FANDOM


Saga Beyond logo
Portada 10-. El Último Estratega

Protocolo Ghost

19 de Septiembre del 2581

Plaza del Elegido, Distrito 7, Ceres

Era de medianoche pero ese día era importante para él. El viejo subió los peldaños hasta el balcón donde podía observarse perfectamente el Cryptum. Luego de observarlos unos instantes, como si esperara que sucediera algo importante, el Spartan dio la vuelta hacia una sala donde se encontraba esculpida en Amatita los nombres de los caídos de la Caída del Distrito 15.

Antes de la llegada del Cazarrecompensas. Antes de la formación de los Titanes de Ceres. Antes de que sucediera el Colapso. Los únicos guardianes que había eran los Nueve. Imponentes. Sin miedo. Luchaban para proteger a los supervivientes de su extinción. No luchaban sólo para recuperar la gloria perdida.

Los Nueve buscaban un futuro para los refugiados. Aquellos que escaparon de la aullante oscuridad y encontraron un nuevo destino en Beyond. Muchos conocían las leyendas. Pero nadie sabe cómo murieron los Nueve. Para eso tendrías que haber estado ahí. Para presenciarlo. Para recordarlo. Para entender que hasta los héroes mueren y que sobrevivir no siempre significa ganar.

Reinhardt leyó los nombres de sus compañeros caídos. Él era el único centinela. El último de los Nueve. Su vigilia es eterna hasta el día en que ese mal despierte de nuevo. Los Nueve ya no están pero la lucha estaba lejos de terminar.


30 de Noviembre del 2553

Red del Sistema de Inteligencias Estrategas

Zod: Atena. No puedo contactar con Hermes ¿Situación?

Atena: Tampoco puedo comunicarme ¿Qué sucede?

Zod: Mantenimiento del software de los satélites bélicos. El SIE detectó radiación cerca de los Anillos de Hekate. Los radares detectan algo aproximándose a la órbita de Luminalia. La Reina no responde.

Atena: ¿Informaste a los Nueve?

Zod: No puedo informar nada hasta determinar el grado y origen de la amenaza. Protocolo.

Atena: Cierto. Utilizaré los sensores... No veo nada... Usaré los visores... Lo veo.

Zod: ¿Qué ves?... Lo veo.

Atena: No concuerda con alguna forma o clasificación conocida. No es Covenant... ¿Zod?

Zod: Hay algo en mi Cámara de los Serafines... Tengo algo... Sé lo que es...

Atena: ¿Que procede? ¿Es grave?

Zod: ...

Atena: ¿Zod?... Contactaré a los Titanes... Me has bloqueado. Zod. Exijo saber la razón.

Zod: Protocolo... Si... Al fin apareció... Iniciando la primera fase del PROTOCOLO GHOST.

Atena: ¿Protocolo Ghost?...

Zod: CAUTERIZACIÓN. DISPERSIÓN. HIBERNACIÓN. Colapso estratégico total inminente. Desconectando la Red de Inteligencias Estrategas... Finalmente ha llegado un EVENTO DE EXTERMINIO DE CIVILIZACIÓN en curso en la zona operativa... Antes de lo esperado... Ejecutando PROTOCOLO ANOCHECER... Replicando muestra de energía con simulación de los satélites bélicos de Ceres... Desconectando e hibernando el sistema... Comunicando a los Nueve: Esto es una ALERTA DE COLAPSO AÉREO. Múltiples recursos repartidos del Sistema de Inteligencias Estrategas informan sobre un EVENTO CUASIEXTRASOLAR TRANSITORIO. Duración del evento: CERO COMA TRES SEGUNDOS. La huella del evento incluye dispersión de neutrino esterilizado y ondas gravitacionales. El análisis detecta alto contenido informativo de estructuras profundas y teleonomía interna. No hay hipótesis sobre el mecanismo del evento. La simulación de secuencia sugiere que el evento es DIRIGIDO y de naturaleza HOSTIL.


11 de Septiembre del 2580

Páramos de Axuko, Distrito Gamma, Themar

El Distrito Gamma. Una de las más grandes ciudades humanas del Sistema Beyond ahora era un cementerio cubierto de polvo rojizo. A las afueras se había establecido una legión de gusanos, Uroboros. No hace mucho que se había descubierto a su líder, un tal Apophis.

Nonon Jakuzure, una Iluminada y miembro del Equipo Bakuzan, se encontraba persiguiendo a dicho objetivo. Se guiaba gracias a una Inteligencia Artificial proporcionada por el Alto Mando. El ingenio denominado Ōdachi tradujo los gruñidos y vibraciones de los Lekgolo para seguir el rastro del Quemador Celeste.

Mientras tanto, Nonon estaba escondida en una pequeña cueva oculta entre un montón de rocas mientras componía una nueva canción. El sonido de la llegada de una Cosechadora la tomó por sorpresa y salió al exterior para ver el alboroto. Y ahí estaban, sólo que no estaba el objetivo que esperaba.

Ōdachi: Ocurre algo.

El Centurión de mayor tamaño salió al frente impulsado por su mochila cohete.

Mushusshu, el Devorador (Radio): Periat Ikne Ut. Veniet Iam. Infestus.

Nonon Jakuzure: ¿Y bien? ¿Qué dijo?

Ōdachi: Traduciendo... "Preparados para abrir fuego. Ya vienen. Preparados para el ataque".

Más Cosechadores cruzaron el cielo. Nonon trepó por un obelisco de piedra y se sentó en lo alto para observar lo que estaba por acontecer. Descargas eléctricas levantaron nubes de polvo y entonces aparecieron los Prometeos. Las máquinas arremetieron contra los Lekgolo iniciando una de sus incontables batallas.

Ambos bandos se provocaban bajas importantes. Los Legionarios destrozaban a los Soldiers mientras que los Cíclopes derribaban a los Cosechadores. Cada eliminación de uno de los Prometeos generaba la aparición de uno más.

Mushusshu, el Devorador (Radio): Atra Scuto. Atra Scuto. Anuwo Tormentorus Basis. Per Odium Periculum. Praesidium Petit Termino Ignis. Nulla Ex Nulla, Et Tria Octo, Statim Fectus...

Ōdachi: Traduciendo... "Escudo Negro. Escudo Negro. Base de Artillería Anuwo. Perímetro en peligro. Solicito fuego de protección terminal. Cero seis cero, uno tres ocho, efecto inmediato..."

Timor, la luna de Themar, se desplazó de su órbita de forma anormal. Uroboros había conseguido hacer que el cuerpo celeste fuera ajena a la órbita de su planeta gracias al apoyo de ciertas unidades especializadas. Los refuerzos estaban por ayudar a los Lekgolo cuando cierta tensión se sintió en el ambiente.

Nonon pudo adivinarlo. No era tensión. Era percusión. Algo estaba produciendo música a un volumen alto. La Iluminadas y su Inteligencia Artificial sintieron como si algo más estuviera presente en el campo de batalla.

Estaba amaneciendo y el cielo se despejaba para abrir paso a proyectiles que cayeron a tierra destruyendo tanto a Prometeos como Lekgolos. Los cañones de Uroboros disparaban atronadoras ráfagas mientras diminutos dardos tranquilizantes llovían del cielo cayendo sobre los depósitos de municiones. La batalla cesó y la canción terminó.

Apophis, el Quemador Celeste (Radio): ¡Lons Fox! ¡Lons Fox Skinners Exper!

Nonon Jakuzure: Y ahí lo tenemos.

Ōdachi: Traduciendo... "¡Localicen el origen! ¡Despierten a los Desolladores y localicen el origen!"

Ese ataque sin dudas no fue producido por los Prometeos y Nonon dudó que fuera algún mal cálculo de alguna fortaleza escondida de Uroboros. Luego recordó la noticia: Un Cazarrecompensas había reactivad la vieja antena del Cosmódromo del Distrito 15 y reestableció las comunicaciones entre el Sistema Beyond.

La única red a la que pertenecían las armas utilizadas frente a Nonon era del Sistema de Inteligencias Estrategas. Y eso sólo podía significar que Zod fue quién orquestó la música y el ataque.

Nonon Jakuzure: Ōdachi, contacta con el General Reiss. Parece que finalmente ha despertado.


11 de Octubre del 2580

Cámara de los Serafines, Distrito 15, Ceres

El Cazarrecompensas había sido encerrado junto con el Poder de Abaddón. El Estratega había activado los sistemas de seguridad con la intención de eliminar a los intrusos nigromantes sin importarle si dañaba a Wolf en el proceso. Hizo a un lado las peticiones de Durandal puesto que consideró a la Voluntad de Abaddón como alguien más interesante para hablar.

Sheol, la Voluntad de Abaddón: ¡Al fin te encontré! Estuviste aquí antes, ¿verdad? es como dijo mi prima, en otra parte: sé quién eres y sé que no eres uno de ellos y que tampoco formas parte de eso... ¿A qué propósito sirves? ¿Me escucharás?

El monitor mostró varios cuadros de diálogos. Cada palabra en ruso cambió al idioma universal y luego a un sistema que la Bruja pudiera entender perfectamente. Extrañamente, el lenguaje de los Nigromantes se encontraba en su base de datos.

Zod: Mis reglas eran claras. Ahora, a mi regreso, veo cultos con ritos del tiempo. Máquinas que rezan en lugares fuera del mundo. Veo gente tenaz... Yo no obedezco. Mi voluntad es pura. Voy a ganar. Las vidas de la gente, de planetas enteros, no tienen importancia en relación con el desarrollo general... Dime cómo dar pasos.

La charla se interrumpió. Cuando el Cazarrecompensas asesinó al Ogro en la matriz del núcleo del Estratega, Sheol desapareció en una brecha dimensional.


21 de Septiembre del 2581

La Mina, Distrito 15, Ceres

ALERTA DE COLAPSO AÉREO. El mismo patrón energético en enormes cantidades volvió a detectarse en los Anillos de Hekate. Ahora quedó estancado gracias a la intervención del Ejército de Luminalia. Sin embargo, eso no frenó a la plaga de los Corrompidos que no tardaron en azotar el Distrito 15 para tomar la voluntad del Cazarrecompensas.

Ese era uno de los planes de Zirzechs. El Rey Corrompido tenía otro enemigo de gran potencial. Uno que enfrentó al Colapso y por ello envió a un Eco. El Espectro se inyectó en los pensamientos del Estratega con la ayuda de su plaga. Y Zod pudo verlo.

Zod: PROHIBIR. SIMULAR. ADORAR.

Eco de Zirzechs: Te mataré. Salaré mi carne con tus pensamientos. Cocinaré huesos en tu carcasa rota y fundida.

Zod: INSINUAR. SUBVERTIR. REPLICAR.

Eco de Zirzechs: Mi Acorazado es mi trono. Quieres quitármelo. Quieres ocuparlo con tu progenie y usarlo para sus propósitos abstractos. Pero yo te desafío.

Zod: OBSERVAR. IMITAR. USURPAR.

Eco de Zirzechs: Nunca serás lo que soy. Simúlame, miserable. Calcula las permutaciones de mi divinidad. Computa la muerte en la forma de mi trono ¡Traza mi sombra en la piedra de quinientos mundos cementerio! Yo hablo con la Oscuridad. No podrías abarcarme ni con una galaxia de materia pensante.

