FANDOM


Saga Origenes logo
Portada ES

Si tuviera una superarma...

30 de Septiembre del 2574

Salón 9, Academia Militar Honnouji, Distrito 34, Ceres

Kasai Atasuke: ...En el 2509 se había fundado el Frente Rebelde Unido iniciando un conflicto bélico con la UNSC que fue llamado posteriormente Insurrección Colonial que se vio aplacada por la llegada de un pacto de especies alienígenas en el 2525, siendo el comienzo de la Guerra Humano-Covenant...

La puerta se había abierto violentamente al mismo tiempo que uno de los superiores había entrado.

Kasai Atasuke: Ahh… Eh… La conferencia aún no ha terminado...

Ken Takayama: ¡Soy de la Elite 4! ¡Se ha determinado que en este grupo de cadetes se encuentra un traidor! ¡Y no vengo dispuesto a escuchar explicaciones!...

El hombre observó los asientos que se encontraban alrededor de la proyección holográfica distinguiendo una ligera distorsión.

Ken Takayama: ¡Fuiste tú!

Fue hacia el traidor tomándolo por el cuello y lo arrojó afuera para así poder romper su camuflaje.


Patio Principal, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Sen Miya: ¿Eh? ¡No me pasó nada!

Ken Takayama: ¡Así es! ¡Ese es el poder de las COVERS!

Sen Miya: Si tengo este poder…

Intentó contraatacar usando la mochila propulsora pero ni siquiera su fuerza aumentada pudo hacer mover ni un milímetro al superior.

Ken Takayama: Aunque ambos usemos la misma clase de armadura existe una gran diferencia ¡La mía es de Nivel 3 y ahora me devolverás esa!

Lo tomó por la pierna para azotarlo violentamente contra el piso desgastándole los escudos de energía para finalmente poder desprenderlo de ella.

Ken Takayama: ¡Escúchenme todos ustedes! ¡Ustedes no son más que carne de cañón con armadura! ¡El temor es la libertad! ¡Esa verdad los liberará! ¡La contradicción es la única verdad! ¡Ríndase a ella! ¡Ahora saluden a la directora de la Academia Militar Honnouji! ¡Satsuki Kiryuin!


1 de Octubre del 2574

Alrededores de la Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Las COVERS, creadas como una variante superior a las MJOLNIR, confieren habilidades especiales a quién las use siendo la prestigiosa Academia Militar Honnouji la que crea soldados de cuerpo y mente fuertes para usar dichas armaduras siendo disciplinados por Satsuki Kiryuin con absoluta y fría mano de hierro. Todo eso cambiaría un día en el que una joven de 17 años, llamada Ryuko Matoi, llegó a las instalaciones al encontrarse en una búsqueda personal.

Siguiendo a una chica algo extraña encontró en la entrada principal a lo que parecía se un cadete golpeado y amarrado con cadenas sosteniendo un cartel.

Ryuko Matoi: “Aquí se encuentra una de las tantas carnes de cañón que se opuso a la Academia Militar Honnouji”... Supongo que si la ciudad es peligrosa, la Academia no tendría por qué ser diferente. Interesante. Creo que aquí debería encontrar alguna pista.

Haciéndose pasar por una recluta fue asignada al mismo batallón del traidor.


Salón 9, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Kasai Atasuke: Ella es Ryuko Matoi, se acaba de enlistar.

Durante las presentaciones vio que la extraña chica que había seguido para llegar a la Academia le hacía señas para que tomara asiento junto a ella.

Kasai Atasuke: Disculpa… ¿La conoces?

Ryuko Matoi: De conocerla… La conozco, pero…

Kasai Atasuke: Bueno, ella es así. Vete a sentar allá.

Pasó a un lado de algunos asientos ocupados para sentarse al lado de la excéntrica muchacha.

Akeno Taneda: Soy Akeno Taneda ¡Mucho gusto! ¿Así que vas a entrar en esta Academia? Con razón nunca te he visto por acá.

Ryuko Matoi: ¿Al de la entrada lo ajusticiaron los mandos de la Academia?

Akeno Taneda: Sí. Pasa seguido. Así que no te preocupes mucho por eso.

Ryuko Matoi: ¿Pasa seguido?

Kasai Atasuke: Bueno, hoy continuaremos hablando sobre la Odísea de Thea…


Más tarde…

Ryuko se había levantado rápidamente luego del final de la conferencia pero fue detenida antes de salir.

Akeno Taneda: ¡Ryuko! ¿Por qué te vas si somos las mejores amigas?

Ryuko Matoi: ¿Mejores… Amigas?

Akeno Taneda: Ahora te sientas a mi lado ¡Seamos amigas!

Ryuko Matoi: Yo... Este...

Al ser incapaz de negarse decidió juntarse con Akeno quién le explicaría unas cuantas cosas de ese lugar.


Patio Principal, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Ryuko Matoi: Hay algo que quiero preguntar.

Akeno Taneda: ¿Qué es?

Ryuko Matoi: ¿Quién es la persona más importante de este lugar?

Akeno Taneda: ¡Por supues… To! ¡Ryuko, haz un saludo! ¡Saluda!

De la Torre que proyectaba una gran sombra en la Academia bajaron cinco personas aparentemente de gran autoridad notándose por como todos los demás hacían el gesto de saludar con su mano en la frente.

Ryuko Matoi: ¿Son importantes?

Akeno Taneda: Sí. Es que ellos tienen una Armadura de Nivel 3.

Ryuko Matoi: ¿Nivel 3?

Akeno Taneda: Sí. El Nivel 3 está por encima de nosotros, los que no tenemos armaduras. Es muy importante.

Ryuko Matoi: Hmm… Explícame a que te refieres con eso de los niveles.

Akeno Taneda: Las armaduras de esta academia tienen un súper poder increíble. Si te pones uno, te haces increíblemente fuerte. Hay armaduras desde Primer hasta Tercer nivel y se reciben de acuerdo a las habilidades del soldado. La que asigna las armaduras a los cadetes es la directora de la academia, Satsuki Kiryuin.

Ryuko Matoi: ¿Entonces ella es la importante?

Akeno Taneda: Así es. De hecho es la mujer que está hasta atrás.

Ryuko Matoi: …Ya veo ¡Oye! ¡¿Tú eres la directora?!

Akeno Taneda: (Susurrando) ¡¡Ryuko!!

Ryuko Matoi: ¡Hay algo que deseo preguntarte!...

El tono de voz de Ryuko hizo que varios de los soldados se enfurecieran ante la falta de respeto. Ellos intentaron abalanzarse contra ella quién los neutralizó con una peculiar Espada de Energía que tenía una de las hojas de un color rojo sangre.

Satsuki Kiryuin: ¡…!

Ryuko Matoi: Cálmate. Use el mango de la Espada.

Akeno Taneda: ¡¿Y esa espada?!

Ryuko Matoi: La llamo “Espada Tijera”, pero estoy buscando a quien tiene la mitad ¡Directora! ¡¿No recuerdas haber visto esta espada?! ¿Al verla te sorprendiste! ¡¿No es así?!

Satsuki Kiryuin: ...¿Y qué si así fue?

Ryuko Matoi: ¡¿Qué?! ¡Tú eres la que posee la otra mitad!

Fue corriendo hacia donde estaba Satsuki pero nuevamente fue interrumpida por un sujeto portando una armadura.

Dom Fukuro: ¡No te dejaré que te acerques a la Directora Kiryuin!

Satsuki Kiryuin: ¿Fukuro?

Dom Fukuro: Sí. Soy Dom Fukuro ¡Déjemelo a mí!

Satsuki Kiryuin: Muy bien. Te lo encargo.

Ryuko Matoi: …No… Bromees ¡Quítate de ahí!

Intentó deshacerse de él al igual que los demás cadetes pero Fukuro era mucho más rápido al esquivar los espadazos.

Dom Fukuro: ¡¿No conoces las COVERS?! ¡Este que me dio la Directora Kiryuin es de Nivel 2! ¡Esta armadura no puede ser atravesada por las Espadas de Energía!

El cadete potencia su fuerza para contraatacar a Ryuko intentando igualmente no herirla de gravedad.

Satsuki Kiryuin: Por un momento pensé que eras interesante… Pero no eres más que una niña tonta que no sabe usar esa Espada de Energía.

Ryuko Matoi: …Entonces… Sí… Sabes algo…

Dom Fukuro: ¡Qué necia! ¡No le vuelvas a hablar directamente a la Directora Kiryuin de esa manera!

Ryuko Matoi: (Susurrando) ¿Qué hago? Así no voy a poder ganar. No puedo dejar que me haga más daño ¿Qué puedo hacer? Necesito algo increíble.

Dom Fukuro:

Ryuko Matoi: ¡Te enseñaré algo perfecto para ti! ¡Aquí voy!

El cadete se había preparado para cualquier ataque excepto para lo que vería a continuación. Ryuko había dado media vuelta y corrió lo más rápido posible a la salida para poder escapar a salvo.

Satsuki Kiryuin: ¡¿…?!

Dom Fukuro: ¡¿Vas a huir?! ¡E-Espera! ¡¿Cómo que piensas huir!?

Akeno Taneda: (Susurrando) ¿Estará bien?

Observando en los tejados, con unos binoculares, uno de los instructores había observado lo que había sucedido.

Kasai Atasuke: Mmm. Y bien… ¿Qué pasará ahora?

...Los destrozaría a todos

30 Minutos Después...

Sala del Alto Mando, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Ken Takayama: Dejar huir a quien se burló de Satsuki ¡Esto es tu culpa, Ryu!

Ryu Shimada: ¡¿Qué?! ¿Esto no es más bien culpa de toda la Elite 4, Ken?

Karen Alamilla: Oigan. Es patético verlos echarse la culpa mutuamente. Además ¿Se llama Ryuko Matoi? La chica de la Espada de Energía extraña ¿Quién es, Satsuki?

Satsuki Kiryuin: Esa Espada de Energía es capaz de destruir las COVERS.

Ryu Shimada: ¿Por qué tiene eso un recluta?

Satsuki Kiryuin: …Por ahora… Me preocupa más nuestra expansión por todo el territorio oriental. Akihiro ¿Ya sabes quién es el intruso de ayer?

Akihiro Hayabusa: Sí. Era un perro de los Titanes de Ceres.

Satsuki Kiryuin: Ya veo.

Akihiro Hayabusa: Para dominar el territorio oriental de Ceres nos falta el 10% de los Distritos 33 y 35. Fuera del Distrito 36, ya casi terminamos con el plan.

Satsuki Kiryuin: ¡Fukuro!

Dom Fukuro: ¡Sí!

Satsuki Kiryuin: No quiero que me molesten por tonterías así de nuevo. Al menos si no quieres perder tu armadura.

Dom Fukuro: …¡Sí! ¡Déjelo en mis manos!


Restos de la casa de los Matoi, Afueras del Distrito 34

Ryuko Matoi: Papá… ¡Lo siento!... ¡Estuve así de cerca de averiguar algo! ¡Si fuera más fuerte!

Un acceso secreto se abrió debajo de ella haciéndola caer a una zona desconocida de su antiguo hogar.

Kasai Atasuke: Lo demás lo decides tú.

Ryuko cayó en un sótano. Las heridas hechas en la pelea en Honnouji se abrieron un poco dejando correr un poco de sangre antes de poder levantarse.

Ryuko Matoi: ¿Es el sótano de mi casa? ¿Dónde está la salida?

???: Más… ¡Dame más sangre!

Ryuko Matoi: ¡¿Quién eres?!

Una figura bastante alta salió de una pila de basura y se arrojó sobre ella. Al pasar por un destello de luz vio que se trataba de una extraña armadura.

???: ¡Espera! ¡No te vayas! ¡ÚSAME!

Ryuko Matoi: La... La... ¡La armadura habló! ¡Aléjate!

???: ¡Aunque te asustes, úsame!

La armadura la alcanzó para tumbarse sobre ella.

Ryuko Matoi: ¡Pero qué diablos te pasa! ¡Deja de romper mi ropa!

???: ¡Úsame y dame más sangre! ¡No quiero morir!

Ryuko Matoi: ¡¿Un pervertido sexual?! ¡¿La armadura es un pervertido sexual?!

???: ¡No te preocupes por eso y úsame! ¡Si no lo haces, te obligaré!

La armadura comenzó a colocarse sobre ella a la fuerza uniéndose luego de unos minutos. Ryuko abrió los ojos viendo como el HUD del casco se activaba viendo también que en la parte superior izquierda había aparecido una pantalla de información con lo que parecían ser unos ojos. Uno de ellos parecía simular estar dañado al tener una herida en forma de cruz.

Ryuko Matoi: ¡¿Qué demonios es esta armadura?!

???: Soy yo.

Ryuko Matoi: ¡Quítate! ¡Te voy a quitar de mí!

???: No, gracias. Aunque tenga que usar la fuerza, voy a hacer que me uses.

Ryuko Matoi: ¡Lo que sea pero déjame en paz!

