FANDOM


Saga Headhunter logo
Portada Legends 3-. Lobo Solitario 4

Épsilon-6

La traición. Ese día recordó la verdadera naturaleza humana. Él había luchado al lado del Equipo Épsilon por varios meses contra aquellos que le arrebataron todo. Un pacto de especies alienígenas conocida como el Covenant había resurgido de las cenizas de su derrota y declararon su venganza en la Colonia Andrómeda. Para él era como si se tratara de una guerra que él mismo debía terminar.

En ese momento él era Épsilon-6. Junto a sus compañeros, recordó que la historia de la humanidad siempre tuvo su lado oscuro. El ser humano es capaz de recuperarse de las heridas pero estas dejan cicatrices. Algunas de ellas tardan más en sanar, sin embargo, pueden volver a abrirse. Eso se vio reflejado cuando el Equipo Épsilon descubrió que el Frente Rebelde Unido había estado maquinando en contra de la UNSC desde lo sucedido en Reach. Su propia raza los traicionó buscando protección del enemigo que antiguamente los había unido.

El Equipo Épsilon fue comisionado a una serie de misiones para la protección de una armadura conocida como "El Prototipo". Era tan sólo un escuadrón de Soldados de Choque de Descenso Orbital pero entre ellos Épsilon-6 marcaba la diferencia. Un súper soldado con una eficiencia que no se había visto desde el primer conflicto de la guerra. Su misión llegó a su fin en Midlothian. Creyeron que ahí estarían a salvo hasta que Épsilon-4 reveló sus verdaderas intenciones al revelarse como un infiltrado líder rebelde.

Épsilon-4 jugó sus cartas y fue uno de los primeros en detener al mismo Épsilon-6 atacando su debilidad. El líder rebelde tomó a sus otros compañeros de equipo como rehenes, así como a los tripulantes de dos naves de la UNSC. Creyó que el as de la UNSC no los perseguiría pero, a pesar de haber sido compañeros, no se imaginó que Épsilon-6 arriesgaría su vida con tal de detenerlo, forzándolo a usar su comodín.

Épsilon-5 era un reflejo del Sexto. Ella era la as de todo el Frente Rebelde Unido. La Quinta tendió una trampa al súper soldado tomando ventaja de su supuesta amistad. Creyeron que Épsilon-6 había quedado atrapado en el desliespacio pero, para alguien que había sobrevivido a enfrentamientos contra el mismo Dios de la Muerte, no era nada.


14 de Febrero del 2576

Akram, Drasov

Épsilon-4 llegó a la colonia capital de la Familia Drasov, la líder suprema de la Facción de la Tormenta. El líder rebelde y el Kaidon se encontraban en negociaciones sin percatarse de que su mayor problema había sobrevivido y liberado a los rehenes. De entre todos los presentes, él único que se dio cuenta de la presencia de Épsilon-6 fue el líder de la rama científica de los Splicers, Ridley.

Tanto el Sexto como Ridley tenían una larga historia que se remonta al reinicio de la guerra en Andrómeda. Estos inmediatamente comenzaron una lucha que desató una masacre en Akram. Las fuerzas del Covenant Tormenta optaron por retirarse pero el resto de Épsilon hizo su parte. Lograron contactar con la UNSC Black Spindle y este inició un bombardeo contra la ciudad. Hubo bajas del Frente y del Covenant.

Épsilon-6 seguía de pie. Buscaba al responsable. Buscaba a los traidores. El Cuarto se encontraba seriamente herido, apenas vivo por los soportes del Prototipo. El Sexto estaba a punto de mostrarle un estado cercano a la muerte de no ser por la intervención de la Quinta. Era como luchar contra ti mismo. El sentimiento de traición que encajaba la consciencia del súper soldado fue una de las cosas más dolorosas que pudo haber experimentado. No tuvo más opción que neutralizarla lo más rápido posible pero al hacerlo ya era tarde. Épsilon-4 había logrado escapar.

El Sexto era conocido por su letalidad y brutalidad contra el Covenant pero también lo era por ser hasta el momento incapaz de matar a un ser humano. No pudo dar el golpe final contra la Quinta a pesar de formar parte del otro bando. De alguna manera entendió que los mismos rebeldes tenían sus razones. Fue desde allí que se cuestionó el lugar donde debería estar. Después de todo, donde quiera que él estuviera, siempre había tragedias.