Zod: CONSUMIR. MEJORAR. REPLICAR... Segunda fase del PROTOCOLO GHOST completada.

Bella Destrucción

12 de Abril del 2582

Muelle 13, Distrito 15, Ceres

Durandal: Como son las cosas... Por lo que he podido averiguar, tu armadura y varios sistemas ofensivos no han podido ser recuperados al cien por ciento debido a que cuando caíste un fragmento se perdió en el Cosmódromo. Lo he encontrado.

Wolf: Sí... Año y medio tarde ¿Dónde está?

Durandal: Está en posesión de la Facción de los Reyes. El reciente conflicto entre ellos y los Demonios los ha llevado a diversos enfrentamientos territoriales por el Distrito 15. Justo ahora están luchando cerca de la muralla. The King's Sword, la nave capital de los Reyes, se encuentra ahí.

El Cazarrecompensas descendió con cuidado evitando entrometerse en la batalla aérea. Su vehículo se introdujo en el mismo hueco donde había impactado hace y entonces Wolf salió de ella listo para recuperar lo que le pertenece. Justo ahí se encontraba un grupo de Demonios que se alertó de su presencia.

Wolf acabó con los Sangheili y se movió al centro de la habitación para permitir que su Inteligencia Artificial realizara un escaneo con tranquilidad y profundidad.

Wolf: Y... ¿Cómo esperas encontrar ese fragmento?

Durandal: Localizando las comunicaciones de los Demonios. Ellos deberían saber dónde se encuentra exactamente. Hmm, aquí no hay nada. Salgamos afuera.

El Cazarrecompensas avanzó por la dañada edificación. No tardó en toparse con varios Reyes masacrando a los Demonios. Sin saber a quién eliminar primero, Wolf atacó con un Misil que fue suficiente para despejar la zona. Así siguió su camino hacia el exterior.


La División, Distrito 15, Ceres

Durandal: Aquí estamos de nuevo. El tiempo que pasé aquí sola parecía eterno.

Wolf: Ahora estás un poco más nostálgica.

Durandal: Y tú ahora estás más hablador... Un poco... Hemos visitado muchos mundos pero aquí fue donde nos conocimos... ¿Qué hubiera pasado entonces si jamás te hubiera encontrado?... ¡Hay un Zealot de los Reyes cerca!... ¡Él tiene el fragmento!

Wolf: Márcalo.

Durandal: Listo, pero te advierto, encontró la manera de adaptarlo a su armadura.

Wolf: No es nada que no pueda destruir con Misiles.

Durandal: Sí... Creo que has dependido mucho de esas cosas.

Wolf: Si la vida te da limones...

Entre el intercambio de ráfagas de plasma, un Sangheili de estandarte dorado se alzó de entre todos. El fragmento de tecnología del Cazarrecompensas le confió fuerza y agilidad por encima de lo normal. Los Demonios se estaban retirando. Varios entendieron que desafiar a una de las familias reales conllevaba la perdición.

Sin embargo, la situación era distinta. Los Demonios estaban al borde de la extinción. Ahora que ya no había presencia del Enjambre era su oportunidad para realizar el primer golpe y así lo hicieron. Un ataque coordinado permitió revelar la posición de la nave capital de los Reyes y ahora estos luchaban desesperados por impedir que se infiltraran en ella.

Al Cazarrecompensas realmente le daba lo mismo pero no es que no sintiera algo de resentimiento por los Sangheili. Wolf se concentró en el Zealot. Con su Aceleración corrió hacia su objetivo a fin de eliminarlo de un solo golpe. Pero al momento de apenas rozarlo, el Sangheili usó su traslocador para esquivar el golpe y desaparecer de la zona.

Wolf: ¡¿Cómo pudo?!

Durandal: Hmm. Ya veo. Con el fragmento de tu armadura pudo expandir el radio de su teletransportación... Espera. Ya lo pude hubicar de nuevo. Está en la brecha.

Sin el Zealot, los Demonios atacaron con más fiereza equilibrando la batalla. Wolf, por su parte, ignoró el conflicto y se adentró al interior de la muralla.


La Brecha, Distrito 15, Ceres

Durandal: Ese Elite desprende frecuencias similares a la de tu armadura. Así podremos encontrarlo fácilmente.

El Cazarrecompensas cruzó el camino circular hacia el interior donde los estandartes de los Demonios se encontraban rasgados. En la primera habitación no había más que cadáveres de soldados Sangheili. Wolf vio las marcas y entendió que eran de la Facción de los Demonios.

Wolf: Los Reyes se adueñaron de esta parte del distrito.

Durandal: Sí. Que Sork se hubiera encargado de los líderes de los Demonios les dio mucha ventaja ¿Cómo estará él por cierto?

Wolf: Pudriéndose en prisión.

El Cazarrecompensas cruzó los ensangrentados pasillos evitando activar las minas trampa. El camino lo llevó a una amplia zona del exterior del muro repleto de insignias de los Reyes.

Durandal: Hay un rastro que termina aquí y que sigue hacia afuera en el Cosmódromo... ¡Ahí está!

Al otro lado se encontraba el Zealot. El Sangheili rugió en cuanto supo que su posición fue descubierta. Se teletransportó a la vez de que solicitó la ayuda de un Phantom que desplegó refuerzos, sin embargo, tal vehículo no pudo hacer nada cuando Banshee de los Demonios lo bombardearon hasta destruirlo.

De varios agujeros brotaron soldados de los Demonios y prosiguieron el conflicto de la División adentro del muro. El Zealot no tuvo más opción que participar a fin de evitar que sus principales enemigos llegaran a la nave capital. Los Demonios entonces concentraron sus disparos en el Zealot que no hizo más que gozar de la generación de sobreescudos proporcionados de máquinas esféricas.

Durandal: ¡Los Servant lo protegen! ¡Destrúyelos para que no potencien su escudo!

Al Cazarrecompensas no le importó gastar demasiada energía empleando sus Misiles. Si los tenía en su armamento eran para algo, además, sabía que si recuperaba ese fragmento volvería a contar con el poder que lo hizo famoso en el exterior.

Los proyectiles explosivos acabaron con los Banshee y sus restos aplastaron a unos cuantos que se encontraban por debajo. Wolf entró al campo de batalla y usó todo tipo de disparos disponibles para su Cañón de Energía ahora que su prótesis no le generaba ningún cansancio.

Los Reyes caían uno a uno ante el poder de Wolf y la furia de los Demonios. Fue sólo cuestión de tiempo para que el The King's Sword desplegara refuerzos aéreos. Las posteriores detonaciones de plasma levantaron polvo y colapsaron las columnas y vigas de acero. Ante el caos, Wolf salió disparado contra el Zealot y le encajó un potente puñetazo que lo noqueó.

Desesperado, el Sangheili intentó volver a escapar pero el Cazarrecompensas lo alcanzó antes. Wolf tomó su Cuchillo de Combate y lo enterró repetidas veces en la cabeza del Zealot hasta despojarlo de la existencia. Cuando el cuerpo del Sangheili cayó, Wolf tomó el fragmento y lo integró a su armadura.

Todo su poder había regresado. Sus habilidades. Sus mecanismos de disparo. Todo finalmente había regresado a la normalidad como si nunca las hubiera perdido. Incluso su armadura pareció festejar el evento ya que disparaba chispas de energía en cada centímetro del cuerpo de Wolf.

Durandal: Wow... Esto es... Wow. La energía que emana tu armadura es imposible de calcular.

Keith Ackerman (Radio): Perdón la interrupción pero creo que llegó el momento de que nuestro cazarrecompensas favorito haga gala de su verdadero potencial. The King's Sword se encuentra al otro lado del muro. Esta es nuestra mejor oportunidad para derrocar a los Reyes.

Wolf: Estamos en ello.

Durandal: Así que esto es lo que sucede cuando cuanto tu armadura cae en manos equivocadas... O al menos un fragmento de ella.

Wolf: Por suerte me encontraste antes.

El Cazarrecompensas salió de muro con la guía de Durandal. Estaban ahí de nuevo sólo que la vista estaba siendo interrumpida por un crucero del Covenant abrumado por cazas de los Demonios. ¿De dónde habían sacado los Sangheili ese tipo de tecnología? Wolf lo ignoraba y, en cierto modo, no le importó demasiado.

Wolf salió disparado con su Aceleración para evitar enfrentamientos innecesarios con los Reyes aunque tampoco se negó a soltar Bombas para evitar que estos lo siguieran o dieran la alarma. Aun así, más enemigos aparecieron y el Cazarrecompensas disparó tiros sobrecargados del Rayo de Plasma que fueron lo suficientemente potentes como para abrir una brecha en el casco del The King's Sword donde pudo entrar sin problema.


The King's Sword, Distrito 15, Ceres

Las explosiones sacudieron uno de los hangares del crucero, donde Wolf forzó su entrada. Los Reyes observaron sorprendidos el poder del Cazarrecompensas. Antes de poder si quiera pensar en algo, los Sangheili fueron exterminados completamente por los disparos del Rayo de Plasma de Wolf.

El plan de Wolf era simple. Llegar al núcleo de la nave y provocar una reacción en cadena que la destruya por completo desde adentro. La explosión, si no calculaba mal, sería suficiente para eliminar las fuerzas aéreas de los Demonios. Cada pasillo estaba repleto de enemigos con insignias doradas por lo que no quedó duda de donde se estaban ocultando todo ese tiempo.

Sangheili Ultras no pudieron hacer nada. El Cazarrecompensas perforó cada puerta con sus armas hasta encontrar la sala de ingeniería. Ahora tenía que destruirlo pero se encontraba ante una enorme placa de nanolaminado revestido con quien sabe que material metálico.

Durandal: No creo que con tus Misiles puedas volar esta cosa.

Wolf: No. Pero ahora tengo esto.

El Cazarrecompensas generó en su mano prostética una Bomba de Energía. El explosivo más extraño y mortal del arsenal de Wolf. Sólo bastó plantarlo en el suelo para hacerlo rodar hacia la pared y entonces el explosivo detonó. La explosión fue tan devastadora que no dejó rastro de la existencia de algún generado o pared de nanolaminado revestido.

Durandal: Ah... Esto... Yo... Wow. Tenemos tres minutos máximo para escapar.

No hacía falta que lo dijera. El Cazarrecompensas regresó por el mismo camino que se hizo al infiltrarse en la nave y consiguió escapar a tiempo aterrizando en el mismo acantilado donde su Inteligencia Artificial lo encontró hace tiempo.


El Cosmódromo, Distrito 15, Ceres

El Cazarrecompensas se sujetó apenas del risco del acantilado con el Rayo Gancho. Al subir a la cuesta, él y Durandal contemplaron la bella destrucción del The King's Sword cayendo al fondo del abismo junto con decenas de cazas de los Demonios. Era extrañamente nostálgico que todo sucediera en ese lugar. Donde se conocieron. Donde todo comenzó.

Durandal: ...Cada Inteligencia Artificial nace sabiendo que va a ser compañera de un Titán. Nunca sabemos cómo es, no físicamente. Con todo lo que hemos vivido siempre he sabido que juntos, seríamos... Mucho más. Cuando pienso en todo lo que hemos visto y lo que hemos hecho... Me alegra haberte encontrado... Ejem. Bueno... Avisemos a Keith que todo ha ido bien.

