FANDOM


Saga Headhunter logo
Portada Corta EDME

La Maldición de Naraka

17 de Noviembre del 2579

El Planeta-X. Un mundo exótico ausente de la mayoría de las cartas galácticas. Hogar de una de las especies más peligrosas del universo: los Metroid. Luego de varias operaciones el planeta finalmente fue purgado de aquellas peligrosas criaturas.

La guerra contra el Covenant Tormenta igualmente estaba aminorando con la UNSC recuperando terreno. El Sistema Fen era un sector de gran importancia así que luego de una serie de acontecimientos finalmente se logró instalar en la órbita de su único planeta una estación de investigación perteneciente a la Oficina de Inteligencia Naval con el fin de estudiar los cambios en el ecosistema del planeta luego de la desaparición de los Metroid.

Debido a lo anterior, un equipo de investigación fue enviado a explorar aquel mundo. Para su seguridad, la UNSC contrató al famoso cazarrecompensas identificado como Wolf. Este hombre acompañó por varios de los desolados sistemas de cuevas.

A la mitad de la expedición, Wolf fue atacado por una de las criaturas nativas. Eliminarla no supuso ningún problema para él pero no se percató que de los restos de aquella criatura salieron varias partículas que se infiltraron en su armadura. El Cazarrecompensas estaba totalmente ajeno a lo que le estaba sucediendo y volvió junto con el equipo de regreso a la estación espacial.

Pasaron las horas y Wolf ya se encontraba saliendo de una reunión con el personal científico de la UNSC Voyager donde afirmó que no quedaba ningún rastro de la UNSC Kusanagi perteneciente al anterior equipo de investigación. Concluyendo que seguramente los tornados eliminaron ese transporte, el Cazarrecompensas partió en su nave preparado para entrar al desliespacio.

En la cabina, los efectos de la espora comenzaron a afectar el sistema nervioso del Cazarrecompensas. Él perdió el control y dirigió su nave contra un cinturón de asteroides chocando entre las enormes rocas. Afortunadamente la nave expulsó a tiempo la vaina de escape y Wolf fue recogido por el personal de la UNSC Voyager.

Wolf fue llevado al ala médica donde la espora, la misma que había causado mutaciones a gran parte de la fauna en el Planeta-X, se estaba multiplicando en su interior al punto de que ya estaba corrompiendo distintas partes de su armadura tanto que incluso se habían integrado a su cuerpo de manera que la única manera de retirarlas fue quirúrgicamente. Sin embargo, el Flood estaba tan extendido por el sistema nervioso de Wolf que ya era imposible extirparlo. Lo llegaron a dar por muerto.

Pero entonces alguien propuso emplear células Metroid para crear una vacuna contra aquella infección a la que llamaron "Flood". La Oficina de Inteligencia Naval había conservado un cultivo de células de la última cría Metroid. Prepararon el suero y lo inyectaron al Cazarrecompensas de inmediato.

El Flood fue destruido por completo y al instante. Y en cuanto a Wolf, había llegado la hora de dar la vuelta a la página del libro de su historia y comenzar un nuevo capítulo; algo diferente. Reflexionando sobre ello, se dio cuenta de que era la segunda vez que un Metroid le salvaba la vida.


Órbita del Planeta-X, Espacio cercano a la Estación Naraka, Sistema Fen

Glocke: Pronto llegaremos a la estación. Iniciando aterrizaje.

La Inteligencia Artificial de la nave indicaba que se aproximaban al objetivo. Mientras Wolf se encontraba en quirófano, el equipo de investigación envió a ese lugar las últimas criaturas capturadas, así como las piezas infectadas de su armadura. Al recuperar el conocimiento se le informó de que una extraña explosión sacudió la estación. Aquella noticia despertó un miedo indescriptible en su interior.

Ahora se encontraba de camino para investigar lo ocurrido. Su misión en la Estación Naraka será supervisada por Glocke, la Inteligencia Artificial de su nave. Tenía que obedecer a ese estricto constructo, ya que se le impuso como condición para poder obtener esa nueva nave.

Por paradójico que parezca, a pesar de que Wolf es una persona que no le gusta obedecer las órdenes de nadie, esa era la segunda vez que se encontraba en la obligación de hacerlo. El recuerdo de un viejo amigo le llegaba a su mente.


Cubierta Principal, Estación Naraka

La nave entró a uno de los hangares y se estacionó. Como esperaba todo estaba en silencio aunque ese tipo de situaciones ya no les tomaba importancia.

Glocke: Se ha producido una explosión en la Sala de Cuarentena. Ahí se albergan cápsulas con muestras del Planeta-X, así como ciertas partes de tu armadura que fueron infectadas por el Flood. No he podido determinar la causa de la explosión. Te envío la ubicación exacta de tu objetivo.

El Cazarrecompensas asintió pero el constructo siguió hablando.

Glocke: Muévete con sigilo... Todavía sigues sin poder usar muchas de tus habilidades latentes.

Wolf suspiró pero dio razón a la Inteligencia Artificial. El aspecto de su armadura, que era uno de sus elementos reconocibles, tenía un aspecto tan diferente que ya ni siquiera el mismo se sentía cómodo. Bajó de la cabina de pilotaje y preparó su también debilitado Cañón de Energía.

Varias puertas se encontraban cerradas y no había rastro de ningún personal de la estación. El Cazarrecompensas avanzó hasta encontrarse cerca de la Sala de Cuarentena donde su radar marcaba una señal de vida. Wolf entró a la sala donde varios contenedores habían sido destruidos por alguna especie de explosivo. No había rastros de alguna especie que los científicos estuvieran analizando ni mucho menos de los restos infectados de su armadura.

El Cazarrecompensas dio media vuelta encarando a una criatura similar a la que lo había atacado en la superficie del Planeta-X. A diferencia de la vez anterior, este tenía una apariencia muy alterada sobresaliendo de su interior varios tentáculos y tumores que se inflaban como si bombearan alguna especie de sustancia en su interior. La criatura intentó atacarlo con sus apenas distinguibles colmillos pero Wolf pudo encargarse de él con facilidad.

El cuerpo de la criatura se desintegró en una nube de humo verdosa que dejó flotando una especie de bicho que se desplazaba con unos pequeños tentáculos. La forma de infección del Flood cayó al suelo sólo para pegar un salto y aferrarse al brazo de Wolf. La forma de infección intentaba penetrar el blindaje de la armadura del Cazarrecompensas pero esta comenzó a succionar rápidamente al Flood hasta desaparecerlo.

Desconcertado, el Cazarrecompensas fue a una Sala de Navegación donde contacto con la Inteligencia Artificial de su nave para explicarlo lo que sucedió.

Glocke: Me temo que tengo malas noticias... Los especímenes que el equipo de campo trajo consigo estaban infectados por el Flood.

Se mostró un esquema de la forma de infección en el monitor.

Glocke: El Flood infecta a su presa y toma control de su huésped modificando su forma. Estos pequeños seres se hospedan y reproducen rápidamente, acabando con la vida del huésped y absorbiendo su ADN.

Wolf concluyó entonces que su vida ya estuvo por finalizar hace unas horas, aunque no era como si no estuviera acostumbrado a ese tipo de riesgos.

Glocke: Los Metroid... Eran los principales depredadores del Flood, por eso la vacuna ha sido tan rápida y efectiva. Pero no sólo eso, también ha modificado tu composición celular. El Flood no volverá a afectarte... De hecho, podrás absorber cualquier espora o forma de infección para restablecer la energía de los tanques de energía de tu armadura. Puede que incluso así puedas recuperar tus habilidades latentes...

¿Entonces así viviría por siempre? Fusionado con algo que había aniquilado hace tiempo. El haber acabado con todos los Dektroid y el aspecto de su armadura simbolizaban un monumento más a su culpabilidad.

Glocke: He localizado a los especímenes infectados. El Flood ha invadido los entornos de cría. Los biosensores del Sector 1 muestran graves anomalías. Para llegar a él, toma el ascensor principal hasta el puerto de conexión y baja por el ascensor. Una vez allí, contacta desde la Sala de Navegación para recibir un informe más completo. Tengo mis dudas, pero lo que haya dejado entrar al Flood en ese sector puede que guarde con la explosión detectada con anterioridad.

El Cazarrecompensas finalmente se libró de la charla con la Inteligencia Artificial y buscó el elevador que le mencionó antes. A los pocos segundos se encontró en una especie de nexo compuesto de varios ascensores seccionados por sector. Se subió al que marcaba el Sector 1 y este inició el descenso.

Aquella Inteligencia Artificial le recordaba a Wolf a un estricto comandante de la UNSC con el que trabajó llamado Nathan Ellsworth, que había muerto en combate. A pesar de haber sido un comandante fue una de las pocas personas que llegó a considerar un amigo. Si algo recordaba bastante bien de él, y que le molestaba, era su frase "¿Alguna objeción?"; lo que vendría siendo una pregunta cualquiera pero que en él sonaba sarcástico. Con todo su respeto, y un poco de ironía, Wolf comenzó a referirse a Glocke como Nathan.

El elevador sufrió algunas alteraciones en su recorrido. Algo en la Cubierta Principal desencadenaba explosiones que destruían los muros internos de la estación. En el nexo de elevadores, una de las paredes explotó y de su interior brotaron decenas de formas de infección acompañados de un ser desconocido. Una figura humanoide equipada con una armadura un tanto peculiar al igual que su casco del que brotaban flamas azules. Su oscura mirada se clavó sobre el ascensor y una sensación de peligro recorrió la mente colectiva a la que formaba parte. De alguna manera, aquellos que fueron creados por los Forerunner, habían entrado en su dominio.

Sector 1: ZAX

Sector 1, Estación Naraka

Wolf pensó que aquellas explosiones se debían a alguna falla en los sistemas de elevador así que no le dio mucha importancia. Estando ya en la zona designada por la Inteligencia Artificial, fue a la Sala de Navegación como le indicó antes.

Glocke: El ascensor principal que da acceso al puerto de conexión acaba de ser seriamente dañado. Estará inoperativo por un tiempo.

Wolf: ¿Cuál es la causa?

Glocke: Un agente desconocido está actuando. Sin duda, no es humano. Te avisaré cuando tenga más información. Ahora, escucha con atención. El Flood ha invadido los estabilizadores atmosféricos del Sector 1. Querrá alterar el microclima de acuerdo a sus necesidades. De hecho, ya se reproduce en masa... Limpia los estabilizadores para detener su proliferación.

No había sido hace unas cuantas horas que se habían detectado las explosiones en el interior de la estación. El Flood había sido capaz de liberarse y en tan sólo unos momentos ya se estaba propagando por todo el complejo. Justo cuando Wolf pensaba que los Metroid ya eran bastante peligrosos ahora surge una nueva amenaza.

Al salir de la Sala de Navegación, el Cazarrecompensas se encontró con que el Sector 1 se trataba de una simulación del ecosistema de la ZA-388 del Planeta-X. Al pensar que un grupo de científicos se encontraba resguardado en una esquina, se acercó sólo para ser atacado por los cuerpos sin vida de personas mutadas por el parásito. Al destruirlos con su apenas servible Rayo de Energía, estos expulsaron la forma de infección que los controlaba. Los bichos inmediatamente huyeron de Wolf al sentir peligro por su presencia.

La estructura interna de la simulación en la que se encontraba Wolf era bastante simple. Únicamente eran túneles colocados de forma horizontal en los cuales se realizaban estudios de las especies nativas del Planeta-X. Agradeciendo el diseño minimalista de la Oficina de Inteligencia Naval, el Cazarrecompensas logró limpiar tres estabilizadores que se encontraban cubiertos de una extraña biomasa. Los últimos estabilizadores se encontraban en otra sección cruzando un pozo que llevaba a los niveles inferiores.

Wolf siguió adelante mientras más científicos infectados lo atacaban con sus armas de seguridad. No tuvo problemas al eliminarlos ya que eran relativamente débiles y su única fortaleza era su número. Cuando quedaron pocos, estos se retiraron hasta el lugar donde se encontraba un estabilizador. El Cazarrecompensas los siguió sólo para ser atacado por una criatura de más de dos metros que produjo un rugido familiar pero algo distorsionado.

Frente a él se encontraba un Sangheili, perteneciente a los Splicers, infectado. Su gran cuello fue fracturado al ser infectado y ahora colgaba por detrás de su espalda. Al igual que los científicos infectados, tres poderoso látigos brotaban de uno de sus brazos.

El infectado era mucho más rápido y fuerte así que Wolf tuvo que ingeniárselas para equilibrar la balanza y usar su cuchillo de combate para perforar la forma de infección dando por consecuencia el desvanecimiento de su enemigo.

Wolf no lograba comprender porque había Elites infectados en el interior de la estación. No era como si los científicos de la Oficina de Inteligencia Naval lograran capturarlos. Sencillamente era ridículo por donde se viera. De cualquier modo ahora tenía que enfocarse en su objetivo. Luego de limpiar los estabilizadores, su mapa le indicó una anomalía energética proveniente de los niveles inferiores del sector.

El Cazarrecompensas regresó a donde se encontraba aquel pozo y se dejó caer. Al otro lado de una de las puertas se encontraba la fuente de aquella señal. Una estatua Forerunner, seguramente proveniente del Templo de Hierro de ZA-388, se encontraba en un tanque de cristal como objeto de estudio.