Turbulencia

7 de Julio del 2576

Sistema Dao

Luego de unos meses finalmente se localizó el paradero de Épsilon-4, Edgar Pendleton. Una colonia exterior del Sistema Dao. El líder mandó una señal encriptada a los infiltrados en la UNSC para reorganizarse. La ONI logró desencriptar la señal y usarla para ubicar el recóndito mundo. Un reconocimiento cercano demostró que la colonia se encontraba sometida ante la autoridad del Frente por lo que un ataque directo marcaría un distanciamiento mayor entre los colonos y la UNSC.

Fue así que la UNSC decidió usar una vez más su mejor carta, Épsilon-6. El súper soldado aceptó formar parte de la Operación: LONE WOLF actuando bajo el nombre código de Wolf. Al prepararse se le informó de la situación del lugar a donde debía infiltrarse. La colonia tenía por nombre Bapreon y su objetivo radicaba en una ciudad establecida en Kermet. El gobierno y poder insurreccionistas tenían una política extrema de inmigración haciendo que acceder sea prácticamente imposible. Una de las últimas rutas es por transporte civil a través de su capital, Ashes. Wolf había tomado ventaja de su anonimato para tomar el transporte 7 Kappa 9 y ocupar el lugar de uno de los pasajeros. La misión era simple: Capturar a Edgar Pendleton.

Cerca de la órbita del planeta, la ruta del vehículo cambió drásticamente. Sobre él surgió un Merodeador y de este cayeron insurreccionistas, quienes forzaron su entrada al avión.

Tobias Rimmer (Altavoz): Recibimos informes de que un malhechor hostil cruza la frontera de Kermet. Se efectuará una búsqueda de inmediato. Mantengan el rumbo y la velocidad. Repito: Mantengan el rumbo y la velocidad actuales.

Wolf sabía que era cuestión de tiempo pero no pensó que lo encontrarían tan rápido. Tenía órdenes específicas respecto a encontrarse con civiles pero tenía el permiso de eliminar al enemigo. Él no se había visto en la necesidad de arrebatarle la vida a un ser humano. Incluso en esas circunstancias se negaba rotundamente. En vez de colocarse su armadura únicamente activó el Traje Corporal y con este se puso una protección alrededor de la cabeza para ocultar su identidad.

Wolf salió de su habitación encontrando que el interior del vehículo se encontraba vacío. Con su Pistola Paralizadora en mano exploró las otras habitaciones. Aparentemente todos los civiles fueron evacuados en el instante en que llegaron los insurreccionistas. Al terminar de revisar la última habitación se topó con el enemigo. El sujeto llamó a otro para rodearlo. Wolf sobrecargó su arma para neutralizarlos y luego golpearlos hasta dejarlos inconscientes. Escondió los cuerpos y avanzó hacia la cabina de los pilotos.

En el tramo del interior del vehículo tuvo que hacerse cargo de más insurreccionistas. Estos estaban armados con Magnum M6H, robadas por supuesto, por lo que tenían la ventaja de utilizarlas a largas distancias. Wolf se cubrió con las habitaciones laterales y desde ahí atacó con su arma neutralizando a los enemigos para luego noquearlos. La puerta a la cabina de los pilotos se encontraba bloqueada. Si forzaba la entrada con alguna de sus armas podía causar un accidente con el transporte y, en el peor de los casos, estrellarlo contra la ciudad.

Wolf retornó hacia la sección del sistema eléctrico. Allí eliminó a otro par de enemigos y una vez despejado todo materializó su Cañón de Energía para destruir los circuitos de la consola provocando que una alarma sonara e inmediatamente las luces se apagaran.

Comunicador (Altavoz): Se ha producido una falla en el sistema eléctrico. Activando generador de emergencia. Los seguros de todas las puertas se abrirán como medida de precaución.

En ese momento el vehículo ya había atravesado la atmósfera del planeta. La energía de reserva reestableció la iluminación de los pasillos y Wolf pudo acceder a la cabina de los pilotos. No estaba nadie a bordo pero lo que si estaba era una ruta establecida hacia otra locación. Wolf intentó modificar la trayectoria pero esta estaba bajo el control de Merodeador. Sin más opción tuvo que usar la puertilla que se encontraba arriba y llegar hasta la cubierta de la proa.

La lluvia y el viento eran tan fuertes que tenía que sostenerse con su cuchillo de combate. Sobre él se encontraba el Merodeador, que ya había solicitado refuerzos. A los lejos se aproximaba un grupo de Wombat para atacar a Wolf. Teniendo todas las de perder se vio en la necesidad de activar su armadura. De su Cañón de Energía salieron disparados los Misiles necesarios para derribar a los drones. Ahora sólo quedaba el Merodeador. La nave estaba preparada para atacar cuando una serie de proyectiles de plasma la derribaron. Sin el control de los rebeldes entonces Wolf regresó a la cabina de pilotaje para reajustar la trayectoria.