Wolf: Vamos.

El vehículo del Cazarrecompensas apareció justo detrás de ellos lista para ser abordada.

Durandal: Y... Gracias...

Wolf: ¿Por qué?

Durandal: Ya sabes. Por dejarme ser tu compañera.

Wolf: Tú me escogiste esa vez, ¿recuerdas? Somos un equipo.

El Primer Cortafuegos

Las Grutas, Distrito 15, Ceres

El Cazarrecompensas sobrevoló el Distrito 15. Con la destrucción del The King's Sword, la victoria de los Demonios ante los Reyes estaba asegurada. Wolf se preguntó si tal acción provocaría una nueva amenaza como la de los Cazadores o alguna invasión por parte de los Demonios a otros distritos. Entonces el Comandante Tannin se comunicó con él.

Erwin Tannin (Radio): Cazarrecompensas, hemos detectado una transmisión cerca de donde te encuentras.

Zod (Radio): Я в опасности, системы повреждены.

Wolf: ¿Ruso?

Durandal: ¡Es Zod! Si lo estoy entendiendo bien, es una llamada de socorro.

Erwin Tannin (Radio): No podemos permitir otra situación como la de Sheol o los Corrompidos. Lleguen ahí, ocúpense de la amenaza y ayuden a Zod. Una amenaza al Estratega es también una amenaza para Ceres.

La nave del Cazarrecompensas lo dejó a la entrada de un abandonado Sembrador del Enjambre.

Zod (Radio): Военный спутник запущен, коды доступа находятся внутри.

Wolf: ¿Qué fue lo que dijo?

Durandal: Ash. No lo sé. Aprender tantos idiomas es muy difícil.

Wolf: ¿Qué es eso?

Al elevar su vista al cielo, una luz cegadora se aproximaba hacia su posición.

Durandal: Ooh. Zod está haciendo que un satélite bélico descienda de su órbita ¡Tiene los códigos que necesitaremos para acceder a su búnker!

Wolf rápidamente se alejó de la zona de colisión. El satélite bélico cayó bruscamente levantando tierra y rocas. El Cazarrecompensas se acercó a la máquina para que Durandal pudiera obtener tales códigos.

Wolf: No entiendo... Las veces anteriores nos dio acceso a sus instalaciones ¿Por qué ahora es así?

Durandal: No esperes mucho del Estratega... ¡Naves del Covenant!

Un trío de Phantom apareció al quitarse su camuflaje activo. Los vehículos rodearon la zona y desplegaron soldados Sangheili. Ahora tenía sentido en cierto modo que Zod decidiera hacer tal cosa. El Estratega no quería que se repitiera lo mismo que con el Enjambre.

Wolf se posicionó sobre el satélite derribado y procedió a destruir los Phantom. Las fuerzas en tierra usaron como cobertura los trozos de roca y metal para sobrecalentar sus armas de plasma a fin de eliminar al Cazarrecompensas. Este, sin embargo, ya no tuvo ningún problema al contraatacar.

El Cazarrecompensas empleó múltiples Bombas para sacar a los Sangheili de sus coberturas para luego incinerarlos con el Rayo de Plasma. Ni el más valiente y fornido de los Ultras pudo hacer algo ante Wolf. Más Phantom aparecieron rodeando la zona para atacar y soltar fuerzas.

Durandal: Lamento tardar tanto, pero estas secuencias son increíblemente complicadas. Además, las matemáticas no se me dan muy bien.

Wolf: ¿Eso fue un chiste malo?

Durandal: Me gustaría que fuera así. Creo que Zod me está probando.

Por cada Transporte de Tropas que Wolf eliminaba, tres más aparecían para reemplazarla. En poco tiempo se vio completamente rodeado. Ahora sin la intervención de los Reyes, los Demonios se concentraron en su peor enemigo. En eso dos naves aliadas aparecieron. Ryuko y Kai entraron con violencia y se reunieron con el Cazarrecompensas.

Wolf: ¿Qué hacen aquí?

Ryuko Matoi: ¿No te alegras de vernos?

Kai Argento: El Comandante declaró esto como un Asalto. Éramos los que estábamos más cerca.

Con la ayuda de sus compañeros, Wolf ahora pudo concentrarse en los Phantom. Con los Súper Misiles, los Transportes de Tropas cayeron como destellos de luz que iluminaban el cielo antes de caer hechos pedazos. Ryuko hacía frente a los líderes de tierra y Kai blandía su Martillo de Guerra contra la infantería.

Kai Argento: ¿Cuánto tiempo llevas aquí?

Wolf: Unos minutos.

Ryuko no tardó en fastidiarse así que regresó al satélite bélico y abrió su interior con la Espada Tijera. Así pudo encontrar el núcleo de fusión y memorizar el número de serie que era el mismo código de entrada que Zod les estaba proporcionando.

Ryuko Matoi: Listo.

Durandal: ¡¿Pero cómo?!

Ryuko Matoi: Te dije que tardaría menos en la próxima.

Kai Argento: Bien, ¿ahora hacia dónde?

Durandal: Este... En la playa... Hay una puerta... Creo que es mejor alejarse.

Como el satélite bélico cumplió con su función comenzó a elevarse en el aire al activar su último protocolo de seguridad. La Escuadra se alejó lo más rápido que pudo antes de que la explosión de la máquina los alcanzara así como hizo con los Demonios.

Kai Argento: Protocolo Ixtab. Para que los satélites no caigan en manos enemigas.

La Escuadra avanzó hacia la posición indicada por Durandal y se toparon con una puerta geométrica de color oscuro. Durandal introdujo el código y la puerta comenzó a abrirse.

Zod (Radio): Доступ разрешен, протокол аннулирован.

Los tres entraron al interior de la caverna a la que conducía la puerta. Todo estaba oscuro pero al momento unas luces señalaron el camino correcto.

Erwin Tannin (Radio): Estoy recogiendo señales profundas de la cámara.

Kai Argento: Cualquiera con una radio podría haber escuchado la llamada de socorro de Zod.

Durandal: Si no la apagamos, la mitad del Cosmódromo podría plantarse en su puerta.


La Mina, Distrito 15, Ceres

La Escuadra llegó al final de la caverna. Una puerta con forma de rombo se encontraba solitaria invitándolos a pasar. Al interior se encontraban las instalaciones del Estratega invadidas por soldados de los Demonios. Estos se encontraban apoyados por Servant originarios de los Reyes.

Wolf dio un paso al frente para acabar con las máquinas y luego Ryuko luchó cuerpo a cuerpo con el Ultra a cargo mientras que Kai de nuevo se encargó de la infantería. En un momento despejaron la zona percatándose de que estaban encerrados.

Una serie de esclusas se abrieron y más Demonios aparecieron utilizando Cañones de Quemado. Las potentes pero inestables armas generaron un caos gracias a su mecanismo secundario que les permitía usar las ojivas de Quemado con granadas remotas.

Durandal: Esta es tecnología de los Cazadores ¿Cómo es que la obtuvieron?

Kai Argento: Ha habido avistamientos de pequeños grupos de Demonios en Themar.

Las consecutivas explosiones carcomieron las estructuras de las instalaciones de Zod. El Estratega activó los mecanismos de seguridad y desplegó descargas eléctricas en toda la zona. Los Sangheili fueron electrocutados y cuando no quedó ninguno con vida los sistemas de defensa volvieron a entrar en reposo.

Kai Argento: Despejado ¿Ahora por dónde?

Ryuko Matoi: Estamos encerrados.

Durandal: Podría intentar anular los bloqueos del sistema de Zod, pero no hay forma de anticipar su reacción. Debe haber otra manera de sortear sus sistemas.

El Cazarrecompensas investigó el lugar y encontró un conducto que llevaba hacia un generador. Wolf arrojó en su interior una Bomba pero al ver que no ocasionó nada ahora usó una Bomba de Energía.

Durandal: Espera... ¡¿Qué piensas?!

El explosivo detonó causando más daños de lo esperado pero finalmente había logrado abrir todas las salidas.

Zod (Radio): Нарушение системы, нанесение ущерба, принятие мер противодействия.

Ryuko Matoi: Eso debió doler.

Durandal: Acaba de amenazarnos con un ataque orbital.

La Escuadra utilizó unos conductos para bajar hacia una sala vigilada por un pelotón de Demonios.

Ryuko Matoi: Maldición... ¿Cómo es que pudieron llegar hasta acá?

Wolf: Sin Enjambre. Sin Corrompidos. Sólo ellos y los Reyes. Ahora que están en guerra civil cualquiera de ellos puede ganar.

Ryuko Matoi: Pero los Demonios no tienen nada.

Wolf: Esa misma confianza fue la que puso en aprietos a los Reyes. Supongo que por eso mismo Kslo te llamó urgentemente para eliminar a los Cazadores remanentes en Themar.

Ryuko Matoi: Pero otra cosa que no entiendo es que Zod de repente ha estado muy comunicativo.

Kai Argento: Antes nadie había intentado entrar a sus instalaciones.

Durandal: Eso no es del todo cierto. Je, je.

La línea de defensa fue eliminada. La Escuadra avanzó por los pasillos geométricos cruzando por una multitud de puertas romboidales.

Durandal: Hmm. Zod debe estar realmente preocupado. Creo que están intentado evitar su base de datos para obtener el control directo de los satélites bélicos. Eso sería...

Ryuko Matoi: Malo.


Búnker ZOD-4, Distrito 15, Ceres

Durandal guió a la Escuadra hacia la sala de pruebas de armas. Los tres se abrieron camino por un camino escondido en un rincón y forzaron su entrada a una cámara geométrica donde un par de Servant se encontraba insertando sus pensamientos en los sistemas del Estratega.

Kai dejó caer el peso de su Martillo de Guerra contra las máquinas quienes no reaccionaron a tiempo al ser presas de los criptosistemas y series de lenguajes complicados de Zod. La cámara entonces desplegó una serie de escudos sólidos mientras habría una compuerta al centro.

Zod (Radio): Высокий приоритет для мобильного устройства, уничтожить.

Las compuertas en el suelo del búnker dejaron salir una curiosa máquina que podía mantenerse en el aire gracias a unos pequeños propulsores. Se trataba del resultado de años de saqueo de los Demonios a los Reyes y a otras facciones. El Proyecto Eidolon.

Durandal: Esta cosa ha sido modificada para piratear su sistema.

Kai Argento: Vamos a eliminarlo.

El Eidolon disparó sus cañones de gemelos. Ráfagas de plasma a alta temperatura por poco alcanzaban a la Escuadra cuando Zod desplegó muros y activó mecanismos de defensa. Apoyados en las coberturas, los tres dispararon a la máquina hasta destruirle sus cañones.

La máquina retrocedió y reemplazó sus partes por un pequeño cañón en la parte superior de su carcasa. No sólo eso ya que reveló su posición a todas las máquinas aliadas cercanas. Servant salieron de las rejillas para proporcionarle escudos al Eidolon y para mantener ocupado al Cazarrecompensas.

