FANDOM


Saga Headhunter logo
Fondo Eclipse Final

Un susurro en la tormenta

El último Dekstroid está a salvo. La galaxia está en paz...

Wolf, un famoso cazarrecompensas, luchó contra los Dekstroid en el Mundo Escudo Eclipson. Fue allí donde arruinó los planes de que el Cerebro Principal, una corrupta ancilla Forerunner, de usar a las criaturas para atacar la civilización galáctica.

Después de eso, fue al mundo natal de aquella especie, el Planeta-X. El Cazarrecompensas los exterminó por completo a excepción de una larva que, después de nacer, lo siguió como un niño confundido.

Wolf lo entregó personalmente a la Estación Omega, unos laboratorios espaciales, para que los científicos pudieran estudiar sus cualidades de producción de energía. El resultado de los análisis fue asombroso. Ellos descubrieron que los poderes del Dekstroid podrían ser usados para el bien de la humanidad.

Satisfecho de que todo saliera bien, el Cazarrecompensas dejó la estación para buscar una nueva misión. Sin embargo, cuando estaba a punto de entrar al desliespacio, recogió una señal de auxilio: la Estación Omega estaba siendo atacada.


30 de Agosto del 2577

Estación Omega, Sistema Mev

La señal de auxilió se cortó recién aterrizó en una de las plataformas. Aquel lugar, lleno de gente brillante, se había convertido en nada más que un monumento olvidado. El Cazarrecompensas avanzó por los desolados pasillos hasta llegar a uno de los elevadores. Activó los comandos correspondientes a los laboratorios principales.

El eco del elevador descendiendo resonaba por el túnel. El miedo lentamente comenzaba a invadirlo. No se detectaba ningún tipo de señal humana proveniente de algún implante neural. Wolf cambió al escáner Dekstroid temiendo que de alguna manera la cría se haya logrado multiplicarse pero nada. Rápidamente descartó esa idea. No era posible que la cría haya cambiado de la nada a una actitud agresiva viendo como anteriormente se mostraba curiosa y juguetona cuando él la había traído. Intentó calmarse al menos hasta que el elevador llegara hasta el final.

Con la mente fría, como estaba acostumbrado, avanzó por los pasillos. El escáner no detectaba más de un Dekstroid en la estación pero no sabía si era algo por lo que alegrarse.

La puerta se abrió lentamente mostrando como los laboratorios principales habían sido dañados seriamente. Todos los científicos se hallaban sin vida. Ninguno de ellos presentaba síntomas de la mordida de un Dektstroid o al menos eso fue lo que logró concluir de los cuerpos que se encontraban medianamente enteros. Algo distinto fue lo que había atacado ese lugar. Wolf descartó de igual manera que haya sido un ataque del Covenant ya que fácilmente podría haberlos detectado.

El Cazarrecompensas revisó una vez más el escáner. Este detectaba la señal de la cría más cerca de lo que esperaba. Procediendo, con su arma preparada, caminó hasta la siguiente puerta. Cruzándola, se encontró en una gran habitación. Al fondo de esta se encontraba la cápsula con el Dekstroid.

La criaturita chilló con el mismo tono que había hecho al ver a Wolf por primera vez, como si ese fuera el sonido con el que lo identificaba. Él caminó hasta ese contenedor, lentamente, pero algo lo detuvo. Aquel lugar estaba sumido en la oscuridad y la cápsula bien apenas era visible por una densa luz proveniente del generador de respaldo de la estación. Lo que no se dio cuenta hasta medio camino fue que un par de luces, de color rojizo, brillaban con más intensidad que el resto.

Mientras más cerca se encontraba sus ojos podían distinguir con más claridad la figura reptiliana y alada que sostenía la cápsula. La misma pesadilla, que lo atormentaba desde niño se encontraba nuevamente frente a él. Como su si tratara de su ángel de la muerte. Ridley produjo un susurro que cambiaría bruscamente a su característico rugido.

Obviamente se hizo aquella pregunta: ¿Cómo es que sigue con vida? Pero a esas alturas, ya casi no le sorprendía. Antes de siquiera poder disparar un Misil, el Dragón Espacial lo golpeó con su cola. Wolf salió volando contra el muro contrario para ver como su jurado enemigo se marchaba con la cría en una de sus garras. Mientras se alejaba volando, Wolf se dio cuenta de que estaba en el lugar donde se distribuía la energía en la estación. Ridley había estado allí para iniciar la secuencia de autodestrucción de Omega.

Incapaz de seguir al Wyvern desde esa posición, no tuvo de otra más que escapar por los pasillos que liberaban fugas de gas que dieron lugar a explosiones. Wolf logró llegar hasta el elevador por muy poco debido a que la gravedad artificial se había dañado de la misma manera. Una gran explosión lo empujó fuera del elevador a las plataformas de aterrizaje y logró llegar a su nave.

Escapando de Omega pudo identificar a Ridley al igual que a una pequeña nave del Covenant que había llegado del desliespacio. Dicha nave volvió a la brecha para escapar pero Wolf pudo rastrearla para seguirla hacia su destino.


31 de Agosto del 2577

Órbita del Mundo Escudo Eclipson, Sistema Quarta

El trayecto duró poco más de medio día. El lugar que escogió Ridley no era coincidencia. Una de las últimas fortalezas de los Forerunner. El último lugar de entrenamiento de los Guerreros-Servidores. Eclipsando la luz de Quarta, el sol de ese sistema, se proyectaba el Mundo Escudo Eclipson.

El hecho de que Ridley siguiera vivo significaba que el Covenant Tormenta se recuperó lo suficientemente rápido como para adueñarse del que fue su segundo hogar y que además tenían la misma intención de crear un ejército de armas biológicas a raíz de la raza más peligrosa del universo: los Dekstroid.

Como si estuvieras en tu casa

Volcaneria, Mundo Escudo Eclipson

El mismo lugar. El sitio donde sucedió la Misión Zero. Los daños provocados por la explosión de los Laboratorios Tourian y el Exile of the Void deformaron gran parte de la zona al crear un gran pozo lleno de agua de la lluvia ácida que últimamente, a la falta de una IA supervisora, azotaba la tierra. Cualquier cosa que habitara anteriormente sobre la superficie del planeta seguramente había sucumbido.

Wolf descendió exactamente en el mismo lugar que hace cerca de un mes. Supuso que si el Covenant estaba reutilizando este lugar como su fortaleza entonces debía estar usando lo que quedaba de los Laboratorios Tourian. Afortunadamente todavía conservaba el mapa del subsuelo de esa región. Caminó por un corto tramo que difería del que mostraba su mapa obviamente causado por las explosiones anteriores.

Al encontrarse dentro de una caverna, llegó hasta donde se iluminaba una plataforma. Al examinarla, junto con la localización del mapa, cayó en cuenta de que ese era el mismo elevador que uso para escapar de la explosión de los laboratorios. Se posicionó sobre él y esta comenzó a descender toscamente.


Laboratorios Tourian, Mundo Escudo Eclipson

El elevador se detuvo. Se encontraba justo encima del gran túnel que tuvo que escalar para poder huir la vez anterior. Sin más opción el Cazarrecompensas se dejó caer al vacío amortiguando el descenso brusco con su control gravitatorio.

En tierra, su presencia espantó a varias alimañas que habitaban las aterradas instalaciones. A su lado se encontraba la puerta que conducía a los laboratorios principales: la Cámara del Cerebro Principal. Preparándose para lo peor, Wolf cargó su Cañón de Energía con sus ataques más poderosos y procedió lentamente al interior. Esa vez, la puerta se abrió automáticamente. Todo estaba abandonado y lleno de polvo. En cierto modo era algo triste para Wolf el ver como la arquitectura Forerunner era consumida por la fauna.

El Cazarrecompensas caminó hacia la otra entrada para explorar el resto de los laboratorios. Su sorpresa fue grande cuando encontró que la zona que anteriormente fue habitada por clones Dekstroid ahora estaba completamente bloqueada por ruinas y escombro. Eso no fue lo único que llamó su atención. En medio de ese nexo se postraba un elevador de diseño Covenant. Wolf se subió en ella y un panel holográfico se presentó. Accionó el comando correspondiente para descender.


Krinstar, Mundo Escudo Eclipson

Para muchos un mes no significa mucho tiempo pero Wolf no imaginó que, después de todo, volvería a ese lugar. En cierto modo era nostálgico para él. Aquella caverna no parecía mostrar algún signo de colapso así que era obvio que el Covenant lo usara como una especie de bóveda.

Wolf exploró un poco más aquella caverna sin darse cuenta de que los sistemas de seguridad puestos por los Sangheili lo habían identificado. Pasó por una puerta con la esperanza de poder acceder a las Tierras de Kraid pero se encontró con que su acceso y al resto del sistema de cuevas había sido bloqueado por un temblor hecho a raíz de las explosiones ya mencionadas antes.

Sin más que explorar, Wolf regresó al elevador para accionar el comando de ascender. Al subir razonó acerca de la nula aparición de alguna fuerza de defensa. Se preguntó mentalmente si acaso los Elites habían logrado acceder a otra instalación subterránea en Eclipson.


Laboratorios Tourian, Mundo Escudo Eclipson

Una vez arriba notó que unas luces se encontraban encendidas. Preparó su arma y entró a la Cámara del Cerebro Principal donde se vio rodeado por un pequeño grupo de Elites. Estos portaban armaduras similares a los Ranger, una armadura presurizada que les permitía desplazarse por entornos hostiles, pero ellos no se trataban de esa variante de batalla. Los Sangheili ahí presentes, además de ser grandes guerreros, se encontraban entre las mentes más brillantes de su especie. Trabajando desde atrás del campo de batalla eran conocidos como Splicers.

Saha 'Raromee: ¡El Cazador! ¡Mátenlo!

El que parecía ser su líder inició el fuego al accionar su Rifle Tormenta contra el Cazarrecompensas. Seguido de él, sus compañeros lo imitaron con la remota esperanza de poder acabar con la vida de Wolf ahí mismo. Wolf disparó unos cuantos proyectiles de Plasma provenientes de su arma, desgastando los escudos de energía de los científicos y desintegrando su armadura junto con su piel y carne hasta llegar a sus huesos. Las quemaduras del Rayo de Plasma de Wolf eran tales que incluso el Covenant tuvo que innovar la absorción de los escudos de energía de los arneses de combate.

Wolf avanzó de regreso al elevador que lo había traído a ese lugar teniendo que enfrentar a más fuerzas enemigas para luego escalar y tomar el ascensor.


Volcaneria, Mundo Escudo Eclipson

Al volver a la superficie, paseó por la caverna y encontró otro montón de puertas. Una de ellas lo condujo a un cartógrafo de zona desde el cual pudo actualizar su mapa. Pudo comprobar entonces que gran parte de la región conformada por Krinstar y las Tierras de Kraid se encontraban inundadas por la filtración de la lluvia ácida. Esta misma agua provino del pozo formado en el cráter donde estaba la Exile of the Void.