Los proyectiles provenientes del tercer involucrado dañaron las turbinas del avión. Sin poder mantener el control, Wolf se estrelló en el golfo marino cercano a la ciudad.

Infiltración

Ciudad Ashes, Kermet, Colonia Bapreon

El avión había quedado varado en el golfo. Wolf consiguió escapar a tiempo y ahora se encontraba en la ciudad que estaba hasta el tope de gente. La noticia había alborotado a la población pero no de la manera que esperaba. Si no había escuchado mal se decía que el avión sufrió una falla en el sistema eléctrico pero que afortunadamente se había hecho la evacuación a tiempo. Era obvio que estaban ocultando el hecho de un ataque provocado por un elemento ajeno tanto a él como a ellos.

Wolf desactivó su armadura en uno de los callejones y se vistió con ropa civil. Se sentía extraño el no tener su casco y llevar una gorra como reemplazo no lo hacía sentir mejor pero era lo único que tenía para pasar desapercibido. La policía ya se encontraba calmando a la población y alejando a los curiosos. Fue gracias a ellos que pudo integrarse en la multitud con facilidad.

La ciudad era muy particular. Había edificaciones que llegaban hasta el cielo mientras que los barrios bajos parecían totalmente distintos. Varias de las casas todavía estaban construidas con tabiques. Eso mismo hacía que todo desentonara con un monumento extraño ubicado en el centro de una plaza. Wolf pudo reconocerlo al instante como una antigua máquina Forerunner. A pesar de sus siglos de existencia todavía tenía la suficiente energía para mantener en el aire un par de pilares de roca.

Al cabo de unos minutos la policía logró alejar a la gente. Todos se estaban devolviendo a sus ocupaciones y hogares. Fue la oportunidad que tomó Wolf para escuchar la conversación de unos sujetos azules.

Matt Field: Creo que pasa algo.

Shelly Langston: ¿Tú crees?

Matt Field: Bueno, esto no pasa todos los días.

Wolf los siguió hasta la comisaría. Se aseguró de mantener las distancias y su cara oculta. Luego de un par de calles ya se encontraban en el viejo edificio. La pareja entró por el acceso principal mientras que Wolf tuvo que rodear por un callejón y subir por un andamio hasta unas escaleras de emergencia. Desde ahí encontró una forma de escuchar lo que estaba sucediendo.

Matt Field: ¿Qué sucede?

La mujer sacó un artefacto similar a un celular.

Shelly Langston: Filtré las comunicaciones. El accidente no fue causado por una falla en el sistema energético. De hecho, el Frente envió un Merodeador.

Matt Field: ¿ONI?

Shelly Langston: No... ¿Todavía dudas de que el Frente obtiene estas cosas legalmente?

Matt Field: ...

Shelly Langston: Aunque no sería lo único que no estarían ocultando. Hace poco descubrí que una pequeña nave del Covenant se estrelló aquí.

Matt Field: ¿El Covenant? ¿Por qué atacarían una colonia exterior ahora?

Shelly Langston: No fue un ataque. Pasó lo mismo que con lo del avión. El Frente se encargó de ocultarlo. Mencionaban que el líder había regresado.

Matt Field: ¿Entonces el Frente tiene una alianza con el Covenant?

Shelly Langston: A eso iba... Una brecha desliespacial se abrió en la órbita del planeta... Unos minutos después el avión fue derribado.

Matt Field: ¿Por qué atacaron un transporte civil que fue evacuado luego de...?

Shelly Langston: ¿Lo entiendes cierto?

Matt Field: No. Ayúdame.

Shelly Langston: (Suspiro) El Merodeador fue desplegado. Según los civiles evacuados, estaban buscando a un infiltrado. La brecha se abrió y el Merodeador fue destruido. El avión se encontraba siguiendo una ruta hacia la Ciudad Vitz pero entonces su ruta cambió hacia el golfo... Sí, el Covenant debió atacar al Merodeador creyendo que los habían localizado pero luego de destruirlo atacaron el avión, que se encontraba sin civiles. Si no querían llamar la atención lo hicieron al ocultarse... De alguna manera...

Matt Field: ¿Hablaron de un infiltrado?

Shelly Langston: Sí, ¿por...?

Matt Field: Hace un par de días también me informaron de eso.