Ryuko intentó arrancarse pedazos de la armadura sólo para darse cuenta de cómo un aura roja sobresalía en varias partes.

Ryuko Matoi: ¿Qué es este poder?

???: Es tu poder y el mío. Al absorber tu sangre me desperté. Este poder apareció en el momento en que tú me usaste y yo te usé.

Ryuko Matoi: ¿Entonces, qué eres?

???: No lo sé. Mi memoria está fallando.

Ryuko Matoi: ¿Hay algo que recuerdes?

???: Sólo recuerdo al hombre que me creó. Tenía barba, bigote y un parche en el ojo. Usaba un saco de laboratorio y era muy alto.

Ryuko Matoi: ...Así que mi padre te creó… No me queda más que ganarles ahora. Voy a necesitar tu ayuda, Senketsu.

Senketsu: ¿Senketsu?

Ryuko Matoi: Nos conviene que tengas un nombre. Absorbiste mi sangre para empezar. Así que tú serás Senketsu.

Armis Divinus

Patio Principal, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Dom Fukuro (Altavoz): ¡Oye recluta! ¡¿Me escuchas?! ¡En una hora voy a ejecutar a tu amiga! ¡Los cargos en su contra son estar de tu lado al tiempo que te rebelas contra la Academia! ¡Si quieres detener la ejecución deja de esconderte y ven acá!

Todos los estudiantes veían como Akeno era condenada a una ejecución sin que los demás instructores pudieran hacer algo para detenerlo.

Kasai Atasuke: Caray. Al concilio se le pasa la mano.

Sako Taisuke: No nos conviene abrir la boca. La directora general de la academia es la madre de Kiryuin.

Los cadetes volvieron a abrir el paso a uno de los miembros de la Elite 4 que se acercaría al ejecutor.

Ryu Shimada: Así que la tomaste como rehén… Un método algo clásico ¿No?

Dom Fukuro: La recluta apenas se enlistó apenas hoy. La única que tuvo oportunidad de hablar con ella fue Taneda. Si mi plan falla, me quitarán mi armadura. No me queda otro remedio.

Ryu Shimada: Muy atrevido ¡Demuéstrales de que estás hecho!

De entre la multitud llegaría Ryuko impulsada por la mochila propulsora logrando rescatar a su amiga para ponerla a salvo encarando después a Fukuro.

Akeno Taneda: ¡¿Ryuko?! ¡¿Eres tú?! ¡¿Y esa armadura?!

Ryuko Matoi: Es una larga historia.

Dom Fukuro: ¡Oye tú! ¡Tenemos asuntos pendientes!

Ryuko Matoi: Ahora que estamos al mismo nivel vamos a enfrentarnos uno a uno, cara a cara.

Dom Fukuro: ¡No me voy a contener!

El cadete activó la mochila para taclearla pero lograría interceptar el ataque con su Espada Tijera para sujetar el brazo de su oponente logrando fragmentar la armadura que envolvía esa parte.

Ryu Shimada: ¡¿Puede ser que esa armadura sea una COVERS?!

Ryuko Matoi: ¡Esta vez es mi turno!

Dom, estando herido, fue sofocado por los puñetazos de Ryuko para luego perder su armadura de un tajo de la Espada Tijera. La armadura de Fukuro se deshacería en miles de partículas rojizas que flotarían hasta Senketsu, absorbiéndolos.

Todo el espectáculo había sido visto por la Elite 4 y su directora.

Ken Takayama: ¡No es posible!

Ryu Shimada: Una COVERS…

Karen Alamilla: …Perdió.

Akihiro Hayabusa: ¿Ese es el poder de la Espada Tijera?

Satsuki Kiryuin: No… Eso no es todo ¿Dónde conseguiste esa armadura?

Ryuko Matoi: Esto es un recuerdo de mi padre ¡Y la Espada Tijera fue lo que dejó atrás quien lo asesinó! ¡Muy bien! ¡Ahora me vas a decir quién posee la otra mitad de esta espada, Satsuki Kiryuin!

Satsuki Kiryuin: ¿Matoi, dijiste? Ya veo. Eres la hija de Isshin Matoi.

Ryuko Matoi: ¡¿Cómo sabes de mi padre?!...

Senketsu: Ryuko, hiciste correr demasiada sangre.

Ryuko Matoi: (Susurrando) ¡¿Que no querías eso?!

Senketsu: Si sigues así en cinco minutos perderás la conciencia por anemia.

Ryuko Matoi: (Susurrando) ¡¿Cómo puedes decir eso tan calmado?!... Maldición ¡En otro momento voy a preguntarte sobre esto con más calma!

Ryu Shimada: ¡Va a huir de nuevo!... No… ¡No la dejen huir! ¡Persíganla!

Satsuki Kiryuin: No te molestes. Seguro volverá. Déjenla en paz hasta entonces…


Más tarde…

Casa de Akeno Taneda, Distrito 34

Ryuko había huido nuevamente escapando aún más lejos para perderse de vista pero la pérdida de sangre finalmente hizo que perdiera la conciencia. Unas horas después despertaría en cama de una casa algo abandonada y vería que Senketsu se encontraba de pie frente a ella pero desactivado.

Akeno Taneda: ¡Vaya! ¡Ya despertaste!

Ryuko Matoi: Mis heridas…

Akeno Taneda: Yo me ocupé de ellas. Preparé mucha comida ya que perdiste mucha sangre. Me sorprende que te hayas curado tan rápido.

El Instructor

2 de Octubre del 2574

Patio Principal, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Akeno Taneda: Oh, Ryuko, se me olvidaba. Si no tienes un lugar donde quedarte está bien que puedas vivir con…

Una bala pasó en medio de sus cabezas cortando algunos pelos. Al voltear se dieron cuenta de que un grupo de soldados con Rifles de Precisión eran los culpables.

Ryuko Matoi: ¡¿Y ustedes qué demonios quieren?!

Omiko Hakodate: Akeno Taneda no ha asistido a la instrucción de armas de precisión.

Ryuko Matoi: ¡Ayer era rehén de los otros! ¡Es obvio que no iba a poder asistir!

Omiko Hakodate: ¡Es su culpa por dejarse apresar! ¡Y tú, cállate! ¡No deberías estar aquí para empezar!

Ryuko Matoi: Akeno, adelántate. Yo la voy a contener.

Omiko Hakodate: No deberías confiarte por haber derrotado a Fukuro.

Ryuko Matoi: ¡Senketsu… eh… Actívate!... Oye… ¿Senketsu? ¡Vamos! ¡Despierta!

Omiko Hakodate: …Le habla a su armadura… Bueno ¡Muérete!

La mujer disparó un cargador completo contra Ryuko gastando su escudo de energía teniendo que buscar cobertura.

Ryuko Matoi: Todavía… Me queda algo…

Omiko Hakodate: Su armadura resistió la munición aturdidora… ¿Qué piensa hacer?

Cuando recargó su arma vio cómo su objetivo había huido de la misma manera que con Fukuro pero la confusión hizo que se equivocara de salida cayendo en un canal de agua donde perdería la conciencia.


10 Minutos Después...

Zona desconocida, Acueductos de la Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Kasai Atasuke: Que huida más espectacular. Pero parece que también te hirieron bastante.

Ryuko Matoi: Hmm… ¡¿Eh?!

Kasai Atasuke: ¿Ya despertaste, Ryuko?

Ryuko Matoi: ¡Pero si eres el instructor! ¡Y estoy desnuda!

Kasai Atasuke: Así es. Soy tu instructor, Kasai Ata-su-ke… Atasuke… Y estás en una casa segura.

Ryuko Matoi: ¡¿Pero no habrás…?!

Kasai Atasuke: Esta es una clase extracurricular interesante ¡Te voy a mostrar muchas cosas!

Ryuko Matoi: ¡¿Qué mierda es lo que quieres?! ¡¡Habla!!

Kasai Atasuke: Eres demasiado agresiva… Con esa actitud nunca conseguirás un novio.

Ryuko siguió moviéndose para intentar escapar pero como no quería descubrir su cuerpo fue paralizada por unos pequeños aguijones que la paralizaron. Luego tomaría una jeringa mientras se acercaba a ella.

Kasai Atasuke: Bien. Voy a sacarte algo de sangre.

Ryuko Matoi: ¡¿Qué?! ¡No! ¡¿Qué es esa cosa?!

Kasai Atasuke: La razón por la que la Armis Divinus no se movió hace rato…

Ryuko Matoi: ¿Armis Divinus? ¿Hablas de Senketsu?

Kasai Atasuke: Es la armadura que llevabas puesta… Sí le damos tu sangre.

El instructor retiró la aguja para luego apretar la jeringa para salpicar a Senketsu con la sangre.

Senketsu: ¡Sangre! ¡Denme más!... ¡¿Ryuko?!

Ryuko Matoi: ¡De eso nada! ¡¿Por qué no respondiste antes?!

Kasai Atasuke: La Armis Divinus, o Senketsu, despierta al absorber tu sangre. Tu padre, Isshin Matoi, lo construyó. Tiene habilidades superiores a las armaduras hechas por REVOCS. Sólo los que pueden ponerse eso pueden oponerse a Satsuki Kiryuin… Hay que apurarnos. Las actividades se reanudaran pronto. Con esos aguijones se te debe haber quitado todo el dolor y el cansancio.

Ryuko Matoi: Tú no eres un instructor común y corriente ¿Quién eres?

Kasai Atasuke: Pruébame que eres un ser humano digno de que te conteste eso. Usa la armadura como debe ser usada.


5 Minutos Después...

Patio Principal, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Igual que lo que había hecho Dom, Omiko tomó a Akeno de rehén.

Ryu Shimada: ¿Qué tal va todo, Hakodate?

Omiko Hakodate: Bien. 

Ryu Shimada: ¿Quién es ella?

Omiko Hakodate: Es Taneda, la aliada de Matoi. La estamos usando como rehén.

Ryu Shimada: Pero Satsuki dijo…

Omiko Hakodate: La Directora habló de Matoi… No dijo nada de Taneda.

Ryuko Matoi: ¡Esperen un momento!

Akeno Taneda: ¡Ryuko!

Omiko Hakodate: ¿Viniste a que terminemos contigo?

Ryuko Matoi: No es momento de bromas ¡Me toca hacerte tragar tus palabras con sangre! ¡Vamos, Senketsu!

Legado

Patio Principal, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

En el momento en que iba a iniciar la pelea apareció un espectador más.

Ryuko Matoi: ¡Satsuki Kiryuin!

Satsuki Kiryuin: Muéstrame el poder de esa Armis Divinus.

Ryuko Matoi: ¡¿También sabes que es esta armadura?!

Satsuki Kiryuin: Si quieres saber más, debes derrotar a Hakodate.

Senketsu: Ryuko, usa la espada.

Ryuko Matoi: Ok.

Ella no tuvo problemas al esquivar los disparos de Omiko. Fue así que Ryuko logró acercarse a ella pera atravesarla con la Espada Tijera, dando por consecuencia que los Durance se fragmentaran y se unieran a Senketsu.

Akeno Taneda: ¡Ryuko, eres asombrosa!

Ryuko Matoi: ¡Fin del juego! ¡Victoria!

Ryu Shimada: ¡No seas tan engreída!

Satsuki Kiryuin: ¡Espera, Shimada! ¡Ella es la que ganó!

Ryuko Matoi: ¡Haré que me digas quien posee el otro fragmento de la Espada Tij…!

Satsuki bajó. En su mano derecha encendió una Espada de Energía de plasma oscura. Con ella pudo cortar un pequeño fragmento de Senketsu, dejando a Ryuko sorprendida.

Satsuki Kiryuin: Si quieres saber la respuesta… ¡Entonces pídemela con tus habilidades! Esta es la Espada Bakuzan, con funciones similares a la tuya, pero más afilada.

La rabia consumió a Ryuko. Sus ataques se volvieron predecibles para Satsuki, quien podía defenderse incluso sin la necesidad de portar una armadura.

Senketsu: Ryuko, estás perdiendo mucha sangre, si planeas pelear, termínala en dos minutos. O vas a perder la conciencia.

Ryuko Matoi: ¡Tomas mucha sangre!... ¡Recuerda esto! ¡Arreglaremos esto la próxima vez! ¡Akeno, vamos!

Por tercera vez se vería forzada a dejar la pelea junto con Akeno escapando usando la mochila propulsora.

Ryu Shimada: ¿Huyendo otra vez? Perdóneme por haber subestimado a la recluta.

Satsuki Kiryuin: Está bien… Como lo esperaba de una Armis Divinus. Que fuera capaz de soportar un golpe de mi Bakuzan. Recordaré esto, Ryuko Matoi.


20 Minutos Después...

Casa de Akeno Taneda, Distrito 34

Ryuko y Akeno comían un poco de comida casera a la sombra de Senketsu que se encontraba de pie sin poder moverse.

Senketsu: Estás comiendo demasiado, Ryuko.

Ryuko Matoi: ¡Es porque tomaste mucha de mi sangre! Ahora estoy tratando de reponer mi sangre.

