FANDOM


Saga Beyond logo
Portada Legends 8-. La Última Cacería


16 de Septiembre del 2581

Valle de los Reyes, Distrito Gamma, Themar

Kslo 'Ehtar (Radio): Luminalia es diferente ahora. Las Pandoras están destrozadas por la pena de haber perdido a su Reina... Lo mismo con los Cazadores.

Ryuko Matoi: ¿Cazadores? ¿La Facción? Oye... ¿No estarás diciendo que...?

Kslo 'Ehtar (Radio): Sí. Mientras que las otras facciones arden, los Cazadores se están reuniendo. Y buscan un nuevo hogar.

El transporte de Ryuko la dejó en la rojiza tierra de las arenas que cobijaban las afueras del Distrito Gamma. Había sido tan rápido, en un momento estaba atendiendo su cafetería cuando Keith apareció para hacer que Wolf se fuera sin pagar y luego apareció un Sangheili de aspecto poco amistoso que habló de su líder, Kslo.

Ryuko respondió que ahora se encontraba de turno pero aparentemente los Sangheili no ven más allá de la guerra aunque, era realmente curioso, de lo poco que aprendió de historia en Honnouji es que las mujeres no formaban parte de las filas del Covenant. Quizá sucedió algo que lo cambió pero a esas alturas era algo de poca importancia. Después de todo no era su primera cacería.

Kslo 'Ehtar (Radio): Las facciones del Covenant Caído deben cazar. Merodean, escarban, defienden y mueren con honor. Los Reyes tienen Ceres. Invierno tiene Althan. Y ahora los Cazadores reclaman Themar.

Ryuko Matoi: Los gusanos no deben estar contentos.

El Phantom dejó caer el Opossum personalizado de Ryuko. La mujer subió encima de la máquina y accionó el motor para emprender la marcha. Para su suerte no había ninguna clase de enemigo cerca. Esperaba en cualquier momento recibir ataques de un Falange o el disparo de un Rifle Binario de un Prometeo pero desde hace poco que no se sabe nada de ellos.

Ryuko subió por una cima rodeándola por un sendero de rocas. Al cielo pudo ver como las Cosechadoras de Uroboros se desplazaban por el aire. La mayoría partió al exterior mientras que unos pocos se quedaron cerca para descender y dejar unidades de defensa.


Atrincheramiento, Distrito Gamma, Themar

Ryuko salió de su vehículo y se aferró a un Rifle de Haz. Al apuntar hacia el valle repleto de Legionarios ubicó al Coloso que los comandaba. Con mucho cuidado ubicó la extraña mirilla del arma en la cabeza del líder y accionó el gatillo disparando haces de partículas.

El arma rebotó violentamente contra Ryuko. Un error había hecho que disparara repetidamente el arma. Si bien había conseguido eliminar al Coloso ahora el Rifle de Haz quedó inutilizado lo suficiente como para que los Legionarios se desplegaran para tomar posiciones de combate.

La mujer se acercó y se cubrió con uno de los escudos fijos. Tomó uno de los Aguijoneadores y liberó los cristales de blamita contra los desprotegidos enemigos que terminaron por explotar en nubarrones rosas. A Ryuko le terminó por encantar esa arma que prefirió seguir usándola contra el resto de enemigos. El valle quedó cubierto de neblina rosada que se iba disipando entre las pisadas de Ryuko.

Kslo 'Ehtar (Radio): Matoi, ¡detente! Estoy captando una señal muy fuerte de Uroboros justo encima.

Una Cosechadora cayó del cielo para dejar caer más soldados. Los Legionarios se aproximaron lo suficiente a Ryuko como para que ella encendiera el rojo sangre de su Espada de Energía. En un instante los cuerpos de los Lekgolo expulsaron sus gusanos violentamente.

Kslo 'Ehtar (Radio): La entrada debería estar más o menos despejada. Estate alerta. Aún quedan soldados de la Legión por toda la superficie del planeta.

Ryuko Matoi: ¿Aún? ¿Y el resto?