Shelly Langston: ¿Hablas del Caso 54?

Matt Field: Sí...

El Caso 54 se trataba de asesinatos en serie. Todos ellos relacionados con líderes menores del Frente que vivían en la ciudad. Todas las víctimas tenían una herida en el cráneo. Una única bala enterrada en el centro de la cabeza.

Shelly Langston: Entonces es comprensible porque la seguridad de migración aumentó. Ahora que recuerdo, tú fuiste quien relacionó a todas las víctimas ¿Cómo lo supiste?

Matt Field: En el bar. Los rebeldes son unos hijos de puta pero varios también eran mis amigos... 

La radio de los policías sonó. Un asesinato ocurrió cerca del bar que acabó de mencionar.

Shelly Langston: Esperemos que este no sea uno de ellos.

La pareja tomó sus cosas y salieron. Wolf los siguió. Si lo que decía el oficial era cierto entonces ahí debía estar alguien a quien pudiera interrogar sobre el paradero de Edgar o, si tiene suerte, podía encontrarlo ahí mismo. Para su mala suerte, la escena del crimen ocupaba un perímetro muy amplio por lo que rodeó por otra serie de callejones. En uno de los pasillos se encontraba tendido otra persona. Wolf inspeccionó el cuerpo y notó que este no tenía ninguna herida en la cabeza sino una herida a lo largo de su abdomen. Un corte hecho sin duda con una Espada de Energía.

De los tejados cayeron tres Elites de Operaciones Especiales. El trío activó sus Espadas de Energía con las que interceptaron los disparos de la pistola de Wolf. El ruido, sin embargo, alertó a los policías, quienes ya no tardaban en llegar. Wolf uso esa distracción para atacar a los Sangheili y dejarlos paralizados mientras él salía de los callejones. Una vez estando afuera vio la entrada al bar.

La gente salía despavorida del edificio. Algo en su interior los había hecho salir provocando que entre la multitud varios se empujaran contra otros. Wolf cargó su arma y entró. En el interior del bar se encontraba en el centro un sujeto con la herida en la cabeza. A sus espaldas se encontraba un Sangheili a punto de enterrarle su espada cuando una serie de balas lo frenaron. Wolf, sin ver quien lo había ayudado, asesinó al alienígena.

Wolf miró alrededor para ver quién había disparado pero solamente encontró que una ventana hecha pedazos. En ese momento sonó una alarma seguida de una voz terriblemente familiar.

Edgar Pendleton (Altavoz): Fuerzas del Frente Rebelde Unido. La Ciudad Ashes se encuentra bajo ataque del Covenant y ha sufrido graves daños. Alerta máxima en toda la ciudad. La orden proviene del alto mando del Frente. Se establece un toque de queda en los búnkeres subterráneos para los civiles. No se dispone de información nueva por el momento.

La puerta del bar se abrió bruscamente. Soldados del Frente estaban a punto de abrir fuego cuando Wolf saltó por la ventana rota. Soldados insurreccionistas rodeaban el edificio. Wolf se escondió en los callejones y subió por los tejados. Desde ahí pudo ver varios transportes robados del UNSC batallando contra Phantom y Banshee. La alerta se había dado en toda la ciudad y la situación no podía ser más difícil. Sabía que se trataba de una base del Frente pero no al punto de funcionar como un cuartel general.

El Covenant derribaba los Pelican y estos caían en los edificios provocando que el pánico se desatara en la población. Si Edgar era quien coordinaba tanto la evacuación como la defensa entonces debía encontrarse en la torre de comunicaciones que se alzaba no muy lejos de ahí, sobre lo que parecía ser una base de aprovisionamiento. Wolf no se percató de que un Banshee disparó su Cañón de Asalto sobre él. La explosión lo alcanzó y lo arrojó a una calle donde un pelotón del Covenant había acabado de descender.

Los enemigos estaban a punto de disparar y lo forzaron a tener que activar su armadura junto con su Cañón de Energía para defenderse. Se aseguró de eliminarlos rápidamente para que no pudieran informar de su presencia aunque eso cambió cuando un Phantom lo identificó. Las fuerzas invasoras se movilizaron hacia su posición dejando a los insurreccionistas de lado.

Wolf tuvo que utilizar varios de atajos para conseguir llegar hasta la entrada de la base militar, evitando cualquier tipo de contacto con algún civil o enfrentamiento directo con un Rebelde. A los pocos minutos finalmente se encontró en la entrada de la fortaleza donde un par de torretas antiaéreas eran lo único que se interponían entre el Covenant y la torre de comunicaciones. Por eso mismo, lo Sangheili desplegaron un Wraith que se encargó de ellas. Parecía que finalmente iban a tener acceso directo hasta que un Sparrowhawk llegó desde la base para acabar con el tanque alienígena.