Akeno Taneda: (Susurrando) Está hablando con su armadura otra vez.

Senketsu: Estoy tomando mucha sangre porque no me haz usado de verdad aun.

Ryuko Matoi: ¡¿Qué?! ¡Eso no es verdad! Realmente no lo entiendo pero por ahora ¿Puedo comer más?

Akeno Taneda: Eh, sí. Vaya, Ryuko, ser capaz de hacerte amiga de una armadura es algo bueno de ti.

Ryuko Matoi: Bueno, entonces… Primero tengo que hacerle algunas preguntas a ese instructor…


3 de Octubre del 2574

Zona desconocida, Acueductos de la Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Kasai Atasuke: Esto es problemático… Tener los ojos de esa niña mirando desde que le revelé información de la Armis Divinus. Será malo si comienzan a crearse rumores de que somos una pareja…

Ryuko Matoi: ¡¿Quién y quién son una pareja?!... Solo quiero saber quién eres y porque conoces a Senketsu. Nuestro trato era que me dirías después de derrotar a Hakodate ¿Así que te importa decirme ya?

Kasai Atasuke: ...Los Durance.

Ryuko Matoi: ¡¿Qué?!

Kasai Atasuke: Me refiero a los fragmentos rojizos que componen a las COVERS. Las armaduras de REVOCS de Nivel 1 tienen el 10% de Durance. Mientras que el de Nivel 2 tiene 20%. Esa es su principal diferencia con las MJOLNIR.

Ryuko Matoi: ¿Qué?

Kasai Atasuke: Los Durance. Existen armaduras hechas completamente de Durance, como la Armis Divinus que estás usando. Los que conocen los secretos de los Durance son los Kiryuin e Isshin Matoi. Quizás los Kiryuin atacaron a tu padre para sellar la Amis Divinus que tenía y guardar el secreto solo ellos.

Ryuko Matoi: ¿Por qué sabes tanto de esto?

Kasai Atasuke: Eso es porque… Este... Odio la opresión de Kiryuin. Yo estaba trabajando con el Dr. Matoi para derrocar su loco plan de dominar el mundo.

Ryuko Matoi: ¡¿Dominar el mundo?! Qué estupidez... Sabía que mi padre tenía mucho trabajo pero... Nunca supe que eso le iba a generar enemigos.

Kasai Atasuke: Bueno, nadie sabe el trasfondo de la situación ni lo que nos depara. Pero no crees que dominar el mundo suena más lógico viendo que ya están conquistando los distritos colindantes.

Ryuko Matoi: …Un momento ¿Entonces mi encuentro con Senketsu fue arreglado por ti?

Kasai Atasuke: Fue gracias a que regresaste a casa que fui capaz de arreglar eso.

Ryuko Matoi: Como lo pensé. El que mató a mi padre fue esa mujer, Satsuki, de la familia Kiryuin, los dueños de REVOCS.

Kasai Atasuke: No estoy seguro de eso. Pero estoy encubierto en la Academia como instructor sobre los motivos de los Kiryuin. En esta academia solo somos instructor y cadete, así que intenta evitar el contacto entre nosotros… Pero claro, si quieres cruzar la línea puedes hacerlo aquí.

Ryuko Matoi: Por “la línea” ¿Te refieres a la de la vida y la muerte?

Kasai Atasuke: Ahh… Eres solo una niña de 17 años que no aguanta nada.

Ryuko Matoi: Otra cosa ¿Por qué Senketsu se vuelve tan… ajustado… y revelador… al momento de activarse?

Kasai Atasuke: Hay algunas cosas que aún no se sobre las Armis Divinus, visto y considerando que Senketsu es la única que conozco, pero…

Ryuko Matoi: ¿Pero?...

Kasai Atasuke: Bueno hay dos posibilidades. Puede ser el diseño predeterminado que decidieron adoptar los Durance, recuerda que están vivos aunque eso no es muy posible… La segunda es que quizás podría deberse a los gustos de tu padre, ya que él fue quién la construyó.

Ryuko Matoi: ¡¿Qué?!

Kasai Atasuke: Si realmente quieres saber tendrás que encontrar la respuesta tu misma… Ya que esa armadura es el legado de tu padre.

Junketsu

4 de Octubre del 2574

Patio Principal, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Ryuko Matoi: Hmm... (Bostezo).

Akeno Taneda: ¿Ryuko, tienes sueño?

Ryuko Matoi: Al final tuve un mal presentimiento y no pude dormir.

Akeno Taneda: ¿Mal presentimiento?

Senketsu: Ryuko…

Ryuko Matoi: ¿Qué pasa, Senketsu?

Satsuki Kiryuin: ¡Finalmente llegaste, Ryuko Matoi!

Ryuko Matoi: ¿Y a que debo el honor a que vengas a recibirme, Satsuki Kiryuin?

Satsuki Kiryuin: La que dijo que arregláramos la próxima vez fuiste tú.

Ryuko Matoi: Y pensar que lo recordaras.

Satsuki Kiryuin: Alégrate. Serás el primer sacrificio para mi Junketsu.

Ryuko Matoi: ¿Junketsu?

Satsuki Kiryuin: Te mostraré entonces.

Ella portaba una armadura casi idéntica a Senketsu. Hizo que se activara. Se trataba de un Armis Divinus que, al igual que la armadura de Ryuko, exponía gran parte del traje interno, ajustándose fuertemente a la piel de su usuario y dejando poco a la imaginación.

Ryuko Matoi: ¡¿Qué?! Eso es…

Satsuki Kiryuin: Este es mi Junketsu ¡Eres la primera que ha visto mi Armis Divinus!

Karen Alamilla: ¡¿Esa es la Armis Divinus de Satsuki?!

Akihiro Hayabusa: Una armadura de Nivel 3 de poder es muy increíble. Un Armis Divinus que es 100% Durance… ¿Cuánto poder tendrá?...

Ryuko Matoi: …¿Será esa la razón de porque no pude dormir toda la noche? ¿Por sentir la presencia de este tipo?

Senketsu: Ryuko… Debería advertirte que el oponente es más fuerte que tú.

Ryuko Matoi: Gracias por el consejo… Tengo que admitir que esto es muy impresionante pero… Si tú eres mentalmente débil ¡Tú vas a perder!

Espada Tijera y Espada Bakuzan chocaron. Ambas liberaron choques energéticos. Satsuki inmediatamente tomó la ventaja forzando a Ryuko a tomar una posición defensiva.

Satsuki Kiryuin: Diciendo algo como eso cuando solo esquivas mis ataques…

Senketsu: Trata de no perder tanta sangre. Vas a perder la conciencia incluso más rápido.

Ryuko Matoi: ¡Ya lo sé!

Usando la Aceleración de la mochila propulsora intentó atacar a Satsuki por todos lados pero era bloqueada sin problemas.

Satsuki Kiryuin: Increíble… Este es el poder de una Armis Divinus. Incluso aunque tu poseas tal poder ¿Es eso todo lo que tienes, Matoi?

Ahora la directora atacó fuertemente quebrando la defensa de Ryuko poniéndola contra el suelo. De una patada hizo que se estampara contra la pared. Ryuko apenas pudo levantarse para blandir su Espada Tijera contra la Bakuzan.

Satsuki Kiryuin: En ese caso. Tú solo eres un pedazo de carne forzado a entrar en el Armis Divinus. Yo he dominado mi armadura.

Senketsu: Esto es malo, si continuas perdiendo sangre vas a perder la conciencia sin haber pasado cinco minutos.

Ryuko Matoi: ¡Entonces deja de beber tanta sangre!

Senketsu: Si yo no bebo tu sangre no serás capaz de usarme. Cuando tú me usas y me alimento de ti soy capaz de liberar este poder. Pero tú no me has usado aún.

Ryuko Matoi: ¿No te estoy usando en este momento? En esta armadura ajustada no solo estoy perdiendo sangre también estoy muriendo de vergüenza ¡¿Qué más quieres?!

Satsuki rompió otra vez la defensa de su contrincante rematando con una patada que la volvió a estampar contra la pared. Senketsu se desactivó en ese mismo momento.

Satsuki Kiryuin: Patético ¿Acaso tu Armis Divinus te salvo de desmayarte? Así es mucho más inútil.

Ryuko Matoi: Es patético que tus metas sean la dominación de uno... No... De varios distritos solo por el deseo de una armería ¿Cómo no se puede reír alguien de eso?

Satsuki Kiryuin: ¡¿Dominación?! ¡Absurdo! ¡Qué desconozcas las metas por las que estoy luchando y por las que tú estás luchando muestra que tan débil eres! ¡Yo en orden de alcanzar mi meta no seré avergonzada incluso de ser vista desnuda! ¡Porque mis metas son una noble causa!

Akeno Taneda: ¡Ryuko! ¡Debes creer! ¡Desconozco cuáles son tus motivaciones pero desde que vives conmigo sé que eres una persona noble! ¡Si tengo razón entonces definitivamente no perderás ante ella! ¡Debes creer en la armadura cómo crees en ti! ¡Usa la armadura!

Ryuko Matoi: ¿Usar la armadura? ¿Mis motivaciones?

Satsuki Kiryuin: ¡Absurdo! ¿Qué es esto? ¿Tú misma debilidad influenció a otros? ¡Estoy decepcionada!

Ryuko Matoi: ¡No es absurdo!

Senketsu volvió a activarse. Un aura de energía era desprendida a su alrededor. Tanto Ryuko como Senketsu sentían ahora que eran una sola persona.

Ryuko Matoi: Finalmente lo entiendo. Usar una armadura como dices, es que nos convirtamos en uno, significa que tú serás mi piel. Eso significa dominar el vestirme ¿No es así, Senketsu?

Senketsu: ¡Sí!

Ryuko consiguió el suficiente poder como para dar la vuelta a la pelea. Satsuki ahora tomó una postura de defensa contra los golpes de la Espada Tijera.

Ryuko Matoi: Estabas tomando tanta sangre a mí a causa de mi rechazo hacia ti por mi confusión. Mientras más te rechazaba más anhelabas una conexión de sangre ¿Verdad?

Senketsu: Ahora podrás llevarme apropiadamente.

Satsuki Kiryuin: Finalmente… Las cosas se pusieron más interesantes.

El choque de sus espadas liberó choques sónicos que expulsaban escombros a su alrededor.

Ryuko Matoi: ¡Dímelo ya, Satsuki Kiryuin! ¡¿Mataste a mi padre?!

Satsuki Kiryuin: ¡¿Qué ganas con saberlo?!

Ryuko Matoi: ¡No lo sé! ¡Pero el no saber quién lo hizo no me permite tener calma!

Satsuki Kiryuin: ¡No pienso decir una palabra a quien no tiene una meta para mis palabras!

Ryuko Matoi: ¡Odio cuando hablas de esa manera! Te haré...

Satsuki Kiryuin: ¡¿Qué?!

Ryuko Matoi: ¡Te haré pedazos! ¡No sé qué estás pensando pero te destruiré y te haré tragar todas tus llamadas “virtudes”, como tus metas y ambiciones! ¡Seguro que así dejas de hablar como una engreída!

Las espadas dejaron de chocar y ambas mujeres mantenían la distancia.

Satsuki Kiryuin: Interesante. Destruir mis ambiciones… ¡Esta Academia militar es mi reino! Si te propones a destruirlo, bien. Acepto el reto ¡A partir de mañana todos mis soldados estarán en tu contra! ¡¿Crees poder ganar de cualquier manera?!

Ryuko Matoi: ¡Los destrozaría a todos!

Satsuki Kiryuin: ¡Entendido, entonces derrota a mis soldados! ¡Solo entonces Junketsu y yo te enfrentaremos de nuevo!

Ryuko Matoi: ¡Cuando les gane a todos me vas a decir la verdad, Satsuki Kiryuin!

Satsuki Kiryuin: Es una promesa.

Cada una tomó caminos opuestos mientras eran observados por el instructor.

Kasai Atasuke: Ryuko… ¿Contra todos los cadetes? ¿Qué está pensando esta niña?


5 de Octubre del 2574

Tejados, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Un sujeto ajeno a la Academia observaba el Salón 9 enfocando a Ryuko Matoi. Unos minutos después se dio cuenta de que no estaba solo.

Aki Qatleof: Blanco localizado… ¿Puedo hacer algo por ustedes?

Akira Oda: Estás en una zona restringida.

Aki Qatleof: Las personas que usan armaduras potenciadas con Durance no tienen derecho a quejarse.

Akira Oda: ¡¿Cómo sabes eso, maldito?!

Aki Qatleof: No tengo porque contestarte.

El sujeto fumó un poco de su cigarrillo.

Akira Oda: Está… Prohibido... Fumar en esta Academia.

Aki Qatleof: Déjame decirte dos cosas… La primera es que fumo cuando se me antoja... Y la segunda... Es que odio que me interrumpan…

Déjame decirte dos cosas...

Patio Principal, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Desde aquel día Ryuko había tenido varios enfrentamientos contra soldados de Honnouji a quienes destruía sus COVERS siendo sus restos absorbidos por su armadura.