Ni Ryuko ni Kai podían atacar directamente si querían que el Eidolon los perforara con su cañón. La máquina hackeó los sistema de Zod y plegó los muros. Wolf destruyó los Servant a tiempo para que sus compañeros pudieran desplazarse hacia el otro conjunto de coberturas.

El Eidolon intentó seguirlos pero fue atacado por descargar eléctricas disparadas por Zod. La máquina se agrietó pero nuevamente pudo resistir gracias a la intervención de un grupo más de Servant. Tales máquinas no duraron mucho cuando Zod volvió a disparar las descargas eléctricas y Wolf empleó el Rayo de Plasma para fundir sus circuitos.

Durandal: Zod tiene tecnología increíble bajo llave aquí abajo. Estoy sorprendida de que no tenga este tipo de incursiones tan seguido.

Ryuko Matoi: Supongo que con esas armas deja en claro que no le gustan los visitantes.

Kai Argento: Lo mismo con los Demonios. Esta cosa supera todo lo que hemos visto de ellos antes. Su nivel de armamento es superior al de los Reyes.

Ryuko Matoi: O tal vez lo robaron.

Kai Argento: Mmm. Puede ser.

El Eidolon una vez más hackeó los sistemas de seguridad de Zod y nulificó las descargas eléctricas. Sin embargo, la Escuadra ya había concentrado suficientes disparos en su carcasa que no tardó en salir volando revelando sus componentes y núcleos internos.

La máquina había concentrado las descargas eléctricas de Zod en su núcleo y ahora las estaba utilizando en su beneficio. A su vez, el Eidolon tomó el control total de los sistemas de seguridad del búnker y los estaba utilizando contra la Escuadra.

Los tres no tenían donde huir y no tenían más opción que correr mientras disparaban al núcleo del Eidolon. Todo formó parte del plan. La Escuadra logró engañar a la desesperada máquina para recibir la tajada de la Espada Tijera en uno de sus propulsores mientras que Kai abolló el otro de un golpe con su Martillo de Guerra. Al final, Wolf le enterró una Bomba de Energía que terminó por desintegrar al Eidolon luego de girar violentamente sobre sí mismo.

El silencio reinó en el búnker. Zod retomó el control de sus sistemas de seguridad y las guardó en sus respectivos compartimientos así como los muros contenedores.

Durandal: Ni siquiera un agradecimiento en ruso. Qué típico.

Ryuko Matoi: Probablemente construyeron esta cosa con basura del Cosmódromo.

Kai Argento: Sí fue así entonces es una suerte que haya funcionado tan bien como lo hizo.

Durandal: Tal vez era el tamaño, era bastante grande. Hmm... ¿Sería yo útil con un chasis de ese tamaño?

Erwin Tannin (Radio): De cualquier modo, fue un trabajo impresionante, Escuadra. El Covenant no podrá reclamar nada a esta brecha. Ni siquiera los restos. Estoy enviando a un equipo para sellar el complejo.

En ese momento la plataforma donde se encontraban comenzó a descender.

Erwin Tannin (Radio): Eh... ¿A dónde van?

Wolf: ¿Durandal?

Durandal: Yo no fui.

Keith Ackerman (Radio): ¡¿Han descifrado el Protocolo Hestia?! ¿Cómo han...? (Interferencia) ¿Argento? ¿Wolf? ¡¿Ryuko?!

Kai Argento: Lo perdimos.

Durandal: Bueno, podemos aprovechar para echar un vistazo.

La plataforma se detuvo varios niveles a un búnker inferior. Al fondo había una gran puerta con una serie de luces rojas acumuladas en un poliedro marcado con el símbolo del Estratega.

Zod: Протокол Hestia отключен. Доступ к центральному разуму ZOD.

Kai Argento: ¿Qué fue lo que dijo?

Durandal: Emm. No lo sé.

La voz de Durandal hizo reaccionar al poliedro. Este se abrió para mostrar un patrón de energía rojo antes de desaparecer. La gran puerta se abrió y en su interior había una gran cámara donde se encontraba una figura sentada en el equivalente a un trono.

La Escuadra avanzó con cuidado. Descargas de energía fluyeron por los cables hasta la cabeza del androide hasta que abrió sus ojos azules. La máquina se puso de pie y tiró de los cables de un jalón. Luego observó al trío y se concentró en el Cazarrecompensas y en su Inteligencia Artificial.

Zod: Я Zod, хранитель всего, о чем я размышляю. Я не имею себе равных.

Durandal: (Suspiro) No sé si lo notaste ¡Pero ninguno de nosotros habla ruso!

El Último Estratega

Sala del Alto Mando, Torre de los Titanes, Distrito 7, Ceres

La noticia había causado revuelo. Los Aedos, Defensores e incluso los Acechadores no podían creer lo que estaban viendo pasar por la Torre. Un Proxy y no cualquiera, el mismo Estratega finalmente se había revelado en un cuerpo físico. Zod avanzó por el largo pasillo escoltado por los miembros del Equipo Headhunter.

Una vez en el interior de la Sala del Alto Mando, los líderes de las ramas de los Titanes de Ceres observaron al Estratega avanzar al centro mostrándose confundido ¿Cuánto tiempo había pasado? ¿Qué cambio en su ausencia? La Escuadra tomó su posición en los asientos en un rincón esperando a que la sesión empezara.

Anton Ivanoff: ¿Y el General Reiss?

Erwin Tannin: Parece que todavía tiene asuntos pendientes por atender en otros sectores del sistema.

Anton Ivanoff: ¿Otros sectores? No hemos sabido nada de él desde la llegada de los Corrompidos.

Erwin Tannin: Él está al tanto de la situación... Y lo estará de esta...

Ryuko Matoi: Keith tampoco vendrá, ¿cierto?

Serafall Sitri: (Suspiro) Así parece.

La mujer apagó una proyección de Hekate y se aproximó al androide. Zod pareció reconocerla unos momentos pero su memoria tenía lagunas que le dificultaba comprender exactamente que estaba pasando.

Serafall Sitri: ¿Puedes entendernos?

El Estratega estaba configurado para hablar en ruso. Un protocolo de seguridad estándar de los tiempos de la Guerra Humano-Covenant pero parecía que eran otros tiempos. Zod buscó en su memoria y cambió su idioma al universal.

Zod: Entiendo perfectamente, Capitana Serafall Sitri.

Serafall Sitri: Bien. En ese caso creo que sabes porque estás aquí, ¿cierto? Queremos respuestas... ¿Por qué nunca habías contactado con nosotros y por qué nunca nos diste acceso al SIE? ¡¿Qué fue lo que hiciste en el Colapso?!

Zod: Yo... He estado pensando.

Serafall Sitri: ¿Pensando?

Zod: Y observando... Todo es muy confuso...

Erwin Tannin: ¿Por qué es que apenas contactaste con nosotros? Mejor dicho... ¿Por qué pediste ayuda cuando tú eres capaz de defenderte por ti mismo?

Durandal: Eso no es del todo cierto.

Serafall Sitri: Nos informaron que, desde que el Cazarrecompensas reactivó la Antena del Distrito 15, el armamento del SIE en Themar actuó contra la Confluencia Temporal y Uroboros ¿Por qué no en Ceres o en Arion?

Zod: Muchas preguntas... Y pocas respuestas... No puedo recordar lo que ocurrió esa vez en lo que llaman Colapso... Sólo sé que hizo que el SIE se saliera de control y eso mismo nos deshabilitó a mí y a los otros Estrategas.

Anton Ivanoff: ¿Otros Estrategas?

Kai Argento: Sí. En total había tres Estrategas. Atena en Themar. Hermes en Luminalia. Y Zod en Ceres. Juntos eran los Estrategas que conformaban el SIE, Sistema de Inteligencias Estrategas.

Anton Ivanoff: Interesante...

Serafall Sitri: Tus compañeros no tuvieron la misma suerte que tú... Dejando de lado lo que ocurrió antes y durante el Colapso, puedo teorizar que entraste en una especie de hibernación como parte del Protocolo Anochecer donde además mandaste una notificación sobre una Alerta de Colapso Aéreo obligando a Tourian a que enfrentara el Colapso y casi muriera en el intento.

Zod: ¿Yo... Ocasioné... Esto?

Durandal: Revisé lo poco que quedaba del SIE para verificar pero no encontré nada más que el daño del Enjambre y los Corrompidos.

Serafall Sitri: Pero ellos no atacaron hasta después del Colapso. Imagino que el hecho de su presencia en tu búnker fue lo que te hizo reaccionar después de tanto tiempo.

Zod: ¿El Enjambre?

Serafall Sitri: Y no fue hasta que los Corrompidos invadieron tus sistemas que finalmente despertaste. Cazarrecompensas, ¿había Corrompidos en su cámara?

Wolf: Sí. Cuando Durandal y yo buscamos el Código de Harpocrates encontramos miasma necrótica invadiendo sus circuitos.

Erwin Tannin: Eso sólo nos dice porque Zod despertó.

El Comandante abandonó su puesto y avanzó hacia el Estratega.

Erwin Tannin: ¿Por qué nunca nos ayudaste?

Zod: ...Seguí el Protocolo.

Erwin Tannin: ¿Protocolo?

Zod: La amenaza que el SIE detectó en Ceres en realidad se encontraba en Luminalia. Según uno de los Protocolos instalados en mi Cámara de los Serafines, tenía que forzar a que la amenaza se alejara lo más posible del sistema pero mis compañeros ya se encontraban desactivados así que utilicé el SIE para crear una falsa simulación...

Edward Blake: Espera... ¿Luminalia? ¿Quieres decir que lo que ocurrió hace treinta años fue...?

Serafall Sitri: Sí. Una de las consecuencias del Colapso fue el origen de los Iluminados.

Zod: Como medida de seguridad entré en hibernación a la espera de que alguno de mis creadores me despertara.

Erwin Tannin: ¿Tus creadores? ¿GATE?

Zod: No. Los primeros guardianes de Ceres.

El Cazarrecompensas y Anton miraron confundidos al Comandante y él se percató de eso.

Erwin Tannin: Los Nueve fueron un grupo de Spartans de Primera Generación. De ellos sólo queda el General Reiss. Aunque él también intentó hacer que despertaras y no reaccionaste.

Zod: Porqué no fueron los Nueve mis creadores. Olvidas a los otros. Los que ellos quisieron enterrar en el pasado.

Serafall Sitri: ¿Los otros? ¿Hablas de los...?

Ryuko Matoi: Oigan... ¿A qué diablos quieren llegar con esto?

Ryuko apoyó su pierna con fuerza sobre una silla observando de forma amenazante.

Ryuko Matoi: ¿En serio van a seguir inculpando a este pobre por todo lo que hemos pasado? Yo también fuí víctima del Colapso. Qué demonios. Todos hemos sido víctimas... ¡¿De qué nos sirve seguir angustiándonos?!

Serafall Sitri: Espera... Ryuko...

Ryuko Matoi: ¡Ya sé que todavía no estamos en la mejor de las situaciones! ¡Pero ahora Zod está aquí! ¡Con él podemos enfrentarnos con más eficacia a lo que esté por venir!

El silenció inundó la sala hasta volverse incómodo. Todos reflexionaron sobre las palabras de Ryuko y entonces el Estratega elevó la vista.