Wolf se acercó al monumento y, en un espectáculo de cosas bizarras, la estatua se deformó completamente mostrando su interior una asquerosa forma carnosa de la cual varios pliegues se encontraban conectadas por la misma biomasa que alteró los estabilizadores. Considerando que obviamente se trataba de una amenaza, Wolf disparó Misiles contra aquella masa. La materia dejada por la estatua se elevó en el aire formando una capa sólida a su alrededor para proteger el equivalente a un cerebro.

Los proyectiles que disparaba Wolf no eran suficientes para romper aquella coraza. Como respuesta, la masa abrió un hueco entre su caparazón dejando salir un proyectil de energía. El Cazarrecompensas apenas y pudo esquivarlo. Una vez más esperó a que esa cosa abriera un orificio para disparar para acertar varios proyectiles contra él. El agujero que abría la masa era una vía libre al cerebro de manera que unos cuantos Misiles fueron suficientes como para hacer que la masa se inflara para explotar liberando una docena de formas de infección.

En los restos de la masa se encontraba hecho pedazos el cerebro. Wolf sintió la necesidad de tener que tocar aquella cosa ignorando las posibles consecuencias. Al igual que en la Sala de Cuarentena, su armadura asimiló aquella masa y desencriptó de alguna manera la información que contenía. Dichos datos se integraron a su Cañón de Energía devolviéndole varias de las permutaciones de disparo que había perdido antes. Extrañado, el Cazarrecompensas salió de ahí para volver a la Sala de Navegación e informar de lo sucedido a Glocke.

Enlazó con el monitor y el avatar asociado a la Inteligencia Artificial de su nave apareció.

Glocke: Se ha recuperado el control de los estabilizadores. Pero parece que el Flood consiguió llegar a otros sectores. Concretamente... El Sector 2, el hábitat tropical, muestra anomalías. Sospecho que el Flood ha llegado ahí con la ayuda del agente desconocido. Sea lo que se esa cosa puede que también esté en ese lugar. Tenemos que acabar con esto. Te daré instrucciones en la Sala de Navegación de ese sector.

La pantalla del monitor se apagó.

Wolf: Pudiste darme las instrucciones aquí mismo...

El Cazarrecompensas tomó el elevador que lo llevó hasta el nexo. De ahí subió al ascensor que lo llevaría a su siguiente objetivo. Mientras descendía se acordaba del Comandante Nathan. Él lo conocía bien y sabía lo molesto que era para él su típica frase ya que sabía que no se opondría. Esa era su forma de mostrar su confianza... Wolf se preguntó entonces si también podría confiar en esa Inteligencia Artificial.

Sector 2: TRO

Sector 2, Estación Naraka

Como le había indicado la Inteligencia Artificial, Wolf tuvo que acceder a la computadora de la Sala de Navegación para contactar con Glocke desde ahí a la espera de información completa.

Glocke: He descubierto la identidad de nuestro saboteador... El Flood ha creado una copia exacta a ti a partir de las piezas infectadas de tu armadura.

Wolf: ¡¿Qué?! ¿Cómo escapó?

Glocke: Debió usar una Bomba de Energía. Esa misma explosión fue la que dañó las cápsulas portadoras de las criaturas infectadas y la que inició todo este desastre. Nuestro verdadero problema ahora es este... Doppelgänger...

Wolf: ...Doppelgänger...

Glocke: El Doppelgänger es como tú, pero al máximo de tu capacidad. Tus posibilidades frente a él son nulas. Si lo ves, huye.

Wolf: ¿...?

Glocke: Como cabe esperar, el Doppelgänger va armado con el Rayo de Hielo. Al igual que los Metroid, eres vulnerable a las bajas temperaturas... La ONI informa que hay nuevos datos de armamentos listos en la Sala de Datos de este sector. El informe menciona que se trata de una descarga de datos de las Bombas. Te envío la ubicación de la Sala de Datos aunque está sellada por una puerta de Nivel 1. Deberás encontrar la Sala de Seguridad y desactivar el seguro de primer nivel.

Wolf: Bien.

Glocke: Espera... El problema es que, debido a protocolos de seguridad, esta sala no está señalada en el mapa. Tendrás que arreglártelas de alguna manera. Mantén los ojos bien abiertos por si aparece el Doppelgänger.

El Cazarrecompensas entró al interior del Sector 2 con pie de plomo. Al abrirse la puerta, una brisa nostálgica recorrió su armadura. La flora y fauna que se encontraba ahí no pertenecía al Planeta-X sino del Mundo Escudo Eclipson. Todo ese sector era una simulación de su antiguo hogar.

Wolf no entendía cómo era posible que la Oficina de Inteligencia Naval obtuviera datos de la ambientación, flora y mucho menos criaturas nativas de aquel mundo artificial. Sabía que, a pesar de ser un servicio de inteligencia de la UNSC, era bastante apartado y a menudo realizaba operaciones en secreto. En ese caso, todos los secretos que contenía la Estación Naraka, incluyendo la presencia de soldados del Covenant Tormenta, tenían una justificación que solamente debía conocer el director.

El Cazarrecompensas decidió dejar de lado sus teorías conspiranoicas para enfocarse en el problema principal. La simulación materializaba una cueva subterránea que combinaba formaciones naturales de los distintos estratos del subsuelo de Eclipson. Respecto a la fauna, había varias criaturas inofensivas como unos torpes gusanos que habitaban cerca de la región de las Tierras Volcánicas. Mientras que la fauna era evidente la presencia de una abundante vegetación similar a la que se encontraba en la sección oculta de Krinstar.

Entre la maleza, Wolf encontró el acceso a la Sala de Seguridad. Adentro no había presencia más que de una pequeña consola. El Cazarrecompensas accionó los comandos para desactivar el Nivel 1 de seguridad de manera que todas las puertas que servían a ella se abrieron. Ahora Wolf pudo avanzar con mucha más rapidez con un número mayor de puertas desbloqueadas. Fue sólo cuestión de unos minutos para llegar hasta la Sala de Datos.

En esa sala se encontraba una cabina lo suficientemente grande como para que cupiera una persona de dos metros. Wolf pudo entrar y una serie de artefactos se conectaron a su armadura para descargarle los datos de las Bombas. Su armadura pudo identificar y desencriptar la información recibida permitiéndole al Cazarrecompensas expandir su arsenal un poco más.

Con su objetivo hasta ese momento completo, Wolf retornó hasta la Sala de Navegación dándose cuenta de que el número de formas de combate del Flood había aumentado considerablemente y ahora varios animales de distintos sectores formaban parte de sus filas. En un desesperado intento por exterminar y consumir a las formas de infección, se desvió del camino llegando a un largo pasillo donde había una gran puerta con un número de serie algo extraño: BIO-003.

Anteriormente Wolf había reflexionado acerca de los secretos de la Oficina de Inteligencia Naval. Esa gran puerta era el ejemplo perfecto de ellos. Ya que el Cazarrecompensas no estaba sujeto completamente a las normativas de la UNSC ni de la Oficina de Inteligencia Naval, no le importó entrar y averiguar que había del otro lado de la puerta.

Lo que había del otro lado le causó a Wolf una mezcla de asombro y asco. Una masa amorfa con incontables ojos se encontraba justo al fondo de la cámara. Sus tejidos obviamente estaban constituidos por la biomasa que recubre a los infectados por el Flood así que lo que sea que fuera esa cosa se trataba de un experimento fallido. El espécimen era identificado como 003 así que en toda la estación debían encontrarse muchos más de ellos.

La cosa amorfa desarrolló una serie de tumores para expandir unos tentáculos pero Wolf pudo contrarrestarlo y gracias al uso de Bombas y Misiles pudo hacer que la abominación pereciera. Al igual que con la estatua Forerunner del Sector 1, la cosa amorfa dejó restos que pudieron ser absorbidas por la armadura del Cazarrecompensas proporcionándole una mejora en resistencia y expansión de sus tanques de energía. Lentamente su armadura comenzaba a mostrar signos de deformación como si se estuviera volviendo más fuerte y esa misma energía era transferida a su portador.

Wolf dio media vuelta para regresar a la Sala de Navegación. En el camino se dio cuenta de que los gusanos entraron en fase de pupa. Decenas de crisálidas adornaban la simulación de la caverna. Al llegar a la salida, el Cazarrecompensas contempló como una de las puertas había sido destruida aparentemente por un explosivo de gran capacidad.

Buscando una ruta alternativa, el sonido de la puerta trasera sorprendió al Cazarrecompensas. Guiado por el instinto de supervivencia que le daba el ADN Metroid, Wolf buscó un escondite en los ductos de ventilación. Desde ahí vio como una figura humanoide caminaba de forma robótica por el pasillo. Ese ente se trataba del ente extraño que Nathan le contó anteriormente: el Doppelgänger.

Era como verse en un espejo. Los restos de la armadura habían sido reconstruidos por el Flood hasta simular por completo cada detalle de su aspecto original. Incluso, de alguna manera, las flamas azules salían expulsadas del casco sólo que acompañadas por una apenas notable neblina verdosa. Al verlo, el mismo instinto que lo hizo ocultarse se manifestó nuevamente. Ahora tenía la necesidad de salir y atacar de alguna manera pero sabía perfectamente enfrentarse a él mismo estando en desventaja era inútil.

El Doppelgänger se quedó observando a los gusanos. El silencio era inquietante. El doble del Cazarrecompensas parecía una estatua que sólo ganaba movilidad cuando el más leve sonido llamaba su atención. A los pocos minutos finalmente dio media vuelta para nunca volver. La tensión finalmente se esfumó y Wolf pudo regresar a la Sala de Navegación a través de los conductos.

Wolf accedió al computador y enlazó con Nathan.

Glocke: Tenemos problemas. Quizás no haya sido buena idea abrir el Nivel 1 de seguridad.

Wolf: Sí, ya lo noté...

Glocke: El Doppelgänger invadió el entorno acuático del Sector 4 con miles de esporas Flood.

Wolf: Espera ¿Qué?

Glocke: Las criaturas y sistemas de ahí ya muestran múltiples irregularidades. Estoy investigándolo. Te daré más información en aquella Sala de Navegación.

Wolf: ...

Lo que le dijo la Inteligencia Artificial no tenía sentido ¿Cómo era posible que el Doppelgänger se encontrara en el Sector 4 si hace un momento que se topó con él? Ni siquiera usando la Aceleración era posible recorrer esa distancia en tan poco tiempo.

Wolf decidió no contarle nada a Glocke y mejor siguió con su misión al tomar los elevadores necesarios para llegar hasta su siguiente objetivo. El Doppelgänger es un enemigo que posee sus habilidades más potentes. El Cazarrecompensas reflexionó si esa cosa, que parecía un muerto en vida, tenía razonamiento.

El sonido de la maquinaria del elevador lo ayudó a reflexionar hasta dar con su conclusión. Puede que tanto él como el Doppelgänger son similares tanto en físico como en comportamiento. Después de todo ambos son máquinas de matar. La única diferencia era que el Doppelgänger no poseía un corazón. Algo que lo haga ser considerado como humano.

El elevador estaba llegando a su destino así como Wolf finalmente se propuso su propio objetivo. Debía detener al Doppelgänger antes de que descubra su potencial y se convierta en una amenaza para la galaxia.

Sector 4: AQA

Sector 4, Estación Naraka

El elevador se detuvo en la entrada de la siguiente simulación de los laboratorios. Un poco fastidiado de la rutina, Wolf fue a la Sala de Navegación para establecer contacto con su nave y así recibir el informe completo de Nathan.

Glocke: Este sector ha sufrido más daños de lo que imaginaba... Sabía que el Flood era poderoso y destructivo, pero no creí que llegara a serlo tanto. Son fascinantes; en concreto, el Doppelgänger...

Wolf: Concentrémonos.

Glocke: ...Este sector es el hogar de una criatura gigante que el personal bautizó como Lario.

La pantalla del monitor mostró esquemas de los estudios realizados a dicha criatura y Wolf notó que se trataba de una serpiente marina similar a la que había encontrado en el Planeta-X hace tiempo.

Glocke: Este ser tiene la capacidad de moverse y atacar a una velocidad increíble. Desconozco la razón, pero es probable que el Doppelgänger lo haya liberado. Según los sensores, ha estado volviendo a menudo al criadero que marco en tu mapa.

Wolf: ¿Quieres que me encargue?

Glocke: En un espécimen muy valioso, aunque tienes autorización para exterminarlo. Si no lo haces, podría invadir otros sectores. Por cierto, avanza con precaución, algunos cables de alta tensión se rompieron y terminaron electrificando varios estanques... Y no podemos cortar la corriente eléctrica... Hacerlo afectaría negativamente a la estación.

El monitor se apagó finalizando la charla. Wolf procedió a entrar al simulador acuático que parecía ser una mezcla entre el Abismo del Mundo Escudo Eclipson y el Centro de Distribución del subsuelo del Planeta-X. Varios contenedores de agua adornaban las instalaciones y otras de estas habían sido fracturadas filtrando su contenido por el lugar. Las formas de combate del Flood no tardaron en hacer su aparición pero así como llegaron fueron exterminados por el Cazarrecompensas.