Pensando que el Covenant posiblemente se había establecido en Graydale, encontró que la ciudad había colapsado finalmente por la falta de mantenimiento. Aparentemente los Centinelas habían sido desactivados ya hacía tiempo. Wolf revisó de forma detenida el mapa localizando un nuevo sector anexo a Volcaneria y a Krinstar. La entrada a dicho lugar estaba a varios metros de su posición que, con su Aceleración, no fue problema el llegar tarde.

Una pareja de Sangheili Guardias de Honor, o al menos eso parecían, vigilaba la entrada. Con una sola Bomba se deshizo de ellos y pasó por aquella puerta. Dentro se alzaba un túnel bastante oscuro con las características luces púrpuras de adorno. A medio camino se dio cuenta de que estaba siendo emboscado por un enjambre entero de Yanme'e. Los zánganos, al sentir notada su presencia, dispararon con furia sus Pistolas de Plasma. Wolf dejó caer una Bomba de Energía que desintegraría a los bichos.

Una gran puerta señalaba el fin de ese camino. Dentro se encontraban dos puertas. Wolf obviamente pasó por la más llamativa encontrando un elevador, grande, que era bloqueado por un extraño mecanismo con la misma función que tenía el de la entrada a los Laboratorios Tourian. El Cazarrecompensas, molesto, colocó varias Bombas de Energía que no tuvieron efecto. Justo cuando parecía entender su extraño funcionamiento se dio cuenta de que realmente hay mucho que desconocía de su propia armadura. Imaginando que tendría que pasar por algo similar a la Misión Zero, Wolf retrocedió para pasar por la segunda puerta. En aquella habitación sorpresivamente se encontraba otro elevador. El Cazarrecompensas se posicionó sobre él y descendió por un largo túnel lleno de abundante vegetación.


Krinstar, Mundo Escudo Eclipson

Aquella zona inexplorada de la sección designada como Krinstar era totalmente distinta a la que Wolf conocía. La flora abundaba al punto de que se sentía como estar en un gran invernadero. La vegetación seguramente había aumentado gracias a la filtración de las lluvias ácidas. Quién sabe qué clase de reacción química ocurre en el subsuelo de Eclipson como para que ese fenómeno se dé.

No solo abundaban las plantas, muchos animales la habitaban y ahora la tenían como hogar. Estas ignoraban al Cazarrecompensas mientras avanzaba en búsqueda de una puerta. En varias ocasiones el Cazarrecompensas tuvo que hacer frente a grupos de Yanme'e, que parecía que estaban a cargo de ese lugar. Las acciones de Wolf llamaron la atención de los Elites que fueron a prestar apoyo a sus aliados, sin embargo, cayeron.

Parecía extraño ciertamente como el Covenant había logrado recuperarse de lo ocurrido en la Misión Zero. De hecho no era del todo raro, lo extraño era que ahora tampoco había fuerzas en órbita ni algún tipo de defensa antiaérea. Parecían abandonados a su suerte.

No tardó en darse cuenta de que más adelante la vegetación cambiaba drásticamente su coloración a una purpura y que sus flores liberaban esporas de veneno al sentirse amenazadas. Este tipo de flor provenía de una cámara en concreto. Wolf fue hasta esa zona para ver como una gran planta se columpiaba al mismo tiempo que expulsaba las esporas. Gracias a su armadura esas cosas no le producían ningún tipo de daño.

De algún modo la planta se percató igualmente de eso así que se columpió más agresivamente buscando golpear a Wolf. El Cazarrecompensas esquivó cada uno de los ataques viendo como la planta se abría para mostrar un tallo rojizo del cual disparaba espinas. Wolf esquivó una vez más el ataque y vacío sus Misiles contra la planta que no duró mucho más con vida. La planta se marchitó cambiando su coloración a una grisácea. Este aspecto lo tomaría el resto de la vegetación que envolvía Krinstar.

Encima de aquel lugar estaba una puerta. Esta daba hacia otro pasillo donde el marchitamiento era visible al punto de que algunas secciones las tuvo que cortar a la fuerza con su navaja hasta encontrar otra región donde la fauna volvía a recuperar la vida. A diferencia del área pasada, esta tenía sistemas de seguridad del Covenant.

Al pasar por otro montón de puertas se notaba como la vegetación volvía a cambiar de color de un verde esmeralda a un café rojizo. Este mismo también estaba lleno de crisálidas endurecidas pertenecientes a alguna especie insectoide habitante del Mundo Escudo. Cada habitación tenía cada vez más espinas y unas extrañas plantas carnívoras no endémicas de Eclipson. El mapa se volvía más extraño pero en cierto modo interesante aunque no sabía si ese era un diseño hecho por los Splicers o por la misma flora y fauna.

Antes de encontrar un nuevo elevador pasó por un túnel rodeado de agua. Checó el mapa concluyendo que se encontraba exactamente por debajo de donde se posaba el Destructor Exile of the Void. La vista a la penumbra del entorno acuático era realmente distinto al espacial. Dejando de lado la experiencia visual, Wolf fue al elevador, accionó los comandos y descendió.

Kraid

Tierras Volcánicas, Mundo Escudo Eclipson

La destrucción del Exile of the Void no pareció haber llegado hasta ese lugar. Las altas temperaturas, flora y fauna seguían siendo las mismas. Las modificaciones arquitectónicas del Covenant eran mínimas. El Cazarrecompensas salió del ascensor para pasar por una puerta.

Pensando entonces que quizá los Sangheili no entraron a ese sector vio varias ruinas extrañas junto a restos de huesos. Aquellos restos adornaban una gran puerta conformando una extraña criatura. Dentro de sus fauces se asomaba una puerta, como si la estuviera devorando. Wolf trepó hasta la entrada para acceder a la siguiente cámara.

Contradiciendo su primera opinión, aquella región había sido rediseñada completamente por el Covenant. En varias cámaras tuvo que eliminar a varias alimañas y Yanme'e mientras seguía avanzando. Su camino lo llevó a un gran pasillo repleto de Splicers. Los científicos Sangheili dispararon sus armas pero sus esfuerzos fueron en vano ante la fuerza del Cazarrecompensas. Otros dos grupos de Elites aparecieron así que Wolf les arrojó las Bombas necesarias para deshacerse de ellos.

Del otro lado de la puerta había otro túnel oscuro. Este se encontraba lleno de púas afiladas formadas de algún material desconocido pero para Wolf eran sospechosamente familiares. Al fondo otra puerta se vislumbró otra puerta. Al cruzarla, Wolf se encontró en una habitación realmente grande. A los pocos segundos la puerta por la que había entrado se bloqueó y un potente rugido sacudió la caverna.

El sentimiento de nostalgia se hizo más fuerte cuando del suelo emergió un colosal reptil de afilados colmillos y con tres enormes ojos rojos que brillaban de venganza. Uno de los líderes del Covenant, conocido como Kraid, pegó otro rugido para atacar de forma desquiciada. Wolf, sabiendo ya sus puntos débiles, disparó Súper Misiles contra los ojos de la criatura pero esta reaccionó más rápido al arrojar sus garras contra los proyectiles. La explosión desencadenada alcanzó a Wolf y lo empujó contra las espinas.

El Cazarrecompensas se puso de pie sólo para ser golpeado por las garras del monstruo. Aprendiendo rápidamente la estrategia de Kraid, Wolf logró esquivarlo en el último momento para disparar sobrecargas de Rayo de Plasma contra su cara. Las quemaduras no penetraban las duras escamas de Kraid pero si lo distraían lo suficiente como para que Wolf disparara seguidamente Misiles. Los proyectiles lograron hacer enfurecer a Kraid que rugió fuertemente como respuesta pero eso mismo le permitió a Wolf usar los Súper Misiles contra su garganta. Sin embargo, la bestia volvió a pegar otro rugido que fue tal que la fuerza de los Misiles fue repelida hacia Wolf.

Desafortunadamente para ambos, las explosiones y rugidos hicieron que las espinas que adornaban el techo cayeran sobre ambos. La dureza de tales cosas pudo con la piel de Kraid que resultó mucho más herido que Wolf quien pudo esquivar por poco varias de ellas. Kraid, que en ese momento sólo estaba asomando su torso, elevó el resto de su cuerpo para abarcar todo el espacio de la caverna. Desesperado, levantó sus cortos brazos contra el techo para sacudir el lugar buscando que las mismas espinas que lo habían dañado cayeran finalmente contra Wolf.

El Cazarrecompensas no se podía arriesgar a usar explosivos tales como la Bomba de Energía. Mientras pensaba en algo, Kraid disparó tumores con garras desde los orificios de su abdomen. Wolf uso algunas que se habían clavado en el muro que estaba detrás de él logrando llegar hasta una altura al nivel de la cara de Kraid.

Wolf disparó sobrecargas del Rayo de Plasma para forzar a Kraid abrir su hocico. Al conseguirlo volvió a disparar Súper Misiles contra le bestia que respondía rugiendo potentemente neutralizando los proyectiles. Fastidiado, el Cazarrecompensas se enfocó en las articulaciones de los brazos de Kraid para impedir que las espinas cayeran sobre su cabeza. Y fue así, los adornos de la caverna finalmente cayeron sobre el tercer ojo del monstruo. El dolor fue tal que rugió tanto que agotó todo el aire que tenía en sus pulmones. Agotado, fue víctima de los proyectiles del Cañón de Energía de Wolf. Los Misiles explotaron dentro de su garganta produciéndole hemorragias internas que lo ahogarían con su sangre.

A pesar de todo Kraid no tenía la intención de volver a caer. Prosiguió con sus intentos de hacer que la caverna se llevara a Wolf pero el cansancio y las hemorragias finalmente lo vencían. El Cazarrecompensas vacío su carga de Súper Misiles destruyendo el inicio del sistema digestivo de Kraid. En un último intento por evitar que Wolf siguiera atacándolo con sus proyectiles, Kraid forzó un rugido para repelerlos. La última acción del monstruo dio fin a su vida cuando sus pulmones no expulsaron ni la más pequeña brisa por su garganta. Wolf arrojó una Bomba de Energía al interior de Kraid. Los últimos segundos más largos de la vida de Kraid pasaron al ver como el Cazarrecompensas posaba su arma en su hombro. La figura se desvaneció en una explosión que finalmente acabó con su vida.

Kraid, junto con Ridley, era una de las criaturas más misteriosas pertenecientes al Covenant Tormenta. No se sabe nada de su especie ni mucho menos su mundo de origen. Al igual que como los Dekstroid en el Planeta-X quizá, al eliminar a Kraid, había exterminado con otra especie.

El hecho de que Kraid había sido regenerado de alguna manera significaba que Ridley debió pasar por lo mismo. Razón por lo que estaba usando implantes prostéticos para acelerar su regeneración.

Al salir de aquella caverna ya no se encontró con más enemigos. Seguramente la pérdida definitiva de uno de sus líderes los hizo retroceder. Wolf tomó el comunicador de uno de los Sangheili muertos para interferir en sus comunicaciones escuchando nada más que estática. Sin más que hacer en ese lugar, estuvo a punto de tomar un ascensor de regreso al Krinstar cuando notó un pasaje secreto a otro elevador.