Ryuko Matoi: Y creen que me van a derrotar con facilidad ¡Estos soldados y esta academia no son gran cosa!

Senketsu: Ryuko. Últimamente tu sangre tiene un gusto salado ¿No se te están subiendo los humos?

Ryuko Matoi: ¿Cómo sabes eso solo por el gusto de mi sangre?

Senketsu: Somos un mismo ser, así que puedo detectar cambios en tu cuerpo incluyendo tu peso y porcentaje de grasa corporal.

Ryuko Matoi: ¡¿Qué?! ¡¿Por qué no respetas mi privacidad?!

Senketsu: Comiste demasiadas croquetas de carne, Ryuko.

Ryuko Matoi: ¡A eso se le llama un comentario impertinente! ¡Además tengo que comer lo suficiente para alimentarte y derrotar a los subordinados de Satsuki!

Senketsu: Cálmate, Ryuko. No debes acelerarte...

Ryuko Matoi: ...Está bien.

Senketsu: ...Y tampoco debes seguir comiendo cosas fritas.

Ryuko Matoi: ¡No te pases y no pongas cara de sabiondo!

Senketsu: No puedo poner cara de nada puesto que no tengo cara.

Akeno Taneda: ¡Eres genial, Ryuko! Parece que tu rutina cómica está mejorando… ¡Ah! Ya entiendo. Estabas hablando con Senketsu.

Ryuko Matoi: (Susurrando) Qué pena.

Akeno Taneda: Estuvimos en mucho peligro. Si me hubiesen abierto la panza, se me hubiera salido toda la comida y habría tenido que comer todo de nuevo.

Ryuko Matoi: En vez de preocuparte por la comida, deberías preocuparte por tu vida. Algún día te van a herir en serio…

No pudo completar su frase al ver como un aguijón había sido enterrado en la frente de su amiga haciendo que cayera pesadamente al suelo.

Ryuko Matoi: ¡Akeno! ¡Hay no! ¡¿Ahora qué hago?!

Aki Qatleof: No te preocupes, solo hice que se porte bien por un rato. Su vida no está en peligro. Además, cuando despierte, los aguijones tendrán el efecto de quitarle cualquier cansancio y ayudarla a mejorar su salud.

Ryuko Matoi: Ah… Gracias, supongo.

Aki Qatleof: Pero… ¡No tendré consideración por cómo estás vestida!

Armado con una Magnum, disparó la misma clase de proyectiles contra Ryuko que intentó esquivarlos para activar su armadura pero no contó con que aquel hombre se acercaría a ella para tumbarla contra el suelo.

Ryuko Matoi: ¿Eres un soldado de Satsuki?

Aki Qatleof: Quítate esa armadura.

Ryuko Matoi: ¡¿Qué dijiste?! ¡Debes ser el soldado pervertido de Satsuki! ¡Claro! ¡Tú posición sobre mi lo dice todo!

Aki Qatleof: Déjame decirte dos cosas. La primera es que no soy un pervertido y la segunda es que no puedes convertirte frente a mí ¡Quítate la armadura! ¡Si disparo a esta distancia morirás!...

Apenas rozó el gatillo cuando recibió un disparo en su brazo viendo que se trataba de un aguijón de los que él usaba. Al ver la bala, se levantó para irse de ahí dejando una confundida Ryuko en el suelo.

Ryuko Matoi: ¡Espera! ¡¿Adónde crees que vas?!

Aki Qatleof: Regresaré mañana a desnudarte.

Ryuko Matoi: ...Me parece que si eres un pervertido.


Más tarde, esa noche…

Bar Komatsu, Afueras del Distrito 34

Aki Qatleof: Seguro que lo que quisiste decir es que no te gusta que se metan en tu territorio ¿Qué quieres, Ackerman?

Kasai Atasuke: Siéntate y bebe. Aquí, Kiryuin no…

Aki Qatleof: ¿Qué quieres?

Kasai Atasuke: ...No toques a Matoi. Es un momento importante para ella. La voluntad del Dr. Matoi era detener las ambiciones de los Kiryuin a través de la Armis Divinus. Es el camino que tomamos los Titanes que nos quedamos aquí.

Aki Qatleof: Esa armadura es muy peligrosa. Hay que destruirla ahora, antes de que convierta en una monstruosidad.

Kasai Atasuke: Karla lo dij…

Aki Qatleof: ...Te debo un favor. Estoy dispuesto a pagarlo siempre que no tenga que ver con la Armis Divinus.

Kasai Atasuke: Arnold... Si le aviso esto al Comandante, te quitarán todo tu equipo de combate y puesto de Capitán.

Aki Qatleof: Aunque me hagan eso, continuaré peleando.


7 de Octubre del 2574

Patio Principal, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Apenas Ryuko había llegado a la Academia fue atacada por Aki. Sin embargo, ella ya estaba preparado por lo que pudo activar a Senketsu a tiempo.

Ryuko Matoi: ¡Esas balas no funcionarán! ¡¿Quién fue el que dijo que no me dejaría transformarme?!

Aki Qatleof: No son tus habilidades físicas las que decidirán quién gana la batalla.

Durante su pelea fueron emboscados por subordinados de Satsuki obligando a Ryuko a enfrentarlos para obtener los fragmentos de sus COVERS. Pero por alguna razón Senketsu se desactivó.

Senketsu: Lo siento, Ryuko.

Ryuko Matoi: ¡¿Senketsu?!


Salón 7, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Aki la había forzado a entrar a uno de los salones de conferencias de la Academia logrando acorralarla.

Aki Qatleof: Con que las balas de interferencia por fin tuvieron efecto. Estas balas están hechas de un metal especial capaz de interrumpir la conexión entre la IA y el usuario de la armadura deshabilitándola... Quítate la armadura.

Ryuko Matoi: ¡No voy a hacerlo, pervertido!

Aki Qatleof: Déjame decirte dos cosas. Hace tiempo había una chica que pensaba que experimentar con esas IA's y la gente daría grandes avances. Sin embargo, su armadura la traicionó. La segunda es que tu destino es el mismo que el de esa chica.

Ryuko Matoi: Senketsu y yo no somos así…

Aki Qatleof: …Entonces solo me queda matarte.

Senketsu: ¡Ryuko, huye sola!

Senketsu se desprendió del cuerpo de Ryuko para interceptar los disparos para luego caer al suelo.

Ryuko Matoi: ¡Senketsu!

Aki Qatleof: ¿Lo viste? Trató de huir solo.

Ryuko Matoi: ¡No! Trató de protegerme... Mi voluntad de pelear… Senketsu es…

Aki Qatleof: ¡Un parásito!

Al colocar otro cargador en su Magnum, apuntó a Ryuko pero Senketsu se puso de pie una vez más enfocando su visor en los ojos de Aki.

Senketsu: ¡No te atrevas! No toques a Ryuko. No te lo permitiré.

Aki Qatleof: …¿Habló? ¿Podría ser que sea mutuo?

Karen Alamilla: Paren, ustedes dos. Tu pelea contra la Armis Divinus fue impresionante pero ya me cansé de escuchar tu tonada. Dame a esa chica.

Aki Qatleof: ¿Darles la Armis Divinus?

Karen Alamilla: Ya que estamos, tú también…

Aki Qatleof: Déjame decirte dos cosas, Iluminada. La primera es, no se metan conmigo y la segunda, no se las daré.

El hombre dejó caer un explosivo que llenaría el salón de humo permitiéndoles escapar.

Karen Alamilla: ¡Huyeron!

Akihiro Hayabusa: No importa. Pude sacar datos de él. Y eso es suficiente.


Más tarde…

Zona desconocida, Acueductos de la Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Aki se había llevado a Ryuko al escondite de Kasai donde la dejaría para después irse. La chica se despertaría a los 9 minutos sintiendo el dolor en todo su cuerpo.

Ryuko Matoi: ¡Ayayay! Carajo… Nos derrotaron...

Senketsu: Ese tipo nos ayudó.

Ryuko Matoi: ¡No puede ser! ¡¿Resulta que aquel pervertido es amigo de este sujeto?! Caray…

Miró a la ventana dónde el sol, al que se conocía como Beyond, se ocultaba tras los muros.

Ryuko Matoi: Oye, Senketsu… Tenemos que hacernos más fuertes. Podemos hacerlo, si lo hacemos juntos…

Senketsu: Claro. Juntos… Como no tienes otra armadura que no sea yo.

Ryuko Matoi: No… Esa no es la razón. Sino porque somos amigos.

Senketsu: Claro… Así es…

Ryuko Matoi: Pero debes dejar de medir mi porcentaje de grasa corporal...

Senketsu: No puedo.

Ryuko Matoi: ¡Pero somos amigos!

Senketsu: Deberías perder dos centímetros de cintura, Ryuko.

Preludio

8 de Octubre del 2574

Patio Principal, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

La directora había reunido a todo el personal de la Academia para dar información sobre un futuro evento.

Satsuki Kiryuin: ¡En este día la estructura del concilio de la Academia Militar Honnouji regresará a ser una página en blanco! ¡Todos los cadetes ahora tienen derecho a atacarse los unos a los otros en partidas organizadas del Simulador de Batalla! ¡Si sobreviven, los esperaremos en siete días en este mismo lugar para reclamar su justa posición a través de su verdadera fuerza! ¡Estos serán los Juegos de Guerra!

Ryuko Matoi: ¿Juegos de Guerra?

Satsuki Kiryuin: En siete días, a las 830 horas, llevaremos a cabo una pelea decisiva entre los supervivientes. Los que ganen se les entregará una nueva COVERS conforme su correspondiente fuerza.

Dicho eso, una fortaleza se creó alrededor de la Torre de la Academia.

Kasai Atasuke: Esa estructura parece ser impenetrable, incluso con tu Espada Tijera y Senketsu, lo veo difícil.

Ryuko Matoi: Era una buena oportunidad para pelear directamente con ella, pero solo le echó gasolina al fuego y todo mientras está protegida dentro de esos muros.

Kasai Atasuke: Creo que al contrario. Hasta el momento ella controlaba todo, pero ahora está escondiendo su presencia y provocando un caos absoluto. Mira.

Todos los cadetes de Honnouji comenzaron a luchar desorganizadamente mientras la Elite 4 se abría paso entre ellos sin mucha dificultad.

Ryu Shimada: No me gusta esto. Tanto trabajo para crear orden, ¿y ahora tenemos que destruirlo nosotros mismos?

Ken Takayama: Para todo recurre a los extremos.

Karen Alamilla: Así es Satsuki. Cuando decide hacer algo, no para hasta terminarlo. Pero gracias a esto ahora tenemos espacio para abrir las alas. Nos vemos en siete días ¿O es que alguno de nosotros es tan tonto como para no llegar a la batalla final?


Una Hora Después…

Casa de Akeno Taneda, Distrito 34

Ryuko Matoi: Akeno, si no te importa voy a tomar prestada la moto.

Akeno Taneda: Claro. De hecho no hace poco que la terminé de armar por novena vez. Úsala todo lo que quieras ¿A dónde vas, por cierto?

Ryuko Matoi: Solo voy a pasear un momento…

Akeno Taneda: ¡Yo también voy!


14 Minutos Después...

Carretera de la Costa, Distrito 34

Ryuko Matoi: ¿Y los Juegos de Guerra?

Akeno Taneda: No tengo nada que perder realmente y además esto se siente como una semana de vacaciones. Qué bendición, ¿no?

Ryuko Matoi: Así es.

Akeno Taneda: En una semana te estaré echando porras entre los espectadores de la batalla final.

Ryuko Matoi: ¡Lo sé!


15 Minutos Después...

Restos de la casa de los Matoi, Afueras del Distrito 34

Akeno Taneda: ¿Y esto?

Ryuko Matoi: Es mi casa.

Akeno Taneda: Con que tú también eras pobre…

Ryuko Matoi: No, era una casa normal… Pero se vino abajo después de un incendio.

Akeno Taneda: ¿Entonces eras una niña de buena familia?

Ryuko Matoi: Tampoco… Mi madre murió poco después de darme a luz y mi padre no podía encargarse de mí por su trabajo. Así que me envió a una primaria en el Distrito 47 donde estuve sola hasta darme cuenta de que peleaba a diario. En preparatoria era una delincuente hecha y derecha... Hace unos meses mi padre me habló para que viniera pero cuando llegué lo encontré a punto de morir sosteniendo la mitad de la Espada Tijera... En la desesperación busqué al asesino por lo que no escuché sus últimas palabras. Salí de la casa antes de que explotara quedando así...

Akeno Taneda: Ryuko...

Ryuko Matoi: Vivía lejos de él y por eso mismo lo llegué a odiar. Pero... Cuando murió me di cuenta de que realmente no sabía nada de él... Es por eso que quiero saber quién mató a mi padre... Lo que es esta Espada y el porqué de la creación de Senketsu... Pensé que quizá quedaría alguna pista si regresaba aquí pero no hay nada... Fue en vano.