En la siguiente habitación se encontraban los cables de alta tensión que había mencionado la Inteligencia Artificial. Wolf pensaba desde antes que las formas de combate no tendrían manera de resistir al alto voltaje que era transportado por lo cables hasta que vio como varios peces habían sido mutados por las formas de infección usándolos para distribuir y contaminar el agua. Con sólo ver eso era claro que el Flood era capaz de causar el fin al medio ambiente de una ciudad entera si se le daba la oportunidad.

Debido a que los sistemas de seguridad bloquearon las salas donde el agua se había filtrado demasiado, Wolf tuvo su camino limitado. En repetidas ocasiones abrió las puertas de contención a la fuerza dejando escapar el agua junto a más formas enemigas. Eventualmente llegaría al criadero marcado en su mapa y allí vio los restos óseos de Lario. Al fijarse con más detalle se percató de un agujero en el interior del criadero. Se trataba de una formación independiente a la del diseño original de la construcción. Una ruta alternativa creada por un ente de gran tamaño. Sea lo que sea, se encontraba pasando ese túnel así que Wolf cayó en el estanque y nadó por la vía cruzando hasta llegar al otro lado.

Wolf se encontraba en una enorme habitación donde el agua filtrada era conducida para vaciar las habitaciones inundadas. El Cazarrecompensas subió a la superficie y se posicionó sobre una de las tres columnas que sobresalían por el momento. En ese momento los movimientos del agua se hicieron turbulentos, algo en lo profundo estaba sacudiendo las columnas. Dos de ellas colapsaron dejando al Cazarrecompensas en completa desventaja. Una serie de descargas eléctricas atravesaron el criadero imposibilitando que Wolf pudiera huir regresando por el mismo túnel por el que llegó.

Finalmente surgió del estanque una figura grande y alargada surcando su territorio a una velocidad tal que en un parpadeo ya se encontraba de regreso en el agua. Wolf analizó su patrón de ataque hasta descifrar el siguiente lugar por el que saldría la bestia a embestirlo. Disparó un Misil hacia uno de los alejados muros y este mismo impactó en la cabeza de la criatura provocando su enfurecimiento. La bestia atacó de forma desenfrenada aumentado la velocidad. Wolf volvió a predecir el lugar por el que saldría la criatura haciendo que esta cayera al agua luego del impacto de otro Misil.

El agua seguía estando electrificada indicando que la batalla aún no había terminado. La cabeza y parte del cuerpo de la criatura surgieron del mar mostrando una versión mutada del espécimen original. Su rostro se encontraba deformado por el daño hecho por Wolf y era fácil ver como varios de los componentes que debían ser originalmente carne, órganos y huesos; ahora eran fibras de biomasa Flood. La serpiente marina rugió dejando escapar una nube de partículas de infección. Wolf siguió atacando con sus proyectiles pero la versión "infectada" de Lario podría esquivarlos con facilidad. En otras ocasiones, la bestia abría sus fauces para morder al Cazarrecompensas pero este lograba esquivarlo para poder sujetar su cabeza y perforársela con su cuchillo de combate.

La cabeza de Lario quedó tan deforme que la forma de infección original podía verse fácilmente en su garganta. Wolf esperó a que la criatura lo atacara una vez más para atravesar sus colmillos y vaciar una ronda de Misiles en su interior acabando finalmente con su vida. El cuerpo mutado reventó dejando escapar biomasa muerta del Flood y esta dejó salir decenas de formas de infección que terminaron muriendo por la corriente eléctrica del estanque. La cabeza de la criatura igualmente explotó dejando restos similares a aquella formación Flood en uno de los sectores anteriores. Wolf la tocó y su armadura la consumió descargándole los datos de la habilidad de Aceleración.

Con su habilidad recuperada, Wolf se abrió paso por las instalaciones por medio de embestidas fuertes. Antes de volver con Nathan, encontró la Sala de Control de Bombeo. Accionó los sistemas de emergencia y así toda el agua filtrada se desvió a la zona inferior del sector. De esa manera resolvió el problema de inundación sin tener que cortar la corriente eléctrica de la estación. Otro objetivo completado fue reportado a la Inteligencia Artificial de la Oficina de Inteligencia Naval. Le explicó, entre otras cosas, el hallazgo de una forma mutada hecha por el Flood a raíz de Lario.

Glocke: ¿Mutada?... Bueno, por lo menos has recuperado otra habilidad... A este ritmo, quizás puedas enfrentarte al Doppelgänger... Aunque todavía queda mucho para eso. La ONI envió nuevos datos de apoyo. Son una mejora para tus Misiles. Necesitas esta mejora urgentemente, pero la Sala de Datos de este sector está sellado por una puerta de Nivel 4 y la del Sector 2 también ha sido bloqueada por el Doppelgänger... He notado un patrón deliberado en sus acciones, parece que no quiere que recuperes completamente.

Wolf: ¿Entonces es inteligente?

Glocke: Eso parece. Puede que la mejor opción para realizar la descarga sea en el Sector 3. Conecta con la Sala de Navegación para mandarte la localización de la Sala de Datos.

El Cazarrecompensas salió de la Sala de Navegación y tomó el elevador. En su trayecto no dejó de pensar en el Nivel 4 de Seguridad. Podía ser que era una forma de impedir que el Flood siguiera extendiéndose por la estación pero hasta el momento únicamente había visto bloqueos hasta el Nivel 3. Las sospechas de que algo más estaba ocurriendo no dejaban de revolotear por su mente.

Sector 3: PYR

Sector 3, Estación Naraka

La rutina de siempre. Wolf bajó del elevador y estableció contacto con Nathan mediante la computadora de la Sala de Navegación.

Glocke: El Flood no ha invadido todavía este sector. La Sala de Datos está sellada por otra puerta de seguridad. Para realizar la descarga, tendrás que hallar la Sala de Seguridad y habilitar las puertas de Nivel 2. Te marco la localización de la Sala de Datos en tu mapa.

En su HUD apareció un pequeño símbolo que marcaba su destino. Pero para ello primero tendría que buscar la Sala de Seguridad que, por protocolo, no estaba indicado.

Glocke: Procede con cuidado. Varios organismos violentos habitan este sector. Evita las áreas de altas temperaturas.

La computadora se apagó y Wolf entró a la siguiente simulación. Los pasillos y muros estaban cubiertos de una especie de aislante. Se trataba de una recreación de las Tierras Volcánicas del Mundo Escudo Eclipson así que era obvio que varias de las puertas se encontraban bloqueadas debido a que en su interior la temperatura debía alcanzar niveles dañinos incluso para su estado actual.

Encontrar la Sala de Seguridad no fue realmente complicado. El Cazarrecompensas se basó en la información dada por Nathan que entonces dicho lugar debía encontrarse escondido en algunos de los pasillos que no conducían a alguna de las salas ambientadas. Forzar su entrada tampoco fue difícil, al recuperar la habilidad de la Aceleración pudo taclear el muro divisorio. Tocó los comandos para inhabilitar el Nivel 2 de seguridad haciendo que las puertas de iluminación verde se abrieran.

Wolf salió y ahora estaba en dirección a la Sala de Datos. Caminando entre una serie de pasillos que atravesaban una simulación desértica se percató de que el Flood ya se encontraba invadiendo el entorno. Wolf estaba preparado para eliminar a las formas de combate pero estos, al sentir su presencia, optaban por retirarse como si ya tuvieran conocimiento de sus capacidades. El Flood estaba evolucionando.

A pesar de que recién la infección había logrado entrar, varias especies nativas ya estaban sumidas al Flood. Unas serpientes gigantes, nativas de Eclipson, comenzaron a perforar y hacer añicos las instalaciones del sector permitiendo la propagación de las formas de infección. Los destrozos eran tales que la puerta que llevaba a la Sala de Datos se encontraba dañada al punto de que cuando el Cazarrecompensas la tocó se deshizo en pedazos. Wolf accedió a la deteriorada máquina para descargar los datos que le había enviado la Oficina de Inteligencia Naval. Su armadura desencriptó la información y así Wolf recuperó los Súper Misiles.

Al salir de la sala, Wolf notó que la situación estaba incluso peor de lo que pensó en un principio. La simulación desértica estaba completamente contaminada por el Flood. Tanto la flora como la fauna se habían convertido en huéspedes, en alimento, para la infección. Había pasado cerca de una hora y esa raza ya había acabado con el ambiente de media estación. Por irónico que pareciera, Wolf prefería ahora estar luchando contra los Metroid.

De no haber visto el reflejo, Wolf no podría haber esquivado una serie de misiles provenientes de un robot de seguridad. La máquina, perteneciente a la serie B.O.X, identificaba el ADN Metroid del Cazarrecompensas como una amenaza así que debía seguir sus protocolos principales: Eliminarlo. El B.O.X. disparó otra serie de proyectiles que el Cazarrecompensas esquivó. Cayó a espaldas de la máquina y se defendió de la misma forma al estrenar sus nuevos Súper Misiles. Estos desintegraron la protección trasera del B.O.X. revelando lo que parecía ser un núcleo orgánico. La máquina volvió a atacar pero Wolf simplemente lo esquivaba hasta que le hizo el máximo daño posible. B.O.X. apenas podía moverse y, en un acto de desobediencia a sus indicaciones, prefirió su seguridad por lo que abrió un agujero por el cual escapar. Wolf lo siguió, afortunadamente ese camino lo llevó directamente a la Sala de Navegación donde contactó con Nathan.

Wolf: No creí que los de la ONI emplearan B.O.X.

Incluso para ellos era extraño. Los B.O.X. eran máquinas creadas por manos de insurreccionistas. Un intento por recrear un viejo prototipo de la GEN-2.

Glocke: Debió de haber sido Bishop. No dudes en acabar con él si vuelves a encontrártelo. Tu seguridad es los primero. Y con respecto a tu misión... El Nivel 2 de seguridad está desactivado, así que el Sector 5 y 6 están abiertos, con el consiguiente riesgo de invasión por parte del Flood. Las temperaturas del Sector 5 son bajo cero.

Wolf: ...

Glocke: Como todavía eres vulnerable al frío, si pones un pie dentro del sector, perderás energía sin cesar. La ONI trabaja en una mejora para tu armadura que te permita resistir temperaturas extremas. En cuanto recibas la transmisión, podrás descargar los datos de la mejora...

Wolf: ¿Qué pasa?

Glocke: ...El Flood ha destruido todas las salas que has usado...

El intento de destrucción de la Sala de Datos del Sector 3 no era entonces un accidente. El Flood quería impedir que Wolf recupere sus habilidades latentes. Si no pudieron destruir la de ese sector fue a que él ya se encontraba cerca. La capacidad de análisis del parásito ya estaba fuera de toda duda.

Glocke: Tendrás que usar la Sala de Datos del hábitat nocturno, el Sector 6. Ve con pies de plomo. Puede que el Flood sea incluso más peligroso de lo que estamos pensando.

La computadora se apagó y Wolf tomó el ascensor para dirigirse hacia su siguiente objetivo. En la penumbra de la Sala de Navegación se volvió a encender el monitor. Una charla entre dos personas inició.

Astharot: ¿Wolf sospecha algo?

Glocke: No lo creo.

Astharot: Bien. Vigílalo de cerca.

Glocke: Afirmativo.

El chat se cerró. La habitación volvió a quedar sumida en la oscuridad.

Sector 6: NOC

Sector 6, Estación Naraka

Para ese momento, Wolf pensaba que tener que contactar con la misma Inteligencia Artificial, a través de mensajes cortados limitados entre cada sector, ya era realmente molesto. El monitor encendió para entablar conexión entre él y su nave.

Glocke: Los datos de la mejora climática están listos para descargar. Aunque hay un problema... El Flood logró acceder a este sector desde el quinto. De alguna manera, las esporas se adaptaron al clima bajo cero y ahora, sí los absorbes, te congelarás al instante. Permanece alerta; te están buscando...

Esta vez la simulación emulaba un entorno nocturno. Podía tratarse de cualquier caverna del Mundo Escudo Eclipson o del Planeta-X. Era muy difícil distinguir entre la penumbra, incluso con la linterna. Mientras caminaba, Wolf reflexionó acerca de lo que había hecho el Flood para detenerlo. Que hayan adaptado el frío para usarlo contra él, siendo su única debilidad, dejaba claro que mientras más dejaba que la infección consumiera la estación se volvía más inteligente y sus acciones más deliberadas.

La tenue luz de su linterna a veces le permitía ver a varios insectos que habitaban las regiones húmedas de Krinstar. No tardó mucho en visualizar ciertas cosas que le recordaban a los fuegos fatuos. El resplandor azul que desprendían era tal como el que ciertas criaturas de las regiones abisales de los océanos utilizaban para atraer a sus presas. Wolf preparó su arma. La cosa azulada se movió rápidamente hacia él y así pudo ver que se trataban de las mutadas formas de infección provenientes del Sector 5.

El Cazarrecompensas disparó su Cañón de Energía. El proyectil desintegró a la forma de infección haciendo que esta soltara esporas. Las partículas lograron alcanzar su armadura provocando que se generara una densa capa de hielo que ralentizó su movimiento. De los conductos de ventilación aparecieron más formas de infección y Wolf intentó eliminarlas bajo cualquier medio pero su error hizo que estas liberaran más esporas que se aferraron a él para congelarlo. Wolf corrió de la habitación y cerró la puerta para impedir que lo siguieran. Sin embargo, cuando dio unos cuantos pasos, esta fue destruida por unas entidades que le resultaban familiares. Eran similares a la abominación con la que se había topado en la UNSC Kusanagi.