Este lo llevó a una nueva zona de altas temperaturas que ya no suponían un riesgo para su armadura. Aquel lugar le recordaba vagamente a las Tierras de Ridley pero al revisar el mapa vio que esa zona había sido desplazada más hacia el sur por el Covenant. Aquella nueva región mantenía aquellas masas de carbono sólido junto con su característica fauna. Pensando que estaba llegando a un callejón sin salida planeado por los Splicers encontró una especie de generador de energía. Dicho artefacto era similar al que proporcionaba poder al bloqueo de los Laboratorios Tourian.

De un sólo golpe atravesó la estructura y componentes internos del artefacto produciéndose un ruido similar al de un apagón energético. Sin embargo, este no parecía ser más que uno de varios. El verdadero generador se encontraba cerca así que, sin perder más tiempo, siguió su nuevo objetivo.

Selección Natural

Tierras Volcánicas, Mundo Escudo Eclipson

La nueva localización contenía varios estanques de lava, provenientes de volcán subterráneo, junto con varios artefactos del Covenant utilizados para aprovechar la energía térmica. Como era de esperarse, en repetidas ocasiones se encontró con grupos de Sangheili y enjambres de Yanme'e repartidos en cada habitación a la que accedía.

En su recorrido pudo notar ciertas diferencias de la fauna comparadas con las que observó la última vez. Esos cambios eran tales que no se trataban de alguna forma regional sino que parecían haber sido mutados de alguna manera. Siendo Eclipson una de las fortalezas de los Splicers, la realización de esa clase de experimentos no era totalmente descabellado.

Mientras más profundizaba en aquel lugar la seguridad de cada puerta aumentaba al punto de que tuvo que hacer pedazos una para caer en una trampa. Sin poder ver en la oscuridad cayó sin querer en un agujero. Al levantarse, frente a él se encontraba una extraña criatura reptiliana de seis ojos. No era ni de cerca del tamaño de Kraid pero si tenían al menos el triple de la estatura de un Elite. La criatura se encontraba alimentándose de lo que quiera que fuera que estaba en el suelo así que obviamente debía ser carnívoro, sin embargo, no tuvo ningún interés en Wolf.

Al fondo de la sala estaba otra puerta. Wolf caminó hacia ella pero al mismo tiempo esta se bloqueó al mismo tiempo que un muro de rayos de plasma se activó. El daño que producían era tal que quemaban y derretían las rocas que la atravesaban como si fueran plástico. El Cazarrecompensas estaba acorralado ya que el lugar por donde había entrado estaba bloqueado y su única ruta de escape se encontraba bloqueada por la criatura. La poca inteligencia del monstruo no le permitía entender la situación en la que ambos se encontraban así que cuando Wolf no tuvo más opción que atacarlo para hacerlo retroceder él respondió atacando con sus garras al arrojarlas de manera similar a como lo hacía Kraid.

Las garras eran considerablemente más pequeñas pero al Cazarrecompensas llegaron a molestarle bastante. El muro de plasma aceleró su marcha así que Wolf atacó con armamento pesado. Pero la endurecida piel del monstruo era lo suficientemente resistente como para aguantarlo. Sin embargo, la criatura se defendió ante el ataque usando el aire acumulado de sus pulmones para aventar los proyectiles que disparaba Wolf. El mismo patrón que uso Kraid en la pelea anterior. Sea lo que fuese la cosa que se encontraba frente al Cazarrecompensas debía estar relacionado de alguna manera con el antiguo líder Covenant.

Debido a la obvia debilidad que tenía el monstruo en comparación con Kraid, Wolf no tuvo problemas al asestar varios Súper Misiles contra el hocico de la bestia. Esta retrocedió ante la fuerza de las explosiones. No hacía más que atacar como respuesta a la acciones del Cazarrecompensas. Realmente no entendía él porque estaba siendo atacado.

El final de ese trayecto los llevó al borde de uno de los pozos de lava. La criatura sintió el peligro e intentó desplazarse de vuelta al frente pero sus cortas y no desarrolladas patas no le permitían moverse rápidamente. El fuego de los Misiles finalmente lo hizo caer al pozo dando un rugido de desesperación. Wolf corrió para sujetarse a una de las enormes estalactitas que estaban sobre el pozo teniendo que soportar como aquella criatura era consumida por el fuego. El muro de plasma se detuvo, como si ya hubiera cumplido con su función, y se desactivó permitiéndole a Wolf acceder a la puerta del fondo.

Aquella puerta daba hacia una habitación de arquitectura Covenant. Ahí efectivamente se encontraba uno de los generadores que desactivó al atravesarlo de un puñetazo. El sonido de un apagón hizo eco por el sistema de cuevas de las tierras volcánicas. Wolf esperaba encontrarse refuerzos enemigos pero, al esperar cerca de un minuto, encontró un artefacto, contraparte de las DataPad que usaba la UNSC. Con la esperanza de encontrar más información de su enemigo, como la localización exacta de la cría Dekstroid, sólo descubrió archivos de audio de un líder científico de los Splicers. El disco purpura que sostenía hizo un extraño sonido en cuanto el Cazarrecompensas seleccionó la última entrada.

Vero 'Winteree (Audio): Entrada Número #9. Vero 'Winteree. Splicer Prime. Los resultados de experimentación de armas biológicas han demostrado tener resultados variados. En la región de Krinstar, el BIO-001, Swarm; originalmente se trataba de una planta carnívora proveniente de Palamok. Luego de ciertos ajustes a su ADN, se adaptó y tomó control de la vegetación de Krinstar permitiendo que las criaturas nativas pudieran refugiarse del deteriorado ambiente de la superficie. El BIO-002, Lizardon; Kraid fue directo al usar nuestras habilidades para poder recrear a su especie. Desafortunadamente, nuestros limitados recursos ya no nos permiten hacer ya ese tipo de manipulación y mucho menos con una criatura tan grande... Accedimos al pensar que quizá el resultado obtenido nos daría ventaja en la guerra pero todo terminó en desgracia. La segunda arma biológica resultó en un fracaso al crear una criatura resistente pero mansa. Lo alejamos del resto y pronto pensamos en deshacernos de él...

Ese fue el final de aquella grabación. Revisando las fechas, hizo los cálculos para determinar que fue tan sólo unos días después de la Misión Zero. Wolf accedió a otra de las entradas que concordaba con ese día.

Vero 'Winteree (Audio): Entrada Número #95. El Comandante Ridley volvió. Tardó más de lo esperado... Pero al ver que se había desprendido de sus partes prostéticas era obvio que forzó su regeneración. De cualquier modo finalmente trajo un espécimen Dekstroid. 75% del personal fue enviado a los laboratorios para iniciar su clonación. Espero que una clonación de uno completo nos dé los resultados esperados.

Wolf concluyó entonces que los Splicers habían sido abandonados a su suerte por el resto del Covenant Tormenta y que no habían abandonado sus intenciones de crear armas biológicas. Él salió de aquella habitación por un trayecto que conducía en la salida. Al llegar a una de las zonas designadas como importantes por los Splicers comprendió ese significado al estar en una habitación con una estatua de diseño Forerunner. Se trataba de un Guerrero-Servidor portando un arma similar al que Wolf empuñaba. De alguna manera, la estatua reconoció la presencia del Cazarrecompensas y se fragmentó en pedazos rojizos que se unieron al Cañón de Energía.

Esto le pareció muy extraño ya que tenía entendido que ya contaba con todo el arsenal disponible para él. Al revisar su arsenal vio que eran los datos de una especie de gancho energético, sino lo había interpretado mal, para colgarse de estructuras alejadas. Wolf pensó que esa clase de arma no le era de utilidad ya que contaba con el control gravitatorio. Más adelante se encontró con elevador que inició el ascenso al teclear el comando.

Al revisar el mapa, vio que ese elevador conducía de vuelta a la superficie pero no exactamente a la zona en la que había aterrizado. Ese ascensor lo estaba llevado a una instalación acoplada a lo que parecía ser una vieja nave Forerunner que se había estrellado ahí ya hace incontables años. Wolf entendía que antes los del Covenant veneraban a los Forerunner casi como dioses, aunque esas eran ideas de los San 'Shyuum. ¿Qué cosa dentro de esa nave hundida les habrá llamado la atención? El elevador se estaba deteniendo. Sea lo que fuera ya estaba por averiguarlo.

Echoes of the Past

Echoes of the Past, Mundo Escudo Eclipson

La plataforma frenó en seco. Wolf ahora se encontraba en una oscura cueva que era prolongada por un estrecho camino que finalizaba en una puerta. Esta se abrió dejando ver un vistazo a su todavía más oscuro interior. El Cazarrecompensas caminó con cuidado, esperando cualquier emboscada por parte del Covenant. La puerta se cerró a sus espaldas y se desactivó. Sin duda se trataba de aquella misma nave a la que había visitado brevemente durante la Misión Zero antes de llegar a Graydale.

El Cazarrecompensas desconocía mucho acerca del lugar donde estaba ni siquiera sabía hasta hace poco que se trataba de una nave Forerunner que era resguardada por una especie de sarcófago construido por varios Centinelas, o eso fue lo que le contaron sus compañeros Guerreros-Servidores. La arquitectura y su diseño se veían muy diferentes a los que él conocía, de hecho, le recordaban vagamente al usado en los Laboratorios Tallon del Planeta-X. Quizá esa nave se trataba del medio que usaron los Forerunner para escapar de la amenaza de los Dekstroid. Pero si los Dekstroid fueron traídos a Eclipson por ellos mismos entonces... ¿Qué fue lo que derrumbó esa nave?

Los sistemas estaban completamente desactivados. El ambiente era inquietante y eso empeoró cuando el aire almacenado en el interior salió expulsado hacia la entrada levantando mucho polvo. Incluso al encender la linterna integrada a su casco no podía distinguir más allá así que esperó tener suerte con el visor de visión nocturna pero una especie de interferencia le complicaba usarlo. Así que siguiendo sus instintos siguió profundizando su camino hasta llegar al puente.

En cierta sección de la nave se topó con cápsulas de estasis rotas. El eco de sus pisadas aumentaba cada vez más la tensión. Wolf incluso llegó a imaginarse ver cosas por el rabillo del ojo. Era como la quinta vez que consultaba su mapa que era alterado por la interferencia. Varias de las puertas las tuvo que abrir a la fuerza ya que no contaban con nada de energía.

Generalmente el Cazarrecompensas podía hacer a un lado sus sentimientos para poder pensar con claridad, incluso en los momentos más complicados. Sin embargo, para ese momento, el dedo con el que disparaba su arma ya había comenzado a temblar y su respiración se volvía pesada. Le resultaba difícil incluso dar otro paso. Fue allí cuando se dio cuenta de que lo invadía el ambiente no era polvo. Frotó con la mano una de las paredes y vio que una especie de membrana muy delgada y oscura era la que contaminaba el interior de la nave.