Senketsu: Tal vez haya sido un truco de Atasuke.

Ryuko Matoi: Quizá.

Akeno Taneda: Ryuko.

Ryuko Matoi: ¿Qué?

Akeno Taneda: Ahora nos tienes a Senketsu y a mí. Y yo te quiero mucho.

Ryuko Matoi: ...Sí. Lo sé. Bueno ¿Regresamos a casa?


15 de Octubre del 2574

Gran Simulador de Batalla, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

El día de los Juegos de Guerra había llegado y solo unos pocos cadetes habían logrado sobrevivir para llegar hasta allí. Sin embargo, no pudieron hacer nada ante la Elite 4 y Ryuko.

Satsuki Kiryuin: Soldados de Honnouji, aquellos de ustedes que hayan sobrevivido a los siete días de batalla, vengan al lugar de la batalla final. En estos Juegos de Guerra decidiremos a los nuevos soldados de Nivel 3.

Ryuko Matoi: ¡Es hora, Senketsu!

Activando la conexión se subieron a la plataforma del Simulador de Batalla que se elevó a la vista de todos. En la cima descubriría a sus próximos oponentes.

Ryuko Matoi: Ya veo. Con que la Elite 4 no se llama así en vano.

Karen Alamilla: Obviamente no.

Ken Takayama: Directora Satsuki ¡Nosotros, la Elite 4, proponemos nuevas reglas para estos Juegos de Guerra!

Ryu Shimada: Deseamos pelear de uno contra Ryuko Matoi.

Karen Alamilla: Y si vamos a pelear, deseamos hacerlo en forma y con gracia.

Akihiro Hayabusa: Pensamos que solo así se le pondrá un final elegante a los Juegos de Guerra.

Satsuki Kiryuin: Suena entretenido ¡Matoi, derrota a la Elite 4! ¡Si lo logras, te hablaré de tu padre!

Ryuko Matoi: ¡¿Qué?! ¡¿Por qué no luchas de una vez?!

Ken Takayama: ¡No lo permitiré, Matoi! ¡Yo soy el escudo de la Directora Satsuki! Y te haré pedazos ¡Aquí mismo!

Juegos de Guerra

Gran Simulador de Batalla, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Ken Takayama: ¡Activación de COVERS Variante Indomitable!

El traje interno del soldado de la Elite 4 se iluminó con resplandores rojizos que dieron forma a una armadura.

Ryuko Matoi: ¡Con que las COVERS de Nivel 3 también se transforman! ¡Vamos a darle fin a esto!

Anunciador del Simulador (Altavoz): Simulación Juegos de Guerra. Modo de Juego: Eliminación.

Al querer terminar rápido la batalla, Ryuko salió disparada para dar espadazos dándose cuenta de que no causaba ningún daño a su oponente.

Ken Takayama: ¡Cuánto más me atacas más fuerte me vuelvo!

Las protecciones de la COVERS de Ken se abrieron para disparar un pulso de energía que empujó a Ryuko casi al borde de la plataforma.

Ken Takayama: ¡¿Y bien, Matoi?! Ja, ja, ja.

Ryuko Matoi: Con que le devuelve los ataques al contrincante… Y si ese es el caso… ¡Hay que atacar frontalmente!

Atacó de la misma manera siendo apoyada por la mochila propulsora. La Espada Tijera no pudo destrozar la armadura de Ken.

Senketsu: ¡Lo que tiene por fuera no es Durance! ¡Si no lo es, no puedo absorberla!

Ryuko Matoi: ¡¿Qué?!

Ken Takayama: ¿Te sorprendiste? La parte externa de esta armadura es un material endurecido de manera especial. Para llegar al Durance, debes cortar toda esta armadura hasta el fondo. Y el daño que me causaste ahora… ¡Se convertirá en mucho poder para devolver!

La COVERS se abrió y disparó otro pulso de energía. Ryuko volvió a salir volando, apenas pudiéndose sujetar de la plataforma con su arma. Ella volvió a trepar para tomar una postura de combate.

Senketsu: ¿Estás bien?

Ryuko Matoi: Sí, aunque estuvo cerca… Tengo que hacer algo con respecto a esa cosa.

Senketsu: …Ryuko, tengo una idea.

Ryuko Matoi: ¿En serio?... Ya veo.

Ken Takayama: ¡¿Con quién demonios hablas, Matoi?!

Ryuko Matoi: ¡Cállate, estoy haciendo mi plan!

La armadura de Ryuko se desactivó.

Ken Takayama: ¿Te rindes?

Ryuko Matoi: No digas tonterías.

Ken Takayama: ¡Con que no eres buena ni para darte por vencida!

Ryuko Matoi: Y tú tienes pésima suerte. Te tocó luchar contra mí, ¿no?

Ken Takayama: ¡No tengo intenciones de escuchar tus tonterías, Matoi!

Ken había abierto su armadura para disparar otro pulso de energía pero ahora Ryuko se había acercado lo suficiente como para quedar atrapada dentro de su COVERS cuando se cerró.

Ken Takayama: …¡¿Piensas que tendré piedad porque viniste a mí por refugio?! ¡Te asfixiaré a morir!... ¡¿Cómo puedes respirar?! ¡No puedes ni atacar ahora!

Ryuko Matoi: ¡Senketsu!

Senketsu: ¡Sí!

La armadura de Ryuko se activó. Esta disparó proyectiles de dispersión que desintegraron los componentes de la armadura de Ken.

Ken Takayama: ¡¿Pero qué...?!

Senketsu: Si puedes disparar pulsos de energía, yo no veo por qué no pueda hacer algo parecido.

Ryuko Matoi: ¡Bien hecho, Senketsu!... ¡Ahora tu verdadera armadura está al descubierto!

Una vez liberada activó su Espada Tijera para atravesar la armadura de Ken, fragmentándola en pedazos que se fusionaron con Senketsu.

Anunciador del Simulador (Altavoz): Fin del Juego.

Ken Takayama: No… Puede… Ser…

El derrotado caminó hasta una plataforma que lo llevó hacia donde se encontraban los espectadores.

Satsuki Kiryuin: Esto es lo que pasa cuando uno no está preparado. Es una pena, Takayama.

Akeno Taneda: ¡Bien hecho, Ryuko!

La segunda de las cuatro plataformas de la Elite 4 comenzó a descender.

Akihiro Hayabusa: Tu siguiente contrincante soy yo, Matoi.

Satsuki Kiryuin: Si quieres puedes descansar.

Ryuko Matoi: ¡Ni en broma! Quiero eliminar a tus aliados pronto… ¡Debo enfrentarme a ti! ¡Hagámoslo ahora!

Akihiro Hayabusa: ¡Activación de COVERS Variante Scanner!

Anunciador del Simulador (Altavoz): Simulación Juegos de Guerra. Modo de Juego: Eliminación.

Al igual que Ken, Akihiro se colocó su armadura.

Ryuko Matoi: Esta vez no es nada espectacular.

Senketsu: A mí me da escalofríos. Siento que nos desnuda con ese visor.

Ryuko Matoi: Parece que tiene una tostadora en la cara.

Akihiro Hayabusa: Me interesa esa capacidad de modificar tu armadura, ¿pero no te habrás excedido en tu encuentro con Ken? Estás respirando agitadamente y tu pulso es muy rápido.

Ryuko Matoi: ¡Eso no te importa! ¡Comencemos!

Akihiro Hayabusa: Empiezas con tu modo normal de batalla, como siempre. A esa velocidad creo que puedo respond…

Antes de terminar de hablar, esquivó rápidamente el ataque de Ryuko.

Ryuko Matoi: La gente como tú dice cosas así: “He analizado todas tus habilidades”, o “Puedo prever todos tus movimientos”. Existe solo un método para ganarle a gente como tú… ¡Actuar como desquiciada!

Akihiro Hayabusa: Eso es lo que te hace, Ryuko Matoi.

En unos segundos se esfumó de su vista.

Ryuko Matoi: ¡¿Desapareció?! ¡¿Dónde está?!

Akihiro Hayabusa: Aquí.

Apenas Ryuko se dio cuenta cuando ya había sido pateada con fuerza.

Akihiro Hayabusa: Este es el poder de mi armadura: Camuflaje Activo. En vez de recibir ataques a lo loco. Desaparecer para evitarlos es el método más efectivo. Además, si te ataco después de eso, el daño psicológico será más grande.

Al desaparecer comenzó a atacar con proyectiles de energía que provocaban explosiones lo suficientemente potentes como para empujar a su rival fuera del Simulador acorralándola en el borde.

Akihiro Hayabusa: Fin del camino ¡Qué lástima que no pude sacar más datos acerca de tu Armis Divinus!

Ryuko Matoi: ¡Senketsu! ¡Hora de jugar!

Senketsu: Entendido.

La armadura de Ryuko emanó una vez más el aura roja acumulándola en su interior.

Akihiro Hayabusa: ¡¿…?!

Ryuko Matoi: ¡Por eso vine a la esquina! ¡A ver a dónde huyes ahora!

Akihiro Hayabusa: Detecto una gran cantidad de energía dentro de la Armis Divinus.

Ryuko Matoi: ¡Incluso los ataques desquiciados le tienen que atinar a algo de vez en cuando!

Akihiro Hayabusa: ¡No puedo calcular la energía! ¡No hay forma de refugiarse!

Ryuko Matoi: ¡Toma esto!

Akihiro Hayabusa: ...¡Me rindo!

Anunciador del Simulador (Altavoz): Fin del Juego.

Ryuko Matoi: ¡¿Qué… Qué?! ¡¿Cómo?!

Akihiro Hayabusa: Yo quería datos, no la victoria. Seguir peleando no tiene sentido para mí. Te concedo la victoria.

Ryuko Matoi: ¿Eh, qué? ¿Qué significa eso?

Senketsu: Que ganamos.

Akihiro renunció a su armadura. Bajó del Simulador para sentarse al la de Ken. La tercera plataforma descendió.

Karen Alamilla: ¡No te creas tanto, novata! ¡Activación de COVERS Variante AA!

Anunciador del Simulador (Altavoz): Simulación Juegos de Guerra. Modo de Juego: Eliminación.

Karen Alamilla: ¡Soy tu siguiente contrincante! ¡Te destruiré alegremente enseguida!

La armadura de la Iluminada no parecía ser gran cosa. Sin embargo, todo cambió en el momento en que un vehículo se materializó a su alrededor. Un Phaeton Forerunner estaba bajo el control de Karen, y con él, disparó un láser que obligó a Ryuko a cambiar su posición repetidamente.

Ryuko Matoi: ¡Oye espera usar vehículos aéreos no es justo!

Karen Alamilla: ¡Este es mi poder! ¡Ahora quiero oírte gritar, novata!

Karen disparó proyectiles explosivos alrededor del Simulador que hicieron temblar el terreno.

Karen Alamilla: ¿Y bien? ¿Te gusta mi tonada?

Senketsu: ¿Qué hacemos, Ryuko?

Ryuko Matoi: ¿Puedes con una locura más, Senketsu?

Senketsu: Sí.

Cuando Karen estaba a punto de disparar, Senketsu modificó los componentes de su mochila propulsora logrando canalizar la suficiente energía como para elevar a Ryuko en el aire. De esa manera lograron llegar hasta el vehículo. Destruyeron sus propulsores para que Ryuko tuviera la oportunidad de usar su Espada Tijera.

Karen Alamilla: ¡Mi armadura! ¡Maldita novata!

Anunciador del Simulador (Altavoz): Fin del Juego.

Satsuki Kiryuin: Con que en tan poco tiempo has logrado volar.

Akeno Taneda: ¡Así se hace, Ryuko!

Tres de cuatro miembros de la Elite 4 fueron derrotados.

Akeno Taneda: …Ehm ¿Por qué están tres de la Elite aquí?

Karen Alamilla: ¡Porque perdimos nuestras armaduras y nuestro nivel! ¿Qué, te molestamos?

Akeno Taneda: ¡Uhh! Por ahora ¡Debo darle duro! ¡Dalo con todo, Ryuko! ¡Tú puedes!

Senketsu: Parece que te sigue apoyando.

Ryuko Matoi: Eso parece.

Senketsu: Tu pulso y tu respiración regresaron a la normalidad ¿Es que ella te ayuda a relajarte?

Ryuko Matoi: …¡Sólo queda uno más! ¡Vamos a darle en la…!

Ryu Shimada: ¡Con gusto, Ryuko Matoi! ¡Soy Ryu Shimada, y con mi COVERS Variante Raijin, te haré pedazos!

Ryuko Matoi: ¡Bien! ¡Momento de pelear!

Anunciador del Simulador (Altavoz): Simulación Juegos de Guerra. Modo de Juego: Eliminación.

En ese momento una chica cayó entre ellos.

Ryu Shimada: ¡¿Quién eres tú?!

Ryuko Matoi: ¡No nos interrumpas!

Kira: Lo siento, no puedo. Es que yo soy quien peleará con ella ¡Tú eres demasiado aburrido para esto!