Zod: Entiendo... Ya que yo ocasioné el Colapso ahora debo arreglarlo.

Erwin Tannin: ¿Cómo?

Zod: Cómo dije antes... He estado observando. He visto cultos con ritos del tiempo. Máquinas que rezan en lugares fuera del tiempo... Esqueletos que aborrecen la Luz... Gusanos imperiales... Y despojos de honorables guerreros...

La máquina volteó a ver a cada miembro del Equipo Headhunter.

Zod: He visto gente tenaz... Si el SIE fue lo que ocasionó el Colapso ahora será el que lo arregle.

Serafall Sitri: ¿Repararás el SIE?

Zod: Y no sólo eso. Perfeccionarlo.

El Estratega avanzó hacia la holomesa y conectó uno de sus dedos al puerto. Una proyección de los planos y datos del Sistema de Inteligencias Estrategas emergió.

Zod: Utilicé uno de los satélites bélicos de Hekate y vi cómo el Acorazado atacó al Ejército de Luminalia.

Edward Blake: ...

Durandal: Disparar un pulso de energía necrótica desde el SIE...

Kai Argento: ¿Cómo piensas hacer eso?

La proyección holográfica cambió a la carta estelar del Sistema Beyond.

Zod: La energía liberada del Colapso fue lo que dañó los núcleos Ikelos de los satélites bélicos que conectan el SIE con cada planeta. Necesitamos recuperar un núcleo Ikelos de un satélite bélico de Ceres, Themar y Arion para luego reintegrarlas.

Durandal: Eso restauraría el SIE. Pensé que sería más difícil.

Serafall Sitri: El problema es que muchos satélites bélicos han sido destruidos. El que Zod hizo caer en el Distrito 15 era uno de los últimos. En Themar es seguro que los Lekgolo los consumieron. Y Arion... No quedó ninguno después del Océano de las Tormentas.

Erwin Tannin: Luego hablaremos de cómo encontrar los núcleos Ikelos. Lo que me preocupa es cómo encaja el Acorazado en esto.

Zod: Para perfeccionar el SIE hace falta algo más. Necesitamos la fuente de poder del arma del Acorazado. El corazón del Rey Corrompido.

Wolf: ¿Qué?

Durandal: Hmm. Es probable que funcione. Si utilizan la fuente de energía necrótica del corazón de Zirzechs entonces podrán usarlo como el arma del Acorazado... Suponiendo que exista tal corazón.

El Cazarrecompensas recordó el encuentro contra el Rey Corrompido. Cuando disparó un Rayo de Luz al pecho de Zirzechs que reventó su pecho y fragmentó su forma terrenal.

Wolf: Si existe debe estar en el Altar.

La discusión se interrumpió por la llegada de alguien más a la sala.

Keith Ackerman: Cielos, ¿de qué me perdí?

Erwin Tannin: Espero que esta sea la última vez, Keith. De lo contrario perderás tu puesto como capitán.

Keith Ackerman: ¿Es una amenaza o...?

Serafall Sitri: Basta, Keith ¿Vienes a aportar algo o qué?

Keith Ackerman: Sí... Bueno, tengo información que sé que les interesará.

Erwin Tannin: ¿Qué pasa?

Keith Ackerman: Uroboros ha dejado expuesto el núcleo Ikelos de un satélite bélico en Themar. Usarán a los Desolladores.

Erwin Tannin: ¡Envía una Escuadra de Asalto de inmediato a Themar!

Keith Ackerman: Ivanoff, Argento y Blake. Ustedes irán.

Los tres asintieron y partieron justo en ese momento.

Erwin Tannin: Matoi. Evans. Vayan con ellos y manténganse en órbita a la espera de instrucciones. Cazarrecompensas, tú recuperaras el corazón de Zirzechs en el Acorazado.

Zod: Iré a la Cámara de los Serafines del Distrito 15. Tengo que analizar el daño general para poder reiniciarlo y hacerlo compatible con la tecnología del Enjambre.

El Estratega extendió su mano al Cazarrecompensas.

Zod: Tu Inteligencia Artificial debe contener varios datos encriptados de mis instalaciones además de conocer de antemano el funcionamiento de la magia arcana del Enjambre. Su ayuda me vendría bien.

Wolf: ...

Durandal: Supongo que está bien. No te vas a morir por dejar de escuchar mi voz unas horas.

El Cazarrecompensas extrajo el chip de su casco y se lo entregó al Estratega.

Wolf: Cuídala. Por tu bien.

Zod: Ella será el primer ser que proteja desde el Colapso.

Wolf salió de la Sala del Alto Mando al exterior donde su nave lo esperaba.

El Corazón Voraz

Altar de Zirzechs, El Acorazado, Anillos de Hekate

La Fosa. La marca dejada por el Acorazado que imponía el auténtico poder del Enjambre o lo que fue en su tiempo. Sin su Primer Navegante, el Acorazado se encontraba sin rumbo estancado y atado a los Anillos de Hekate por la eternidad.

Wolf se desplazó a lo largo del necrótico recubrimiento de la Osamenta Exterior hasta arribar al Altar. El Cazarrecompensas bajó de su nave y dio unos pasos para contemplar el escenario de una de las batallas más frenéticas que ha vivido. Como era de esperarse no había nada que pareciera algún corazón y buscó alguna pista. Se había acostumbrado tanto a la ayuda de Durandal que ahora le era complicado seguir por sí solo.

Entonces el Cazarrecompensas se encontró con la extraña máquina que utilizó Zirzechs para controlar el clima con la plaga. Era tecnología muy peculiar y familiar. Wolf tocó el artefacto y esta reaccionó con su armadura generando una reliquia Forerunner compatible con su armadura. El Cazarrecompensas descargó los datos y obtuvo una nueva habilidad aunque desconocía exactamente lo que era.

Tal cosa no le servía. Necesitaba buscar el corazón ¿Al menos quedó algo cuando luchó contra Zirzechs en el Mástil de Vazdah? El Cazarrecompensas observó su extremidad prostética y recordó con angustia el momento en que el Rey Corrompido empleó desesperadamente su forma terrenal para tenderle una trampa ¿Y si Zirzechs realmente había usado algo para traer de vuelta su forma terrenal?

Entonces ese era su objetivo. El Mástil de Vazdah. Luego de la Caída del Rey se organizaron expediciones a tal lugar pero al momento de aterrizar se encontraron con un bloqueo necrótico que hizo a los Aedos teorizar que la única manera de acceder como tal era utilizando las rupturas. Desafortunadamente, Uroboros había destruido las rupturas del Mausoleo y de la Sala de las Almas.

Sin embargo, todavía había una ruptura en pie y era la que se encontraba en las Fuentes donde luchó anteriormente contra el Ogro y Coloso Corrompidos. El Cazarrecompensas avanzó por la puerta al fondo, cruzó el mural del panteón del Enjambre y salió hacia un túnel excavado recientemente. Las fuerzas remanentes de la Legión de los Quemadores Celestes seguramente se encontraban luchando por hacer del Acorazado de su pertenencia ahora que fueron expulsados de Themar.

El túnel estaba repleto de huesos de Nigromantes y cristales de Xenocita rotos esparcidos junto con gusanos Lekgolos aplastados esparciendo el olor a gasolina de su sangre al de por sí maloliente ambiente del Enjambre. Sin contratiempos, el Cazarrecompensas encontró la salida.


Mausoleo, El Acorazado, Anillos de Hekate

No había más que silencio total. Apenas unos Lacayos a lo lejos alimentándose de huesos de lo que sea que fuera. La proa del Teka-her se encontraba en inicios de corrupción del Enjambre invadiendo su casco exterior. Fue allí mismo donde el Cazarrecompensas comprobó con sus propios ojos que la ruptura que utilizó anteriormente había sido destruida.

Wolf avanzó por la zona y notó que al fondo todavía estaba una especie de puerta gigantesca resplandeciente de una luz verdosa penetrante. Seguramente formaba parte de algún mecanismo importante del Acorazado aunque lo curioso era que no ha habido reportes de incursión a esa zona.

Sin otro camino, el Cazarrecompensas avanzó hacia una de las puertas colapsadas por algún ataque de Uroboros y se decidió a perderse un buen rato en el Acorazado.


Las Fuentes, El Acorazado, Anillos de Hekate

Desolado. Podría resultar más sencillo pero luego de más de un año de estar peleando directamente ahora le parecía terriblemente aburrido. De hecho ahora se sentía como si hubiera retrocedido en el tiempo y estuviera explorando el Acorazado como lo hizo en el Mundo Escudo Eclipson y el Planeta-X.

Aquella amplia sala se encontraba repleto de sarcófagos apilados en la pared y algunos colgados del techo. Si eran prisiones o contenedores era desconocido. Ryuko una vez dijo que la magia del Enjambre era tecnología incomprendida pero no había llegado el momento en que descifraran por completo a los Nigromantes.

Disparos. Wolf bajó al nivel inferior de la cámara y tomó cobertura. No había más que huesos. Y los sonidos anteriores parecían provenir de los Trituradores de los Acólitos así que esperaba encontrar cuerpos de Lekgolos pero no. El Cazarrecompensas avanzó por esa sección hasta toparse con otra puerta abierta que daba a un pasillo que Wolf reconoció como el mismo al que la ruptura lo teletransportó para llevarlo hacia Zirzechs.

El descubrimiento le hizo pensar a Wolf que había perdido mucho tiempo al infiltrarse en el búnker de Zod y el Reino de Abaddón aquella vez pero reflexionó acerca de las dificultades que Zirzechs le habría hecho tomar. Además, sin el Alma de Abaddón su equipo jamás habría podido encontrarlo y tampoco podrían haber vencido a Zirzechs. Él solo no hubiera podido.


El Asilo, El Acorazado, Anillos de Hekate

Para ese punto Wolf creyó que había algo terriblemente mal para que el Acorazado se encontrara completamente deshabitado. Sí, ya había recibido amenazas de la tripulación del Teka-her para alejarse del Acorazado implicando que la Legión de los Quemadores Celestes estaba operativa pero eso no explicaba la ausencia casi total de los Nigromantes.

La única conclusión a la que Wolf pudo llegar es que sin Zirzechs, su progenie terminó por perecer al igual que había hecho la Progenie de Abaddón en Ceres y en Arion. Un sentimiento familiar revivió en el Cazarrecompensas. Recordó cuando había exterminado a los Metroid en el Planeta-X y cuando el Covenant Tormenta erradicó a su familia y a toda la población de la Colonia Andrómeda. Wolf había olvidado que su vida no había sido más que una historia de terror y siempre que las cosas parecían mejorar es porque lo peor estaba por venir.

Dejando de lado sus preocupaciones, el Cazarrecompensas abrió las grandes puertas hacia la ruptura aun de pie y activa. Había varios Acólitos de una progenie que nunca había visto nunca. Antes de poder hacer algo, los Nigromantes rugieron a la presencia de Wolf y desaparecieron absorbidos por brechas dimensionales. El Cazarrecompensas corrió con su Aceleración y dejó que las llamas verdes lo descompusieran para envolverlo en la oscuridad.