Kslo 'Ehtar (Radio): Sus naves salen del borde. Huir no es propio del imperio de Uroboros. Algo grave debió suceder.

Ryuko no lo sabía. Hasta el momento solamente había tenido que enfrentarse a los esqueletos vivientes del Enjambre. Que unas formas de vida tan simple como unos gusanos formaran un imperio militar conquistador-erradicador de mundos era realmente impresionante. Pero que una facción rota como la de los Cazadores, que estaban estableciendo sus raíces en su fortaleza así como así, era de verdad sorprendente.


Línea de Hierro, Distrito Gamma, Themar

Kslo 'Ehtar (Radio): Estás cerca. Ahora conocen tu esencia...

Los Cazadores. Rebeldes y traidores. Luego de la captura de Sork se inició una campaña que fundó el Tratado. La alianza entre los Titanes de Ceres, Iluminados y la Facción del Juicio del Covenant Caído. Se creyó que tanto los Cazadores como las Espadas Silenciosas habían caído hasta que Ryuko tuvo que hacerse cargo de cierto personaje que le costó serios problemas.

Ryuko se encontró en la entrada de la Fortaleza de la Legión. Cuerpos y gusanos esparcidos yacían esparcidos con tallones de plasma provocados por distintos tipos de armas. Marcas de sangre con olor a gasolina indicaban el infame símbolo de la facción.

Cuando la última puerta se abrió, Ryuko saltó hacia un lado cuando los proyectiles de Cañones de Quemado casi la incineran. Sus heridas eran leves y se curaban rápido gracias a su regeneración. Ryuko subió encima de un pequeño búnker para contemplar como los Cazadores y los gusanos se mataban entre ellos.

Ryuko tomó su Rifle de Haz y se enfocó ahora en los líderes de ambos bandos. Ella no tenía una precisión tan fina como la de Sasha pero no se quedaba atrás. Al poco tiempo se acostumbró al funcionamiento de esa arma ayudando de forma inintencionada a los Lekgolo.

Al caer el último Ultra, los Lekgolo rugieron su victoria. En eso, hojas de plasma atravesaron los pesados cuerpos. Espadas Silenciosas se materializaron y localizaron a Ryuko. La mujer se aventó contra ellos arrojando Granadas de Plasma. Al tomarlos por sorpresa, Ryuko aprovechó el efecto del camuflaje de los asesinos furtivos para eliminarlos de un tajo.

Arde 'Crausee (Radio): Lekgolo Snref'snornir Ness. Nieknog Mef.

Kslo 'Ehtar (Radio): ¡¿Arde 'Crausee?! ¡¿Sigue con vida?!

Ryuko Matoi: ¿Arde? 

Kslo 'Ehtar (Radio): El Anciano de los Cazadores... Creí que había muerto en la Campaña Luminaica. Matoi, averigua que hace en Themar. Procede con cuidado. Han llamado máquinas de guerra al encuentro.

Confundida, Ryuko salió por el frente de la fortaleza. Los circulares y gigantescos pasillos la hacían sentir de verdad diminuta y sus pensamientos fueron sofocados por el arduo trabajo de una excavadora todavía operativa. La entrada estaba despejada y Ryuko salió al exterior.


Páramos de Axuko, Distrito Gamma, Themar

La Facción de los Cazadores ansiaba conquistar más territorios. Fuerza bruta y sin compasión. Los Lekgolo son soldados preparados para la guerra. Los secuaces de Sork finalmente habían encontrado un auténtico rival.

Kslo no dejaba de preguntarse cómo era posible que los caídos pudieran resurgir y la respuesta estaba en ese Anciano, sin embargo, debía haber algo más ya que uno sólo no puede tomar el control de la facción así como así. La respuesta tenía que ser un Kaidon. Los Cazadores perdieron a sus posibles Kaidon hace un tiempo y el Kaidon de Kaidons fue capturado hace meses para pudrirse en una cámara especial del Prison of Elders.

