

El Equipo hizo caso a la indicación mientras que el Cazarrecompensas activó el campo de Luz para proteger a sus compañeros.

Wolf: ¡Fuego!

Los disparos dañaron a Crono por lo que concluyeron que el escudo Aegis potenciaba sus armas a través de la Luz. Crono intentaba matarlos con su Cañón de Incineración pero, al no poder destruirlo, hizo desparecer el escudo para luego enviar a otros tres de ellos a otra dimensión.


20 de Septiembre del 2554

El Condensador de Flujo

Sasha Evans: Ehhh… ¡¿Dó… Dó… Dó… Dónde estoy?!

Kai Argento: Dentro del portal.

Fernando Blake: ¡Tomen el escudo!

Los Oráculos aparecieron e iniciaron su canto pero eran eliminados por la torreta de Fernando. Sasha tomó el escudo mientras que el poder de Crono los estaba consumiendo.

Sasha Evans: ¡¿Có… mo funciona esta cosa?!

Kai Argento: Sólo piensa en un campo de energía.

Ella logró purificarlos justo a tiempo antes de ser consumidos.

Fernando Blake: ¿Me escuchan?

Ryuko Matoi (Radio): ¿En cuál portal están?

Fernando Blake: ¡El de la izquierda!

El portal se abrió y todos volvieron con los demás.


20 de Septiembre del 2580

El Condensador de Flujo

Wolf: ¡Sasha, activa el escudo en la plataforma de en medio!

Crono comenzó a disparar enviando sus Harpys para eliminarlos pero no pudieron hacer nada ante el campo de Luz que Sasha activó. Como Wolf ahora podía atacar, uso todo su armamento disponible de manera que la Mente se tambaleó un poco.

Al recuperarse, Crono desapareció el escudo para luego enviar a Ryuko, Kai y Fernando a otra dimensión.

Anton Ivanoff: ¡¿Me reciben?!

Había mucho ruido en la comunicación significando que aún no habían tomado el escudo. Crono se quedó en la misma forma para poder invocar Oráculos en donde estaban los demás. Wolf, Anton y Sasha comenzaron a eliminar las Harpys explosivas hasta que recibieron una transmisión.

Kai Argento (Radio): ¡Abran el portal de la izquierda!

Wolf: ¡Cúbranme!

El Cazarrecompensas fue a la placa mientras que sus compañeros los cubrían para que pudiera activar la placa y así abrir el portal del cual salieron sus otros aliados con el escudo.

Ryuko Matoi: ¡Hora de la venganza!

Ryuko activó el escudo en la plataforma flotante mientras que los demás atacaban a Crono que los intentaba eliminar con su Cañón de Incineración siendo inútil contra el Aegis. El Equipo siguió disparando de manera que agotaron su munición por lo que fueron obligados a usar sus armas secundarias

Anton Ivanoff: ¿Lo estamos matando?

Durandal: La red de los Prometeos está frenética. Sin el Nexo y el corazón no pueden hacer mucho ¡Crono está a punto de ser destruido!

La Mente volvió a eliminar el escudo para luego enviar a otros tres de ellos a otra dimensión temporal mientras que Ryuko, Sasha y Kai se quedaron ahí eliminando a las Harpys.

Wolf (Radio): ¡El portal de la derecha!

Ryuko Matoi: ¡Allá voy!

Sasha y Kai cubrieron a Ryuko mientras activaba el portal del cual salieron Wolf, Anton y Fernando.

Wolf: ¡Esto termina ahora!

Se colocaron en la plataforma flotante, frente a Crono, y todos abrieron fuego con todo lo que tenían. La Mente intentaba invocar sus Oráculos pero estos eran desactivados al poco tiempo debido a que Durandal había logrado entrar a la red de los Prometeos logrando inutilizarlos.

La Mente Definitiva estaba a punto de caer por lo que sobrecargó un rayo de su Cañón de Incineración para dispararlo destruyendo el escudo Aegis que se fragmento en miles de pedazos.

Wolf: ¡¡¡Eso era lo que estaba esperando!!!