Al tocar con sus dedos hizo que la armadura de Ryu se deshiciera en varios fragmentos.

Ken Takayama: ¡¿Cómo?! ¡Destrozó su armadura con solo tocarla!

Karen Alamilla: ¡¿Qué?!

Kira: Qué mala, Directora Satsuki ¿Se estaban divirtiendo sin mí? ¡Nadie me avisó!

Satsuki Kiryuin: No tengo obligación de avisarte ¡¿Qué viniste a hacer, Kira?!

Kira: Directora Satsuki ¿Sus armaduras no están un poco mal hechas?


Tejados, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Kasai Atasuke: ¿Quién es esa mujer?

Aki Qatleof: Basándome en los datos ella es un personaje importante.

Kasai Atasuke: ¿Viniste, Arnold?

Aki Qatleof: Kira es la Compositora de las COVERS.

Kasai Atasuke: ¿Ella? Esto se está poniendo cada vez más complicado.

El soldado preparó su Rifle de Precisión con un cargador lleno de munición especial.

Aki Qatleof: Para que consideres usar esas balas, la cosa debe ser seria ¿Y Matoi?

Kasai Atasuke: En apenas un par de horas ha absorbido los Durance de varias armaduras de Nivel 3. Ya no es la Matoi con la que peleaste.

Aki Qatleof: Por eso te lo avisé. Además, con la gran Compositora aquí…

Kasai Atasuke: Por eso me estoy preparando para lo peor. Decidir lo que pasará con Matoi no es tu trabajo, sino el mío.

Aki Qatleof: Que necesidad absurda de hacerte responsable. Sea como sea, me quedo.

Kasai Atasuke: Arnold…

Aki Qatleof: Ser el respaldo cuando todo se valla al demonio no es tu trabajo, sino el mío.


Gran Simulador de Batalla, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Kira: Por fin estamos solas. Ahora soy tu contrincante.

Ryuko Matoi: Como sea. Veo que Kiryuin no se lleva contigo, pero tengo que derrotarla, así que derrotaré a quien sea antes ¿Y tú armadura?

Kira: Yo no uso cosas tan bobas como esas. Muéstrame pronto el poder de tu Armis Divinus… Ah, entiendo ¿No atacas por mi forma actual? Bueno, voy a mostrarte algo interesante entonces.

Ella sacó el mango de una Espada de Energía que, al activarla, mostraba una hoja de color rojo, la mitad contraria a la Espada Tijera de Ryuko.

Kira: ¡Mira! ¿Ahora si me mostrarás el poder de tu Armis Divinus?

Ryuko Matoi: Eso es…

Kira: Así es, la otra mitad de tu Espada Tijera. Tu padre me la dio.

Ryuko Matoi: ...¿Fuiste tú?

Kira: Así es, yo fui quien mató a tu padre.

Ryuko Matoi: ...¡¡¡Maldita!!!

Espadas de Sangre

Gran Simulador de Batalla, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Ryuko Matoi: ¡¡¡Hija de perra!!!

En un instante incontables explosiones sónicas fragmentaron el terreno del Simulador provocado por el choque de ambas Espadas Tijeras.

Ryuko Matoi: ¡¿Por qué mataste a mi padre?!

Kira: La respuesta está en tu armadura. Tu padre tocó algo que los seres humanos no deben tocar. Escuché que estaba haciendo cosas interesantes aquí, así que vine a echar un ojo. Le había prometido a una amiga llevarle su investigación. Y las promesas hay que cumplirlas.

Ryuko Matoi: Así que fuiste tú a quién vi.

Kira: De haber sabido que la que vino fue una niña tan linda como tú, no hubiera huido. Tu padre estaría desilusionado. No eres tan fuerte.

Ryuko Matoi: ¡¿Qué?!

Kira: Tu padre era mucho más fuerte. Es triste pensar que eres así a pesar de que estás usando la Armis Divinus.

Senketsu: Ryuko, se te está calentando demasiado la sangre.

La ira no la dejaba escuchar a Senketsu al mismo tiempo que no se daba cuenta de que su armadura poco a poco adquiría un tono más rojizo.

Senketsu: No lo hagas, Ryuko ¡Si tu temperatura sigue subiendo, yo terminaré… Protegiéndome a mi mism…!

Un resplandor de luz roja bañó a Ryuko dejando en su lugar a un ser de cuatro brazos armado con la Espada Tijera y una Espada de Luz Sólida. Ryuko se había transformado en un monstruo lleno de furia.

Satsuki Kiryuin: ¡¿Eso buscabas, Kira?! ¡Voy a bajar!

Akihiro Hayabusa: ¡No! ¡Ha perdido la cordura!

Karen Alamilla: ¿El poder de la Armis Divinus la absorbió?

Akihiro Hayabusa: De seguir así, morirá por pérdida de sangre en cuestión de minutos.

Akeno Taneda: ¡Ryuko!


Tejados, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Kasai Atasuke: ¡¿Ryuko se convirtió en un Knight Prometeo?! Esto va de mal en peor.

Aki Qatleof: ¿La absorbió?...


Gran Simulador de Batalla, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

El Knight Prometeo blandió sus espadas en un intento de asesinar a Kira.

Kira: Ja, ja, ja, ja, ja ¡Qué bien! ¡Sigue convirtiéndote en un Prometeo! ¡Los Durance deben ser así!

Satsuki había caído al combate portando su Junketsu y blandiendo la Bakuzan.

Satsuki Kiryuin: ¿Qué estás pensando, Kira?

Kira: Bonita armadura, Directora Satsuki ¿No quieres ver cuánto poder tiene la Armis Divinus creada por Isshin Matoi?

Satsuki Kiryuin: ¿No será que eres tú la que tiene un problema con Isshin Matoi y quiere vengarse? Estabas tan enfocada en la existencia de la Espada Tijera que no te diste cuenta de la existencia de la Armis Divinus siendo el error que te costó el ojo derecho.

Kira: La Directora Satsuki no es linda cuando dice cosas así.

Satsuki Kiryuin: Mejor así. Las cosas que tú consideras lindas son espantosas.

Kira: Ya que estamos, Ryuko es muy linda… Ojalá busque atacarme.

Satuski Kiryuin: ¡Ryuko Matoi, despierta!

Kira: ¡Ni lo intentes, es inútil!

Satsuki Kiryuin: ¡Entonces debo matarla! Aquellos que son absorbidos por el impulso destructivo de las IA's de los Durance… ¡No deben vivir!

La directora y Ryuko iniciaron su pelea siendo la segunda quién tenía la ventaja al ser mucho más fuerte y rápida.


Tejados, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Kasai estaba preparando su Rifle de Precisión.

Kasai Atasuke: Esta es una bala especial obtenida de los Rifles Binarios de los Forerunner. Una vez usado… No se puede asegurar que la persona que use la armadura sobreviva. Lo siento, Ryuko… ¡¿Qué?!


Gran Simulador de Batalla, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Akeno Taneda: ¡¡¡Ryuko!!!

Su amiga entró al Simulador con su moto logrando derribar al Knight. Akeno cayó sobre el monstruo para luego golpear su cabeza.

Akeno Taneda: ¡No! ¡Tú no eres así! ¡Tú misma lo dijiste! ¡No quieres vengar a tu padre, solo quieres saber sobre él! ¡Pero ahora solo eres un monstruo! ¡Solo puedes aullar, y destruir la Academia! ¡Dejaste que tu furia te consumiera!

Ryuko Matoi: A… Ke... No.

El cuerpo de Knight se desintegró dejando ver a una Ryuko y a un Senketsu devuelta a la normalidad.

Akeno Taneda: ¡Ryuko!

Ryuko Matoi: Disculpa por meterte en esto, Senketsu...

Senketsu: Si estás bien, eso es suficiente para mí, Ryuko.

Kira: Como que este no es el final que me esperaba.

Satsuki Kiryuin: Kira. Te prohíbo volver a entrar en Honnouji. Yo me encargaré de todo lo relacionado con Ryuko Matoi y su Armis Divinus. Vete.

Kira: ¡Muy bien, entendido! …O quizá no.


Tejados, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Kasai Atasuke: Siento alivio de no haber usado el último recurso.

Aki Qatleof: No podía meterme en los asuntos de esas tres.

Kasai Atasuke: Claro… Aunque hasta hace un momento una era un Knight.

Aki Qatleof: Creía que estaban contenidos en Althan y Themar.


19 de Octubre del 2574

Hangares, Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Satsuki supervisaba personalmente como los vehículos eran preparados para una misión espacial. A los minutos llegó Ryuko sin intenciones de iniciar una pelea, o al menos no con ella.

Satsuki Kiryuin: Parece que sigues viva.

Ryuko Matoi: ¿Dónde está Kira?

Satsuki Kiryuin: ¿Por qué deseas saberlo? ¿Quieres vengar a tu padre?

Ryuko Matoi: Obviamente.

Satsuki Kiryuin: Ryuko Matoi, yo le ordené a Kira que le robara la Espada Tijera a Isshin Matoi ¡Si vas a odiar a alguien, ódiame a mí! Yo sé todo. Sé por qué Isshin Matoi está muerto y sé qué son los Durance y las Armis Divinus.

Ryuko Matoi: Entonces… ¿Puedes ganarme en ese estado? ¡No te pases!

Satsuki Kiryuin: Pero… Gracias a que peleaste con la Elite 4, he terminado de ajustar las COVERS. Ahora los puedo usar en batalla. Te doy las gracias por ello.

Ryuko Matoi: ¿Qué? ¿Qué quieres decir?

Satsuki Kiryuin: Que por fin, Honnouji dominará las Academias Militares de toda la región oriental. En una semana, llevaremos a cabo una expedición a los tres distritos cercanos, y aplastaremos a las que se me oponen.

Ryuko Matoi: ¿Ese era tu objetivo para los Juegos de Guerra?

Satsuki Kiryuin: Así es ¡Quédate aquí, mirando, y muérete de la envidia!


Más tarde…

Ryuko Matoi: ¡Ahh! Oye, Senketsu.

Senketsu: ¿Qué pasa?

Ryuko Matoi: Parece que tenemos que empezar desde el principio de nuevo…

Senketsu: Sí. Pero ¿Qué hay de Satsuki?

Ryuko Matoi: Ella puede hacer lo que quiera. Ahora que sé que ella no asesinó a mi padre no me interesa lo que haga ahora y menos si se trata de las ambiciones de una fabricadora de armaduras. Mi objetivo ahora es Kira.

Akeno Taneda: Ryuko, vámonos pronto a casa.

Ryuko Matoi: Ah, es cierto ¡Voy a comer un montón de tus croquetas para hacerme más fuerte y destruirla!

Akeno Taneda: ¡Sí! ¡Dale con todo, Ryuko!

Senketsu: Ryuko.

Ryuko Matoi: ¿Qué pasa?

Senketsu: Sí sigues comiendo así, vas a engordar.

Ryuko Matoi: ...¡Cállate!

La Incursión

26 de Octubre del 2574

Zona desconocida, Acueductos de la Academia Militar Honnouji, Distrito 34

Había pasado una semana de lo ocurrido en los Juegos de Guerra y los soldados de la Academia Militar Honnouji ya había salido de sus instalaciones para realizar la invasión contra las demás instituciones de la región oriental de Ceres. Sospechando que Satsuki Kiryuin tenían otros objetivos en mente, Kasai llamó a Ryuko que acudiría a unas pocas horas.

Kasai Atasuke: Vienes a declararte ¿Eh?

Ryuko Matoi: Como hagas bromas absurdas te mato ¿Para qué me llamaste?

Kasai Atasuke: Creo que él te lo puede explicar mejor.

Ryuko Matoi: ¿Quién?

Senketsu: Yo... Parece ser que Satsuki Kiryuin obtuvo más que solo mis datos. Varias partes de mí se fragmentaron cuando nos convertimos en esa criatura. Los de Honnouji los tomaron y ahora, a la falta de esos fragmentos, mi fuerza se está drenando.

Ryuko Matoi: ¿Y por qué no lo dijiste en toda la semana?

Senketsu: No quería seguir causándote más problemas desde lo que ocurrió en el simulador.

Ryuko Matoi: Idiota… ¿Y tú?

Kasai Atasuke: Necesitaba confirmarlo y al parecer estaba en lo correcto. Satsuki utilizó los fragmentos de Senketsu para potenciar las COVERS en su incursión a los demás distritos. Con ese poder, nadie podrá hacerle frente… ¿A dónde vas?

Ryuko Matoi: Voy a acabar con su maldito orgullo.

Al salir tomó la motocicleta de Akeno partiendo hacia uno de los objetivos de Kiryuin, el Distrito 39.

Kasai Atasuke: Llegó el momento. Lo de ser un instructor se terminó… Ackerman a la Torre del Distrito 39, la operación empieza ahora.


40 Minutos Después...

Base Móvil de Honnouji, Supercarretera

Akio Imamura: Hice una selección de soldados con gran resistencia a los Durance y les repartí fragmentos de la Armis Divinus Senketsu. Se añadieron a las COVERS de la incursión y comprobaremos en combates reales si se pueden usar para multiplicar sus fuerzas.