Como si aquella materia notara que su invasor se diera cuenta de lo que era en verdad, comenzó a retroceder. Wolf siguió aquella extraña viscosidad pasando por otro gran tramo de pasillos abandonados. Pero cada vez que sentía que estaba llegando a su objetivo, que era desconocido para él, se sentía débil. Su situación estaba empeorando y ahora tenía visiones de personas. Gente de considerable estatura luchando contra ellos mismos. Como si algo los hubiera hecho discutir lo suficiente como para alzar los puños contra los suyos.

Cada vez estaba más cerca del puente y ahora escuchaba susurros. El agotamiento hizo que tropezara con algo que se encontraba en el suelo. No pudo contener el asombro al ver que a sus pies se encontraban los restos óseos de Forerunner. Sus armaduras estaban completamente dañadas y por la forma en que estaban tirados se podía suponer que efectivamente lucharon entre ellos mismos. Wolf desconocía la razón de eso. Lo que aprendió al vivir en el Mundo Escudo nunca se mencionó de un conflicto interno de la especie. Si realmente ocurrió algo así entonces la nave tuvo que haberse estrellado hace ya décadas incluso siglos. La pregunta que más acosaba su mente era: ¿Por qué?

La tensión se rompió cuando fue capaz de percibir una figura en las sombras alejándose del pasillo. La sorpresa de alguna manera lo hizo reaccionar para ignorar todos los síntomas que sufría. Con cuidado de no pisar los restos, atravesó otra gran cantidad de puertas hasta llegar al puente.

Por donde se vea, los Forerunner son diferentes a los seres humanos pero al mismo tiempo son muy similares. Algunas características físicas no son una de esas condiciones. Hay muchas cosas que ambas razas comparten y esas mismas cosas los pueden unir como dividir. Algo derrumbó la nave y, de alguna forma, hizo que los Forerunner en su interior lucharan entre sí.

Un monitor se encendió mostrando el daño estructural de la nave. Según su informe, algo chocó contra ella pero no fue lo que lo hizo caer. Lo extraño fue que el objeto no identificado se desvaneció en el impacto, impregnando sus restos en su interior. El personal pensó que se trataba de una extraña anomalía con forma de nube espacial. Los veteranos, que aparentemente sabían algo de esas cosas, ordenaron alejarse de Eclipson junto con el "Eco" antes de que sea tarde. El Maestro de Nave, que había ido personalmente a verificar el daño, tomó la decisión de proseguir su rumbo contra Eclipson, como si algo lo hubiera poseído.

Antes de averiguar más, el monitor se fundió. Las chispas disparadas permitieron visualizar una figura sentada en la posición del Maestro de Nave. La membrana oscura se estaba acumulando a su alrededor para tomar su control y hacer que recobrara la vida. De un golpe contra el suelo expulsó a Wolf contra el muro a su espalda, lo que le permitió contemplar a esa colosal entidad.

El Maestro de Nave expulsó fuegos fatuos hacia la dirección del Cazarrecompensas que pudo esquivar unos cuantos antes de ser golpeado por los otros. Las luces del puente se prendieron dejando ver lo amplio que era en verdad el puente. La entidad se elevó por los aires para expulsar fuegos fatuos que volaron alrededor de su cuerpo con la intención de usarlos para atacar.

Wolf esquivó el fuego y contraatacó con tiros sobrecargados de Plasma que eran absorbidos por una especie de escudo de energía proporcionado por la membrana. El Maestro dejó caer su pie hacia la posición del Cazarrecompensas y este lo esquivó al dar una voltereta hacia atrás. Fue allí donde vio una especie de punto débil en el interior del abdomen de la entidad. Tomó su cuchillo y fue directo hacia la entidad para enterrarlo en su abdomen. El Maestro de Nave no hizo ninguna especie de ruido pero quedó claro que eso lo había herido.

La entidad respondió con un puñetazo al estómago de Wolf, con el que lo elevó en el aire, para luego patearlo de vuelta al suelo. El Cazarrecompensas, sofocado, esquivó por muy poco otra patada de la entidad. Ese mismo ser uso una especie de telequinesis para tomar varias celdas de energía y arrojarlas contra Wolf. Él las esquivó solo para ser golpeado de nuevo.

Cuando aquella entidad estaba a punto de enterrar a Wolf contra el suelo, él sujetó el brazo de su enemigo para azotarlo contra el suelo y enterrar su cuchillo logrando abrir un hueco lo suficientemente grande como para descargar Misiles. El Maestro de Nave expulsó otro pulso de energía para liberarse pero ni siquiera eso fue suficiente como para recibir otra oleada de Misiles provenientes del Cañón de Energía del Cazarrecompensas.

La membrana oscura se acumularía en el núcleo dañado mutando el cuerpo del Maestro de Nave. Uno de sus brazos cambió a una suerte de látigo mientras que el otro adquirió más volumen. Por si no fuera suficiente ahora podía disparar un haz de energía frente a él. Con su nueva forma atacó violentamente a Wolf que apenas y podía entender lo que estaba sucediendo aunque eso mismo le permitió contener uno de los golpes para treparse en la espalda de su enemigo y asestarla varias Bombas que reventarían la protección de la membrana.

El Maestro de Nave, vulnerable, fue víctima de los incontables proyectiles que recibía de Wolf. Su núcleo finalmente se iluminó en una luz oscura para luego fragmentarse en pedazos que fueron consumidos por una densa niebla purpura liberada por la membrana que le había dado vida.

La pesadez del ambiente desapareció por completo y la energía de la nave se restauró por completo. El puente y los pasillos estaban repletos de esqueletos de antiguos Forerunner. De alguna manera, antes del choque, los habitantes de Eclipson fueron informados de lo ocurrido en el interior de la nave así que construyeron inmediatamente un sarcófago para contener lo que fuera la cosa a la que Wolf había eliminado. Sin duda se trataba de algo de una naturaleza más compleja que los mismos Dekstroid.

Con la energía reestablecida, Wolf encontró la salida. Un tramo de la nave estaba siendo ocupada por el Covenant. Un grupo de Centinelas había sido reactivado para eliminar a los intrusos pero no se encontraron más que con un grupo de Sangheili y Yanme'e vigilando la cubierta superior. El Cazarrecompensas salió por uno de los puentes viendo el desolado paisaje de Eclipson. Consultó el mapa. Uno de los generadores de energía del bloqueo a la fortaleza del Covenant se encontraba debajo del lugar por donde se posó el Exile of the Void que ahora era un gran lago lleno de agua ácida.

Se decía hace mucho tiempo que la humanidad sabía más del espacio que del fondo de los océanos que ocupaban la Tierra. Hasta ese momento realmente se sabía muy poco. Wolf estaba en una situación similar. Ha visto tantos lugares y visitados tantos planetas que la curiosidad de cómo era realmente un ambiente marino, aunque sea uno como el que estaba frente a él, le llamaba la atención. A los pocos minutos, un grupo de Jackals escuchó el sonido del agua salpicar por la caída de un objeto pesado.

El Abismo

El Abismo, Mundo Escudo Eclipson

Incluso la oscuridad del espacio no se comparaba al de la zona abisal de un ambiente acuático. Afortunadamente para Wolf, la zona llamada "El Abismo" por los Splicers, no tenía una gran profundidad o al menos no ejercía la presión suficiente como para sofocarlo. Lo difícil ahora era el moverse a través de ese laberinto submarino acuático formado por la explosión de un Destructor del Covenant, lluvias ácidas y un inexplorado sistema de cuevas.

Los Splicers habían cartografiado la región de una manera pobre al anexar únicamente las instalaciones de investigación que se encontraban alrededor del pozo. Su única manera de avanzar hasta el siguiente generador era encontrando una entrada a ellos.

Desplazarse por el agua no era para nada complicado con el control gravitatorio de su armadura. Pero su visión iba fatal en la profunda oscuridad. De vez en cuando llegaba a toparse con la exótica flora y fauna que habitaba el Abismo. Luego de varios minutos, al pensar que ya había dado varias vueltas por el mismo sitio, se detuvo a realizar correcciones en los mapas que poseía. Arreglando y corrigiendo detalles de ambas versiones que poseía pudo encontrar una ruta cercana. Avanzando un poco más, no le costó más tiempo encontrar a un grupo de exploradores Sangheili analizando una criatura curiosa. Wolf los asesinó para usar sus e identificaciones para abrir el acceso a las instalaciones.

La puerta se abrió y Wolf entró en ella. A los pocos segundos se vació la cámara y la segunda puerta le dio acceso al resto del lugar. En varias habitaciones se encontraban almacenados reptiles extraños donde parecía que los Elites estudiaban su crecimiento, seguramente sujetos de prueba para la realización de armas biológicas. El resto del complejo se veía abandonado. El Cazarrecompensas ignoró la falta de enemigos para seguir su camino en busca del generador y eso mismo lo llevaría a otra caverna.

En aquella cueva se encontraba una góndola de diseño Forerunner. Wolf subió a ella, tocó ciertos comandos de la consola para que esta se desplazara hacia enfrente. A medio camino varias criaturas marinas saltaban fuera del agua pero al poco rato se escondieron. Una especie de alarma sonó junto a la aparición de diminutos drones de seguridad del Covenant. Las máquinas detectaron la presencia del Cazarrecompensas a quien atacaron con proyectiles de plasma débiles. Wolf respondió de la misma manera hasta llegar al otro lado de la cueva.

Ahora se topó con un elevador que descendió unos cuantos metros donde la temperatura descendió. Al profundizar vio que era una caverna climatizada por los mismos Splicers. Las puertas de seguridad se veían bloqueadas así que Wolf logró abrirla una de ellas forzándola con sus brazos. Aparentemente había caído en una trampa ya que había accedido a una cámara de succión que lo expulsó de vuelta a la zona acuática.

Una vez recuperado el control de su equilibrio se sobresaltó cuando el escáner de Dekstroid de la nada se activó detectando formas de vida cercanas a él. Wolf ascendió a la superficie de la caverna para ser víctima de una extraña criatura flotante que mordía su casco absorbiendo su energía vital. El Cazarrecompensas pudo quitarse aquella cosa con facilidad viendo que se trataba de un Dekstroid muy diferente a los que había visto, incluso en el Planeta-X.

Ese Dekstroid se veía mucho más pequeño, un poco más grande que una larva, al igual que sus colmillos. Dentro de su capa membranosa se localizaba un núcleo rojizo. Wolf disparó un tiro del Rayo de Hielo que desintegró por completo a la criatura. El sonido hizo que más de los extraños Dekstroid surgieran de agujeros y del agua. Luego de unos pocos segundos, los Dekstroid cargaron contra Wolf quien, estando rodeado, liberó una Bomba de Energía que los obliteró a todos.

