FANDOM


Saga Beyond logo
Portada Legends 12-. El Palacio de Polvo


12 de Abril del 2582

Las Oquedades, Distrito Gamma, Themar

Keith Ackerman (Radio): Hemos vuelto a perder el Palacio de Polvo a manos de Uroboros. Dicen que han sacado a los Desolladores de sus jaulas para que excaven el Córtex del lugar donde está el núcleo Ikelos. Si lo quiere el Estratega entonces hay que sacar a los gusanos de ahí.

Edward Blake: ¿Que son los Desolladores?

Kai Argento: Son Psiónicos. Telepáticos y agresivos. Y sorprendentemente adaptables. Según algunos Aedos, fueron ellos quienes modificaron la órbita de Timor para establecer la Base de la Flota Korus.

Edward Blake: Genial. Y... ¿Para qué ocuparían un núcleo Ikelos?

Kai Argento: Podrían obtener códigos de acceso a todas las instalaciones del SIE esparcidas por el sistema. Si lo consiguen entonces pueden tomar el control de las armas del Estratega antes que él lo haga.

Anton Ivanoff: Y por eso estamos aquí.

Keith Ackerman (Radio): Según la información del General Reiss, los Desolladores ya están en lo alto del Palacio de Polvo.

La Escuadra descendió de sus naves a los pies del rascacielos de GATE. Una pequeña línea de defensa de Uroboros los esperaba pero tan sólo eran un Centurión y unos cuantos Legionarios. Sin recursos y debilitados por los sucesos previos ya no eran la amenaza que alguna vez invadió el planeta.

Los tres se adentraron al interior del edificio. El ascensor estaba hecho pedazos y la única forma de avanzar era utilizando los pasillos de emergencia.


Palacio de Polvo, Distrito Gamma, Themar

Edward Blake: Se supone que debemos subir, ¿no?

Kai Argento: ¿Viste el elevador?

Edward Blake: Sí, pero si subimos por aquí no alcanzaremos a los Desolladores a tiempo.

Kai Argento: ¿Se te ocurre una mejor manera?

Anton Ivanoff: Yo tengo una.

De una carga de hombro, el Spartan abrió un agujero. Según los planos había otra serie de escalones que los llevaría directamente al Córtex pero antes debían subir un par de pisos. Al cruzar el agujero se encontraron con otro importante bloqueo de seguridad de una puerta.

Kai Argento: Creo que puedo ocuparme de esto.

El Aedo sacó un juego de herramientas e interfirió el panel de control. Cuando hizo una serie de cambios notó en el suelo restos de metal rojizo. Sin duda ya lo había visto antes.

Kai Argento: Hay restos de Prometeos... Esto no me gusta... Tch, algo está interfiriendo con el protocolo de seguridad. Tardaré un poco más.

Edward Blake: Sí... Date prisa con eso.

Una estructura sólida se formó al centro de la sala. Una confluencia. Descargas eléctricas se desplazaron por las paredes para abrir brechas temporales. Unidades Prometeas aparecieron para defender uno de sus últimos refugios. Edward desplegó su escudo de estasis y apoyó su Arma Voltaica para contener a los Minotaurs.

Por su parte, Anton cargó contra las máquinas para reventarles sus capas metálicas con su Escopeta. La confluencia liberó más descargas y más Prometeos aparecieron. Una reacción que no se había visto desde la destrucción del Corazón del Jardín de Tourian.

Los disparos de Luz Sólida resquebrajaron el escudo de Edward impactando a Kai en la espalda. El Aedo pudo resistir gracias a sus escudos de energía pero entendió que tenía que apresurarse. Sin Durandal no conocía manera de cerrar la confluencia. Kai consiguió abrir la puerta al enterrar con fuerza su Cuchillo de Combate en el fusible.

Kai Argento: ¡Listo! ¡Adentro!

Edward desplegó un escudo de estasis más para cubrir a sus compañeros mientras se colaban por la puerta. El Iluminado los siguió por detrás y arrojó una Granada de Fragmentación para impedir que las máquinas los siguieran. La Escuadra subió unos escalones hasta el siguiente nivel donde se libraba un nuevo enfrentamiento entre la Confluencia Temporal y Uroboros.

Un Minotaur y un Coloso se encontraban fungiendo como Mente y Comandante respectivamente. El segundo cayó cuando un Knight lo atacó por la espalda con su Espada de Luz Sólida provocando que los Legionarios restantes entraran en desorganización.

La Escuadra subió por los escalones alejados del conflicto y se reunieron con otra puerta cerrada por protocolos de seguridad. Anton y Edward cubrieron a su compañero para que abriera la puerta captando sin querer la atención de los Prometeos quienes decidieron seguir atacando a los Lekgolo considerándolos un peligro mayor. Eso mismo llevó a que la Escuadra acabara con la mayoría de Knight y Soldiers dejando sólo al Minotaur contra un grupo de Legionarios restantes.

Kai abrió la puerta y la Escuadra pudo avanzar. Ahora estaban subiendo a lo alto hasta un mirador donde se podía ver la flota restante de Uroboros sobrevolando el Distrito Gamma. Aparentemente ya se encontraban luchando contra los Prometeos siendo una obvia acción por parte de ellos al querer recuperar su territorio.

Keith Ackerman (Radio): ¡Hemos confirmado que los Desolladores acaban de penetrar en el Córtex! ¡No tienen mucho tiempo!

Anton Ivanoff: ¡Vamos tan rápido como podemos!


Atalaya, Distrito Gamma, Themar

Estaban en la cima. Prometeos y Lekgolos seguían enfrentados. La Escuadra avanzó por un costado de la habitación evitando cualquier enfrentamiento innecesario. La táctica terminó por ser imposible cuando un Soldier o un Legionario gritaban su posición.