Satsuki Kiryuin: Bien.

Akio Imamura: La incursión a los distritos 37, 38 y 39 están siendo dirigidos por Alamilla, Takayama y Shimada respectivamente. Todos llegaron a sus destinos.

Akihiro Hayabusa (Radio): El equipo de informática de los tres distritos también está preparado. Nos apoderamos de los cables de redes internas de todas las Academias Militares. Hemos aislado sus redes de información y todas las de interconexión y teléfonos están bajo nuestro control.

Satsuki Kiryuin: Bien. El éxito en esta operación pondrá a las Academias Militares de la zona oriental bajo nuestro mando de un solo golpe ¡Que inicie la incursión!


Academia Militar Keyes, Distrito 38

Ken y su pelotón se vieron obligados apenas a luchar contra los soldados del Distrito 39 demostrando al principio una gran resistencia que fue sofocada posteriormente por el poder de las COVERS.

Ken Takayama Sólo quedan ustedes ¡Dispar…!

Fueron atacados por un proyectil de un Scorpion.

Thomas Rowling: Je, je ¡Te sorprendimos! Mira lo que nos han dado los Titanes. No sé qué pasará con las COVERS pero ¿Qué armadura puede con un tanque?

Ken Takayama: ¡Hace falta más que eso para detenernos! ¡Ataquen!

Los proyectiles que impactaban con el Scorpion eran desintegrados rápidamente.

Thomas Rowling: ¿Qué te parece? ¡Es lo último en tecnología en escudos de energía para vehículos! Vamos, Takayama, sé bueno y ríndete.

Ken Takayama: ¡Qué gracioso! ¡Si crees que puedes hacerlo, inténtalo!

Thomas Rowling: …Estúpido ¡Fuego!

Ken Takayama: ¡Activen el PEM!

Las COVERS dispararon un pulso electromagnético contra el Scorpion, neutralizándolo para destruirlo al mismo tiempo.

Ken Takayama: Desde luego, la mejora de la Armis Divinus es impresionante. Lo que Matoi iba a hacer para derrotar a Akihiro era esto. Magnífico… ¡Den el golpe final!

Todos los de Honnouji abrieron fuego contra los de Keyes para romper la última línea de defensa.

Ken Takayama: ¡Sé bueno y ríndete, Rowling! ¡¿Qué?!

Ryuko salió entre el caos para usar su Espada Tijera. Con su Espada Tijera eliminó las COVERS para recuperar los fragmentos de Senketsu.

Ken Takayama: ¡Maldita seas! ¡Matoi!


15 Minutos Después...

Academia Militar Del Rio, Distrito 37

Los vehículos potenciados por los Durance de Senketsu les daban una gran ventaja al grupo de Karen contra la Academia Del Rio.

Karen Alamilla: ¡Qué música más hermosa se puede hacer cuando se le añade una Armis Divinus! ¡¿Qué?!

De la misma forma que en el Distrito 38, Ryuko apareció en el momento justo para acabar con el pelotón de Karen.

Karen Alamilla: ¡La novata! ¿Qué haces aquí?

Ryuko Matoi: No tengo tiempo para ti, Pitufina.

Karen Alamilla: ¡¿Pero qué actitud es esa?!


13 Minutos Después...

Academia Militar Lasky, Distrito 39

Mientras tanto, el pelotón dirigido por Ryu Shimada apenas estaba igualado contra la Academia Lasky. Él estaba al frente luchando con su Espada de Energía.

Akio Imamura (Radio): Parece que Takayama y Alamilla resolvieron las cosas por su lado ¿Cómo te va por allá?

Ryu Shimada: Nos hemos librado de la mayoría de los soldados de aquí. Dile a Satsuki que dentro de poco controlaremos este distrito.

Frederic Zeni: ¡Eso ya lo veremos! ¡Creo que estás subestimando mi Academia Militar! ¡Ustedes no son los únicos que poseen armaduras!

Varios soldados aparecieron en el campo de batalla portando armaduras que no habían sido vistas antes.

Ryu Shimada: ¡¿De dónde sacaste estas armaduras?!

Frederic Zeni: Son unos regalitos que nos dieron los Titanes. Tal parece que ahora están muy ocupados como para luchar contra ustedes ¡¿Cómo te enfrentarás a toda esta gente?!... ¡¿Qué es esa luz?!

Un Pelican arribó.

Ryu Shimada: ¡Esa es…! ¡Directora Satsuki!


Afueras del Distrito 39

Senketsu: Sólo queda un fragmento, Ryuko.

Ryuko Matoi: ¿Ah, sí? ¿Cómo te sientes?

Senketsu: Bastante bien. Pero ¿no crees que estás cambiada?

Ryuko Matoi: ¿En qué sentido?

Senketsu: Hasta ahora solo podía darte muy poca fuerza al transformarme, siendo que ahora ya casi no te puedo otorgar nada. Y sin embargo, sin necesidad de activarme, has acabado con las COVERS que tienen mis Durance en un instante ¿No crees que eres más fuerte que antes?

Ryuko Matoi: ¿Me estoy haciendo más fuerte?... Bien, ¿sabes dónde está el último fragmento?

Senketsu: Sí, lo sé. Pero…

Ryuko Matoi: ¿Qué pasa?

Senketsu: La persona que tiene el último fragmento es Satsuki Kiryuin.

Ryuko Matoi: Está bien. Te voy a recuperar, lo tenga quien lo tenga.

Senketsu: Pero ahora mismo no puedo transformarme ¿Cómo te enfrentarás a Satsuki?

Ryuko Matoi: No te preocupes. Ya me las arreglaré. Ahora no soy la Ryuko Matoi de siempre. Sino una Ryuko Matoi obsesionada en conseguir lo que está a su alcance.

Senketsu: Ryuko…

Ryuko Matoi: ¡Espera y verás, Satsuki Kiryuin!

Los Titanes de Ceres

Academia Militar Lasky, Distrito 39

Del Pelican bajó la directora de la Academia Militar Honnouji.

Frederic Zeni: Cuánto tiempo sin vernos, Satsuki. Pero si te has hecho una belleza.

Satsuki Kiryuin: Tu cara es cada vez más y más vulgar. Olvidé dónde nos vimos antes.

Frederic Zeni: En la fiesta para celebrar tu graduación de primaria ¿Lo olvidaste?

Satsuki Kiryuin: Alégrate de que al menos haya recordado tu cara lánguida y miserable.

Frederic Zeni: No has cambiado, sigues mirando a todos por encima del hombro. Pero si crees que esta vez te va a salir todo como habías pensado, has cometido un grave error.

Satsuki Kiryuin: El error es tuyo, por atreverte a desafiarme.

Frederic Zeni: Creo que te has encaprichado con el poder de esas raras armaduras. Pues lo siento por ti ¡Ataquen!

Los soldados del Distrito 39 apuntaron sus armas contra Satsuki. Ella simplemente se limitó a hacer uso de Junketsu y de la Espada Bakuzan para repeler los disparos.

Frederic Zeni: ¡¿Qué has hecho?!

Satsuki Kiryuin: ¡Márchense, ignorantes! ¡O la próxima vez, perderán sus vidas!

Ante la demostración de poder, todos los soldados de la Academia Lasky huyeron inmediatamente.

Satsuki Kiryuin: ¿Ya lo entendiste, Fred? Lo que controla a la gente es el miedo.

Frederic Zeni: ¿Crees que me venciste?

Ryu Shimada: No te esfuerces, Frederic. Por el tono de tu voz veo que estás temblando.

Frederic Zeni: ¿Temblando? ¡Claro que tiemblo! ¡A pesar de todo, el fanfarronear no vale ni un peso!

Satsuki Kiryuin: ¿No demuestras ni la dignidad de un hombre? Eres un tipo de lo más bajo que hay.

Frederic Zeni: Pues espera un momento y tendrás algo a lo que mirar hacia arriba.

Frederic había retrocedido lo suficiente como para ponerse encima de una compuerta. De esta salió un exoesqueleto de tamaño considerable.

Frederic Zeni: ¿Qué te parece? Esta es la Armadura de Defensa HRUNTING/YGGDRASIL/GATE Mark IX, el Mantis… Cuando uno es débil hay que usar algo fuerte desvergonzadamente.

Satsuki Kiryuin: Absurdo.

Ryu Shimada: Además, parece ser muy lento.

Frederic Zeni: ¡¿Por qué no lo averiguamos?!

El Mantis dio un pisotón que forzó a retroceder a Satsuki y a Ryu.

Ryu Shimada: ¡Protejan a la Directora Satsuki! ¡Francotiradores! ¡Lanzacohetes! ¡Todo lo demás!

Frederic Zeni: ¡Sus armaduras no tienen nada que hacer!

El Mantis disparó para desbaratar los escudos de energía de las COVERS para luego mandar a volar sus usuarios con un pisotón.

Frederic Zeni: ¿Qué pasa, Satsuki? Las COVERS de los que tan orgullosa estabas, no han sido rivales para la Academia Lasky cuando nos hemos puesto en serio.

Satsuki Kiryuin: ¿Un ignorante que no sabe del terror de las armaduras intenta reírse de ellos?

Frederic Zeni: ¡Basta de tonterías!

El Mantis disparó misiles teledirigidos de su brazo izquierdo.

Frederic Zeni: ¡Muere! ¡Muere! ¡Muere!... Deben de haber muerto… ¡¿Qué?!

Un escudo burbuja los había protegido del fuego. En unos momentos desapareció revelando a los miembros de la Elite 4.

Ken Takayama: ¡Mientras yo esté aquí, la Directora Satsuki no sufrirá ni el menor daño!

Karen Alamilla: ¡Ya basta de tonterías, mono!

Akihiro Hayabusa: ¿Esa es tu arma final? Me quedo con las nuevas COVERS de Nivel 3.

Ken Takayama: Disculpe la tardanza, Directora Satsuki. Acaban de llegar los cuerpos de ejército de los demás distritos.

Satsuki Kiryuin: Bien hecho.

Akio Imamura (Radio): ¡Shimada! ¡Toma tu nueva armadura!

Ryu Shimada: ¡Lo estaba esperando! ¡Activación de COVERS Variante Shinobi!

Ryu activó su Espada de Energía y procedió a atacar al Mantis enemigo.

Karen Alamilla: Ah, ya está animado del todo.

Ken Takayama: Su responsabilidad es la invasión de este distrito. Es normal que está dedicado.

Akihiro Hayabusa: El mono del Norte contra el del Oeste. Es la lucha final de los monos.

Karen Alamilla: Vaya, eso es bastante inteligente, viniendo de ti.

Akihiro Hayabusa: Ha sido la puesta en práctica de tu lengua venenosa, Alamilla. Y como una serpiente, el veneno que tiene en la lengua que sale no es poca cosa.

Karen Alamilla: Gracias, supongo.

Shimada se abrió paso entre disparos para cortar las extremidades del exoesqueleto. Una vez hecho, forzó a salir al piloto.

Satsuki Kiryuin: Ahora, suplica por tu vida.

Frederic Zeni: ¿Otra vez mirando desde arriba? Te sientes superior, ¿eh? Esto no se ha terminado.

Satsuki Kiryuin: Eso pretendía. Tú no eres mi adversario.

Frederic Zeni: ¿Qué dices?

Satsuki Kiryuin: ¿Creíste que lanzaría todo este poder contra unos cadetes?

Frederic Zeni: No me digas que…

Satsuki Kiryuin: Fueron los Titanes quienes te dieron la fuerza para enfrentarte a las COVERS.

En ese momento, Ryuko llegó en su motocicleta.

Ryuko Matoi: Ya hiciste lo que quisiste, Satsuki Kiryuin. Destrozaste la ciudad entera ¿No crees que te has pasado bastante?

Satsuki Kiryuin: ¿Y has venido solo para decirme eso? Entonces has viajado en vano. El destino que les espera a los que se oponen a mí está determinado.

Ryuko Matoi: ¡Yo cambiaré ese destino! ¡Y me devolverás a Senketsu!

Satsuki Kiryuin: Ya veo. Así que esto es tú objetivo, ¿eh?... Shimada, llévate a ese estúpido.

Ryu Shimada: A la orden.

Una vez más frente a frenta. Ryuko y Satsuki dejaron que sus Espadas hablaran provocando más explosiones sónicas.

Ryuko Matoi: Una defensa tan dura como siempre.

Satsuki Kiryuin: El espíritu de lucha es la única habilidad que has dominado. Muy bien ¡Junketsu! No tendré piedad, Matoi.

Kiryuin obtuvo la ventaja al poder usar a Junketsu a su máxima capacidad a diferencia de Ryuko que retrocedió con brusquedad luego de defenderse de varios golpes.

Karen Alamilla: ¿Por qué la novata no se transforma?

Akihiro Hayabusa: Porque Satsuki tiene una parte de su Armis Divinus. Cuando la IA del Armis Divinus despierta completamente una poderosa energía vital fluye en el interior del Durance. Si uno de esos Durance falta, el flujo de detiene. O sea, que su poder disminuirá al punto de hacer imposible la transformación.