El piloto del vehículo inmediatamente reconoció a Wolf y disparó todo su armamento provocando que su blanco tomara acciones evasivas. Para cuando estaba por dar respuesta, más transportes Sangheili aparecieron y forzaron la retirada del VTOL. Con la vía libre, Wolf avanzó hacia la fortaleza rebelde mientras que el Covenant hacía lo mismo desde el aire.


Base Militar de Aprovisionamiento, Ciudad Ashes, Kermet

Haciendo honor a su nombre, el Covenant Tormenta se desató en la fortaleza de los Rebeldes. Con violencia, los asesinos Sangheili masacraban a los insurreccionistas frente a Wolf, quien avanzó a escondidas hasta infiltrarse en un almacén. Dentro ya se encontraba una colmena de Yanme'e que se alarmó con la presencia del ya conocido súper soldado. Wolf contraatacó con ráfagas de energía y acabó en menos de un minuto con los insectoides enemigos.

Al otro lado del almacén se encontraba un patio amplio. Un par de tanques Scorpion salieron de unas bodegas y apuntaron a Wolf directamente. En ese momento salieron otro par de Wraith y acabaron con ellos. Los tanques del pacto se posicionaron frente a Wolf y lo obligaron a retroceder a una posición desde la cual disparó una serie de Misiles. Las explosiones alcanzaron los edificios y bodegas cercanas terminando por envolverse en llamas.

Wolf tomó uno de los ascensores que llevaba hacia una de las torres más altas de la base militar. Desde ahí tomó un largo camino hacia la torre de comunicaciones. Para el momento en que se encontraba cerca de la cima, volvió a aparecer el Sparrowhawk. El VTOL disparó haciendo que Wolf cayera bruscamente sobre un puente.

Dolido, el súper soldado se reincorporó y pudo ver que su objetivo, Edgar Pendleton, se encontraba pilotando el vehículo aéreo. Este abrió fuego y Wolf apenas pudo esquivarlo gracias a su Aceleración. Tenía la orden de traer con vida a Edgar para que la UNSC pudiera interrogarlo pero era obvio que no iba a poder dejarlo con vida si eliminaba su transporte.

Edgar atacó y Wolf una vez más esquivó. Pensó en el armamento que tenía a disposición y optó por usar el Rayo de Hielo para provocar que los rotores a sus costados fallaran y lo obligaran a aterrizar. A pesar de que al principio el blindaje del Sparrowhawk resistía el hielo, los fragmentos de este terminaron por atorarse en los rotores. Los movimientos de Edgar se hicieron más conflictivos por lo que realizó maniobras evasivas.

Ambos enemigos, antiguos compañeros de equipo, estaban tan concentrados en su batalla que habían olvidado la presencia del Covenant. Un grupo de Phantom atacó el Sparrowhawk provocando que saliera fuego de este. Edgar perdió el control del vehículo y finalmente cayó hacia la plaza que se encontraba en la ciudad. Wolf bajó del puente siendo perseguido por un grupo de Banshee.

Lobo Solitario

Ciudad Ashes, Kermet

Los Banshee derretían con plasma el suelo que pisaba Wolf. El líder de todos ellos disparó con el Cañón de Asalto de su vehículo haciendo que una explosión mandara a su objetivo fuera de la base militar estrellándose contra el edificio de afuera.

Wolf, aunque herido, trepó hacia el techo de uno de los edificios que se encontraba a su alcance. En la cima vio el escenario que había marcado la llegada del Covenant. Su misión se había convertido en una batalla donde él únicamente era un infiltrado.

Las naves del Covenant fueron hacia el lugar de colisión de Edgar. Aparentemente ellos también estaban buscándolo. Si existía la posibilidad de que Edgar haya sobrevivido, algo que Wolf realmente no dudaba, entonces todavía podía completar su misión. Utilizando la propulsión que le proporcionaba su armadura saltó de tejado en tejado hacia la plaza.

Wolf cayó pesadamente sobre el tejado de un edificio que rodeaba la plaza. El monumento Forerunner se trataba de un viejo teletransportador el cual uso Edgar para escapar de uno asesinos Sangheili. Wolf repelió a los enemigos para abrir el portal. El artefacto inmediatamente reconoció su ADN y abrió a sus pies una especie de brecha que lo absorbió.