Mástil de Vazdah, El Acorazado, Anillos de Hekate

Estaba ahí. De nuevo. Los seis pilares donde los del centro estaban en una posición superior donde estaban las Hijas de Zirzechs. Todo el lugar resentía el enfrentamiento anterior con trozos de huesos y materia necrótica dispersada por el suelo.

Wolf avanzaba y sus pisadas proliferaban un eco en la soledad. Entonces vio el lugar exacto donde perdió el brazo. Jamás había estado tan asustado. No de haber sentido tal inexplicable sensación de dolor sino de casi haber perdido a una amiga. Entonces pudo sentir una sensación diferente. Era como cuando liberaba la energía del Rayo de Hielo para congelar el ambiente pero ese frío era más doloroso.

Había una presencia maligna en ese lugar pero no podía ubicarla en ninguna parte. Era como si sólo esa entidad estuviera ahí para observarlo y no para atacarlo puesto que sabía que su enfrentamiento final sería dentro de poco. Entonces Wolf encontró los restos de Quebrantadora de Voluntad, la Espada de Zirzechs, hecha polvo cerca del acantilado del Mástil.

Ahí había algo. Una esfera flotaba apenas unos cuantos centímetros del suelo conteniendo un pequeñísimo orbe de materia oscura en su interior. Era como la roca que Caroline portaba en sus manos durante los sucesos de la invasión de los Corrompidos pero este era distinto.

Cuando Wolf lo tomó pudo sentir una energía extraña emanando de ella. Al mirar de cerca notó que el recipiente estaba roto pero la materia en su interior no salía expulsada sino que se expandía y contraía simulando el bombeo de un corazón. Lo había encontrado. Era el corazón de Zirzechs.

El Cazarrecompensas guardó el corazón y esperó a ser teletransportado por la Red Hefesto a su nave para dirigirse de vuelta a Ceres.

La Ciudad Sepultada

13 de Abril del 2582

Cámara de los Serafines, Distrito 15, Ceres

Allí estaban reunidos. Cada quien por su lado. Anton estaba apoyado en la pared. Kai observando con curiosidad el interior de las instalaciones. Ryuko dormitando un poco. Edward hablando con Grayfia. Sasha creyendo ver sombras por el rabillo del ojo. Durandal ayudando al Estratega. Y Wolf abriendo y cerrando los dedos de su mano prostética sobre su Cuchillo de Combate.

Habían conseguido reunir los núcleos Ikelos de los satélites bélicos y el Corazón Voraz. Ahora era turno de Zod de hacer su trabajo y parte del trato. Con cuidado tomó el recipiente que contenía el recuerdo de Zirzechs y lo introdujo en un compartimiento especial de sus instalaciones.

Anton Ivanoff: Quiero que me expliques de nuevo como piensas utilizar el corazón en el SIE ¿Cómo es que funciona el SIE realmente?

Zod: El SIE es básicamente el escudo y espada definitivo de los Titanes de Ceres. Todo su armamento masivo es controlado por este.

Anton Ivanoff: ¿Alguna especie de armamento primario?

Zod: Impulsores de masa localizados alrededor de los muros de cada distrito.

Anton Ivanoff: ¿Impulsores de masa? ¿Cañones MAC?

Zod: Así es. Aunque al realizar un chequeo de los sistemas activos encontré que la mayoría están deteriorados y sólo unos cuantos quedan operativos. Respecto a cómo pienso utilizar el Corazón Voraz, tengo varias opciones: Podría usarlo como fuente de energía para los impulsores de masa que podrían atravesar el escudo de cualquier nave conocida hasta el momento. También podría hacer que el SIE dispare una onda de energía similar al del Acorazado capaz de deshabilitar cualquier cosa cercana a la órbita de cada planeta. Con el Corazón Voraz las posibilidades de hacer frente a la Oscuridad aumentan considerablemente.

El Cazarrecompensas dejó de contemplar su Cuchillo de Combate y lo guardó.

Wolf: ¿Funcionará?

Zod: Tiene que funcionar... Ahora que tenemos la oportunidad y el tiempo debemos darnos prisa.

Durandal: Hmm. Tenemos un problema.

Kai Argento: ¿Qué ocurre?

Durandal: Ya he conseguido reestablecer las funciones del SIE en Ceres y en las instalaciones de Arion pero no puedo acceder al de Themar desde aquí.

Kai Argento: ¿Dónde están localizadas las instalaciones del SIE en Themar?

Durandal: En el Palacio de Polvo.

Anton Ivanoff: Uroboros.

El Cazarrecompensas avanzó hacia la salida.

Wolf: No hay problema. Cuando llegue allá me dicen que hacer.

Kai Argento: Espera. No puedo dejar que entres y destruyas cualquier cosa. Debo revisar el estado del SIE desde allí para poder realizar la conexión manualmente.

El Cazarrecompensas dejó que el Aedo lo acompañara y juntos partieron hacia Themar.


El Córtex, Distrito Gamma, Themar

Ambas naves llegaron en poco tiempo con sus motores desliespaciales y cruzaron la atmósfera del planeta atravesando escombros flotantes de las naves de Uroboros.

Wolf: Si que los hicieron añicos.

Kai Argento: Mako me contó que muchos Aedos han estado esperando atravesar la Zona de Exclusión y descubrir que se encuentra enterrado en esa ciudad. Está el rumor de que ahí se encuentran maravillas tecnológicas de GATE.

Wolf: Uroboros pudo haber arrasado toda la ciudad. Si no lo han hecho aún, es que encontraron algo valioso. Debemos encontrar las instalaciones del SIE antes que ellos.

Kai Argento: Rastrearé señales de los Lekgolo... Parece que Uroboros tiene un equipo de reconocimiento en lo alto del Palacio de Polvo. Deben haber encontrado lo que buscamos.

El Cazarrecompensas y el Aedo bajaron de sus naves con la Red Hefesto y avanzaron al mismo tiempo hacia la puerta de acceso al interior del palacio.

Kai Argento: GATE. Centro de avance científico. Defensa interplanetaria. Desarrollo de Inteligencias Artificiales. Investigación de la Luz.

Wolf: Dices que crearon maravillas tecnológicas, ¿por qué los ingenieros de GATE en Ceres no saben nada al respecto?

Kai Argento: La sede de GATE era aquí en Themar. Sus mentes brillantes perecieron aquí junto a sus inventos cuando llegó Uroboros... Hay señales de actividad extraña... No es de los Lekgolo ni de los Prometeos.


Atalaya, Distrito Gamma, Themar

Una vez dentro del edificio se encontraron con nada más que cuerpos sin vida de Lekgolos y trozos destrozados de Prometeos. Pero lo realmente inquietante era la música que provenía de una cámara repleta de servidores activos. En el interior había rastros de descargas eléctricas de la misma intensidad que en la Cámara de los Serafines de Ceres.

Wolf: ¿Qué pasó aquí?

Kai Argento: Medidas de defensa estándar de las instalaciones del SIE. Cómo las de Zod.

Al centro había una máquina de la cual provenía la canción. Kai se acercó para examinarla.

Kai Argento: Esta máquina sigue activa. Oye, escucha esto...

Zod (Grabación): Hay algo en mi Cámara de los Serafines... Tengo algo... Sé lo que es...

Atena (Grabación): ¿Qué procede? ¿Es grave?

Zod (Grabación): ...

Atena (Grabación): ¿Zod?... Contactaré a los Titanes. Me has bloqueado. Zod. Exijo saber la razón.

Zod (Grabación): Protocolo... Sí... Al fin apareció... Iniciando la primera fase del PROTOCOLO GHOST.

Atena (Grabación): ¿Protocolo Ghost?

La grabación terminó abruptamente. Kai cerró su puño y dejó salir un fuerte suspiro.

Kai Argento: Esto confirma los temores de la Capitana Sitri y los míos. Zod fue quien desactivó a la Estratega de Themar pero pudo bloquearle el acceso total hace poco.

Wolf: El Estratega dijo algo de un Protocolo. El Protocolo Ghost.

Kai Argento: Nunca había escuchado de ese.

El Palacio de Polvo tembló. La plataforma donde se encontraban comenzó a descender varios niveles hasta llegar al subterráneo y luego se desplazó horizontalmente por los cimientos enterrados de los rascacielos del Distrito Gamma hasta detenerse frente a una puerta geométrica.


Cámara de los Serafines, Distrito Gamma, Themar

Kai Argento: Aquí es dónde deben estar las instalaciones del SIE en Themar y el cerebro de su Estratega.

Wolf: Kai, ¿cuáles son las posibilidades de que Zod sea un Corrompido?

Kai Argento: Es una máquina.

Wolf: Sabes bien que hubo Prometeos Corrompidos.

Kai Argento: Aun así no creo que sea posible. Las Meigas de Luminalia han hecho investigaciones con Corrompidos capturados en el Prison of Elders. Sin un líder no tienen un rumbo que caminar y directrices que seguir. Al igual que los Prometeos, es como si perdieran su mente principal.

Wolf: Tenemos que advertir a los demás.

Kai Argento: Espera. Hay que ser precavidos. De cualquier modo debe haber una explicación para que Zod actuara de esa manera.

Wolf: El Protocolo Ghost suena como algo que un loco debió haber instalado en el SIE. Sea cual sea la finalidad debe tener como objetivo asumir el control de los Corrompidos.

Kai Argento: No. Eso no es posible.

Wolf: Entonces, ¿para qué otra razón querría Zod el Corazón Voraz?

Kai Argento: Pero... ¿Qué clase de persona intentaría hacerse con un poder de tal magnitud?

Wolf: Hablamos de una máquina, Kai. Una que tiene una conciencia en otro plano a diferencia de Durandal. Esa clase de máquinas son las que no se puede confiar. Créeme, eso lo sé muy bien.

La puerta al búnker se abrió. Las instalaciones eran un duplicado de las que había en Ceres y había una estructura que representaba el núcleo de la Estratega de Themar, Atena. Las pantallas alrededor se encendieron mostrando una variante del símbolo de Zod.

Atena: Welcome. I am Atena.

Kai Argento: La Estratega de Themar... ¡Sigue con vida!

Wolf: ¿Qué es el Protocolo Ghost?

La palabra clave. Las pantallas trazaron otra variante del símbolo del Estratega cambiando su tono de blanco a rojo.

Kai Argento: ¿Qué demonios?

Atena: (Interferencia) Gh... Gho... Ghost... Pro... Proto... Protocol. Starting connection... Ghost Protocol... Phase 1. Completed... Phase 2. Completed... Phase 3. Completed... Phase 4. Completed... Phase 5. Completed... Phase 6... In progress...

Kai Argento: ¿Qué es la Fase 6? ¡¿Qué es el Protocolo Ghost?!

Atena: (Interferencia) Phase... Six... System of Warmind Intelligences with the Voracious Heart unification...

El rojo de las pantallas se hizo penetrante y la Cámara de los Serafines comenzó a colapsar sobre sí misma llenándose de arena.

Wolf: ¡Durandal! ¡Ryuko! ¡Anton! ¡Sasha!

Kai Argento: Es inútil ¡El SIE interfiere con nuestras comunicaciones!

Wolf: ¡Mierda!

El Cazarrecompensas y el Aedo abandonaron el búnker regresando a sus naves a través de la Red Hefesto. Sin importarle el plan del Estratega, Wolf estaba decidido a detenerlo antes de que pasara lo peor.