El sonido del agua inundó la caverna. Como si la explosión anterior se hubiese tratado de una invitación, una criatura mucho más grande surgió del fondo. Se trataba de un dragón acuático perteneciente a una raza oriunda de Tlaloc, un mundo sumergido en agua. Los dragones acuáticos son seres extremadamente territoriales pero el hecho de que los Forerunner trajeran varios de ellos a Eclipson se debía a que sus glándulas producían un gel químico que purificaba los mares del Mundo Escudo para evitar así su contaminación.

La bestia de afilados colmillos sacudió su collar de espinas para arrojarlas contra el Cazarrecompensas. Wolf tenía limitado su espacio de maniobra pero aun así se las arregló para esquivar cada uno de los proyectiles y atacar desde una posición segura. El dragón marino destruyó el puente en donde estaba Wolf para limitarle el espacio y así asegurar su siguiente ataque. Abriendo sus fauces, disparó su cabeza alargando su cuello contra Wolf. Este fue atrapado en los colmillos de la bestia. Cansando su dedo al disparar Rayos de Plasma contra los ojos del dragón, pudo liberarse cuando este dio un rugido de dolor.

Wolf volvió a la plataforma central del puente. El dragón se sumergió para rodearlo como si de un tiburón se tratase. La bestia saltó del agua para arrojar espinas de su cuello pero Wolf siguió atacando para hacer que su enemigo cayera a mitad del salto sobre la plataforma. Ahora que él tenía la ventaja, vació los Misiles contra el rostro del dragón hasta deformárselo completamente. La criatura regresó al mar con heridas serias. Entrando en frenesí destruyó la plataforma central de un golpe haciendo que Wolf no tuviera más opción que saltar y disparar al otro trío de ojos de la bestia.

El daño no fue suficiente. El dragón sujetó al Cazarrecompensas para llevárselo con él de vuelta al fondo acuático. Ahí la bestia nadó con brutalidad para hacer que su presa perdiera el conocimiento, sin embargo, antes de eso se encontraba dañando los muros de las instalaciones de los Splicers. Wolf, mareado, fijó su objetivo a uno de los cables eléctricos. Decidido a todo, estrenó el Rayo Gancho que obtuvo con anterioridad. El rayo penetró el grueso cable para transportar la electricidad hacia Wolf dando como resultado que el dragón también comenzara a electrocutarse. 

La electricidad destruía los escudos de energía de Wolf junto a sus tanques de reserva pero de esa manera finalmente acabó con el dragón marino. El cadáver del monstruo descendió al fondo marino mientras que el Cazarrecompensas ascendía de vuelta a la superficie y, luego de analizar una vez más el mapa, encontró la forma de volver a las instalaciones llegando a lo que parecía ser el laboratorio principal del Abismo. En una de las mesas se encontraba un disco purpura, un DataPad, que hizo aquel curioso sonido en cuanto Wolf revisó y seleccionó una de las entradas de audio.

Vero 'Winteree (Audio): Entrada Número #96. No esperaba que el Cazador llegara tan pronto. El comandante Ridley fue descuidado... (Suspiro) La separación de los generadores de energía nos ha dado suficiente tiempo como para asegurar al resto del personal, al menos los importantes, al interior de los laboratorios principales. Como líder científico tengo la obligación de supervisar el estado actual de las armas biológicas. El BIO-000, los fallidos clones Dekstroid, jamás pudieron igualarse a los especímenes originales. Se hicieron pruebas para determinar su desempeño contra uno de los Kraken que habitaba el cráter dejado por el Exile of the Void... He escuchado las palabras de mis hermanos sobre que el Cazador está abriéndose paso con el fin de llegar a las instalaciones. Muchos ya pensaron en evacuar. Afirman que cometimos un error y que debimos seguir a la Flota de Drasov... ¿Lo hicimos? ó, ¿Ridley fue el que se equivocó?

La fecha de la entrada concordaba con unos veinte minutos antes de que Wolf llegara ahí. Tal parece que su simple presencia fue suficiente como para causar dudas internas entre los Splicers. Sin embargo, fueron lo bastante inteligentes como para hacer que el Cazarrecompensas diera la vuelta por toda la zona subterránea de Volcaneria.

Wolf dejó el disco en la mesa. Frente a él estaba uno de los generadores del bloqueo. Ahora estaba desactivado ya que él había dañado la corriente en su anterior pelea con el dragón marino. Consultó de nuevo el cartógrafo, según él, cerca había otra góndola que llevaba hasta la localización exacta de donde se encontraban las Tierras de Ridley. Luego de unos pocos pasillos se encontró con su medio de transporte. Al activarlo, la máquina comenzó a recorrer el largo trayecto. Podía sentirse como el clima gélido del Abismo desaparecía poco a poco hasta que la temperatura marcaba tales unidades que para un ser humano común eran imposibles de resistir. Era como si estuviera entrando en el mismo infierno.

Viejos Amigos

Tierras de Ridley, Mundo Escudo Eclipson

La góndola estaba llegando a su destino. Una formación rocosa similar a un gran reptil adornaba la entrada al mausoleo. Dentro de sus fauces se abrió una colosal puerta de par en par dándole al Cazarrecompensas una calurosa bienvenida.

El magma derretido rebosaba por todas partes. El Covenant había hecho lo posible para reconstruir la guarida de uno de sus máximos líderes. A diferencia de la vez anterior, ahora estaba lleno de varios soldados Sangheili. Guerreros y algunos mercenarios contratados por los Splicers para reforzar la seguridad de su fortaleza.

Un par de Phantom, escoltados por Banshee, sobrevoló el medio de transporte que Wolf usaba. Los Splicers habían solicitado refuerzos para atacarlo desde la estación de la góndola. A lo lejos, un par de Jackal con Rifles de Haz, intentaron reventarle la cabeza lo que hizo que Wolf tomara cobertura. Debido a que no contaba con armamento de precisión tuvo que atacar con Rayos de Plasma esperando poder causar las suficientes bajas antes de llegar. 

Los Phantom dejaron varios grupos liderados por un Zealot. El Sangheili ordenó a sus subordinados la colocación de torretas pesadas a los lados de la estación mientras que a los francotiradores los mandó a posiciones elevadas con cobertura para que desde ahí tomaran ventaja en el terreno. Armado con su Espada de Energía, el noble Sangheili dio un rugido de fuego a discreción.

Los impactos de plasma llovieron sobre la góndola y Wolf no hizo más que cubrirse esperando la oportunidad de disparar. Pero cada vez que asomaba la cabeza uno de los francotiradores casi le llegaba a sacar el cerebro. Aquel Sangheili, veterano de la primera parte de la Guerra Humano-Covenant, era un excelente estratega, como gran parte de los llamados Señores de la Guerra, pero ahora que la derrota en Reach había acabado con sus hermanos consanguíneos ya no tenía nada que perder ahora. El ver al Cazarrecompensas, su armadura, le hacía recordar a aquellos seres a quienes llamaban Demonios. Tomar la cabeza de uno sería lo suficiente como para recuperar su honor.

Perdido en sus ambiciones, el Zealot no vio que varios proyectiles habían sido disparados hacia los Phantom. Uno de ellos fue lo suficientemente dañado como para volar en pedazos en medio de la batalla. La explosión alcanzó al resto de Banshee que cayeron hacia la estación matando a varios de los subordinados del Zealot. El alto al fuego repentino dio la oportunidad a Wolf de usar la potencia de su Aceleración para llegar hasta el líder Sangheili y sacarle el aire de un puñetazo en el estómago.

En medio del caos y el fuego, los subordinados apenas recuperaron el conocimiento cuando varias Bombas del Cazarrecompensas los mataron. Aquellos que no tuvieron suerte sólo salieron volando hacia los estanques de lava muriendo lentamente calcinados. El Zealot vio a sus soldados caer, igual que todas esas batallas en las que sobrevivió por alguna razón, y fijó sus ojos en el Cazarrecompensas. A los ojos de la humanidad, ese ser humano podía ser una clase de héroe. A los ojos de los Splicers se trataba de un Cazador. Pero para él realmente se trataba de un demonio.

El Zealot prendió su Espada de Energía y la blandió contra su enemigo. El Cazarrecompensas lo esquivó con facilidad. El Elite no se había recuperado completamente del golpe y le faltaba el aire. Decidido a todo, el Zealot intentó una vez más cercenar alguna extremidad de Wolf. Pero fue inútil, en cada parte de su cuerpo recibió una ola de golpes provenientes del Cazarrecompensas. La fuerza ejercida fue tal que el veterano guerrero salió expulsado hasta chocar con los restos de una Banshee.

El escáner de Wolf marcó la localización energética de la cría que se encontraba a pocos kilómetros por debajo del lugar de donde estaba. Sin importarle la vida del Sangheili se alejó de ahí dejándolo humillado. Para todos los Elites sólo había una forma de recuperar el honor en esas circunstancias. Tomó con la zurda su Espada de Energía y suspiró su último aliento cuando la caliente hoja perforó su abdomen.

Wolf corrió lo más rápido que pudo. En cada pasillo dejaba cierta cantidad de Bombas para impedir que sus enemigos pudieran seguirlo. El mapa cada vez concordaba más con la versión anterior y eso estaba claro cuando Wolf reconoció las dañadas puertas pertenecientes al mausoleo original. Las puertas de claro diseño Covenant dejaban pasar a los llamativos pasillos donde más enemigos lo esperaban en un inútil intento por su parte de detener al Cazarrecompensas.

Por supuesto también había secciones nuevas debido a lo sucedido en la Misión Zero. Un ascensor gravitatorio era una ruta alternativa a la cámara donde se encontraba el generador de bloqueo original de los Laboratorios Tourian. Wolf se colocó en el túnel vertical y este redujo su caída para llevarlo a la siguiente sección mientras tanto, por cada nivel que pasaba, los enemigos se dieron cuenta de su presencia iniciando una persecución que se dio por finalizada cuando el Cazarrecompensas dejó una Bomba de Energía que destruyó el ascensor. En su mente pensó que por lo menos eso los frenaría.

En el último nivel del mausoleo se encontraba un gran pasillo. Al final se encontraba una gran plataforma rodeada por un estanque de lava. Una bizarra nostalgia lo invadió. El lugar donde se encontraba fue el mismo donde pensó que había acabado con Ridley la vez anterior. Avanzó hasta encontrarse en medio de la plataforma donde varios Sangheili de Operaciones Especiales se dejaron ver luego de desactivar su camuflaje activo. Wolf luchó contra todos ellos terminando victorioso.

Aquella cámara tenía dos puertas. El Cazarrecompensas había llegado por una de ellas. Detrás de la otra debía encontrarse el Pequeñín juzgando por la lectura del escáner. Preparado para lo peor, Wolf caminó hacia la puerta del fondo sin darse cuenta de que una figura alada, la sombra de sus peores pesadillas, surgió del estanque de lava.

Ridley velozmente sujetó a Wolf con sus garras y lo estampó contra la pared. La nueva fuerza del dragón espacial era tal que del impacto había logrado destruir sus escudos de energía. Sin piedad, el Wyvern volvió por el escenario arrastrando a su archienemigo contra la pared para inutilizar sus reservas de energía y así dejarlo indefenso. Wolf hizo lo posible para liberar uno de sus brazos con el que disparó un tiro sobrecargado de Plasma hacia los ojos de su captor. La endurecida piel del Wyvern resistió el daño pero la fuerza del disparo hizo que soltara al Cazarrecompensas.