Ruinas de Zarkhan, Afueras de la Ciudad Ashes, Kermet

La batalla se asomaba por el horizonte. Entre la tormenta brillaba un resplandor carmesí del fuego de plasma surgiendo de la ciudad. El portal se abrió y Wolf apareció en medio de lo que parecía ser una especie de laberinto en ruinas. No lejos de ahí se alzaba un viejo templo.

Wolf caminó hacia el edificio. La arquitectura era inconfundiblemente Forerunner pero había algo que lo hacía bastante distinto. El diseño era mucho más caótico pero que en cierto modo tenía elegancia a su manera. Muy diferente a lo que había visto en el Mundo Escudo Eclipson.

El acceso al templo estaba abierto. Wolf se adentró en el antiguo monasterio y descubrió un pasaje que llevaba a una amplia arena donde varias estructuras se encontraban flotando. En el campo había únicamente dos entradas. En una de ellas se encontraba el súper soldado y por el lado contrario, apenas con vida, se encontraba Edgar Pendleton.

Wolf avanzó lentamente mientras que Edgar hacía todo el esfuerzo posible por cargar su arma. El silencio que reinaba fue interrumpido por un grupo de Phantom. Los vehículos enemigos dejaron caer Sangheili. Estos se dividieron en dos equipos. Uno se quedaría a enfrentar a Wolf mientras que él otro daría fin a la vida de Edgar.

Los Elites encendieron sus Espadas de Energía y con ellas interceptaron los disparos del Cañón de Energía de Wolf. Él entonces, al ver que su objetivo nuevamente estaba huyendo, corrió solamente para ser golpeado por sus enemigos. Los alienígenas buscaron enterrar sus sobrecalentadas hojas de plasma pero Wolf finalmente se las ingenió para congelarlos con la carga máxima del Rayo de Hielo. Una vez liberado procedió a perseguir a Pendleton por todo el edificio hasta llegar a un observatorio en ruinas.

La oscuridad reinaba en el lugar y esta de alguna manera hacía sentir a Wolf muy nervioso, como si realmente alguna presencia esotérica le prohibiera estar ahí. El observatorio tenía forma circular y estaba completamente vacío. Apenas pudo percibir los pesados cuerpos del otro equipo Sangheili sin vida en el suelo. En medio se encontraba una figura. Según el radar del HUD del casco de Wolf, quien fuera quien se encontrara frente a él estaba con vida aunque muy herido. Tomó del cuello a la figura frente a él percatándose de que había atrapado a la persona equivocada.

Atada frente a Wolf se encontraba Épsilon-5, quien en teoría debía encontrarse presa en Apocalypto. La dejó de nuevo donde estaba. Él no entendía bien lo que estaba sucediendo ni porque ella estaba ahí. Para cuando sus ideas se aclararon fue demasiado tarde. Un puño sacudió su cabeza y lo hizo caer.

Edgar Pendleton: ¿Sabes? Tenía una apuesta por quien me encontraría primero ¿Zet o el Sexto? Si atacaron al mismo tiempo... ¿Será un empate?

Wolf se levantó. Se preparó para el siguiente ataque pero el Prototipo que utilizaba el Rebelde había recibido muchas mejoras hechas a partir de sus observaciones en él. Edgar atacó con velocidad el abdomen de Wolf y le sacó el aire.

Edgar Pendleton: ¡Vamos! ¡Si quieres matarme hazlo de una vez!

Sus puños golpearon las costillas del súper soldado. Él podía resistir los golpes pero el propio impacto era lo que lo tomaba por sorpresa. El coraje hervía su sangre. Ahora más que nunca tenía la intención de disparar todos los Misiles que quisiera, sin embargo, órdenes eran órdenes, tenía que capturarlo.

Edgar Pendleton: Bueno... Lo que hiciste en Drasov... Echaste a perder todos mis planes...

Los golpes fueron contra su cabeza. Wolf seguía de pie. Usaba sus brazos para defenderse de los ataques.

Edgar Pendleton: ...No conforme con eso casi me matas... ¡Y ahora te has estado esforzando para que siga vida!... Lo entiendo... La UNSC es la que me quiere... ¡Pues hasta que no hagas tu movimiento me cobraré todo lo que me has hecho!

La velocidad de los golpes propinados por Edgar aumentó. Los escudos de energía de la armadura de Wolf bajaron repentinamente. No hacía más que pensar en seguir las órdenes o seguir sus propios ideales. Si escogía lo segundo entonces se vería dentro de un conflicto. A pesar de todo, para lograr la paz que buscaba la humanidad a través de la guerra. Sobrepasar un conflicto iniciado por un enemigo mucho más poderoso que la raza humana ¿Hacía falta tener que matar a los tuyos para ganar?