Al salir al exterior, Ryuko se encontró ante un enfrentamiento de varios frentes. Phantom y Cosechadoras se bombardeaban en aire mientras que las unidades terrestres vaciaban sus cargadores, arrojaban explosivos y golpeban a sus enemigos. Los Wraith Antiaéreos llegaron al cruzar una gran puerta de acceso. Dispararon sus cañones de combustible contra las Cosechadoras y estas cayeron en llamas.

Un puñado de naves de Uroboros sobrevivió al ataque inicial para dejar unos cuantos Goliath. Si bien los tanques de los Lekgolo eran más lentos que los usados por los Sangheili, reaccionaban con mayor facilidad gracias a los gusanos que operaban en su interior. Los poderosos proyectiles de los Goliath acabaron con los Wraith uno por uno hasta que los Cazadores se retiraron a uno de los búnkeres.

Arde 'Crausee (Radio): Snereali'no Mef Fy'erbow. G'nyeru Anak'kzer.

Ryuko Matoi: No sé lo que dijo pero no está muy feliz.

Un sonido estruendoso puso a Ryuko en alerta. A esto le siguieron ligeros temblores provenientes de algo muy grande sin duda. Se estaba acercando. Una sombra eclipsó a los Goliath que cayeron ante un devastador Rayo de Excavación de un andante.

Kslo 'Ehtar (Radio): ¡¿Un Scarab?! ¿Dónde encuentran esas cosas? Matoi, aléjate del fuego cruzado.

La mujer saltó al frente ignorando las palabras del líder del Juicio y procedió a fulminar a parte de las defensas de los Cazadores. Llegado el momento buscó cobertura del Rayo de Excavación del Scarab. La pequeña intervención de Ryuko dio el tiempo suficiente como para que los Lekgolo sobrevivientes de los Goliath se unificaran para unir los restos de los vehículos.

El improvisado Goliath atacó ráfagas de proyectiles seguidos contra una de las articulaciones de la pata del andante. Fueron tiros certeros que provocaron que la articulación colapsara no dejando más opción a tomar reposo para redirigir su energía.

Los soldados de Uroboros restantes aprovecharon para aproximarse al vehículo para destruirlo sólo para ser aniquilados por el cañón antiaéreo. La unidad ultrapesada completó su ciclo y se pusó en marcha para destruir a los Goliath de otro Rayo de Excavación no sin antes recibir más proyectiles en el resto de sus articulaciones.

Ryuko entendió el plan de los Lekgolo y se aproximó lo suficiente para trepar al Scarab. La máquina supo de su presencia y disparó un pulso electromagnético a través de sus patas que arrojó a Ryuko contra un cúmulo de rocas. El Scarab estaba por dispararle con su Rayo de Excavación cuando fue bombardeado por Cosechadoras de Uroboros. El Scarab redirigió sus ataques y derribó a los vehículos.

Una de las Cosechadoras cayó cerca de ella dejando un Interceptor casi intacto. Aquel vehículo fue tomado por Ryuko y lo usó contra las articulaciones del Scarab empleando los proyectiles que disparaba. El vehículo no era más rápido que un Ghost pero podía hacer uso de un pequeño impulso que le permitía escapar a tiempo del Rayo de Excavación. Al conseguir dañar otra articulación, Ryuko accionó la aceleración del Interceptor para caer justo encima de la cabeza del Scarab.

Cazadores la estaba esperando con Espadas de Energía en mano. Ryuko desenvainó su Espada Tijera y acabó en un instante con la guardia antes de toparse con el líder de la operación. El Anciano, Arde 'Crausee, reconoció a Ryuko como una rival y amenaza para sus planes por lo que no dudó al seguir las reglas de su especie.

Arde chocó Espadas con Ryuko. Destellos energéticos rojizos y azulados explotaban y dejaban rastros de plasma en los muros del Scarab. Por un tiempo, Ryuko se había valido de atacar de forma desenfrenada pero incluso esa táctica falló contra el Anciano, quien empleaba una forma de lucha elegante al igual que su hermana. Sin embargo, Ryuko conocía tal estilo de combate y no tardó mucho en engañar a Arde al enterrarle su Espada Tijera en su pecho. Con su último aliento, el Anciano hizo lo mismo a fin de llevarse a Ryuko a la muerte junto con él.