Ambos cayeron de vuelta a la plataforma central. Con su Aceleración, Wolf se acercó velozmente hacia Ridley para disparar un Súper Misil dentro de sus fauces. El Wyvern resultó herido pero aun así no fue suficiente. Con su cola empujó a Wolf para luego rugir y cambiar la tonalidad de sus escamas a una oscura. Wolf disparó más tiros sobrecargados de Plasma contra Ridley pero estos eran absorbidos por el dragón espacial como si fuera una esponja. La criatura se elevó en el aire para escupir una inmensa bola de fuego que dañó la plataforma junto al Cazarrecompensas.

Wolf se recuperó a tiempo para esquivar los certeros ataques que hacía Ridley al usar la punta de su cola como un arpón. Entonces el Wyvern planeó por todo el escenario retornando en repetidas ocasiones a la plataforma buscando derribar a su enemigo de la plataforma con sus endurecidas alas. Al ver fracasada su estrategia, fue blanco de más disparos de Plasma los cuales absorbió para volver a escupir una segunda bola de fuego que inundó el escenario en llamas. Wolf se dio cuenta rápidamente que no solamente la especie de Ridley se volvía más resistente con cada combate sino que también adquirían más habilidades. Una máquina de matar. Por esa misma razón era que Ridley era considerado por la humanidad como el Dios de la Muerte.

El dragón espacial siguió escupiendo bolas de fuego con la intención de incinerar a Wolf. El Cazarrecompensas tuvo que recurrir a medidas desesperadas. Si su enemigo ya no buscaría acercarse a él entonces lo obligaría. Ridley atacó con su cola cual arpón y el Cazarrecompensas logró sujetarla. Con su fuerza pudo llevarse a Ridley dando media vuelta para que colisionara con uno de los sujetadores de la plataforma. La colisión hizo que el Wyvern tuviera que sujetarse a la plataforma donde Wolf se acercó para usar una de las olvidadas habilidades que le brindaba su armadura. Retiró las restricciones de seguridad de sus brazos con los que disparó puñetazos contra el abdomen de la criatura. Su fuerza era tal que podía romper las endurecidas escamas del Wyvern.

Ridley, recuperándose de la colisión, estaba sorprendido de que incluso ese ser humano tenía tal clase de habilidad y trucos escondidos. Simulando estar cansado, tomó oportunidad para morder a Wolf con sus colmillos pero este lo esquivó para hacer que tragara su brazo con todo y Cañón de Energía para vaciar todos los Misiles que tenía disponible en ese momento. Ridley expulsó un pulso calorífico de su cuerpo con el que se liberó del Cazarrecompensas. Esa acción le costó su endurecimiento y ahora volvía a ser vulnerable a los Rayos de Plasma del Cazarrecompensas.

Aprendiendo del error que lo hizo caer, emprendió el vuelo para atacar a su enemigo desde el aire. Sin los Misiles y sin la posibilidad de que Ridley usara su cola, Wolf no tenía oportunidad de hacer que su enemigo volviera al suelo. Usar la Aceleración, Súper Misiles e incluso las Bombas de Energía no parecían ser buena opción con un enemigo que tenía un espacio lo suficientemente grande como para esquivar cualquier clase de ofensiva.

Sin embargo, tuvo una idea a pesar de que no estaba seguro de como finalizaría. Esperó el momento en el que Ridley se detuvo a escupir fuego para disparar el Rayo Gancho. El proyectil alcanzó el cuello de la criatura y Wolf uso la Aceleración para hacer que el Wyvern cayera bruscamente al centro de la plataforma. Estando al mismo nivel, el Cazarrecompensas disparó todo el arsenal que tenía disponible en ese momento. Sin embargo, como el mismo pensó, no estaba seguro del resultado final de usar el Rayo Gancho.

La plataforma donde se encontraban no pudo más con la batalla y finalmente se rompió. Tanto Wolf como Ridley cayeron en picada a lo que parecía ser el núcleo artificial de Eclipson. Ridley intentó escapar pero el Cazarrecompensas lo sujetó con su Rayo Gancho para llevarlo junto con él. Entendiendo que solo uno de los dos podía salir con vida de ahí, el Wyvern lo sujetó con sus garras para dar su última batalla.

Entre los dos intercambiaron fuego literalmente. Los escudos de energía de la armadura de Wolf se desvanecían por las flamas de Ridley. La piel del Wyvern era derretida por la salpicadura de Plasma que llegaba hasta sus músculos. Ridley endureció su piel una vez más sólo para recibir puñetazos del Cazarrecompensas que rompieron las escamas que recubrían su cabeza y espalda.

Estaban tan sólo a unos metros del núcleo artificial. Ridley estaba preparado para disparar una onda de calor para liberarse del Cazarrecompensas. Wolf soltó una Bomba de Energía. La explosión de esta desintegró las escamas que recubrían las alas del dragón espacial. Ridley disparó la onda de calor que expulsó al Cazarrecompensas lejos del núcleo. Wolf disparó el Rayo Gancho contra una de las vigas sobresalientes de la estructura salvándose.

Por otra parte, la expulsión de la onda de calor había quemado la membrana de sus alas. Ridley había perdido por un descuido su gran ventaja. Incapaz de volar y salvarse no hizo más que rugir de la rabia al haber sido derrotado una vez más por aquella persona. Aquel hombre que tuvo oportunidad de matar en repetidas ocasiones desde que era niño. El núcleo artificial finalmente consumió a Ridley provocando una reacción que hizo que esa cámara colapsara. Wolf fue hacia la puerta donde supuestamente estaba la cría Dekstroid. Al acceder a la habitación, la puerta se cerró detrás de él impidiendo que la explosión lo alcanzara.

Wolf se preguntó si esta vez es definitivo. Muchas veces dio por sentado que Ridley murió pero ahora simplemente no estaba seguro. Él había logrado sortear al Dios de la Muerte una vez más pero... ¿Alguna vez la suerte dejará de sonreírle?

La habitación donde se encontraba estaba en las mismas condiciones. La misma donde se encontraba el viejo generador de energía sólo que ahora, en vez de estar el artefacto ahora se encontraba la cápsula que Ridley había tomado de la Estación Omega. El Cazarrecompensas se acercó sólo para ver estaba vacía. Alguien se había llevado a la cría Dekstroid.

Los Laboratorios Tourian II

Tierras de Ridley, Mundo Escudo Eclipson

Había recorrido un largo camino para llegar hasta ahí. Había dado fin a la vida de Ridley una vez más pero ahora su objetivo, recuperar a la cría Dekstroid, seguía estando fuera de su alcance. Wolf pateó molesto la cápsula contra la pared haciendo que se partiera en pedazos.

Los fragmentos del contenedor, al chocar, revelaron la posición del último generador de energía. El Cazarrecompensas, todavía enfadado, destrozó los componentes del artefacto a base de puñetazos. Juzgando por el sonido característico de un apagón, la energía de las instalaciones del Covenant Tormenta se perdió. Esto mismo dio vía libre a todas las cámaras. Sin esperarlo, una puerta oculta se abrió al fondo de la habitación.

Wolf avanzó hasta encontrarse con una última góndola usada seguramente por el actual poseedor del Pequeñín. Era de esperarse que la criatura no se mostraría dócil con los reptiles humanoides y eso se podía comprobar al ver varios Sangheili tirados con la característica herida hecha por un Dekstroid. Según el mapa, ese último medio de transporte lo llevaba directamente a la entrada de los laboratorios de los Splicers así que sin perder más tiempo fue al panel de control e inició el recorrido.

La máquina dio marcha acompañado de los sonidos de la maquinaria trabajando. A los pocos minutos llegaron los enemigos. Un grupo de Phantom sobrevoló la góndola dejando varios equipos conformados por toda clase perteneciente al Covenant. Lidiar con ellos no era problema para Wolf, sin embargo, los vehículos lo acosaban y en varias ocasiones lo hicieron retroceder.

Cuando Wolf limpiaba la góndola de agresores, intentaba derribar alguna de las Phantom. Las naves explotaban en un resplandor azulado que cegaba la visión del Cazarrecompensas. Entonces un grupo de Banshee surgió desde arriba de la caverna para bombardear el transporte de Wolf mientras que más Phantom aparecieron para dar apoyo con refuerzos.

Distraído, Wolf no se dio cuenta de que unos Grunts colocaron una bomba con la que tenían la intención de al menos frenar su avance. El Cazarrecompensas ignoró los Banshee para alcanzar el explosivo e inutilizarlo. En unos pocos segundos pudo desactivar el artefacto para concentrarse en el resto de contrincantes.

Los Misiles del Cañón de Energía volaban la cubierta de los Phantom ocasionando una explosión que desconcertaba al resto de pilotos. Varios de ellos murieron al chocar contra otros. Wolf seguía firme en su avance. No estaba dispuesto a dar marcha atrás estando ahora tan cerca.

La góndola llegó hasta el tope. Cambió de posición sus impulsores gravitatorios para desplazarse en forma horizontal. Una vegetación grisácea adornaba los muros de la caverna indicando que estaba en las cercanías de Krinstar y, por ende, de la entrada de los laboratorios.

Los enemigos seguían firmes con la intención de frenar a Wolf. Más Phantom aparecieron pero al final terminaban no siendo más que destellos azulados. Al destruir el último de un grupo de nueve, interceptó una comunicación por radio del tal Vel 'Winteree hablando su idioma nativo. Tras esto, un Phantom Espacial vino directamente de la estación receptora de la góndola. Su blindaje podía resistir los impactos de los Misiles de Wolf permitiéndole dejar a un último soldado.

Un Sangheili enorme, armado con una extraña torreta, cayó frente a él. Destellos eléctricos salieron disparados de él y estos se acumularos en lo que parecían ser alguna especie de antena. Las chispas desaparecieron sólo para ser disparados en forma de un potente Rayo de Plasma que acabó con los escudos de Wolf de un disparo.

El Cazarrecompensas pudo esquivar el segundo tiro para tomar cobertura. Wolf respondió con tiros sobrecargados de Plasma pero los escudos de energía del Elite eran tan fuertes que incluso podían repelerlos. Su enemigo soltó una carcajada para seguir atacando.

Wolf se vio obligado a huir usando su Aceleración. Tenía la intención de acercarse a su enemigo para soltarle puñetazos a los componentes principales de su armadura alterada pero esto terminó siendo una mala idea. Estando cara a cara, el Sangheili expulsó un pulso electromagnético que le dio al mismo tiempo un escudo parcial eléctrico. El escudo era ridículamente resistente pero tenía la desventaja de que el usuario ahora no podía disparar al menos si seguía dentro de él.