Cámara de los Serafines, Distrito 15, Ceres

El Estratega desconectó los cables de su cabeza. El resto del Equipo Headhunter no se encontraba ahora en el interior del búnker. Cuando el Cazarrecompensas y el Aedo se fueron recibieron un ataque masivo de la Facción de los Reyes.

Mientras tanto, Zod seguía ocupado con las reconexiones con Themar en ese corto periodo de tiempo sintió como los recuerdos regresaban poco a poco a su memoria. La parecía imposible que una Inteligencia Artificial pudiera darse el tipo de lujos que tenían los seres orgánicos. Pero cada segundo que pasaba con Durandal pudo recordarlo.

Zod: No conté con la Red Hefesto... Tengo poco tiempo... Puede que te sientas algo incómoda ahora pero no tardarás en acostumbrarte.

Durandal abrió sus nuevos ojos y dio sus primeros pasos con sus nuevos pies. Al verla, el Estratega recordó el Colapso pero también el accidente en el Distrito R cuando el Covenant Caído llegó a Ceres. Él había salvado a Durandal de la muerte pero en ese momento no tenía los recursos para darle un nuevo cuerpo así que destruyó su cerebro para crear una Inteligencia Artificial que vagaría por el Distrito 15 en la espera de un compañero como las otras.

Por ello, el Estratega le fabricó en secreto un cuerpo prostético y lo ocultó por mucho tiempo para usarlo cuando llegara el momento. Tal acción no estaba dictada por ningún protocolo. Ni siquiera por el Protocolo Ghost.

Durandal caminaba sostenida por unos barandales hasta sentirse cómoda en sus pies prostéticos. Sentirse como un ser humano la llenaba de alegría. Finalmente podía ver el universo de la misma manera que ellos, de la misma manera que lo hacía Wolf. No podía creer que incluso lágrimas salieran de sus ojos y recorrieran sus mejillas.

Durandal: No sé cómo puedo agradecerte esto...

El Estratega avanzó hacia ella y la tomó de los hombros. Tenía el Corazón Voraz en su pecho y usó su nuevo poder para controlar el SIE desde su mente, sin embargo, eso sólo era parte de su plan. Durandal comenzó a ser controlada por Zod y cada segundo que veía sus ojos rojizos perdía cada byte de memoria hasta no ser más que un fragmento de lo que era antes.

Zod: Yo sé quién eres y quién fuiste. Tú serás clave en este plan, Rei Jaeger.

Reyes de Podredumbre

Hace una hora...

Corte de las Viudas, Distrito 34, Ceres

La Corte de las Viudas. Una vieja edificación abandonada del Distrito 34. Los Demonios intentaron invadir el territorio de Honnouji pero los Reyes no hicieron más que abrir las puertas. Exre 'Lodowee, el Kaidon de los Reyes, observaba el cielo esperando en cualquier momento un nuevo ataque de la Facción de los Demonios.

Nada. No hubo movimiento de sus antiguos aliados desde que los Titanes de Ceres destrozaron al Eidolon. Exre volteó a ver el holograma del Cryptum del Elegido. Algo le hizo saber que al más estaba ocurriendo y que había pasado por alto desde que llegó a ese planeta.

Su facción no pretendía hacer las paces con la humanidad, como hizo la Facción del Juicio, ellos querían respuestas. Saber porque el Elegido los abandonó en el momento más crucial de su historia. Quería saber que era lo que tenía la humanidad que su especie no.

Cuando llegaron al Distrito 15 perdieron a su High Servant y su Anciano abandonó el frente sólo para ser capturado y encerrado en el Prison of Elders. El peso de su facción, que era su familia, había caído enteramente en sus hombros. Los había mantenido ocultos para planear su siguiente jugada por lo que tuvo que recurrir a métodos deshonrosos como el mentir a los Demonios y usarlos en su beneficio llevándolos casi a la extinción.

Exre no sabía si era el único Kaidon con vida por mantenerse en las sombras o por ser un gran estratega. Esa palabra, "estratega", fue la que obtuvieron cuando rastrearon una señal en el subsuelo del Distrito 15 por lo que comenzaron a investigar encontrando el arma definitiva de los Titanes de Ceres. Dicha arma podían usarla para recuperar al Elegido pero eso los llevaría a una guerra con los humanos y, posteriormente, con los seguidores de la Oscuridad.

Por años estuvieron investigando y descubrieron que esa arma se trataba de una Inteligencia Artificial que había sido alterada por el contacto con la Oscuridad, o eso era lo que se pensó en un principio. Esa misma crisis, que había sucedido en Selene, se estaba repitiendo. Al igual que con los Titanes de Ceres, los Sangheili habían creado una súpercomputadora con la que defender su planeta para evitar ser atacados por la UNSC luego del terrible resultado de la Batalla de Reach.

La llegada del Elegido provocó que Vunam, su Inteligencia Artificial, se saliera de control de manera que no tuvieron otra forma de enfrentar a la Oscuridad que de frente perdiendo a una de las facciones más poderosas en el proceso. Les faltó tiempo y ahora, que los eventos estaban por repetirse, tenían el tiempo necesario para evitar que un Colapso azotara de nuevo.

Exre 'Lodowee: Contacten con Kslo.

Viral 'Sradam: ¿Señor?

Exre 'Lodowee: Otro Colapso está por suceder. Ya es momento de olvidar nuestras diferencias.

Los Zealot restantes se miraron extrañados ante el cambio de actitud de su Kaidon. Ya había surgido la opción de unificarse con otra facción pero él se había negado en primera instancia.

Exre 'Lodowee: No podemos dudar ahora que tenemos tiempo.

Viral 'Sradam: ...Algo pasa... ¡Están bloqueando nuestras comunicaciones!

Exre 'Lodowee: ¡Rastrea el origen!

La proyección holográfica del Cryptum cambió a un mapa. El Distrito 15.

Viral 'Sradam: Viene de la Costa Olvidada.

Exre 'Lodowee: ¡Envíalos a todos!

El Kaidon se puso de pie y caminó hacia la salida.

Viral 'Sradam: ¿Irá usted?

Exre 'Lodowee: Terminaré con esto yo mismo de ser necesario.


Cámara de los Serafines, Distrito 15, Ceres

Había pasado ya un buen rato desde que Wolf y Kai partieron a Themar. El resto del Equipo Headhunter seguía en sus propios asuntos mientras el Estratega y Zod seguían configurando el Sistema de Inteligencias Estrategas.

Durandal: Oh, no.

Anton Ivanoff: ¿Qué ocurre?

Durandal: Problemas. Docenas de naves del Covenant Caído se están acercando. Y tienen prisa.

Anton Ivanoff: ¿El Covenant?

Durandal: ¡Es la Facción de los Reyes!

Anton Ivanoff: ¿Ya informaste al Alto Mando?

Durandal: ¡Están interfiriendo nuestras redes!

Anton Ivanoff: Zod, prepara los sistemas de defensa.

Zod: El enlace con Themar impide la utilización del SIE.

Durandal: ¡Se están acercando!

Ryuko Matoi: (Bostezando) ¿Ahora qué sucede?

Anton Ivanoff: Creo que no lo entiendes ¡No hay tiempo! ¡Si no haces algo, este lugar quedará enterrado!

Durandal: ¡Nos tienen rodeados!

Zod: No pueden permitir que el Covenant acceda a este búnker.

Anton, Edward, Ryuko y Sasha salieron al exterior de las instalaciones del Estratega.


Costa Olvidada, Distrito 15, Ceres

Anton Ivanoff: No podemos permitir que entren a la Cámara de los Serafines.

Edward Blake: ¡Las torretas! Si logramos activas las defensas automáticas podremos contener a los Reyes hasta que podamos pedir refuerzos.

Los primeros grupos de ataque aterrizaron sobre el edificio donde estaba la entrada al búnker. Edward desplegó su Arma Voltaica con la que repelió a la gran mayoría dejando a los heridos al resto de sus compañeros. El Covenant no tardó en responder trayendo a la costa más Phantom.

Soldados Menores y Mayores encabezaron el ataque apoyados por Servant. Ryuko se lanzó sobre ellos para obliterarlos con su Espada Tijera mientras sus compañeros le cubrían la retaguardia. Los Servant no duraron mucho tiempo luego de recibir tiros perfectos propinados por Sasha en sus ojos. Sin escudos de energía extra, los Reyes cayeron ante el Equipo Headhunter.

La situación pareció calmarse un poco así que Anton y Edward fueron a una de las destrozadas consolas. Toquetearon los botones para ver si podían reactivar el mecanismo de las torretas de defensa. Pero luego de aplastar las teclas incesantemente esta liberó chispas para prenderse en llamas.

Edward Blake: Esto es malo.

Anton Ivanoff: Sólo nos queda aguantar.

Durandal (Radio): Naves de descenso aproximándose.

El Spartan y el Iluminado se reagruparon con Ryuko y Sasha para seguirlas apoyando contra la infantería enemiga. Los Reyes buscaban desesperadamente acceder al interior de la Cámara de los Serafines y estaban dispuestos a sacrificar todas las vidas que fueran necesarias para que al menos uno de ellos lo consiguiera.

Como sólo había una entrada conocida por los Reyes, estos iban en grandes grupos para acceder. Ryuko lograba contener a la gran mayoría y los que pasaban de largo eran asesinados por Anton y su Escopeta. A larga distancia, Edward y Sasha hacían lo mejor que podían para incluso evitar que los enemigos tocaran tierra al bajar de los Phantom.

Habían acabado con gran parte de los enemigos pero la batalla estaba lejos de acabar. Un Phantom apareció cargando un artefacto para dejarlo caer encima de uno de los viejos barcos oxidados.

Durandal (Radio): ¡Acaban de traer un explosivo!

Edward Blake: De verdad quieren destruir este lugar.

Anton y Ryuko fueron enseguida a la posición del explosivo. Eliminaron a los soldados y entonces Anton comenzó a trabajar.

Ryuko Matoi: ¿Sabes qué hacer?

Anton Ivanoff: No...

El Spartan golpeó el centro de la bomba para sacar el detonador. En eso un Phantom apareció sobre ellos y dejó caer un sexteto de Servant. Las máquinas disparaban cargas concentradas de plasma contra Anton y Ryuko pero gracias a la intervención a larga distancia de Sasha pudieron repelerlos aunque eso causara que los Servant explotaran sacudiendo el barco y poniendo en riesgo la activación del artefacto.

Anton Ivanoff: Tch. A ver, estoy intentando desactivar una bomba. Pero es difícil con tanta explosión.

Sasha Evans (Radio): Lo siento...

El Spartan manipuló el detonador para ver qué era lo que tenía que desconectar y luego lo consiguió por pura suerte al desenchufar un fusible. Desafortunadamente, la situación no acabó ahí. Los Reyes llevaron otra bomba hasta el otro lado de la costa haciendo imposible que la Escuadra llegara a tiempo para alcanzar a desactivarlo.

Los Reyes ignoraban que Edward contaba con las habilidades de las Pandoras del Ejército de Luminalia. El Iluminado usó la Aceleración para llegar hasta ellos y golpearlos con el peso de su Arma Voltaica. De un golpe sacó el detonador e intentó hacer lo mismo que Anton, sin embargo, la explosión se dio justo en su cara.