El Anciano cayó y Ryuko tambaleó hacia atrás mientras tosía un poco de sangre. El gesto de burla de Arde cambió a desagrado en cuanto la mujer volvió a ponerse de pie recuperada completamente gracias a su autoregeneración. Arde, enfurecido, accionó el sistema de autodestrucción del Scarab. Ryuko supo de inmediato lo que planeó y saltó afuera del Scarab. La explosión fue tal que Ryuko salió expulsada contra uno de los búnkeres de Uroboros, herida y dolida pero aún con vida.

Ryuko Matoi: Auch. Me va a doler mañana.

La mujer se puso de pie sujetando su adolorido brazo.

Kslo 'Ehtar (Radio): No esperaba menos de ti, Matoi.

Ryuko Matoi: Sí... Perdón por no haberle sacado nada.

Kslo 'Ehtar (Radio): No es necesario. Tengo... Una teoría. Tanteaba... Buscaba a un nuevo Kaidon. No pude encontrar a ninguno. No pude entender las estrategias de los Cazadores ¿Luchar contra Uroboros? Ja, ja, ja...

Ryuko Matoi: ¿Qué es tan divertido?

Kslo 'Ehtar (Radio): No pude encontrar a un nuevo Kaidon, porque no hay uno. Los Cazadores siguen a un High Servant. Tan antiguo como el Tornado.

Ryuko Matoi: Ajá... Un High Servant ¿Cómo Diablum? Bueno, supongo que eso explica muchas cosas. Supongo, porque no puedo entender cómo es que se guían por máquinas.

Kslo 'Ehtar (Radio): Los High Servant son inteligencias artificiales con pensamientos fuera de nuestro plano de comprensión. Saben cosas que sólo los Ancianos comprenden. Venum, en particular, es uno de los más reservados. Sólo puede estar en un sitio imposible de rastrear en Themar. La Espira de la Confluencia Temporal. En lo profundo de la base de Uroboros.

Ryuko Matoi: (Suspiro) Odio las máquinas...


Línea de Hierro, Distrito Gamma, Themar

Al sentirse completamente recuperada, Ryuko retornó a la base de la legión. Al cruzar la gran puerta se topó con un Servant proporcionando sobreescudos a sus compañeros. La mujer enterró su Espada Tijera en el ojo de la máquina para luego obliterar a los Cazadores presentes.

La Espira de la Confluencia Temporal se encontraba relativamente cerca. La puerta de acceso estaba bloqueada así que Ryuko, como siempre, improvisó al abrir su propia entrada empleando el filo de su Espada Tijera. No le tomó mucho abrir un hueco por el que pudiera caber.

Por encima había unas cuantas escaleras. El ataque de una Espada Silenciosa la tomó por sorpresa pero la emboscada no la retuvo. Los asesinos furtivos no recordaban la última vez de haberse enfrentado a un enemigo con tales habilidades. Quizá se debía a que ellos eran asesinos por excelencia. Expertos que tristemente terminaron por ser superados.

Kslo 'Ehtar (Radio): Enfrentar a Uroboros... Venum podía ser el más reservado, sí. Pero tal vez nunca fue el mejor de los estrategas.

Ryuko Matoi: ...Ajá.

Kslo 'Ehtar (Radio): Estoy pensando en la forma en que los Cazadores llegaron ahí.

Ryuko Matoi: Quizá solamente burlaron la defensa exterior y establecieron un perímetro alrededor de la...

Ryuko recordó. Aquella vez que el Cazarrecompensas detuvo a Sork. Si mal no recordaba, los Cazadores habían logrado teletransportarse a través del tiempo. Durandal había dicho que el tiempo era el término de los Prometeos para su forma de traslación pero eso no decía de donde provenían... ¿Y sí los Cazadores todo el tiempo habían planeado atacar a los Lekgolo para apoderarse de la Espira?