El Cazarrecompensas tuvo que pensar rápidamente en una estrategia para acabar con ese último obstáculo. El escudo del Elite desapareció. Su energía fue absorbida de vuelta a la armadura del Sangheili proporcionándole energía para su arma. Atacando de forma desenfrenada hizo que el Cazarrecompensas retrocediera pero eso formaba parte de su plan.

Desde lejos, sin que su enemigo lo esperara, fue impactado por disparos del Rayo de Hielo de Wolf. Esto no hizo más que ralentizarlo pero eso mismo le dio la oportunidad a Wolf de acercarse para liberar los limitadores de sus brazos y soltar puñetazos contra el núcleo de la armadura. El Sangheili disparó un PEM que también dañó su armadura. Wolf disparó su Rayo Gancho y cargó la energía de la reserva que tenía su propia armadura. Esa misma energía, que le proporcionaba el acceso a su armamento y a sus poderosos escudos de energía, entró por los cables de la armadura del Elite.

La armadura del Sangheili estaba reventándose. En clara señal de cobardía, solicitó evacuación del mismo Phantom que lo había traído hasta ese lugar. El vehículo pudo soportar una vez más los impactos de los Misiles de Wolf logrando escapar por uno de los túneles subterráneos.

La góndola llegó finalmente a su estación receptor. Wolf bajó y caminó por unos cortos pasillos hasta encontrarse nuevamente al nexo de puertas donde una de ellas llevaba a las instalaciones principales de los Splicers.

El mismo elevador que había visto horas antes seguía ahí con la diferencia de que el bloqueo se encontraba desactivado. Wolf se subió sobre la plataforma y en el centro apareció un panel holográfico. Levantó su mano pero no lo suficiente como para activar el comando. Pensó por unos momentos. ¿Qué le aguardaba el final de ese viaje? ¿Ahora que iba a descubrir? Había pasado por tantas cosas pero parecía que todo finalmente acabaría ahí. ¿Aquí daría comienzo su batalla final?

El sonido de descenso del elevador retumbó todas las cavernas. La oscuridad engullía lentamente a Wolf.


Laboratorios Tourian II, Mundo Escudo Eclipson

El largo trayecto llegó a su fin. En una gran instalación hecha completamente por el Covenant. El escáner alarmó a Wolf al detectar múltiples señales energéticas de Dekstroid. Armado con el Rayo de Hielo avanzó por los llamados Laboratorios Tourian II.

Tal como esperaba. Decenas de cadáveres de Sangheili adornaban el suelo de las instalaciones. Todos con la misma marca de haber sido víctimas por la insaciable hambre de los Dekstroid. En otra cámara se encontraban varias cápsulas rotas.

Luego de pasar por un gran pasillo encontró a los primeros Dekstroid succionando la energía vital de unos Splicers. Al detectar a Wolf, las criaturas volaron hacia su dirección. El Cazarrecompensas los aniquiló sin pensarlo pero luego pasó por su mente si alguno de ellos se trataba de la cría. Temiendo que no fuera así ahora tenía la misión de exterminar a todos los Dekstroid existentes.

Igual que hace un mes. En cada habitación aparecían más Dekstroid dispuestos a tomar su energía vital. Todos ellos se veían como los Dekstroid comunes que había visto en el Planeta-X así que debían tratarse de clones perfectos del Pequeñín y que además debieron lograr acelerar se crecimiento. Los muy malditos Splicers lo habían conseguido.

Wolf abrió su camino vigilando el escáner. No le importaba exactamente cuántos eran en ese momento ya que esperaba solamente que el marcador contara solo uno. Las criaturas se volvían violentas con su presencia como si supieran de quien se trataba su presa. Las membranas verdosas de las criaturas eran congeladas por el Rayo de Hielo para luego desintegrarse en pedazos al recibir el impacto de varios Misiles.

Luego de otro montón de habitaciones llegó a una especie de criadero con contenderos albergando criaturas que habitaban el Mundo Escudo. La siguiente habitación era una planta geotérmica, similar al de los laboratorios originales, todo su personal había caído ante los Dekstroid.

La siguiente habitación parecía ser el lugar donde se realizaban los experimentos. En el centro se encontraba el mismo Sangheili que manipulaba la electricidad. Wolf se preparó para el combate pero su contrincante no se movió. Al acercarse a él se dio cuenta de que había sido víctima de los Dekstroid pero esta vez era distinto. La marca de los colmillos del Dekstroid era inmensamente más grande. El Cazarrecompensas analizó la herida y eso mismo hizo que el cuerpo del Sangheili cayera como si fuera polvo.

La puerta al frente se abrió. Un Zealot estaba huyendo de algo. La presencia de Wolf lo detuvo. Antes de reaccionar, algo llegó y cubrió al Elite para enterrarle sus enormes colmillos con los que drenó su energía. El Cazarrecompensas estaba petrificado ante la presencia de un Dekstroid del tamaño de un Zeta dando final a la vida de un Sangheili: Un Súper Dekstroid. El Zealot cayó hecho polvo y el Dekstroid tuvo interés ahora en consumir al Cazarrecompensas. Wolf uso el Rayo de Hielo pero ni siquiera este era suficiente como para detener a la criatura. El Súper Dekstroid lo engulló y drenó su energía acabando con sus escudos de energía, pasando por los tanques de reserva hasta comenzar a consumirlo. Wolf intentó de todo para escapar pero no tenía caso. Su gran viaje había llegado a su fin. Estaba a punto de exhalar su último aliento cuando el Dekstroid se detuvo.

El Súper Dekstroid soltó a Wolf. Gracias a sus alterados genes se pudo recuperar a pesar de estar al borde de la muerte. La enorme criatura se quedó flotando sobre él para luego hacer un chillido que el Cazarrecompensas identificó rápidamente. Ese Dekstroid, la razón por la que volvió a Eclipson, era la cría que rescató del Planeta-X.

El Eclipse Final

Laboratorios Tourian II, Mundo Escudo Eclipson

El Dekstroid se alejó flotando en el aire produciendo una variación de su chillido. Era como si se mostrara arrepentido de sus acciones. El Cazarrecompensas, debilitado, se arrastró por el suelo intentando evitar que el Pequeñín se fuera pero al final no consiguió nada.

Los Dekstroid con los que combatió antes de su encuentro debían ser clones perfectos. El tamaño del Pequeñín se debía a los intentos de los Splicers por acelerar su crecimiento seguramente para tener clones de las distintas evoluciones de la especie. Algo obviamente les salió mal ya que todos los especímenes escaparon. ¿Algún accidente similar a la de la vez anterior? El Covenant no podía ser tan torpe como para caer en el mismo error. Pero entonces, ¿qué sucedió esta vez?

Las reservas de energía lograron restaurar la energía del Cazarrecompensas completamente. El escáner marcaba que el Pequeñín había descendido a las instalaciones inferiores donde se concentraba la fuente de energía de los Laboratorios Tourian y de las funciones secundarias del Mundo Escudo Eclipson. Wolf salió de aquel lugar para seguir el rastro del Dekstroid.

El camino era considerablemente más largo. Estaba segmentado por varios pasillos llenos de cuerpos sin vida de Sangheili víctimas de sus creaciones. Pero al llegar al séptimo pasillo se activaron varias torretas automáticas de plasma. Eran medidas de seguridad colocadas por el Covenant para impedir que cualquier sujeto no autorizado accediera a lo que daba energía al complejo. Wolf hizo uso de su Cañón de Energía para poder seguir avanzando.

Al final del decimosegundo pasillo se encontraba una plataforma. Su estructura y diseño grisáceo con luces rojizas chocaban con la arquitectura del Covenant. Era fácilmente reconocible que aquello fue construido por los Forerunner. Se trataba de un elevador que llevaba a una de las terminales que conectaba al núcleo del Mundo Escudo Eclipson. Dicho núcleo se trataba de la semilla de creación de Eclipson y no se debía confundir con los núcleos energéticos térmicos como aquel donde Ridley falleció.

Wolf consultó en su mapa descubriendo que ni los Forerunner ni los Sangheili tenían cartografiada esa zona. Los Forerunner justificaron eso al querer impedir que cualquiera pudiera acceder a ese lugar. El Cazarrecompensas había escuchado rumores de que en el interior se encontraba una enorme sala donde se controlaban todas las funciones del Mundo Escudo. Desde el clima hasta la posición del sol artificial. Cualquier persona que tuviera el cargo de supervisar dicha sala tenía prácticamente el control de un mundo entero.

El Cazarrecompensas revisó que la señal de la cría Dekstroid no se encontraba en esa región así que, cuando estaba por regresar, la plataforma bajo sus pies creó un escudo alrededor que le impedía escapar. El elevador se activó solo y comenzó a descender. Wolf intentó forzar su salida primero al querer alterar la consola de comando para luego intentar romper el escudo que lo envolvía. Sus intentos fueron inútiles y no le quedó más que ver como la señal energética del Pequeñín se alejaba.

La plataforma se detuvo. Quien sabe cuántos kilómetros había descendido. Wolf ahora se encontraba en una nueva cámara. Frente a él se alzaba una puerta que se abrió al detectar su presencia. Del otro lado se encontraba el núcleo de Eclipson.


El Núcleo, Mundo Escudo Eclipson

Aquella esfera se encontraba en medio de todo. A los lados se debían encontrar algunas torres que servían para proporcionarle protección adicional pero ese no parecía ser el caso. Alguien debió de haberlos desactivado. Wolf pensó que los Splicers debieron abrirse paso hasta ese lugar para tomar el control de Eclipson pero entonces quedaba la duda de porque el ambiente tenía un clima tan tóxico.

Perdido en sus pensamientos, Wolf reaccionaría con sorpresa al ver que varios cruceros del Covenant, modelos del ejército original, se elevaban sobre él e iban en dirección hacia el mismo núcleo. Varias descargas eléctricas surgieron del núcleo y destruyeron los transportes de los Elites. Varios Seraph sobrevivieron y siguieron firmes en su ambición por alcanzar el núcleo pero ahora, lo que quiera que estuviera controlando Eclipson, modificó la gravedad haciendo que los pilotos perdieron el control volando hacia su muerte.

El Cazarrecompensas tomó oportunidad de la baja gravedad para impulsarse con la Aceleración de su armadura y dar un súper salto con el que buscó llegar hasta la instalación central. Al llegar a la última cuarta parte del trayecto, a su lado pasaron varias cápsulas del Covenant. Los transportes perforaron los muros de la instalación y liberaron decenas de tropas del Covenant Tormenta. Aquellos guerreros conformaban la Flota del Tornado y eran los últimos aliados de los Splicers.

Wolf alcanzó por poco a sujetarse de una saliente. Al subir vio cómo se libraba una batalla entre los Elites y los Prometeos. Las máquinas brillaban con una tonalidad azulada indicando un estado defensivo. Todos ellos habían sido almacenados en el interior de Eclipson y ahora algo los había despertado. La fuente que desencadenó esos eventos era desconocido para el Cazarrecompensas que ahora no tenía más opción que apaciguar el conflicto y usar el control del Mundo Escudo para revitalizarlo.