La Escuadra se vio obligada a combatir. Gracias de nuevo al escudo de estasis de Edward podían resistir y disparar con más calma y facilidad. Los cascos de los Legionarios salieron volando dispersando sus gusanos y los Prometeos desaparecían dejando una nube de partículas rojizas.

Los tres cruzaron a otra sección particularmente curiosa. Estaba llena de servidores con un símbolo muy similar al del Estratega. Una puerta a la derecha completamente bloqueada. Kai se puso a trabajar mientras sus compañeros le cubrían la espalda.

Anton Ivanoff: ¿Así que hay más Estrategas?

Kai Argento: Sí. Pero como dijo Zod, el resto se apagó tras el Colapso.

Edward Blake: No sabía que había un Estratega en Luminalia... Debió ser uno de los tantos secretos de la Reina (Suspiro) Me estuve preguntando qué hubiera pasado si Zod no hubiera dado la alarma y Tourian no hubiera aparecido.

Kai Argento: Nadie más que Zod debería saber que era lo que causó el Colapso. Me agrada la idea de que busque reparar el SIE.

Anton Ivanoff: ...¿Existe algún otro tipo de Inteligencias Artificiales en uso? Además de las inteligentes.

Kai Argento: En el Distrito 7 está Hope. Es básicamente una superintendente. Sólo sé de ella.

Anton Ivanoff: El Distrito 7 es la ciudad más grande de Ceres, ¿no? ¿El Distrito Gamma también lo es en Themar?

Kai Argento: Hope fue creada después del Colapso. Aquí en Themar estaban establecidos otro tipo de superintendentes creados por GATE. No sé mucho pero creo que usaron a una Estratega como base para ellos.

Anton Ivanoff: ¿Atena?

Kai Argento: Sí, ¿por qué sacas el tema ahora?

Anton Ivanoff: Mera curiosidad...

Themar era un mundo plagado de secretos. Ya no eran solamente las ruinas de los Prometeos. Incluso la humanidad había enterrado sus secretos en las arenas de esa tierra... ¿O alguien más los enterró? Sin tiempo para averiguaciones, la Escuadra cruzó la puerta y avanzó hacia su objetivo.


El Córtex, Distrito Gamma, Themar

El Spartan señaló con el dedo a los Desolladores. Se trataba realmente de un trío de Psiónicos cubiertos de mantos de colores reunidos alrededor de un satélite bélico. Estos se encontraban rodeados por un grupo de Falanges organizados por un Centurión.

Anton decidió separar a la Escuadra para tomar puntos estratégicos. Cada uno de ellos iba a eliminar a un Desollador. Justo cuando estaban por hacerlo algo salió mal. Los Desolladores predijeron su aparición y ordenaron al resto de Lekgolos arremeter contra ellos. La Escuadra tuvo que retroceder sin posibilidad de ejercer daño alguno contra los Desolladores.

Por cada Legionario que destruían, el Centurión ordenaba que una Cosechadora trajera refuerzos desde los cruceros en aire. En poco tiempo el cielo se llenó de naves de Lekgolos y entonces torpedos de plasma los destruyeron. Una brecha desliespacial se abrió por encima del Palacio de Polvo dando paso a un Crucero de Batalla Clase-CCS escoltada por Phantom.

Kslo 'Ehtar (Radio): Escuchen, humanos. Este es el transporte Judgment of the Fallen. Hemos sido notificados, ustedes encárguense de los Desolladores.

Kai Argento: ¿Notificados?

Edward Blake: Debió ser Grayfia.

La flota de Uroboros se vio abrumada a pesar de contar con superioridad numérica. Mientras tanto, la Escuadra acabó con el Centurión y procedió a atacar a los Desolladores los cuales no lo hicieron sencillo. Gracias a sus habilidades, los Lekgolo podían teletransportarse a través de brechas psiónicas.

Los Desolladores ahora rodearon a la Escuadra y rociaron en ellos postas de sus fusiles. Las pequeñas explosiones por poco los derriban del mirador. Anton se escabulló y tomó carrera para saltar hacia uno de los Desolladores y dispararle a quemarropa con su Escopeta hasta dispersar sus gusanos. Superados en número, el resto de Desolladores cayó esparciendo sus gusanos.

Fue demasiado pronto para celebrar la victoria puesto que los gusanos se unificaron para formar una entidad más grande. El gran gusano liberaba cargas psiónicas al suelo para elevar a sus presas en el aire. Kai, al ser quien tomó más altura, estaba por ser engullido por el conjunto de gusanos salvándose gracias a que recuperó el equilibrio y golpeó a las criaturas con su Martillo de Guerra.

Los gusanos cayeron bruscamente al suelo donde Kai descargó todas las balas de su Arma Voltaica dejando un charco de sangre anaranjada en el piso. Con pocos gusanos, la criatura se volvió más torpe lo suficiente como para caer en la trampa de un puño de Granadas de Fragmentación que terminó por incinerarlo entero.

Mientras los gusanos ardían y reventaban por la explosión, la flota de Uroboros cayó ante la Facción del Juicio. Las pocas naves sobrevivientes tuvieron que "reagruparse para organizar un contraataque" dejando el campo de batalla.

Anton Ivanoff: Keith, los Desolladores están muertos... ¿Kai?

El Aedo se encontraba abriendo el satélite bélico y mostró lo que estaban buscando.

Kai Argento: El núcleo Ikelos no está dañado.

Keith Ackerman (Radio): Son buenas noticias, Escuadra. Vuelvan aquí y lleven el núcleo a Zod.


F I N