Una de las abominaciones estiró sus látigos por brazos y se sujetó al cuerpo de Wolf. La criatura hizo tal acción de forma que consiguió aferrarse al cuerpo de su objetivo para transmitir el frío a través de sus células y así debilitar al Cazarrecompensas y a su armadura. El frío lo estaba matando, de una manera similar a la que él había hecho con los Metroid. Tomó su cuchillo de combate y lo uso para cortar los brazos de la abominación. La pateó contra otro par que surgió de las puertas y uso la fuerza de la Aceleración de su armadura para recuperar un poco de agilidad.

Wolf corrió por los oscuros pasillos. Las abominaciones lo seguían de igual forma mientras que una serie de formas de infección buscaba acorralarlo bloqueando varias puertas. Al revisar su mapa se percató de la intención de su enemigo de atraerlo a un callejón sin salida. Se detuvo en seco para abrir un hueco a base de puñetazos. La habilidad de concentrar la Aceleración en sus músculos, con el debilitamiento de los muros por el frío, le facilitó un camino alternativo pero este lo llevó a una cámara desconocida.

El Cazarrecompensas pensó que había perdido a sus perseguidores cuando la puerta del fondo se abrió. Antes siquiera de enterarse de la que estuviera a punto de enfrentar, se ocultó en el sistema de ventilación. El frío comenzó a drenar sus escudos de energía pero para él era preferible eso a tener que combatir a lo que había entrado en la cámara.

El Doppelgänger se encontraba justo en medio de la sala. Aparentemente fue informado por las abominaciones de su presencia y fue lo suficientemente rápido como para llegar a ese sector en cuestión de pocos minutos. La forma en que su duplicado de desplazaba por la Estación Naraka era completamente anormal, incluso para lo poco que sabían del Flood. Wolf ni siquiera podría lograr eso en su estado normal así que el Doppelgänger ocultaba más secretos.

Cada segundo que Wolf pasaba en el sistema de ventilación era un golpe brutal a su salud. El Doppelgänger se fue cuando se percató del agujero que el Cazarrecompensas uso para entrar a esa cámara. Con el Rayo Gancho pudo alcanzar la cornisa para perderse. Wolf salió a los pocos segundos de que su doble se fuera. De haber permanecido unos minutos más habría muerto.

Siguiendo el camino que utilizó el Doppelgänger para llegar a él pudo encontrar la Sala de Datos. Lo que se encontró ahí adentro fue una abominación consumiendo los datos de la mejora climática para su armadura. Wolf le disparó pero ya era tarde. La biomasa ya había obtenido la información cuando se alejó hacia la habitación anexa.

La máquina de la Sala de Datos había sido dañada permanentemente por lo que, suponiendo que Wolf podía recuperar sus habilidades latentes absorbiendo el cerebro de la forma infectada, podía recuperarla al eliminar a la abominación. El Cazarrecompensas fue a la habitación anexa para ver como los datos de la armadura climática mutaban a la abominación hasta convertirlo en una masa amorfa con un par de tentáculos y una serie de tumores alrededor que parecían ser ojos.

Sin saber cómo era posible que la información de la mejora climática transformó a la abominación en eso, Wolf disparó al cuerpo de la criatura. La energía disparada, sin embargo, era absorbida, desviada y regresada en forma de cargas de plasma, escupidas por algo similar a unas fauces. La abominación sujetó al Cazarrecompensas con uno de sus látigos y lo estampó contra varias estructuras de la sala antes de soltarle violentamente contra el suelo.

Wolf concentró sus disparos contra los tentáculos de la abominación. Un par de ellos era suficiente para hacer que estos se marchitaran y cayeran. La abominación entonces mutó para regenerar sus partes perdidas y en el proceso dejaba ver su núcleo. El Cazarrecompensas arremetió contra él hasta volarlo en pedazos con una descarga de varios Súper Misiles. La abominación se infló para luego explotar y liberar la masa que lo controlaba. El Cazarrecompensas se acercó a los restos para que su armadura lo absorbiera y que esta obtuviera los datos de mejora climática. Mientras sucedía eso, el aspecto físico de su traje cambió. Esto vino acompañado de una sensación extraña recorriendo su interior como si su parte Metroid estuviera reaccionando de manera anormal a la descarga de datos. El cambio se manifestó con la alteración del patrón de color de su armadura. De alguna manera se sentía más fuerte.

Wolf salió de la habitación. Las formas de infección mutadas por el frío se movilizaron rápidamente al detectar su presencia. A lo lejos se podía ver a las abominaciones con la misma intención. Las esporas se enredaron en el cuerpo del Cazarrecompensas sólo para terminar siendo consumidas por su armadura. Una de las abominaciones estiró uno de sus látigos contra el brazo de Wolf. Este sujetó a la forma de combate para acercarla a él y enterrar su puño en su interior para absorber su energía vital.

Las formas de infección optaron por la retirada y Wolf volvió a la Sala de Navegación, pasando por el mismo camino oscuro pero despejado. Estableció conexión con Nathan.

Wolf: Tengo los datos de la mejora climática pero... Tuve que eliminar a una forma de combate que los obtuvo antes que yo.

Glocke: ¿El Flood descargó los datos? No tiene sentido... A no ser que...

Wolf: A no ser que ahora tengan la capacidad de procesar datos de forma orgánica.

Glocke: Al menos ahora estarás protegido contra las temperaturas extremas. El Doppelgänger no podrá congelarte ahora con el Rayo de Hielo. Pero no está todo ganado. Ninguna de tus armas puede dañarlo. Las simulaciones indican que un arma de gran potencia, como el Rayo de Plasma, podría funcionar, aunque llevará algún tiempo que el mando termine su desarrollo.

Wolf: ¿Y el Rayo de Hielo?

Glocke: No me parece buena idea. Si bien ahora eres capaz de tolerar el frío externamente, tu composición celular lo rechazaría. Por ese motivo, la ONI diseñó una mejora para tus Misiles. Te serán de utilidad. Dirígete al Sector 5 para realizar la descarga.

El Cazarrecompensas cortó la conexión y se puso en marcha. Mientras se desplazaba por los lentísimos elevadores razonó acerca de la presencia de las criaturas nativas de Eclipson, la presencia de los Sangheili del Covenant Tormenta, el robot de la serie B.O.X; todas esas cosas le hicieron cuestionar entonces porque todavía no ordenaron destruir la instalación. Cada sector por el que pasa sólo ve como el Flood se hace más inteligente y evoluciona para concentrarse ahora en su eliminación. Si no hacía algo antes entonces sería el inicio de una crisis aun peor que la ocasionada por los Metroid.

Sector 5: ARC

Sector 5, Estación Naraka

Glocke: La Sala de Datos de este sector está protegida por una puerta de seguridad Nivel 3. Ya sabes lo que tienes que hacer. Adelante.

Era entendible la razón de porque no podía acceder a ese lugar sin la mejora climática. El sector era un ambiente completamente ártico. Un entorno distinto a los que había explorado antes. Wolf no consultó sus dudas a la Inteligencia Artificial asignada a su nave. Sabía que pertenecía a la Oficina de Inteligencia Naval. Pensó que sería mejor si seguía sus propios métodos para filtrar la información, después de todo, no sería la primera vez que lo hacía.

Las formas de infección mutadas por el frío rápidamente huyeron de él. Obviamente sabían de su estado actual así que era seguro que buscarían la Sala de Datos para impedir que descargara sus datos pero para ello primera tenían que bajar el Nivel 3 de seguridad. El Flood iba a expandirse pero para ese punto, donde la situación se volvió sospechosa, ya no le importaba siempre y cuando la infección no saliera de Naraka.

Wolf finalmente encontró la Sala de Seguridad y desactivó las puertas que impedían acceder a la Sala de Datos. Tuvo la fortuna de que esta se encontraba cerca así que pudo descargar la mejora para sus Misiles. Estos ahora liberaban racimos explosivos con cargas congeladoras. Misiles de Hielo.

Una vez que salió de la Sala de Datos fue de regreso a contactar con Nathan. En su camino se percató de que varios B.O.X. se encontraban en lo profundo del simulador combatiendo a la infección. Sin embargo, su radar marcó una presencia errática junto a ellas. El indicador aliado/enemigo cambiaba de coloración. No le dio la importancia que requería ya que una alarma resonó en toda la instalación. Wolf fue corriendo a la Sala de Navegación y encendió el monitor.

Wolf: ¡¿Qué está sucediendo?!

Glocke: Emergencia. Riesgo de fusión en el Sector 3. El sistema de refrigeración de la caldera central está fallando. Esto podría suponer la destrucción total de la Estación Naraka. Tenemos 6 minutos aproximadamente.

Wolf: Espera ¿Eso no nos podría ayudar con el Flood?

Glocke: La ONI ordena que evites la destrucción de los laboratorios. Mucha información viene contenida en este lugar.

Wolf: Entonces usa esos 6 minutos para transferírselos.

Glocke: No hay tiempo. Apresúrate hacia el Sector 3 y accede a la Sala de Control localizada en la caldera principal. La mayoría de los sistemas están inoperativos... Ambos sabemos quién es el culpable.

Wolf: El Doppelgänger.

Glocke: Debió infiltrarse en el fichero de control del sistema... Posee una inteligencia asombrosa.

El Cazarrecompensas dejó a la Inteligencia Artificial hablando sola. La lentitud de los elevadores era desesperante considerando el tiempo que le quedó al discutir con Nathan. Casi tres minutos le quedaban.


Sector 3, Estación Naraka

Wolf uso la Aceleración para atravesar las puertas. Toda la simulación estaba inundada en una oscura luz roja y las estructuras se volvían inestables con el aumento de temperatura. El Cazarrecompensas siguió usando su habilidad para perforar los muros. El suelo colapsó y cayó en lo que parecía ser un nido de aquellas colosales serpientes de Eclipson. Estas estaban infectadas y al parecer el Flood las adaptó al infernal calor que la armadura de Wolf, incluso con la mejora climática, apenas podía soportar.

Las víboras atacaron estirando sus cuellos a una velocidad exagerada. El Cazarrecompensas calculó el momento en que estaban en el aire para dispararles con los Misiles de Hielo. Las criaturas quedaron completamente congeladas y Wolf pudo usarlos para subir hasta una sobresaliente que lo llevó por el sistema de ventilación. Por los túneles, y guiado por su radar, encontró la Sala de Control de la Caldera.

Wolf se dejó caer en la habitación. En el centro se encontraba el responsable. Un científico de la Oficina de Inteligencia Naval. Wolf intentó comunicarse con él pero el sujeto mutó violentamente hasta abandonar cualquier rastro de humanidad. El Flood escupía descargas corrosivas de su interior y secretaba esta misma en su cuerpo para usarla como una especie de escudo. Wolf disparó con los Misiles de Hielo para hacer que el líquido se congelara y así pudo perforarlo de un solo puñetazo, absorbiendo el cerebro que tenía en su interior.

Tan sólo quedaban segundos cuando el Cazarrecompensas reactivó el sistema de refrigeración. Las luces rojizas cambiaron a la iluminación habitual indicando que la situación mejoró. Algo exhausto, Wolf regresó a la Sala de Navegación y prendió la consola. Como siempre, la pantalla apareció el avatar de Nathan.

Wolf: La Sala de Control de la Caldera fue alterada por un científico de la ONI. El Flood lo usó como títere.

Glocke: Todo encaja ahora. El Flood absorbe la memoria y conocimientos de su presa. Es un hallazgo asombroso. El mando de la ONI está muy impresionado. Aunque hay algo que no cuadra... Naraka pudo haber sido destruido junto con el Flood en su interior, y eso sin mencionar al Doppelgänger... No parece muy normal viniendo de una especie con tal instinto de preservación, a no ser que... Tu presencia sea una amenaza mayor, una amenaza para la existencia del Flood en otro lugar...

Wolf: ...

Glocke: Pero es sólo una hipótesis. Quizás... Su instinto de supervivencia ha entrado en conflicto con los conocimientos que acaba de adquirir... No bajes la guardia todavía. El Flood sigue siendo una amenaza.

Wolf: Entendido.

Glocke: He recibido lecturas que indican presencia de vida en la Cubierta del Hábitat de la Cubierta Principal.

Wolf: ¿Supervivientes?

Glocke: Esperemos que así sea. El científico infectado debió resistir hasta hace poco. Quizá tengamos suerte. Las lecturas corresponden al área que indiqué en tu mapa.

Wolf: Pero, ¿cómo subiré de nuevo a la Cubierta Principal?

Glocke: Reestablecí el suministro eléctrico del ascensor principal. Úsalo para volver y busca a posibles supervivientes.

El Cazarrecompensas cortó la conexión y fue de regreso a los elevadores. Si estaba la posibilidad de que alguien siguiera con vida debía ponerlo a salvo. El Flood sigue expandiéndose, y si lo que decía Nathan era cierto, ahora buscaban maneras de eliminarlo. No serían entonces los primeros en intentarlo.