El Cazarrecompensas ascendió por los pasillos que conformaban un gran escalón en forma de caracol. Para su sorpresa, los Prometeos también se mostraron hostiles con él así que ellos mismos ralentizaron su progreso. Wolf siguió su camino tomando ventaja de que ambos bandos se encontraban ocupados matándose entre ellos. Al final se topó con un Knight y un Sangheili de alto rango chocando sus respectivas espadas. El Cazarrecompensas los ignoró y cruzó la última puerta.

Frente a él se encontraba una especie de satélite. Una esfera extraña que disparaba aquellas descargas eléctricas. Wolf se acercó a la consola principal para tomar el control del mundo donde se encontraba. Posó sus manos en los pilares y estos resonaron con su ADN Forerunner. La esfera emitió ondas sónicas que aturdieron a las fuerzas en conflicto y también inutilizó los cruceros del Covenant que orbitaban el núcleo.

Todas las salidas se bloquearon y el satélite comenzó a abrirse. De su interior apareció una masa carnosa adornada que una serie de picos que tiene la función de antenas. En el centro de aquella cosa se encontraba un ojo cerrado. Frente a los ojos del Cazarrecompensas se encontraba el cuerpo original del Cerebro Principal, el maestro del Mundo Escudo Eclipson.

El Cazarrecompensas apuntó su arma decidido a explotar ese lugar si era necesario, sin embargo, su enemigo no respondía de ninguna manera. Era obvio que estaba con vida al poder mantener activas las instalaciones del núcleo pero el silencio que hacía se volvía incómodo para la situación en la que se encontraban.

En medio de los pilares surgió un panel holográfico. Las letras Forerunner indicaban la secuencia de desactivación. Wolf accedió al activar dicho comando para ver como luego de una serie de cantos orquestados por la compleja maquinaria del núcleo desacoplaban al Cerebro del satélite. El suelo donde se encontraban descendió hasta el piso inferior. Un último sonido se escuchó. La energía de Eclipson de había ido dejando todo en la completa oscuridad.

Cualquiera hubiera pensado que ahí acabó todo pero Wolf opinaba lo contrario. Una serie de cables se conectaron a la parte inferior del Cerebro y lo elevaron para acoplarlo a lo que parecía ser un tronco encefálico y de este le siguió un cuello completo, luego un torso hasta finalizar con unas patas prostéticas. El Cerebro Principal había adquirido un cuerpo de colosal tamaño.

El ojo del Cerebro se abrió despidiendo un destello rojizo. Abrió su nueva boca revelando una incontable cantidad de colmillos dejando salir un estruendoso rugido a sacudió los muros. Alargó uno de sus colosales brazos para barrer al Cazarrecompensas y matarlo. Wolf uso la Aceleración junto con el control gravitatorio para esquivar el golpe. A duras penas pudo sujetarse de una saliente. Su objetivo, toda su travesía había regresado al mismo inicio. Se encontraba de nuevo contra el culpable de la muerte del Didacta, Faber y un centenar de Guerreros-Servidores. La rabia de que aquella máquina, ese producto defectuoso, siguiera con vida lo invadía.

Wolf uso el Rayo Gancho contra distintas partes del cuerpo del Cerebro para poder columpiarse. De esa manera descubrió que la única ventaja hasta ese momento era la altura que le proporcionaba su cuerpo prostético pero esa también era su debilidad al ser demasiado lento. El Cazarrecompensas disparó desde todas direcciones contra el ojo de la máquina pero supo que no causaría un daño de verdad hasta estar realmente cerca. Gracias al Rayo Gancho alcanzó un nivel similar al que se encontraba la cabeza de su objetivo y vació todos sus proyectiles.

Una nube de humo generada por las explosiones cubrió la cabeza del Cerebro que había dado un rugido de dolor. Wolf festejaba a su manera el poder equilibrar la batalla pero algo estaba mal. La nube se disipó mostrando una perturbadora sonrisa formada por la deforma boca de la máquina. El Cerebro disparó un pulso de energía que expulsó al Cazarrecompensas contra el suelo.

Cuando Wolf se reincorporó fue bombardeado por toda clase de ataques del Cerebro. Desde disparos de energía hasta explosivos disparados desde su interior. El Cazarrecompensas a duras penas podía volver a usar el Rayo Gancho para tomar altura pero su problema era aquel pulso de energía que lo aventaba. Wolf disparó desde tierra todos los proyectiles que tenía disponibles hasta vaciarlos. Cambió de estrategia usando los distintos tipos de rayos con los que contaba pero el Rayo de Hielo era incapaz de congelar si quiera un dedo de las manos del Cerebro y mucho menos el Rayo de Plasma podía atravesar el duro metal que conformaba a la máquina.

Los ataques siguieron lloviendo sobre Wolf. Hundido en la desesperación volvió a elevarse con el Rayo Gancho para colocarse en el muro frente al Cerebro. Tomó impulso sumado a su Aceleración y control gravitatorio sin percatarse de que la máquina se encontraba acumulando energía alrededor de su cabeza para concentrarla en su ojo. El Cazarrecompensas tomó su cuchillo de combate y salió disparado en dirección al ojo del Cerebro únicamente para recibir toda la descarga que la máquina acumuló en forma de una estela de energía que deshizo los escudos de Wolf y gastó todos sus tanques de energía.

Derrotado, Wolf cayó al suelo azotando con él. Su cuerpo apenas respondía, no podía respirar ni ver bien. El interior de su casco se machó de sangre cuando el impacto golpeó sus órganos. Se posó sobre sus rodillas y siguió disparando contra su enemigo. El Cerebro esbozaba su horrible sonrisa al mismo tiempo que se volvía cargar de aquella extraña energía.

El Cañón de Energía del Cazarrecompensas dejó de responder ya que no contaba con los tanques de energía para reponerlo. La luz de la energía que acumulaba el Cerebro eclipsaba su figura. Wolf se preguntó si ese sería su fin. ¿Todo lo que había vivido terminaría de esa forma? Los pocos segundos que tardaba en cargar el Cerebro eran eternos para el Cazarrecompensas que reflexionaba sus últimos momentos de vida. Su brazo cayó y se sentó sobre sus rodillas esperando su final. Después de todo para él era obvio. Ese era el único final para alguien como él. Un destelló de luz lo cegó.

Wolf sintió como era elevado y su salud se recuperaba. Una sensación de calor lo envolvía. ¿Morir se debería sentir tan bien? La duda lo inundó como ese extraño calor por todo su cuerpo hasta que lo entendió.

Wolf: ¿Por qué aún estoy vivo?

El Cazarrecompensas abrió sus ojos. Sus tanques y escudos de energía se regeneraban con rapidez al mismo tiempo que su respiración y visión mejoraron. Se dio cuenta de que ese calor era transmitido por el Pequeñín. La cría Dekstroid había llegado para salvarlo en sus últimos momentos de la misma forma que lo hicieron varias personas a lo largo de su vida.

Al fondo se podía ver como la sonrisa del Cerebro había cambiado a un gesto de disgusto y furia viendo como Wolf era sujetado por el Dekstroid con sus colmillos con el que le devolvía la energía. El Cerebro Principal enloqueció y cargó su Hiperrayo para acabar con ambos enemigos. El miedo invadió al Cazarrecompensas. Su maldición, aquello por lo que había escogido una solitaria vida, se estaba haciendo presente. Un ser querido por él estaba dando su vida para salvarlo.

El Cerebro Principal disparó su Hiperrayo y el Dekstroid soltó al Cazarrecompensas para interceptarlo. Mientras caía, Wolf estiró su mano hacia el Pequeñín queriendo que de alguna forma un poder o algo se manifestara para impedir lo que estaba sucediendo frente a sus ojos. El último Dekstroid se había desvanecido.

Wolf cayó una vez más al suelo. El escalofrío de que la misma historia se repitió le recorrió la columna. El Cerebro Principal se acercó para poder apuntar su ojo y volver a cargar su Hiperrayo pero algo lo detuvo en el último instante. A pesar de la altura, la máquina podía percibir la fúrica mirada del Cazarrecompensas viéndolo. Wolf apuntó su Cañón de Energía y de este salió disparado una estela de Luz que lo cegó.

El Rayo de Luz, el regalo de la cría Dekstroid, desintegró al Cerebro Principal. Sin ningún soporte, el colosal cuerpo cayó estrepitosamente levantando mucho polvo. El choque hizo que el núcleo se desestabilizara y comenzara a explotar. El HUD del casco de Wolf marcó una cuenta atrás pero no reaccionaba de ninguna manera. No fue hasta que las instalaciones donde estaba colapsaron completamente hasta que lo hicieron caer a una de las torres que daban escudos al satélite.

Aquella torre se encontraba llena de varias especies pertenecientes al Covenant sin vida. Wolf caminó para buscar una salida. Contra todo pronóstico, un portal se abrió para evacuarlo. La torre colapsó siendo consumida por el vórtice generado por el núcleo. La destrucción del núcleo estaba llevando a Eclipson a su inminente destrucción.


Volcaneria, Mundo Escudo Eclipson

El portal sacó a Wolf del interior del subsuelo de Eclipson. Su mente se aclaró durante los temblores aunque seguía afectado por lo que sucedió. Llamó a su nave para que lo recogiera ahí mismo y la cual llegó cerca del minuto.

Estando a bordo, se marchó a toda velocidad de aquella región. A su lado surgió de las nubes un crucero del Covenant Tormenta que tenía las mismas intenciones de escapar. El Cazarrecompensas aceleró forzando los propulsores de la nave hasta encontrarse cerca de la corteza artificial que recubría Eclipson y, como si supiera lo que estaba haciendo, hizo que un escudo de energía se materializara justo después de que él saliera del planeta.


Órbita del Mundo Escudo Eclipson, Sistema Quarta

Según los datos obtenidos de Eclipson, el mundo artificial iba a reaccionar de una manera tan violenta que ocasionaría que el vórtice del núcleo absorbía todo a su alrededor. Wolf no tuvo más opción que realizar un salto desliespacial de emergencia dejando atrás otro capítulo de su vida y con él su pasado.

El vórtice de Eclipson reunió toda la masa de Eclipson. Desde sus ecosistemas artificialmente naturales pasando por el grupo de naves que intentaba huir hasta la corteza que cubría el mundo. Todo se acumuló en un solo punto para luego liberar una explosión rojiza que liberó un pulso de energía azulado. No quedaban más que polvos y ecos de una antigua civilización.

El pulso de energía azulado siguió expandiéndose por todo su sistema. Por cada mundo que tocaba los irradiaba y cubría sus cielos. Dicha energía finalmente tocó a Quarta, el sol de ese sistema, y al entrar en contacto absorbió el hidrógeno que lo mantenía. Quarta comenzó un lento proceso de contracción apagando la luz con la que llenaba de vida su sistema. La poca luz que destellaba iluminó un fragmento esférico, sobreviviente a la explosión del Mundo Escudo, el efecto dio por resultado un último fenómeno: El Eclipse Final.


C O N T I N U A R Á