Sork había logrado ocultar a gran parte de los suyos que habían escapado del Prison of Elders y los asignó al control del High Servant Venum para reconfigurar la Espira. Arde fue un medio de comunicación entre la máquina y la facción para establecer el puente. Ahora todo cobró sentido y estaba en manos de Ryuko cortar ese lazo.


La Fortaleza de la Legión, Distrito Gamma, Themar

Ryuko subió al puente. Fuerzas de los Cazadores la estaban esperando. El combate estaba por iniciar cuando Cosechadoras aparecieron y desplegaron Legionarios. Un Centurión encabezó el ataque contra los Sangheili. Los proyectiles acabaron con la vida de los Ultras a cargo mientras que los Falanges neutralizaban los disparos de los francotiradores.

La formación de Lekgolos avanzó hacia la posición de la Espira. Ryuko los siguió. Tuvo mucho cuidado de que los Psiónicos no la identificaran aunque parecían estar más ocupados con los Servant. Y hablando de Servant, Venum se encontraba justo encima de la Espira recibiendo energía de unidades menores.

Los Lekgolo arrasaron con la guardia de los Cazadores. Phantom surgieron del cielo sólo para caer en llamas ante el liderazgo del Centurión. Los Servant fueron destruidos. Únicamente quedó Venum que giró sobre sí mismo para colocarse un chasis forjado de componentes de tecnología de la Confluencia Temporal.

Kslo 'Ehtar (Radio): Matoi, Arde fue quién reconstruyó a Venum y Sork fue quien lo usó para establecer la conexión entre la Espira y la Ciudadela. Corta esa conexión. Lucha. Gana. Vive.

Venum desapareció para colocarse tras el Centurión. Su chasis se abrió y extrajo toda la energía del escudo del Lekgolo para devolvérselo en forma de proyectiles. Desorganizados, los Legionarios y Psiónicos se distribuyeron disparando a la máquina que no hacía más que girar sobre sí para computar alternativas.

El plan de los Lekgolo funcionó en cierto punto. Venum no podía disparar a diferentes posiciones. Ryuko tomó ventaja de la situación para subirse a un pilar desde donde podía disparar su Rifle de Haz cómodamente. Los proyectiles de partículas perforaban el grueso blindaje de Venum forzando a que se moviera encima de la Espira.

De alguna forma, Venum transfirió la energía de la formación Prometea y captó a todos los presentes, incluyendo a Ryuko, en un campo de energía. Luego un destello de luz. Ahora Ryuko se encontraba justo en medio de los confundidos Lekgolo. Frente a ellos estaba Venum que roció sus proyectiles de plasma hasta sobrecalentarse.

Ryuko se salvó gracias a que había un búnker bajo tierra. Los restantes gusanos Lekgolo encontraron una falla en Venum de la que Ryuko se dio cuenta igualmente. Al utilizar la energía de la Espira para teletransportar a sus objetivos, y disparar la sobrecarga de plasma, tiene que ventilarse abriendo su chasis, exponiendo su núcleo. Los gusanos se indrodujeron dentro de Venum y comenzaron a devorarlo.

El High Servant comenzó a fallar. Sus movimientos se volvieron erráticos pero aún podía luchar. Al detectar a Ryuko con vida, la sacó de su escondite al teletransportarla frente a ella. Fue en eso que Ryuko lo atravesó con su Espada Tijera, los componentes que conformaban a Venum ciertamente eran de los Prometeos puesto que esos trozos estaban conformados por Durance.

Con los gusanos Lekgolo en su interior y Ryuko destruyendo su blindaje, el núcleo de Venum quedó finalmente expuesto a un ataque directo. Como antaño, Ryuko atravesó a su enemigo esparciendo una nube de Durance que precedió a la destrucción del High Servant.

Kslo 'Ehtar (Radio): High Servant muerto. Facción de los Cazadores dispersa... Sin un Servant, un Kaidon, la facción está muerta, otra vez.

Ryuko Matoi: (Suspiro) Espero que ahora sea permanente.

Kslo 'Ehtar (Radio): Seguiré buscando. Sabré si los Cazadores atacan de nuevo. La Facción del Juicio te lo agradece, Matoi.


F I N