El golpe que dio Edgar expulsó a Wolf contra la pared. El Rebelde sin nada más que hacer únicamente le quedaba huir del Covenant. Dio la vuelta hacia la salida pero se detuvo a los pocos segundos.

Wolf: ...Si realmente te cause tanto "sufrimiento" entonces... ¿Por qué no me matas? Es lo natural para personas como tú.

Edgar Pendleton: ¡¿Qué dices, imbécil?!

Wolf: Inténtalo. Matar a otro ser humano no debería recaer en tu conciencia como lo haría con la mía.

Edgar Pendleton: Je ¡¿Tú, un ser humano?! ¡Si hay algo en lo que estoy de acuerdo con los caras de calamar es que no eres más que un demonio!

El clima se hacía cada vez más frío. El cristal de las ventanas se empañaba. Edgar tomó su cuchillo. El frío se hacía cada vez más notable. Sin duda no era natural.

Edgar Pendleton: ¡¿Qué mierda está pasando?!

El frío era tal que su cuerpo se congeló. Fue ahí que se percató de que esa energía provenía del Cañón de Energía de Wolf. El súper soldado se acercó a él y tomó su mano para enterrar el cuchillo en su visor.

Wolf: ¿Demonio? Que ellos me consideren así me parece bien.

Retiró el cuchillo del casco de su enemigo con tal fuerza que el visor de este se rompió revelando la mirada llena pánico del líder insurreccionista. Nunca le había arrebatado la vida a un ser humano. La diferencia entre él y Edgar era precisamente que Wolf no había abandonado, en cierto modo, su humanidad. Para él estaba claro quien de verdad era el demonio.

Wolf retiró los limitadores de su armadura. Concentró la energía de la Aceleración dejando que sus puños golpearan a Edgar. La velocidad y fuerza eran tal que en segundos rompió el escudo de energía del Prototipo y, posteriormente, atravesó todas sus capas del blindaje. Era como si un millar de personas golpearan al mismo tiempo a Edgar. Wolf finalmente se desahogó al dar un golpe tan fuerte a la cara de Edgar que reventó uno de sus ojos, arrojándolo contra el muro.

¿Había hecho lo correcto? Wolf contestó su pregunta con un: si está vivo, la misión está completa. Tomó un descanso. Hace bastante que no había hecho esa clase de decisiones. Después de todo siempre estaba acostumbrado a seguir órdenes. Él creía que si lo hacía de esa manera podría evitar que su destino hiciera su jugada como ya había ocurrido en el pasado.

Wolf fue hacia el cuerpo de Edgar y comprobó si estaba con vida. Estaba bastante malherido pero aún tenía pulso. Salió a uno de los balcones del observatorio para comunicar el estado de la misión.

Wolf: Wolf a Épsilon-5. Objetivo captu...

Un disparo sonó e hizo eco en toda la habitación. Wolf volteó y vio que una figura de tamaño mucho menor al de él se alzaba sobre el cuerpo sin vida de Edgar. Lo que había sucedido había hecho que se olvidara por completo de su presencia.

Hanna Valentine: ¿Épsilon-5? ¿Tan rápido me reemplazaron?

El impacto de la bala en la cabeza de Edgar era el mismo que el de las víctimas que mencionaron los policías en el centro de la ciudad. Ahora todo tenía sentido.

Épsilon-5 (Radio): Wolf, te recibo ¿Qué pasa?

Wolf cortó la conexión, no sin antes de asegurar que todo estaba en orden.

Wolf: ¿Qué haces aquí?

Hanna Valentine: Tenía cuentas que saldar...

Wolf: ¿Qué? Creí que...

Hanna Valentine: ...¿Qué estaba aliada con los Rebeles?... No.

Wolf: ¿No?

Hanna Valentine: No.

Wolf: No.

Hanna Valentine: ¡No! (Suspiro) Odio que hagas eso.

Wolf: Entonces... Explícate...

Hanna Valentine: Soy... (Suspiro) Una cazarrecompensas.

Wolf: ...¿Qué?

Hanna Valentine: ¡Lo que oíste!

Wolf: ...Entonces todo lo que nos contaste allá fue mentira.

Hanna Valentine: No todo...

Ella caminó hacia el balcón y se apoyó en la pared.