Apagón

Cubierta Principal, Estación Naraka

La Cubierta del Hábitat se encontraba varios pisos por encima del nexo de elevadores que comunicaban los sectores de la estación. Wolf dio marcha atrás en el trayecto y siguió una ruta alternativa para pasar por una de las puertas, que ya se encontraba desbloqueada, y encontró que varios de los pasillos se encontraban destruidos, seguramente por el Doppelgänger.

El parásito ya se había manifestado y había estado ocupado aclimatando el ambiente a sus necesidades. Varias formas de combate habitaban las vacías instalaciones al igual que las consumidas criaturas de Eclipson y el Planeta-X. El Flood utilizaba su fuerza para abrirse paso por cada rincón de Naraka y estaban decididos a consumir cualquier cosa que les sirva de alimento. Por eso razón, el Cazarrecompensas avanzó con pie de plomo hasta asegurarse de que el camino a su objetivo se encontrara despejado.

Frente a la entrada de la Cubierta del Hábitat, Wolf luchó contra varias oleadas de formas de combate que querían acceder a su interior. Posteriormente hicieron su aparición un par de abominaciones. Esas criaturas finalmente terminaron siendo consumidas por la armadura del Cazarrecompensas. A los pocos minutos ya se encontraba completamente limpia la cámara. Wolf accedió al panel de control y abrió la puerta. Del otro lado aparecieron los supervivientes.

Un grupo de mamíferos cuadrúpedos inmediatamente tomaron postura defensiva contra el Cazarrecompensas. Los animales, similares a lobos enormes, observaban a Wolf mostrando unos afilados colmillos. Al final de todos apareció el que parecía ser el líder de la manada. El alfa igualmente lo observó por unos cuantos segundos hasta que hizo una serie de gruñidos que calmó a sus seguidores. La manada partió de ahí sin más con excepción de su líder que se quedó ahí unos momentos más. Wolf pudo reconocer finalmente a la criatura y aquella exótica especie. Al igual que gran parte de las criaturas que se encontraban en Naraka, estos provenían del Mundo Escudo Eclipson, aunque no eran exactamente nativos de ahí. Recordó que eran usados como ejemplo respecto al trabajo y cooperación y, se decía, que eran el equivalente de los perros de caza de los mismos Forerunner ya hace milenios.

El alfa finalmente se fue y Wolf fue a la Sala de Navegación que se encontraba cerca. Canis Hakkor era el nombre designado a aquella especie. No era la primera vez que Wolf se topaba con ellos y parecía que igualmente lo reconocieron. Después de la destrucción de Eclipson no esperaba volver a verlos. Inmediatamente se preocupó por ellos y se preguntó a donde habrían ido.

Encendió el monitor y contactó con Nathan.

Wolf: Los supervivientes se trataban de una manada de Lobos de Hakkor. Sin rastros de vida humana.

Glocke: Entonces ya podemos confirmar la muerte de toda la tripulación. Me imaginaba que así sería, pero no quería perder la esperanza. Creo que infectó al científico solo por sus conocimientos, ya que apenas tenía fuerza para enfrentarse a ti. Posiblemente, el resto de la tripulación se convirtió en simple alimento del parásito.

Wolf: ...Están evolucionando y haciéndose más fuertes.

Glocke: La ONI ya lo había previsto y ha enviado los datos de la Bomba de Energía que ha creado el equipo de I+D.

Wolf: ¿Dónde?

Glocke: La única Sala de Datos accesible de la del Sector 5. En marcha.

Sin más que decir, Wolf dio una vuelta al Sector 5. Las Bombas de Energía era uno de sus mecanismos ofensivos más poderosos pero también más incomprensible. Dicho artefacto podía desencadenar explosiones capaces de desintegrar lo que sea, siempre y cuando quiera. Por alguna razón, el explosivo no desintegra algunos materiales y los deja intactos. Sin embargo, el recuperar y que pudieran adaptar el mecanismo a su armadura le daría mucha ventaja.


Sector 5, Estación Naraka

De regreso en el simulador ártico. La batalla entre los B.O.X. y el Flood proseguía. Esto se podía concluir con facilidad al ver los destrozos. Al poco tiempo, Wolf llegó a la Sala de Datos para descargar las Bombas de Energía. Con una de ellos pensó abrirse un atajo. Su intención de usar la ruta fácil se vino abajo cuando del agujero que abrió apareció el Doppelgänger.

Ambos reaccionaron al mismo tiempo. Wolf disparó un Misil de Hielo mientras su doble lo atacó con una sobrecarga del Rayo de Hielo. El resultado dio su congelación pero el Doppelgänger uso la Aceleración en sí mismo para liberarse más rápido. Mientras que el Cazarrecompensas todavía seguía recuperándose, su doble lo embistió con una carga de hombro. Wolf se encontró libre para esquivar los proyectiles enemigos y así contraatacar sin importarle que sus reservas de energía se agotaran. De esa manera encontró una ruta alternativa que le vino de maravilla ya que pudo perder a su enemigo.

Wolf utilizó la ventilación para llegar hasta la Sala de Navegación. Al entrar, la sala se bloqueó para impedir que el caos hecho por las máquinas de seguridad los alcanzara. Ahí recibió un mensaje de Nathan.

Glocke: Wolf, regresa a tu nave. Tengo información importante.

La Inteligencia Artificial se desconectó sin esperar una afirmación por parte de su receptor. Wolf subió extrañado al elevador. A la mitad del camino este se detuvo al igual que las luces dejaron de iluminar. Había ocurrido un apagón. Sin forma de seguir ascendiendo se tuvo que hacer su propio camino utilizando Bombas. Un par de minutos después llegó hasta la salida.


Cubierta Principal, Estación Naraka

Podía sentirse un gélido ambiente. No se trataba del Sector 5 sino de lo que parecía ser una gran Cámara de Criogenización. Wolf salió por una de las rendijas del sistema de ventilación. Todo estaba a oscuras así que prendió la linterna integrada a su armadura. No se imaginó ni por asomo que frente a él se encontraba la sombra de una pesadilla que había dejado de perseguirlo desde hace dos años.

No sabía si sentir odio, confusión o temor de que los restos de Ridley se encontraban criogenizados. Wolf no lo pensó dos veces y preparó las mejores armas con las que contaba. Como si el fantasma del Wyvern se encontrara ahí, sus restos congelados abrieron sus ojos de par en par mostrando sus horribles ojos. La mirada de la bestia se quebró cuando, a la falta de energía eléctrica, su cuerpo decayó sin el sustento criogénico. Los restos de Ridley se desintegraron por completo y de su interior brotó una forma de infección. El bicho huyó lo más rápido que pudo al detectar la presencia de Wolf mientras que este se dejó caer en uno de los asientos.

Estaba confirmado. Prácticamente le estaban diciendo a golpes que la Oficina de Inteligencia Naval tramaba algo con el Covenant Tormenta de manera similar a como lo pensó hacer el Frente Rebelde Unido. Era obvio y ciertas piezas del pasado estaban comenzando a encajar después de varios años. Supo de inmediato que su reciente hallazgo no podía dárselo a conocer a Nathan, al ser una Inteligencia Artificial afiliada a la ONI. Decidió desconocer todo y regresó a los hangares para abordar su nave. Al subirse en la cabina del piloto, el avatar de Nathan se manifestó en la pantalla.

Wolf: ¿Qué ocurre?

Glocke: El silo principal del reactor central se ha desconectado. Ésa es la razón por la que todos los ascensores y sistemas de los laboratorios están inoperativos. Esto no presagia nada bueno. No puedo determinar el origen del fallo así que solamente puedo determinar que se ubica cerca del silo principal...

Wolf: Bien...

Glocke: Por cierto, te pedí que vinieras para informarte de que unas extrañas criaturas han abordado la nave.

El monitor mostró una nueva pantalla. En ella se veía a la manada que había rescatado no hace mucho.

Glocke: Confirmé que no eran portadores de Flood y les habilité un camarote. Su supervivencia en medio del desastre es muy significativa... Los mantendré aquí dentro.

Wolf bajó de su nave y siguió el camino al silo del reactor. En el camino se percató hasta ahora que Nathan describió su conflicto con el falso científico en el Sector 3 por lo que debía entonces estar al tanto de su avance. El Cazarrecompensas lo confirmó cuando distinguió varias cámaras de seguridad ocultas. Tomando ventaja del apagón se encargó de los aparatos al concentrar la energía de su armadura en su red de forma que esta se sobrecargara y las inutilizara.

Posteriormente, Wolf utilizó un camino alterno donde las puertas no funcionaban con la energía del reactor principal. Mientras más se acercaba a su objetivo notó el crecimiento de una extraña planta que era muy familiar para él. No para menos ya que se trataba de la misma flora que servía de alimento para los Metroid en el Planeta-X. Tenía sentido entonces que los últimos Metroid del Planeta-X se reunieran en el subsuelo de ZA-388 ya que esa forma del Flood se había acumulado en esa región. Wolf se preguntó entonces que el parásito había hecho eso de tal forma que pudieran eliminar a su depredador.

Luego de pasar por varios túneles, Wolf llegó al Núcleo del Reactor Central. Todo el lugar se encontraba acumulado de la vegetación la cual, a su vez, estaba protegida por diversas formas de combate. De varias crisálidas surgieron Yanme'e infectados. Coordinados fueron lo suficientemente capaces de hacer que Wolf retrocediera y se viera forzado a disparar munición no explosiva para no dañar el núcleo. Sus proyectiles de energía alcanzaban a varios grupos de enemigos y estos reventaban dejando escapar a su forma de infección. Wolf notó que los bichos huían hacia una rendija y eso se hizo más notable cuando todas las formas de infección hacían lo mismo. De esa rendija también parecía provenir la vegetación así que lo que fuera que estaba alterando la energía estaba por debajo de él.

Wolf salió de su cobertura y esquivó varios de los disparos para abrir la rendija a golpes e introducirse en ella cayendo por un estrecho túnel.


Sector 2, Estación Naraka

El origen de la vegetación cobraba más sentido al provenir de una simulación donde esta abunda. Wolf cayó en medio de una gran cámara y frente a él se apreciaba un gran bulto hecho de biomasa Flood. De tal masa surgían las formaciones vegetales y también se integraron a ella las formas de infección provenientes de los títeres de arriba.

Wolf preparó su Cañón de Energía para disparar con Misiles de Hielo. Los proyectiles congelaron la vegetación y reventaron para dejar salir varias esporas para contaminar el aire. Varias abominaciones salieron de unas crisálidas e intentaron eliminar al Cazarrecompensas sin utilizar sus extremidades. Wolf tomó ventaja de eso al poder eliminar a los guardias de aquella cosa. No tardaron en hacer su aparición formas de combate portando armas. Como si hubieran nacido para disparar armas, flanquearon al Cazarrecompensas para hacer que uno de los látigos que brotaba de la biomasa lo sujetara para transmitir células de las formas de infección mutadas por el frío. Tal acción se hizo a un nivel tal que la mejora climática de Wolf cedió al frío y así su salud comenzó a decaer.

Para liberarse y eliminar a sus enemigos, Wolf soltó varias Bombas de Energía. Los explosivos destruyeron varios de los organismos Flood con excepción de la biomasa. Sin embargo, no quedó totalmente sana del evento. La explosión derribó varias capas que cubrían la biomasa y esta volvió a mutar en lo que parecía ser una especie de criatura con múltiples brazos, como un arácnido. La criatura daba saltos colosales y arrojaba cargas de su boca a una alta temperatura. Su debilidad ahora era su resistencia ya que ahora era completamente vulnerable a los Misiles de Hielo. Con un par de ellos, Wolf congeló a la criatura y perforó su interior para absorber su cerebro.

Wolf obtuvo algo más que un par de habilidades viejas. Tal parece que esa forma Flood era una especie de mente coordinadora, un "Proto-Gravemind". Esto era increíblemente aterrador ya que significaba que el Flood ya había adquirido el suficiente conocimiento como para someter a toda la estación. Sin embargo, todos los planes que el parásito tenía no estaban contenidos en el Proto-Gravemind, de hecho, en el momento en que Wolf destruyó sus capas, la información relevante fue enviada a todo el colectivo mental del Flood. El Cazarrecompensas concluyó entonces que la nueva mente debía tratarse entonces del Doppelgänger, aunque todavía estaba en duda ya que aprendió que las acciones de un Gravemind son limitadas a la coordinación. Significa entonces que en algún lugar de Naraka se encontraba una mente mucho mayor que coordina la infestación.

La vegetación de la zona comenzó a secarse y la energía finalmente se restauró. Wolf avanzó por los pasillos en decadencia del Sector 2 para comunicarse con Nathan en la Sala de Navegación. Por curiosidad se fijó si había cámaras de seguridad. El fastidio y la sospecha aumentaron cuando vio que la red de cámaras había sido restaurada gracias a una red alterna que reemplazó a las anteriores. Nathan podía seguir vigilándolo.

Al entrar en la Sala de Navegación, Wolf hizo lo de siempre.

Wolf: La energía fue reestablecida. Recuperé el Rayo de Plasma.

Glocke: ¿Qué? No esperaba que lo pudieras recuperar... Aun así, no dejes de evitar al Doppelgänger... Puede que también se haya hecho más fuerte. Además, todavía te quedan por recuperar algunas habilidades clave para tu supervivencia. Espera... Un momento...

Wolf: ¿Y ahora?