Ryuko Matoi: Sin piedad, Satsuki Kiryuin. Muy propio de ti, ¿eh?

Satsuki Kiryuin: Me has desafiado sabiendo tu desventaja. No pienso escuchar tus lloriqueos.

Ryuko Matoi: Ni yo pensaba hacerlo.

Satsuki Kiryuin: ¡Pero sigue siendo una locura!

La directora estaba a punto de dar la estocada final cuando los disparos de Aki, que acabó de aparecer, la hicieron retroceder.

Karen Alamilla: ¡Es ese tipo de nuevo!

No se encontraba solo. Detrás de él venían más soldados armados y preparados con aquellas nuevas armaduras. Los Titanes de Ceres aparecieron.

Aki Qatleof: ¡Huye, Matoi!

Ryuko Matoi: ¿Qué mosca te picó?

Aki Qatleof: No tuve otra opción. Atasuke me pidió que te sirviera de apoyo.

Ryuko Matoi: Así que me atacas y me defiendes. Qué ocupado estás.

Aki Qatleof: Sólo tenemos un objetivo: Impedir que los Kiryuin nos dominen usando los Durance.

Kasai Atasuke: ¡Muchos de nosotros están ocupados en Althan y Themar! ¡Los que nos quedamos somos nosotros! Sí. Me hubiera gustado seguir como instructor, pero parece que no podrá ser así.

Satsuki Kiryuin: Al fin aparecen, Titanes.

Ken Takayama: ¡El auténtico objetivo de esta incursión era revelar la fuerza que acechaba en las sombras detrás de esos distritos! Para eso, la Directora Satsuki hizo la vista gorda ante tus actividades, Keith Ackerman.

Keith Ackerman: Vaya. Así que sabían todo eso. No sé qué decir.

Akihiro Hayabusa: Todo salió según lo previsto, como era de esperar de una operación de la Directora Satsuki. Bueno, aunque fui yo quien la diseñó.

Karen Alamilla: Nos preocupaba que no aparecieran después de haber preparado unas nuevas COVERS.

Ryu Shimada: ¿Qué no tienen más cosas que hacer fuera de Ceres? ¿Ustedes creen que detendrán nuestra mayor ambición?

Ken Takayama: ¡Activación de COVERS Variante Legionnaire!

Karen Alamilla: ¡Activación de COVERS Variante Viper!

Akihiro Hayabusa: ¡Activación de COVERS Variante Tracker!

Ryu Shimada: ¡Activación de COVERS Variante Shinobi!

Los soldados de Honnouji y los Titanes de Ceres iniciaron la batalla. Cada bando tenía permitido acabar con la vida del otro, sin embargo, ambos hacían su mayor esfuerzo para no causar bajas.

Akeno Taneda: ¡Ryuko!

Ryuko Matoi: ¡Akeno! ¡¿Qué haces aquí?! ¡Ve a un lugar seguro!

Akeno Taneda: Por eso estoy aquí. Porque no hay lugar más seguro que estar a tu lado, Ryuko.

Ryuko Matoi: ¿Ah, sí?...

No podía entender la actitud de su amiga después de todo las amistades que ella había forjado nunca fueron duraderas así que el concepto de establecer relaciones con personas de la misma manera que había hecho con Akeno la confundían un poco. Aun así, ahora no era el momento de preocuparse por eso.

Ryuko Matoi: Senketsu, vamos a transformarnos.

Una Amarga Victoria

Academia Militar Lasky, Distrito 39

Senketsu: Es una locura. Puede que con lo que has reunido pueda transformarme, pero sin el último fragmento no puede fluir la energía vital.

Ryuko Matoi: Usa mi piel para las partes que hagan falta.

Senketsu: ¡Pero la piel humana no puede soportar ni un minuto la energía de los Durance en combate!

Ryuko Matoi: Con eso bastará.

Senketsu: Ryuko.

Ryuko Matoi: Quieres que te vista, ¿no? Entonces deja de poner excusas. Ya no tengo miedo. Si eres mi amigo, entonces confía en mí como lo hace Akeno.

Senketsu: Tu amigo, ¿eh?

Ryuko Matoi: Sí.

Senketsu: Está bien, vamos, Ryuko.

Senketsu se activó alrededor del cuerpo de Ryuko fusionando sus tejidos con los de ella provocándole un gran ardor.

Ryuko Matoi: …¡Maldita sea!

Aguantando el dolor fue hacia Satsuki impulsándose con la mochila propulsora.

Ryuko Matoi: ¡Satsuki Kiryuin!

Satsuki Kiryuin: ¡¿Quieres morir, Matoi?!

Ryuko Matoi: ¡No, será una resurrección!

Chocaron sus Espadas que desencadenó una corriente energética lo suficientemente fuerte como para que Ryuko consiguiera arrancarle y recuperar el fragmento faltante de Senketsu.

Ryuko Matoi: ¡Armis Divinus Senketsu! Lo recuperé por completo.

Satsuki Kiryuin: ¿Sacrificaste tu cuerpo para conseguirlo? ¡Aun así no podrás ganarme!

Ryuko Matoi: ¡Eso lo veremos!

Reanudando su pelea, Satsuki se dio cuenta de que su adversaria había aumentado su fuerza considerablemente.

Akeno Taneda: ¡No subestimes a una Ryuko Matoi ansiosa por conseguir lo que está a su alcance!

La lucha no parecía tener fin entre ellas dos.

Satsuki Kiryuin: ¿Conseguir lo que está a tu alcance? Absurdo ¿Olvidaste que fue tu obsesión por la rabia lo que te volvió loca? ¿Olvidaste el odio hacia quien mató a tu padre?

Ryuko Matoi: ¡No lo olvidé! ¡Pero ya no me obsesiona! ¡No volveré a cometer el mismo error! Viviré para conseguir lo que tengo delante, sin consumirme por el odio. Lo que quiero conseguir es recuperar a un amigo muy importante para mí ¡Estoy ansiosa por defenderlo!

Satsuki Kiryuin: ¡A eso se le llama ir hacia abajo!

Ryuko Matoi: ¡Entonces, ¿qué es lo que hay de tus elevadas ambiciones?! Mira bien esta llanura en llamas ¿Esta es tu ambición? ¿Esto es lo que quieres sacrificar? ¡Si este es el poder de los Durance que empleas, entonces te detendré con Senketsu! ¡No volverás a salirte con la tuya!

Satsuki Kiryuin: ¡Hazlo con acciones y no con palabras!

Satsuki rompió la defensa de Ryuko haciendo que perdiera su Espada Tijera.

Ryuko Matoi: ¡Senketsu! ¡Disparos de Dispersión!

La armadura dejó salir proyectiles a toda velocidad siendo inútiles ante el escudo de Junketsu.

Ryuko Matoi: ¡Senketsu! ¡Elévanos!

La mochila propulsora hizo que se elevara por los aires. En ese momento Karen llegó con su vehículo lista para ayudar.

Karen Alamilla: ¡Satsuki! ¡Sube a mi Phaeton!

Satsuki Kiryuin: ¡Sí!

Karen Alamilla: Ya verás, enseguida la alcanzaremos.

Satsuki Kiryuin: Pero con esto no podrías obtener unas vistas muy superiores a las mías, ¿no?

Karen Alamilla: …Qué tonta.

Satsuki y Karen persiguieron a Ryuko hasta la Torre del Distrito 39.

Satsuki Kiryuin: ¡Ryuko Matoi!

Karen disparó todos sus proyectiles. Los impactos desestabilizaron la estructura de la torre. Ryuko tuvo que ingeniárselas para esquivar todas las vigas. Al conseguirlo, tomó por sorpresa a sus enemigas, obligándolas a caer junto con ella. Sin embargo, Satsuki se sujetó de una de las estructuras de la torre para acorralar a Ryuko provocando que toda la instalación colapsar. Ryuko perdió la conciencia y cayó mientras que Satsuki había sido rescatada por el Phaeton de Karen.

Satsuki Kiryuin: Vamos. Terminaremos de un solo golpe.

Karen Alamilla: Déjamelo a mí.

Aki Qatleof: ¡Matoi!

Akihiro Hayabusa: ¡Quieto ahí! Quiero conseguir más datos de combate para mi armadura.

Keith Ackerman: ¡Ryuko!

Ryu Shimada: ¡No estás en posición de preocuparte por otros, Keith Ackerman!

Senketsu: ¡Ryuko! ¡Despierta, Ryuko!

Senketsu pudo activar los propulsores para frenar la caída. Akeno, cerca de ahí, recuperó la Espada Tijera.

Akeno Taneda: ¡Ryuko, toma esto!

Ken Takayama: Detente, Taneda. Entrégame esa arma. Si no, no tendré piedad, ni siquiera contigo.

Ryuko despertó del golpe de la caída.

Senketsu: ¿Estás bien, Ryuko?

Ryuko Matoi: Más o menos.

Satsuki Kiryuin: ¿Vamos a resolver esto aquí?

Ryuko Matoi:

Senketsu: Ryuko, úsame.

Ryuko Matoi: ¿Qué?

Senketsu: Confía en mí. Somos amigos, ¿no?

Ryuko Matoi: Bien, de acuerdo.

De su brazo izquierdo apareció una Espada de Luz Sólida.

Satsuki Kiryuin: ¿Usas la Armis Divinus como espada? Pero será en vano ¡Jamás podrás cortar a Junketsu con ella!

Ryuko Matoi: ¡Eso ya lo sé!

Concentrando todo su poder atacó en forma de zigzag logrando asestar un puñetazo a Satsuki. De esa forma le pudo arrebatar la Espada Bakuzan.

Satsuki Kiryuin: ...Imposible.

Ryuko Matoi: Bien hecho, Senketsu. Bueno, ¿crees que esta espada podría cortar tu Junketsu?

Satsuki hizo lo mismo al sacar una Espada de Luz Sólida de su Armis Divinus.

Satsuki Kiryuin: Sí. Pero si cae mi Junketsu, atravesaré tu Senketsu.

Analizando la situación en la que se encontraban y al reflexionar que no parecía tener fin tanto para ellas como para Honnouji y los Titanes habló con la directora.

Ryuko Matoi: Parece que estamos empatadas, ¿no? Retira tus tropas, Kiryuin. Si lo haces, yo también me retiraré.

Satsuki Kiryuin: ¿Estás segura? No podrás vengar a tu padre.

Ryuko Matoi: No podría hacerlo sacrificando la vida de otras personas.

Satsuki Kiryuin: Mi vida a cambio de la de ellos. Me parece un trato bastante barato.

Ken Takayama: Directora Satsuki, retirémonos, por favor. Es demasiado importante. No tiene sentido caer aquí por pura terquedad.

Ryuko Matoi: Ya lo escuchaste.

Satsuki Kiryuin: …¡Detengan el fuego! ¡Regresamos a Honnouji!

Ryuko Matoi: Kiryuin. Puede que lleves puesto ese Junketsu, pero estás sola.

Satsuki Kiryuin: ¿Y tú no?

Ryuko Matoi: No. Senketsu y yo somos uno.

Satsuki Kiryuin: ¿Quieres decir que la Armis Divinus y tú están unidos? Eso es un cuento de hadas.

Ryuko Matoi: ¿Qué dices?

Satsuki Kiryuin: Te confío a Bakuzan. Será una prueba del duelo de hoy.

Ryuko Matoi: Kiryuin.

Ryuko le lanzó la Espada a Satsuki.

Satsuki Kiryuin: Pero tú…

Ryuko Matoi: Creo que la chica llamada Satsuki Kiryuin no será tan ruin como para cambiar una orden por recuperar una Espada.

Cuando Satsuki se estaba retirando varias explosiones salieron a la superficie.

Keith Ackerman: ¡¿Qué?!

Karen Alamilla (Radio): ¿Se habían olvidado de mí? ¡Si nos llamamos la Elite 4, es porque somos cuatro!

Una gran explosión abrió un enorme agujero por donde salió el Phaeton de Karen.

Karen Alamilla: Satsuki, tal como ordenaste, la base de los Titanes de Ceres ha sido destruida.

Satsuki Kiryuin: Buen trabajo. Y así, los estúpidos que se enfrentaban a nosotros, han perdido su potencia de combate. Hemos cumplido a la perfección los objetivos de la incursión. No hay motivo para anular la orden de retirada. Luchaste bien, Ryuko Matoi ¡Pero las sorpresas solo funcionan una vez! ¡No volverá a pasar!

Todo lo que quedaba del ejército de Honnouji abandonó el Distrito 39.

Aki Qatleof: Hemos perdido la mayor parte de la potencia de combate que nos quedaba.

Keith Ackerman: Pero estamos vivos. Algo es algo... Conseguiste empatar con Satsuki Kiryuin. Buena pelea, Ryuko. Ven conmigo, te hice una promesa. Ha llegado el momento de contártelo todo.


C O N T I N U A R Á