Hanna Valentine: El Covenant si atacó mi mundo natal. De no haber sido por un amigo no hubiera podido sobrevivir. Ese amigo tenía aliados insurreccionistas así que estaba en deuda... Aunque no pensé que todo terminaría así. Únicamente estaba ayudando a este bastardo con sus planes mientras yo seguía los míos.

Wolf: ¿...?

Hanna Valentine: Supongo que tú mejor que nadie debe saberlo ¿Por qué entraste a la UNSC?

Venganza. La única palabra que marca cada una de las acciones de Wolf. La razón por la que se unió a la UNSC fue para tener la oportunidad de vengar la muerte de aquellos que dieron la vida por él. Asesinar a Ridley y ver por él mismo el final de aquella guerra que inició en la Colonia Andrómeda, su mundo.

Cuando fue asignado al Equipo Épsilon lo había hecho al mismo tiempo que Hanna. Eran llamados la Quinta y el Sexto. Cada uno tenía sus historias pero le sorprendió que de entre todos ella tuviera un pasado similar al de él al igual que una pesadilla compartida. Si de verdad no estaba mintiendo en ese momento entonces eran mucho más parecidos de lo que creía.

Wolf: ¿Entonces...? ¿Si lo entiendes por qué...?

Hanna Valentine: ¿Por qué hago esto? Supongo que de esta manera puedo forjar mi propio camino sin necesidad de ser un títere...

Ambos voltearon a ver el cadáver y luego Wolf la miró a ella. Hanna pudo sentir la mirada de ironía de su antiguo compañero.

Hanna Valentine: Ehm... Sí, bueno... Lo... Lo mismo aplica para tí.

Ciertamente tenía razón. Estaba claro. La deuda que debía a ese amigo que ella mencionaba se debía a que así podría acercarse a Ridley.

Hanna Valentine: Sé que va a sonar tonto pero... Lo siento. Por lo que pasó antes de llegar a Drasov.

Wolf: No hay nada que disculpar.

Hanna Valentine: ¿Cómo puedes decir eso? La que va a quedar mal soy yo.

Wolf: Más bien yo debería agradecerte...

Hanna Valentine: ¿Por qué?

Wolf: Por hacerme entender... No diré nada. Confío en que supiste ocultar tu ausencia en prisión.

Ambos miraron hacia la ciudad. La lluvia había sofocado las llamas. La batalla aparentemente había terminado y el ganador terminó siendo el Covenant.

Wolf: Creo que esto será una buena coartada.

Se quitó el casco. Respiró el aire de un viento húmedo. Tomó el comunicador para contactar con la UNSC. Cuando estaba punto de establecer la conexión escuchó que Hanna murmuró una serie de palabras inentendibles.

Wolf: ¿...?

Hanna Valentine: ...Dije (Suspiro) Olvídalo. Si entiendes entonces ¿por qué no abandonas la UNSC? Está claro que si seguimos haciendo esto lo que ocurra puede que no sea lo que esperemos.

Wolf: ...De verdad me gustaría pero... Creo que primero debo resolver mis propios asuntos.

Hanna Valentine: ¿Escuchaste bien lo que te dije?

Él no sabía cómo dejar en claro su temor de que aquellos quienes lo acompañaron en su camino han caído en un destino trágico. 

Hanna Valentine: No puedes hacer todo solo.

Wolf: ...Al menos espero decir que lo intenté.

Ambos eran similares pero decidieron tomar caminos separados para forjar su propio destino. Caminos que lentamente forjaron su carácter. La determinación de Épsilon-6, Wolf, fue una de las cosas que llamó la atención de Hanna. Era algo que la complementaba en cierto modo y de ahí surgió un sentimiento de atracción que se fue fortaleciendo en su tiempo como compañeros de equipo.

Wolf ya había mandado su localización. Todo había terminado. La Operación: LONE WOLF fracasó. El súper soldado caminó al interior del observatorio para tomar el cuerpo sin vida de Edgar. Hanna lo tomó por el brazo y lo acercó a ella.

Hanna Valentine: ¿Por qué eres tan alto?

La Quinta se aferró de la armadura del Sexto. Juntó sus caras para unir sus labios. Una calidez inexplicable los invadió. Como si todas sus preocupaciones hubieran desaparecido. Ninguno de los dos quería que terminara pero...

Épsilon-5 (Radio): Épsilon-5 a Wolf. Ya esperé lo suficiente ¡¿Qué está sucediendo?!

Hanna Valentine: ¿Wolf?

Wolf: ...

Hanna Valentine: ...Ja, ja. Suena mejor que Épsilon-6.


F I N