Glocke: Más problemas. Un segundo... He aislado el causante. Se ha producido una explosión en la Sala de Datos del Sector 5. Date prisa, el daño causado es tremendo. Averigua qué lo está provocando.

Cada minuto que Wolf se encontraba ahí era indicio de que algo iba a suceder. Las cosas se estaban poniendo cada vez más feas. Para ese punto ya ni siquiera sabía si preferir a los Metroid o al Flood. La Estación Naraka era finalmente un simulador tanto del Mundo Escudo Eclipson como del Planeta-X. Sumándole la aparición de Splicers infectados y los restos criogenizados de Ridley. Para Wolf era como si la Oficina de Inteligencia Naval reviviera su peor pesadilla.

NIGHTMARE

Sector 5, Estación Naraka

Cuando Wolf entró a la gélida simulación ya las cosas no podían estar peor. Tenía entendido que el daño fue producido por una entidad que los científicos estudiaban allí y era denominado como Proyecto NIGHTMARE. Aparentemente se trataba de un Knight Prometeo, el cual fue mejorado con fines militares. Poseía la habilidad de manipular la gravedad pero para ello se le implantaron componentes biológicos; así que era obvio asumir que fue una víctima más del parásito.

Wolf determinó entonces que el patrón errático que luchaba junto con los B.O.X. en el nivel inferior debía tratarse del Prometeo. Ahora que se convirtió en un títere más, el Flood lo usaría para acrecentar todavía más la infección en Naraka. Eso se podía ver en cada pasillo hecho pedazos, permitiendo que las formas de infección tuvieran vía libre a los especímenes que contenía. En otro conjunto de habitaciones se encontraba completamente inundada por agua, filtrada del Sector 4.

Las formas de combate habían mutado tanto que ya era complicado distinguir a los que alguna vez fueron humanos y a los Sangheili. Nathan no había podido identificar la localización del Knight pero seguramente Wolf no tardaría en encontrarlo siguiendo la destrucción hecha por él. En otro conjunto de pasillos, en las cámaras de simulación, se encontraban varios robots de seguridad conteniendo al Flood. Su dureza era tal que las formas de combate no podían perforar su interior. Wolf no podía confiar del todo en ellos ya que la pelea que tuvo con uno de ellos en el Sector 3 dejó claro que lo ven como un enemigo.

Wolf avanzó por una serie de pasadizos que desembocaban a cuerpos mutilados tanto del Flood como de los B.O.X. En medio de una gran habitación se encontraba un pozo. El Cazarrecompensas se dejó caer en su interior y llegó a los restos de un laboratorio. La puerta que se encontraba al fondo estaba bloqueada y una figura grande apareció en medio. El Knight, modificado con una gran serie de componentes, extendió su Espada de Luz Sólida hacia Wolf y luego pegó un brincó para enterrarle su arma. Wolf retrocedió para contraatacar con una patada que empujó a su enemigo.

La supuesta infección debía estarse desarrollando en su interior ya que no había rastros de ella físicamente. Wolf atacó con Misiles pero estos eran empujados por la fuerza del Knight. Inmediatamente disparó tiros sobrecargados del Rayo de Plasma pero el escudo que generaba la máquina era tan fuerte que había desarrollado una especie de inmunidad. NIGHTMARE caminó hacia Wolf mientras generaba esferas de su interior para atacarlo.

El Cazarrecompensas tomó cobertura y esperó a que el Knight hiciera otro movimiento. NIGHTMARE disparó su arma y roció una especie de compuesto púrpura inflamable. Las llamas inundaron la habitación e hicieron que Wolf saliera de su escondite. Él pegó un salto para caer a espaldas de la máquina y luego enterrar una Bomba de Energía en él. La explosión únicamente retiró la protección de su blindaje revelando un par de núcleos. Wolf enterró sus puños en ambos logrando hacer que el núcleo primordial surgiera de la espina dorsal.

NIGHTMARE se enfureció y liberó una carga gravitatoria que expulsó a Wolf de su alcance. El Cazarrecompensas se puso de pie solamente para sentir como una gran carga lo tumbaba de vuelta contra el suelo. La habilidad del Knight de controlar la gravedad se hizo presente. La máquina se acercaba hacia él, preparando su Cañón de Incineración modificado, mientras le disparaba Misiles de Hielo. Los proyectiles eran neutralizados por la gravedad aumentada. Esperando que el Rayo de Plasma sirviera en esa ocasión, Wolf atacó con sobrecargas. Los proyectiles energéticos, sin la protección del escudo, atravesaron varias capas de blindaje de la máquina. El daño era visible al ver como del interior de NIGHTMARE brotaba un líquido de color similar a la biomasa Flood.

La debilidad de NIGHTMARE lo enfureció. La biomasa comenzó a tomarlo y a modificar su estructura. La gravedad ahora se aligeró tanto que ahora Wolf luchaba para quedarse en el suelo. El Knight se elevó en el aire para rociar el compuesto de su Cañón de Incineración. El fuego alcanzó al Cazarrecompensas y lo hizo soltarse para ser el blanco de una serie de golpes y ataques de la máquina. En el momento en que NIGHTMARE se disponía a enterrar su Espada de Luz Sólida, Wolf logró sujetarlo para arrancársela y luego usarla para penetrar la cabeza su cabeza.

Ambos cayeron al suelo. La cabeza de NIGHTMARE fue reemplazada por los tentáculos provenientes de la forma de infección. El Cazarrecompensas concentró el fuego en ella provocando que el interior de la biomasa se inflara para luego explotar. En el suelo yacía el cerebro Flood. Wolf dejó que su armadura la absorbiera. La información con la que contaba NIGHTMARE era en cierto modo familiar. En su cabeza no dejaba de repetirse el nombre del Colectivo del Eclipse. Este Knight provenía del Mundo Escudo Eclipson. Fue obtenido en estasis tiempo antes del Eclipse Final. Como si una presencia, dormida en el interior del chasis putrefacto, se sumara a Wolf.

El aspecto de la armadura cambió. La coloración tomó un aspecto mucho más claro y las flamas azules retornaron en su cabeza. Extrañamente había obtenido los datos que había obtenido en Graydale, durante la Misión Zero. Ahora, Wolf se encontraba en un estado más cercano al que tenía antes de la fusión con el ADN Metroid. Quizá entonces existía la posibilidad de que pudiera regresar completamente a la normalidad.

Buscando la salida de vuelta a la Sala de Navegación, Wolf no pudo avanzar por los destrozos ocasionados entre el Flood y los B.O.X. así que siguió la filtración del agua.


Sector 4, Estación Naraka

La filtración provenía de un agujero hecho por el Flood para acceder a ese sector desde el Sector 4. El agua era de una caja de captación de emergencia que además estaba conectada a un simulador marino. Wolf se sumergió y maniobró con facilidad en el ambiente acuático gracias a la mejora que recién acabó de obtener.

Luego de abrirse paso por varios peces y criaturas infectadas por el parásito, Wolf entró a una cámara especial. La Sala de Seguridad del Nivel 4. A pesar de que abrir el último nivel implicaba abrir las puertas al parásito a toda la estación, Wolf lo desactivó afirmando que al final sólo era cuestión de tiempo para que el Flood consumiera Naraka.

Todas las puertas se abrieron. El Flood finalmente era libre de consumir a todo ser pensante en la estación. Wolf se desplazó por varios tanques de captación para finalmente salir del simulador marino y llegar a la zona superior. Para pasar de simulador se encontró con una Sala de Datos. Curiosamente estos tenían un arma disponible y el Cazarrecompensas los descargó, se trataba de una nueva mejora para sus Misiles de Hielo.

Del otro lado había un sistema de seguridad sofisticado. Cuando Wolf se acercaba se accionaba una red de energía de plasma sobrecalentada, muy similar a uno que encontró en Eclipson. Sin embargo, cuando dio unos cuantos pasos atrás, el sistema de seguridad se apagaba. Por curiosidad, Wolf probó la mejora de sus Misiles de Hielo. En el momento en que preparó uno, este acumuló la energía de Hielo. Al dispararlo, el Misil impactó contra el muro contrario y liberó una serie de ojivas que dispersaban el Hielo por toda la cámara. El sistema de seguridad se congeló tanto que ahora Wolf pasó sin más problemas. Regresó a la Sala de Navegación y finalmente volvió a conectarse con Nathan.

Glocke: ¿Has descargado una mejora? Ése no es el procedimiento... No había confirmación del mando de la ONI. Un error de procedimiento, sin duda... Aun así, no te he pedido que desactivaras el Nivel 4 de seguridad. A partir de ahora, limítate a obedecer las órdenes.

Wolf: ...

Glocke: De todas formas, ¿recuerdas al B.O.X. que enfrentaste en el Sector 3? Creo que el Flood ha logrado infectar sus componentes orgánicos que forman su red neuronal. El robot ha entrado al Sector 6. No sé lo que planea, pero será mejor no esperar e investigar.

La conexión se cortó. Esta vez Nathan sonaba un poco desesperado. No ha estado mucho en el Sector 6 a diferencia de los otros. No era de extrañarse ya que varias puertas se encontraban bloqueadas por el Nivel 4 de seguridad. El Sector 6 debía ser entonces el lugar donde la Oficina de Inteligencia Naval ocultaba sus mayores secretos.

Sector X: TRN

Sector 6, Estación Naraka

En el instante en que Wolf entró al sector, la puerta que conducía al simulador se cerró. El Cazarrecompensas vio que el monitor se encendió suponiendo entonces que la Inteligencia Artificial quería comunicarle algo de importancia. Antes de establecer la conexión revisó la puerta por unos momentos. El descuido de Nathan le hizo saber en cierto modo que podía controlar ciertas puertas de la estación.

Wolf: ¿Qué sucede?

Glocke: La fuerza del B.O.X. ha aumentado desde la última vez que lo viste. Me preocupa. Cuídate. Y tenemos otro problema: en cuanto termines, abandona el Sector 6 rápidamente. El Doppelgänger te está siguiendo. No permanezcas más tiempo del necesario.

El monitor se apagó. Wolf desconocía si Nathan se preocupaba por él o por la seguridad del sector en sí o de evitar que se infiltrara más de lo necesario. Con las puertas de Nivel 4 desactivadas se podía acceder a una nueva simulación muy similar a la región cavernosa de Krinstar del Mundo Escudo Eclipson. Tanto el mismo tipo de mineral como la flora eran una réplica exacta. Respecto a la fauna, ningún animal se encontraba infectado y tampoco había rastros de formas de infección del Flood, de hecho, en varias ocasiones era posible ver a otras criaturas de los sectores anteriores escondidos ahí.

Wolf avanzó más hasta llegar al final de la simulación. Todo terminaba en una colosal puerta imposible de sortear. El mecanismo de seguridad era muy avanzado, incluso para ser de la Oficina de Inteligencia Naval. La curiosidad lo carcomía. El mítico logo de la Oficina de Inteligencia Naval decía claramente que del otro lado encontraría las respuestas a las criaturas de Eclipson, los Splicers, Ridley, todo. Wolf colocó una Bomba de Energía. Estaba dispuesto a averiguar lo que había del otro lado. A punto de detonar el explosivo se escuchó una explosión de la parte trasera.

Pensando que se trataba del Doppelgänger o del B.O.X, Wolf se preparó. Una serie de misiles lo tomó por sorpresa pero sus ya mejorados escudos le permitieron resistir muy poco el impacto, lo suficiente como para determinar que no se trataba de ninguna de las amenazas que él creyó. Ciertamente se trataba de un robot de seguridad infectado por el Flood pero este se trataba de la Serie 2 de los B.O.X. Supuestamente la fábrica de esas máquinas había sido clausurada durante la Operación: TREBUCHET.

El B.O.X. dio un salto y cayó frente a Wolf. Él disparó sus proyectiles contra las extremidades de la máquina. Al poco tiempo pudo hacer que una de las patas se quedara sin blindaje. De esa forma, Wolf concentró sus disparos en él para poder destruir la extremidad por completo. La máquina de todos modos procedió con el ataque. No dejaba de disparar misiles.

Wolf tomó cobertura para atacar desde una distancia segura. Luego de un par de disparos pudo destruir las extremidades de la máquina. Esta abrió el núcleo donde se encontraba sus implantes biológicos. Una gran biomasa surgió de su interior para unir las patas de la máquina.

B.O.X. atacó de forma desenfrenada liberando campos electromagnéticos para evitar que Wolf se pudiera acerca a él. Por su parte, el Cazarrecompensas hizo uso de la mejora de difusión de los Misiles de Hielo para debilitar la suficiente a la biomasa como para poder romperla fácilmente. El núcleo volvió a quedar expuesto y Wolf sacó su cuchillo de combate para enterrarlo en el cerebro de la máquina para neutralizarla y absorberla al mismo tiempo.

Wolf eliminó al B.O.X. pero no contó con que esta se destruiría sin previo aviso. La explosión sacudió el interior de la simulación. La caverna cayó encima de todo. Pasaron un par de minutos cuando Wolf recuperó la conciencia. La explosión había sido lo suficientemente grande como para impedirle regresar a la Sala de Navegación. Para su fortuna, la mítica puerta también había sido dañada. Con solo tocarla se vino abajo dejando ver un gran pasillo que se introducía en la oscuridad.