Los restos del Aegis se fusionaron con el Cañón de Energía de Wolf para que pudiera sobrecargar su arma para disparar un Rayo de Luz. Sin embargo, el disparo de Crono estaba a punto de impactarles pero en ese momento apareció Fernando y levantó sus manos pudiendo disparar un campo de estasis para congelar a la Mente Definitiva de manera que Wolf pudo disparar el Rayo de Luz impactándolo contra la estructura de cristal destruyéndolo junto a todos los Prometeos ocasionando una explosión de Luz que los sacó volando a todos.


El Condensador de Flujo, Sumidero de Ishtar

Durandal: ¿Chicos? ¿Me oyen?

El Cazarrecompensas se despertó reincorporándose.

Wolf: Sí. Dame un momento... ¿Todos están bien?

Anton Ivanoff: Sí... Un poco.

Kai Argento: Espero que eso haya sido todo...

Fernando Blake: Eh... Buen trabajo, amigos... No hay que venir mañana.

Anton Ivanoff: ¿Y Ryuko y Sasha?

Sasha Evans: E… Estoy bien…

El Cazarrecompensas fue hacia donde estaba Ryuko para quitarle el casco y ver si se encontraba con vida.

Wolf: ¿Ryuko? ¿Estás bien?

Ryuko abrió los ojos y movió los labios articulando la palabra "Senketsu" sin producir ningún sonido. Luego de sus ojos comenzaron a salir lágrimas.

Ryuko Matoi: ¿Estamos muertos?

Wolf: No...

Ryuko Matoi: ... ¿Y los demás?

Wolf: Parece que están bien ¿Tú estás bien?

Ryuko Matoi: Sí...

Mientras ellos se veían hubo un silencio que los demás consideraron un poco incómodo.

Durandal: ¡Un trabajo excelente! ¡Creo que ya podemos irnos!

Ryuko y Wolf se levantaron.

Wolf: Pues... No sé qué decir. Gracias. Sin ustedes nunca lo hubiera conseguido. Hemos asegurado que los Prometeos ya no causaran más problemas. Creo que podemos irnos.

Fernando Blake: ¿Tendremos que escalar todo esto?

Kai Argento: No exactamente. Durandal ¿Te infiltraste a la red de los Prometeos no es así?

Durandal: Sí. Creo que sabes que obtuve algo de ello ¿No?

Sasha Evans: ¿…?

Kai Argento: La tecnología de teletransportación de los Prometeos. Es limitada pero nos servirá para salir de lugares como este.

Anton Ivanoff: ¿Funcionará?

Kai Argento: Habrá que averiguarlo.

Wolf: Hazlo, Durandal.

Como si un rastro de luz los hubiera escaneado fueron teletransportados fuera de ahí.


Ruinas del Despertar, Sumidero de Ishtar

Kai Argento: Sabía que funcionaría. Ahora esta tecnología la tenemos que compartir con los Titanes.

Durandal: Pero... Aún desconozco como funciona del todo.

Kai Argento: Por eso debemos ir a la Torre. Ahí desarrollaremos esta tecnología.

Wolf: Supongo que estoy obligado a acompañarlos ¿A dónde irán ustedes?

Anton Ivanoff: Creo que todos iremos a la Torre. Esto fue algo muy intenso. Lo que necesitamos ahora es descansar.

Fernando Blake: Podemos ir a conversar en la Torre. Ya que somos un equipo. Deberíamos conocernos más ¿No creen?

Wolf: Un equipo... Mi equipo...

Una vez en la Torre fueron a una sala de descanso. Pasaron el resto del día hablando sobre sus historias.

Fernando, un Iluminado con las capacidades de un Limitador y una Pandora que fue exiliado sin razón aparente de su hogar.

Sasha, la única miembro del Proyecto Osiris para la creación de súper soldados.

Kai, un soldado que luchó la misma batalla cien veces hasta que logró sobrevivir.

Ryuko, una mujer que sufrió por los experimentos de su madre llevándola a salvar Ceres de la invasión de los Prometeos utilizando el Compositor.

Anton, el único Spartan de Segunda Generación y uno de los mejores soldados de la humanidad.

Durandal, la primera aliada del Cazarrecompensas y su guía en el Sistema Beyond.

Wolf, un Cazarrecompensas que carga con la culpa de muchas vidas.

Estar en ese lugar era una sensación que no había sentido desde hace mucho tiempo. Esa sensación de estar en una especie de familia. Esa nueva familia sería conocida después como el Equipo Headhunter.


C O N T I N U A R Á