En el fondo se veía un elevador. Wolf accedió a él para descender. A los pocos segundos ya se encontraba en el nivel inferior. Según su mapa era una zona restringida al igual que las Salas de Seguridad. Caminó entonces por unos pasillos que dejaban ver una vista al Planeta-X. Mientras más avanzaba de alguna forma sentía que el diseño del lugar era familiar.

Al final de un gran puente de vidrio se encontraba una puerta. Una de las cámaras lo detectó y alertó la presencia de intrusos. Wolf uso el Rayo de Plasma para derretir la puerta ya que parecía ser mucho menos resistente que la anterior. Una serie de pasillos divididos por varias puertas separaban su camino del secreto de la Estación Naraka.


Laboratorios Tourian III, Sector X, Estación Naraka

La oscuridad reinaba. En el centro se encontraba un panel de control iluminado tenuemente por una luz. Wolf se acercó y rozó con sus dedos la única tecla que había. Al instante todo se llenó de luz. El mismo infierno se encontraba frente a sus ojos. Una pesadilla eterna. Centenas de capsula contenedoras albergaban aquello a lo que el Flood siempre temió: los Metroid.

Todos se encontraban en medio de un sueño inducido. Wolf fue a la habitación del fondo encontrando cuatro contenedores con formas evolucionadas de los Metroid. El común, Alfa, Gamma y Zeta. Frente a ellos se encontraba un DataPad con las características de cada uno así como un sello de aprobación como recurso de arma biológica.

El mayor secreto de la Estación Naraka. La clonación de Metroid. Todo ello llevaba a un fin en concreto. La creación y empleo de armas biológicas. Un objetivo propuesto por los Splicers del Covenant Tormenta.

Wolf siguió explorando para recabar más información pero parecía que alguien había dejado únicamente la portada de lo que sucedía en el trasfondo. En ese momento los laboratorios fueron sacudidos por una explosión. El Cazarrecompensas regresó a donde estaba el panel de activación para encontrar que el Doppelgänger efectivamente lo había seguido y ahora se encontraba exterminando a los Metroid con el Rayo de Hielo. Las criaturas se liberaron y fueron a alimentarse de su principal presa. A pesar de los esfuerzos del Doppelgänger finalmente terminó siendo consumido por los Metroid sin dejar nada de él.

La habitación se llenó de una luz roja. Una secuencia de autodestrucción inició. Wolf vislumbró una salida en la parte superior de los laboratorios así que hizo control de la habilidad obtenida de NIGHTMARE para pegar un súper salto que le permitió alcanzar la puerta que se encontraba ahí. Del otro lado había un elevador y Wolf lo tomó para ascender a una Sala de Navegación oculta. Por su parte, los Laboratorios Tourian III, y todo el Sector X, se desprendió de la Estación Naraka para luego desaparecer en una explosión.

Tanto el Doppelgänger como un centenar de Metroid desaparecieron tan rápido como los encontró. En cuestión de minutos su pesadilla había terminado. Sin embargo, algo le decía que todo lo que había vivido desde lo sucedido en la Colonia Andrómeda no iba a finalizar hasta acabar con la raíz. Wolf entró a la Sala de Navegación y estableció contacto con Nathan, la Inteligencia Artificial de la Oficina de Inteligencia Naval.

Viejos Amigos

Sector 6, Estación Naraka

Wolf: Espero que tengas una maldita explicación para lo que ví allá abajo.

Glocke: No debiste hacer eso. Has ignorado mis órdenes. Un error que te puede costar muy caro...

Wolf: Este error no se compara con lo que estaban haciendo.

Glocke: Como has podido comprobar, la ONI ha estado llevando a cabo un programa secreto de cría de Metroid. Con fines pacíficos claro está.

Wolf: Sí, claro.

Glocke: Confío en que lo entiendas. Aunque quizás ya estuvieras al tanto de su existencia... Seguramente habrás tenido tus dudas cuando viste el Sector 1, el cual es una copia fidedigna del ecosistema del Planeta-X... Ideal para criar Metroid comunes, Alfa, Gamma, Zeta e incluso Omega. Además la investigación desarrolló nuevas técnicas, como la del crecimiento acelerado. Imagina poder crear un Metroid Omega a partir de una larva en cuestión de días... Aunque el fin de la investigación está cerca... El Flood ha detectado a su enemigo por naturaleza y uno de los Doppelgänger ya esté en camino...

Wolf: ¡¿Uno?! ¡¿Quieres decir que hay más de un Doppelgänger?!

Glocke: ¿Sorprendido? Te había dicho que el Flood estaba evolucionando. Tú mismo te pudiste haber dado cuenta. Por ese motivo, no hay menos de 10 Doppelgänger a bordo de los laboratorios.

Wolf: ¡Maldición!...

Glocke: Debes irte. Si tardas demasiado en abandonar el sector, uno de los Doppelgänger te destruirá. Ve a la Sala de Navegación del Sector 1 y contacta desde ahí. No sé cómo va a reaccionar el alto mando de la ONI pero debes informarles inmediatamente... En marcha.

El monitor se apagó. La verdad había sido revelada. Sin embargo, aún había varias preguntas sin responder. Wolf abandonó la zona para tomar un elevador. Al ascender comparó la actitud de la Inteligencia Artificial con la del verdadero Nathan. Su antiguo comandante habría dicho lo mismo del incidente, pero suavizando el problema. Era duro en sus críticas, pero siempre se preocupaba por sus soldados. Él no era una máquina obsesionada con el procedimiento. Glocke nunca podría llegar a ser tan comprensivo. Ninguna IA podría llegar a serlo.


Sector 1, Estación Naraka

El caos había arrasado con la simulación del Planeta-X. Lleno de biomasa Flood por todas partes. Toda forma de vida orgánica consumida. La última serie B.O.X. había sido desplegada para combatir contra la infección pero ya no podían hacer nada ante el colosal número de objetivos.

Wolf pasó en medio del conflicto. Avanzando entre el intercambio de disparos entre cada bando. Por alguna razón lo ignoraban. Era como si estuviera muerto. Sus pesadillas lo rodeaban. Todo lo que le rodeaba tenía algo que ver con su complicado pasado. Pensó que con lo sucedido hace dos años había terminado pero el destino siempre fue cruel con él y peor para quienes lo rodean. Un trágico destino que lo llevó a ser lo que es. La Estación Naraka terminó siendo un monumento a todos sus pecados. Si estaba destinado a morir en ese lugar entonces ya estaba preparado.

Una pisada pudo haber significado su final. Una brecha se abrió a sus pies. Wolf cayó al vacío. Cayó de forma abrupta y su pesada armadura fragmentó el suelo de aquella solitaria cámara. Se puso de pie, a pesar de haber aceptado su final, había algo que le impedía detenerse. Una presencia en el centro de aquella habitación hizo que un escalofrío recorriera su espina dorsal. No se trataba de su ADN Metroid sino de él mismo. El abismo lentamente se estaba aclarando y llegó a entender el porqué.

Frente a él se encontraba el detonante de su peor pesadilla. Aquel ser que era temido tanto por la humanidad como por el Covenant y por él mismo. Aquella criatura de características reptilianas era conocida también como el Dios de la Muerte. De algún modo, Wolf entendió que su final tenía que ser llevado a cabo por la bestia que le arrebató todo: Ridley.

Los restos del Wyvern se encontraban congelados al igual que como Wolf lo encontró en la Cámara de Criogenización de la Cubierta Principal. Sus ojos volvieron a abrirse para luego resquebrajarse para revelar un aspecto aún más monstruoso del que tenía antes. El Flood había infectado a Ridley específicamente para usarlo contra Wolf.

La bestia dio un rugido en cuanto vio al Cazarrecompensas. Como si las memorias de Ridley hubieran trascendido el tiempo, atacó con una ferocidad tremenda. Wolf esquivó varios de los ataques pero terminó siendo sujetado por sus garras para luego ser estampado contra el muro. Para liberarse disparó varias sobrecargas del Rayo de Plasma. La descarga energética atravesó la piel de Ridley e hizo que liberara varias formas de infección de su interior.

Wolf cayó al suelo y siguió atacando. Las descargas de Plasma derritieron la piel de Ridley hasta hacer que rugiera al no poder contener el dolor. De sus heridas volvieron a sumarse las formas de infección para cubrirlo con biomasa. La bestia se elevó en el aire para atacar con la punta afilada de su cola como si fuera un arpón. Wolf recibió varios de los ataques pero pudo sujetarse del miembro para trepar hasta la espalda de Ridley para reventar su espalda con Misiles de Difusión. El Hielo congeló la biomasa y permitió a Wolf destruirlos con más proyectiles.

Ridley quedó muy herido. Del suelo brotaron formas de combate para protegerlo. Mientras tanto, varias formas de infección surgieron igualmente para unírsele. La biomasa fue tal que el cuerpo de Ridley cambiaba de aspecto al punto de quedar casi irreconocible. Wolf eliminó a sus secuaces para ser blanco del lanzallamas de la bestia. El fuego no pudo dañarlo seriamente gracias a la mejora climática. Para seguir debilitando a su enemigo procedió a disparar más cargas de Misiles de Difusión. Ridley fue ralentizado debido al peso de sus congeladas extremidades y el Cazarrecompensas tomó oportunidad de esto al poder acercarse lo suficiente como para depositar una Bomba de Energía en sus fauces.

Wolf retrocedió lo suficiente. La explosión desintegró el cuerpo de Ridley. Sus restos quedaron embarrados por la pared pero no parecía ser el fin. Los pedazos volvieron a reunirse en el cerebro para tomar la forma de una masa deforme. Una entidad similar a la que ocasionó el apagón: un Proto-Gravemind.

Cuando Wolf estaba por seguir disparando. El Proto-Gravemind se deslizó por la habitación y escapó por una brecha. Su cuerpo era tan flexible que cabía con facilidad por los pequeños agujeros hechos por las formas de combate. No podía perderlo, esa era la oportunidad perfecta de debilitar a los Flood. Wolf lo siguió al formar su propio camino. Desgraciadamente lo perdió a los pocos minutos.

Wolf salió hacia una zona del Sector 1 que le recordaba al nexo donde cierto nivel de lava le impedía descender. Antes de utilizar unos pasamanos para llegar a la Sala de Navegación no pudo evitar no darse cuenta de una serie de fragmentos viscosos. Tales membranas ya las había visto con anterioridad pero no recordaba exactamente de dónde. Sus pensamientos estaban en conflicto que ya ni podía pensar bien.

Una vez en la Sala de Navegación, el Cazarrecompensas fue directo a la puerta. Esta se encontraba bloqueada. Detrás de él, la otra puerta se cerró. El monitor se encendió así que no tuvo más opción que contactar con Glocke para saber lo que estaba ocurriendo.

Glocke: Hemos terminado aquí. Deja el resto en manos de la ONI... Debemos prepararnos para evacuar la estación...

Wolf: ¿Bromeas, cierto? ¡¿Saben ellos lo peligroso que es el Flood? ¿O acaso saben la velocidad a la que se reproduce esta cosa?

Glocke: La ONI está interesada en el Flood y en el Doppelgänger. Creen que este ser tiene infinitas aplicaciones potenciales.

Wolf: ¡Eso es ridículo! ¡El Flood es una despiadada abominación! ¡¿Qué potencial podría tener?!

Glocke: Eso no es de tu incumbencia. La ONI está en camino. Deberías marcharte...

Wolf: ¡Pero eso es una locura! ¡No sobrevivirán! ¡Esta estación los consumirá! ¡¿Merece la pena arriesgarse?!

Glocke: ¿A capturar el Doppelgänger? Por supuesto.

Wolf: ¡¿Creen que lograran capturarlo?!

Glocke: Seguro que no será fácil, aunque no esperan tu ayuda. Saben que intentarías destruirlo. Por eso dejaron de enviar datos de ayuda... Hace tiempo que el Rayo de Plasma había sido terminado, pero lo retuvieron para evitar que te enfrentaras al Doppelgänger. Aunque, de algún modo, restableciste esa habilidad por ti mismo... También intentaron retener los datos de los Misiles de Difusión para que no te hicieras más poderoso. Pero ya los habían mandado y te las arreglaste para descargarlos... Bravo, cazarrecompensas.

Wolf: ¡Cancela la misión! ¡Ponme en contacto con la ONI! ¡No pienso dejar que esto siga adelante!

Glocke: Ya están en camino.

Wolf estrelló su puño contra la máquina.

Wolf: Idiotas... (Murmurando) En cuanto aterricen, el Flood se apoderará de sus conocimientos. Se están preparando para invadir otros mundos... Será el fin de la civilización galáctica.

El Flood se encontraba hambriento de nuevas formas de vida, conocimientos y de poder. Los infecta y controla a la perfección, pero no puede copiar el alma. Su único objetivo es expandirse. Es una plaga y la Oficina de Inteligencia Naval lo está subestimando. Wolf tiene claro que la infección no podía salir de allí. Debía acabar con él usando el mecanismo de autodestrucción de Naraka antes de que el personal de la ONI llegue. Solo así podría destruir al parásito y enterrarlos en el olvido.

Wolf dio la vuelta para abrir la puerta. Esta ahora estaba asegurada con más resistencia. Enfadado regresó al monitor.

Wolf: ¡Abre la puerta!

Glocke: He recibido órdenes de confinarte aquí hasta que lleguen las naves.

Wolf: No dejes que lo hagan ¿No entiendes lo que pasará, Nathan?

Glocke: ...¿Nathan?

Wolf: ...

Glocke: ¿Quién es "Nathan"?

Wolf: Un amigo mío...

Glocke: Y ¿Qué te aconsejaría hacer ahora ese... Amigo?

Wolf: Él diría que la única forma de acabar con todo esto es activando el ciclo de autodestrucción. Él sabría la importancia que tiene...

Glocke: ¿Se preocupaba Nathan por ti? ¿Podría sentarse tranquilamente en una sala de mando y ordenarte que te quitaras la vida?

Wolf: Él entendería la importancia del sacrificio. Sabía lo que significaba. Él mismo lo demostró hace tiempo...

Glocke: Y... ¿Eligió que tu vivieras? El Cazarrecompensas, Wolf... Tu amigo, Nathan, sacrificó su vida para proteger a sus aliados... ¡Por la inmensidad del cosmos!

Wolf: ...

Glocke: Que imbécil.

Wolf: ¡¿Cómo te atreves?! ¡¿Cómo podría una máquina como tú llegar a comprenderlo?!

Glocke: Sabes que detonar la estación en una órbita lejana no garantiza la total extinción del Flood, ni siquiera estando totalmente destruida... Sólo conseguirías eliminar al único obstáculo a la ruina de la galaxia... Tú. Podrías ignorar este hecho y elegir la muerte. Entonces estaría claro que Nathan tomó una decisión equivocada.

El avatar de la Inteligencia Artificial repentinamente cambió su patrón. Las barras que lo conformaban cambiaron de forma para luego volver a su forma común.

Nathan: Si alteras la órbita de Naraka, podrías incluir el planeta en el campo de volatización de la detonación.

Wolf: ¿Cómo?

Nathan: Tendrías que iniciar la secuencia de propulsión ahora, antes de que llegue la ONI. Wolf, esta es tu última misión. Dirígete a la Sala de Control y ajusta la órbita de la estación para que intercepte el Planeta-X.

Wolf: ¡...!

Nathan: Después, regresa a tu nave y escapa. Date prisa y ten cuidado ¡Es una orden!... ¿Alguna objeción?

Las puertas se abrieron. Wolf salió a toda prisa y dio un súper salto para que lo llevara hacia la Cubierta Principal. Lo que había sucedido con la Inteligencia Artificial lo confundió pero estaba claro que ahora estaba de su lado. Aún tenía muchas dudas pero primero tenía que encargarse del Flood.

El Enemigo de mi Enemigo

Cubierta Principal, Estación Naraka

Wolf recorrió todo el camino hacia la Cubierta de Operaciones. No había rastros de la infección así que no perdió tiempo. Tuvo que brincarse varios de los elevadores igualmente para impedir que cualquiera lo siguiera. En un par de minutos llegó a su objetivo.

Fue directo a la Sala de Control pero en ese instante la alarma sonó y todas las salidas se bloquearon. La causa se encontraba a sus espaldas: un Doppelgänger.

Ambos apuntaron sus armas y abrieron fuego. Wolf, ahora con más resistencia, vio que su doble, a pesar de contar con todo su arsenal, no había aprendido su habilidad de aprender del enemigo. En otras palabras no era impredecible y su única ventaja era la posesión del Rayo de Hielo. Gracias a los Misiles de Difusión, Wolf ahora podía dar batalla contra el Doppelgänger al congelarlo. Mientras que su doble usaba la Aceleración para liberarse, el Cazarrecompensas lo atacaba con sobrecargas de Plasma. Estos derretían los escudos de energía para luego comenzar a perforar el falso blindaje.

El Doppelgänger había sido dañado lo suficiente. Su inteligencia por alguna razón había decrecido. Aun así era un peligroso enemigo. No conocía acerca de las estrategias que usaba su versión original pero sabía hacer uso de las habilidades con que contaba. Mientras que él atacaba con Rayos de Hielo, Wolf contraatacaba con descargas de Plasma. Su armadura se derritió tanto al punto de que era posible ver como la infección se desarrollaba en su interior.

Desesperado, el Doppelgänger planeó una Bomba de Energía pero antes de detonarla fue derribado por Wolf. El Cazarrecompensas sacó su cuchillo de combate y lo enterró repetidas veces contra la cabeza de su doble hasta deformarlo. Su cerebro estaba a plena vista. Wolf estaba por absorberlo cuando el Doppelgänger mutó hasta convertirse en una gran abominación.

La abominación era colosal. Medía al menos tres metros de altura. Había desarrollado un par de poderosos tentáculos con los que buscó azotar a su versión original pero al haber perdido la protección que le brindaba la armadura era mucho más susceptible al Rayo de Plasma. En poco tiempo su cuerpo terminó lleno de quemaduras que terminaron por consumirlo. De entre sus entrañas surgió el cerebro. Wolf estaba por absorberlo cuando esta cobró vida y escapó por una rejilla del sistema de ventilación.

Wolf había derrotado a uno de los Doppelgänger pero todavía quedaban nueve si es que aun no se habían multiplicado. Corrió hacia la Sala de Control. La consola de control se encontraba justo ahí, a unos cuantos pasos. Cuando estaba por acercarse a la consola, una serie de temblores azotó toda la estación. La causa no tardó en hacerse presente ya que un par de tentáculos surgieron de las ventanas que daban vista hacia el Planeta-X. Posteriormente una gigantesca biomasa Flood apareció en el mirador. En su centro se encontraba una especie de boca de afilados colmillos. Esta se abrió para dar vista a un ojo rojo como el mismo infierno. Una estrepitosa voz resonó en su mente. En realidad era una infinidad de nombres. Todas ellas repetían al unísono las mismas palabras: Ya es suficiente, tu insignificante vida acaba aquí.

La conciencia que el Flood estuvo cultivando todo el tiempo. Una mente trascendental que velaba por el objetivo de consumir la galaxia completa. Ridley había sido únicamente el catalizador. Con su ADN finalmente lograron dar vida a un Gravemind.

El Gravemind tenía una forma similar a un globo. La parte final de su cuerpo era una gran extremidad desde la cual invocó un grupo de abominaciones. Las criaturas sucumbieron rápidamente ante Wolf para que luego él apuntara un Misil de Difusión contra el ojo de la mente. El Gravemind imaginó lo que planeaba su enemigo así que disparó un serie de púas que hicieron que Wolf no pudiera atacar para luego destruir el mirador haciendo que el vacío del espacio absorbiera al Cazarrecompensas.

Wolf pudo aferrarse gracias al control gravitatorio de su armadura. Desde ahí pudo asestar varios proyectiles contra el Gravemind. Las ojivas de difusión congelaron las extremidades de la criatura y así fueron blanco fácil para el Rayo de Plasma. De esa forma, uno de los tentáculos de la criatura cayó pero al poco tiempo se regeneró. Los movimientos del Gravemind se volvieron más violentos. Usaba sus tentáculos para intentar golpear al Cazarrecompensas mientras seguía disparando púas.

Una serie de capsulas hechas de biomasa salieron de su interior para liberar más abominaciones y formas de combate. En conjunto lograron hacer que Wolf tomara cobertura para poder eliminarlos. Esto permitió que el Gravemind pudiera sujetarlo para luego estamparlo contra los muros de la habitación, gastando sus tanques de energía. En el momento en que se quedó en el aire unos momentos, logró disparar más descargas de Plasma contra el ojo del Gravemind dejándolo ciego.

El ojo herido del Gravemind cayó en el centro de la Sala de Control. Todavía se encontraba aferrado a su cuerpo. Wolf corrió para enterrar su cuchillo de combate para abrir un hueco. Desde ahí vació todos sus proyectiles para abrir un camino hasta el interior. Arrojó todas las Bombas de Energía que tenía para luego dejarse caer en la sala. El daño al Gravemind fue tal que se soltó de la estación. Mientras se alejaba en el vacío del espacio fue consumido por una explosión que obliteró todo su interior hasta desintegrarlo.

Todo había terminado. Al menos por ese momento. Wolf fue hacia la consola principal de la Sala de Control y modificó la propulsión de Naraka en dirección al Planeta-X. El tiempo para el impactó se añadió en su HUD. Contaba con poco tiempo para volver a los hangares así que se dio prisa.

Al avanzar, Wolf tenía algo de temor en encontrarse con algún Doppelgänger, sin embargo, únicamente encontró varias formas de combate inmovilizadas. Cerca de los hangares, los destrozos eran notables. Parecían ser recientes y no había rastro del Flood.

Su nave no estaba. Todo estaba hecho un caos. La alarma resonaba por toda la instalación. En el fondo de todo se encontraba una criatura alimentándose de un grupo de cuerpos. Wolf los identificó como los Doppelgänger restantes. Todos ellos se habían reunido allí para eliminar a una amenaza que consideraban más peligrosa que él mismo. Wolf recordó que al salir del Sector 6 se encontró con varias membranas viscosas. Esos restos pertenecían a una criatura que se encontraba frente a él. Un Metroid había salido del Sector X y había evolucionado rápidamente hasta alcanzar la forma Zeta.

El Metroid se percató de la presencia de Wolf. En el momento en que terminó de consumir al último Doppelgänger comenzó a crecer hasta alcanzar la fase Omega. La criatura proliferó un rugido para endurecer su punto débil. Wolf preparó sus Misiles de Difusión pero la bestia, que de por sí era bastante más grande que los Metroid Omega vistos en el Planeta-X, se abalanzó sobre él y de un sólo zarpazo lo arrojó contra la entrada a los hangares- El golpe había sido tan grave que sus escudos y tanques de energía llegaron a cero.

El Omega caminó hacia Wolf. En su boca estaba acumulando su aliento calorífico. Antes de soltarlo, los restos del Doppelgänger que eliminó cerca de la Sala de Control aparecieron. Estos retomaron la apariencia de Wolf. Prepararon su Rayo de Hielo e inmediatamente infringieron daño contra su enemigo natural. El Metroid retrocedió por el dolor y respondió igualmente con un golpe que hizo pedazos al duplicado. Sus restos quedaron en el suelo. Wolf, debilitado y herido, gateó hasta ellos y dejó que su armadura lo absorbiera.

Un evento extraño sucedió. Un conflicto retumbó entre su mente. Su ADN Forerunner, Metroid y el del Flood habían entrado en una crisis en su interior. Su armadura se iluminó en un resplandor azul hasta desencadenar una reacción que reestableció por completo su estado. Tanto el ADN Metroid como el de la infección habían desaparecido. Había vuelto a la normalidad y eso se podía ver con el aspecto de su armadura, que igualmente había regresado a ser el de antes.

El Metroid Omega volvió a rugir. Wolf preparó el Rayo de Hielo y fulminó a la bestia con el frío. La criatura se congeló y con un Súper Misil quedó recudido a cenizas. La Estación Naraka estaba cerca de colisionar con el Planeta-X. Su nave apareció y lo recogió. Subió a la cabina de piloto y salió de los laboratorios a toda prisa.


Órbita del Planeta-X, Sistema Fen

La Estación Naraka se estrelló finalmente con el Planeta-X. El choque fue tal que ambos crearon una explosión que desintegró ambos en el vacío del espacio. Todo finalmente había terminado. Tanto el Flood como los Metroid habían sido devueltos a una tumba que jamás debería volver a abrirse.

La nave de Wolf seguía vagando por el espacio. Se encontraba perdido en sus pensamientos. Aquella mente militar tan perfecta. La sabiduría del Comandante Nathan seguía viva incluso después de la muerte. Hasta ese día, nunca imaginó que las mentes de los líderes y científicos se transfirieran a Inteligencias Artificiales. Su reencuentro con Nathan pudo haber salvado el universo... Pero ¿Cómo se tomaran ahí afuera su decisión? Wolf dudó que comprendieran sus intenciones. El peligro que lograron evitar. Habría investigaciones y juicios; los acusarán de ser responsables. Nathan lo entendió así y Wolf lo escuchó indignado.

"No te preocupes. Uno de ellos lo comprenderá. Tiene que ser así". Luego de reflexionar sobre sus palabras vio la sabiduría que emanaba de ellas. Estaban limitados por sus experiencias; son la prisión de su conciencia. Pero al final el alma humana siempre buscará la verdad. Eso fue lo que Nathan le enseñó a Wolf. Sin embargo, había un único detalle que no lograba comprender. La nave que se encontraba pilotando sólo se puede controlar manualmente. Justo antes de que se encontrara con el Metroid Omega, la nave se movió sola, controlada por alguien o algo.

El avatar de la Inteligencia Artificial se manifestó en la pantalla.

Nathan: ¿Qué ocurre? ¿No sabes cómo he puesto en marcha tu nave? Es fácil... Ellos me ayudaron...

Wolf giró su cabeza. En el fondo se encontraba la manada que había rescatado, durmiendo profundamente. Al menos en esa ocasión pudo salvar vidas pero ¿cuándo llegaría el momento en que tuviera que hacer un sacrificio como lo hizo Nathan? Los recientes eventos le dejaron claro que los hilos del universo y del destino no estaban sujetados por él ni por nadie. Pero él ahora se encargaría de cortarlos. Él controlaría su propio destino. Él sabía que esto no había terminado.


C O N T I N U A R Á