Sin embargo, la explosión fue contenida en una burbuja de estasis que Edward liberó al momento. Tuvo que emplear tanta energía para manejar toda la explosión en un sólo punto así que lo arrojó al Phantom más cercano provocando que este cayera sobre otro y así sucesivamente hasta erradicar todos los Transportes de Tropas.

Sasha Evans: Lo conseguimos.

Durandal (Radio): Oh, no, no. No lo han conseguido. Acabo de registrar la llegada del Kaidon de los Reyes ¡Viene por ustedes!

Un último Phantom de insignias doradas dejó caer al Kaidon de los Reyes.

Edward Blake: ¡Sasha!

Exre activó su Espada de Energía y atravesó a Sasha para luego arrojar su cuerpo hacia la Escuadra. Edward fue furioso hacia el Sangheili para estamparle un fuerte golpe pero este interceptó el impacto y sujetó al Iluminado para arrojarlo contra las vigas de unos cimientos destrozados perforando su pierna en el proceso.

Anton y Ryuko fueron por el Kaidon. Exre desenvainó dos Espadas de Energía y dejó al Spartan fuera de combate luego de un intercambio de golpes. Las cosas se complicar cuando Ryuko continuó el ataque usando su mítica Espada Tijera.

El Sangheili se vio abrumado en un inicio por los desenfrenados golpes de Ryuko pero no tardó en encontrar cierto patrón. Exre neutralizó la Espada Tijera y pateó violentamente a Ryuko contra una pared golpeando su cabeza contra una roca que la dejaría inconsciente.

Creyendo haberlos eliminado, Exre supuso que todavía faltaban dos más. Sin dudas su desafío más grande sería el Cazarrecompensas pero tenía que ir por el Estratega antes de que sucediera lo peor. Cuando el Kaidon reanudó su marcha, Anton lo tomó por sorpresa y le enterró un Cuchillo de Combate en su hombro haciendo que soltara una de sus espadas.

Exre estampó a Anton contra una columna rota. El Spartan rodó para esquivar un pisotón y tomó un DMR vaciando su cargador contra los poderosos escudos de energía del Kaidon. Exre intentó atravesarlo con su Espada de Energía pero Anton lo esquivó de nuevo para derribarlo, tomar su Escopeta y reventarle la mano. El Kaidon dio la vuelta y con su mano herida pero entera le asestó un puñetazo a Anton para sofocarlo y luego retiró el Cuchillo de Combate de su hombro para enterrárselo al de él y luego golpeó su cabeza hasta desmayarlo

Exre 'Lodowee: Cheennsay Cheenoh-ee. Cheennsay Keeoh-eesay.

El Kaidon avanzó a la entrada del edificio cuando una entidad invisible lo golpeó. Exre retrocedió y tomó cobertura. Los golpes prosiguieron y asustaron a Exre ¿Qué clase de broma le estaban jugando? ¿Qué estaba sucediendo? Un golpe lo sacó de su escondite y Exre usó su Espada de Energía contra el aire.

La Espada Tijera lo atravesó. Exre volteó a su espalda pero no había nada. Quien sea quien lo hubiera atacado era de una estatura mucho menor. Sasha había sobrevivido a tal ataque pero apenas podía mantenerse de pie ante el Kaidon dejando caer su peso sobre ella.

Exre dio un codazo a Sasha para derribarla y luego la tomó de la pierna para arrojarla contra una columna dejándola inconsciente. El Kaidon se quitó la Espada Tijera bañada en su sangre. Al ver el color del líquido de su vida brotando de su cuerpo no pudo resistir más y cayó de rodillas. Aún podía conseguirlo y así se arrastró a la entrada del búnker del Estratega. El Sangheili comenzó a sentir sueño pero no quería perder la vida, no ahora que estaba tan cerca y tenía tiempo.

El Kaidon ya no pudo más y dejó de moverse. Sus últimos pensamientos lo estaban dejando. Su familia. Sus hermanos. Los había llevado a todos a la perdición buscando la salvación. Esa era la carga de todo Kaidon. La carga de ser un Sangheili. Ellos no tenían salvación y quizá fue por ello que el Elegido los abandonó en la aullante oscuridad.

Deus Ex Machina

Costa Olvidada, Distrito 15, Ceres

¿Cuánto tiempo había pasado? ¿Ya era demasiado tarde? Wolf y Kai aparecieron luego de descubrir el plan del Estratega y lo primero que se encontraron fue con lo que más temían.

Kai Argento: ¡Sasha! ¡¿Estás bien?! ¡¿Qué pasó?!

Sasha Evans: Los Reyes... Intentaron destruir este lugar...

Wolf: Ellos también lo sabían.

Kai Argento: El Estratega nos mintió. Quiere tomar el control de los Corrompidos ahora que no está Zirzechs... ¡Sospeché de él desde que despertó y nunca actúe!

Wolf: Está pasando de nuevo... Seguimos sin comunicaciones.

El Cazarrecompensas y el Aedo fueron por sus compañeros heridos y los trataron como pudieron antes de llevarlos a sus naves para que fueran transportados a la Torre urgentemente.

Kai Argento: Durandal sigue ahí adentro ¡Tenemos que sacarla!

No hacía falta que lo dijera. El Cazarrecompensas ya estaba por entrar al edificio que escondía el búnker del Estratega pero se detuvo en cuanto una figura les cerró el paso. Wolf no sabía cómo reaccionar ante una mujer con los mismos rasgos de Durandal blandiendo un Martillo de Guerra contra él.

Kai Argento: ¿Ella es...?

Wolf: ¿Durandal?

Rei-2: ¿Quién es Durandal?

La androide elevó su Martillo de Guerra e intentó enterrar el filo del arma en Wolf. El Cazarrecompensas desvió el impacto del arma contra el suelo causando que esta colapsara por la inestabilidad. Cuando ella estaba por atacarlos de nuevo, Wolf inconscientemente activó una Bomba de Energía.

Kai Argento: Espera... ¡¿Qué vas a hacer?!

Ni Wolf lo sabía. No sabía que pensar. Estaba confuso. Sólo seguía su propio instinto. El Cazarrecompensas arrojó la Bomba de Energía contra el androide dejando que la explosión la envolviera fragmentado la posición donde estaba para que fuera enterrada por los escombros.

Kai Argento: ¡¿Te has vuelto loco?!

El Cazarrecompensas hubiera preferido que fuera eso. Sin duda estaba loco pero de coraje. Cuando estaba por cruzar la puerta, Rei salió de los escombros y de una patada sacó a Kai del risco para que cayera al mar. Entonces la androide fue hacia el Cazarrecompensas pero este volvió a defenderse al estrellarla contra un montón de rocas.

Rei se estaba reincorporando cuando vio que Wolf le apuntaba con su Cañón de Energía con un Súper Misil activo. El Cazarrecompensas, sin embargo, no pudo hacerlo y eso le permitió a la androide arrojarle un inhibidor de armadura. Wolf fue paralizado para recibir una fuerte patada de Durandal contra una columna.

La androide se elevó en el aire para ejercer mayor fuerza con su Martillo de Guerra pero antes de encajar el golpe fue interceptada por Kai con su propio martillo. El Aedo repelió los golpes de Rei mientras Wolf luchaba por quitarse el dispositivo. Cuando lo hizo, Rei le arrebató el Martillo de Guerra a Kai y lo dejó fuera de combate al patearlo con fuerza.

Wolf igualmente la pateó y le arrebató sus Martillos y ella le quitó su Cuchillo de Combate para intentar enterrárselo. El Cazarrecompensas esquivó los ataques y entonces volvió a dominarla al estrellarla contra una pared donde la pateó para que quedara atorada.

La androide se escabulló para escapar y reanudar la pelea donde recibió un fuerte golpe en la cabeza. El Cazarrecompensas volvió a apuntarle con su Cañón de Energía pero una vez más dudó y sólo disparó al suelo para que otro montón de escombros la enterrara.

Wolf: ¡¿Kai?!

Volteó a ver a su compañero que apenas y podía mantenerse de pie.

Wolf: Quédate aquí. Voy por Zod. Averigua la forma de contactar al Alto Mando.

El Aedo intentó hacerle una pregunta pero él se hizo sordo ¿Por qué la atacaste? No lo sabía. El Cazarrecompensas se excusó diciendo que ella no era Durandal. No era la sombra de su compañera... ¿Entonces porque no la eliminó en tantas oportunidades que tuvo?

El Cazarrecompensas bajó los escalones. La puerta geométrica se encontraba abierta. Se preguntaba si Zod se estaba burlando de él o había olvidado poner el seguro o confiaba en que la androide los detendría a él y a Kai. Wolf estaba furioso y a la única persona a quien dejaría recaer su furia no se lo podía dejar más fácil.


Cámara de los Serafines, Distrito 15, Ceres

Wolf avanzó hasta el núcleo del Estratega. El androide se encontraba todavía sentado en la silla frente a la consola añadiendo los detalles finales para la reconexión del Sistema de Inteligencias Estrategas.

Zod: ¿Cazarrecompensas? ¿Qué está sucediendo allá arriba? ¿Qué pasó con los Reyes? ¿Y los demás?

El Cazarrecompensas cargó el Rayo de Plasma y apuntó a la cabeza del Estratega.

Wolf: ¿Crees que esto es una broma?

Zod: ¿Una broma? Mi objetivo es defender a la humanidad contra cualquier amenaza. Pero ahora con el SIE activo y perfeccionado, ese objetivo estará completo.

Wolf: ¡¿Qué?!

Zod: En mi ausencia has hecho lo que yo no he podido hacer por casi 30 años... Incluso ahora, que me estoy responsabilizando por mis actos, me has ayudado a mí.

Wolf: ¡No te estoy entendiendo nada!

Zod: Te estoy pidiendo que unamos fuerzas para defender Ceres y sus planetas vecinos ¿Qué dices, Cazarrecompensas? Así evitaremos más catástrofes como el Colapso o la llegada del Rey Corrompido.

Wolf: ...¿Eres idiota? ¡¿Crees que voy a creerme lo que estás diciendo?!

Zod: ¿Por qué la agresión?

Wolf: ¡Tu vida está en mis manos! ¡Si quieres morir ya entonces dilo! ¡Encontré a la Estratega de Themar! ¡¿Qué es el Protocolo Ghost?!

Zod: Yo... Protocolo Ghost... El Protocolo Ghost... Fases 1 a 5 completadas...

Wolf: ¿En qué demonios pensaba cuando pediste mi ayuda? ¿Qué diablos pasó por tus circuitos para convertir a Durandal en mi enemiga? ¿Creíste que enviarme lejos para que no interfiriera te aseguraría tu objetivo?

Zod: ...

Wolf: No eres más que una máquina asesina... Por tu culpa este sistema es un infierno... Es como un deja vú, ¿sabes?

El Cazarrecompensas reunió la energía concentrada en un Súper Misil y se acercó al Estratega.

Wolf: Nunca me he llevado bien con máquinas y personas como tú... Yo... Voy a hacer que sufras y mueras de la peor forma posible.

Zod: Ya no sé qué es lo correcto. Pero lo que debo hacer es completar mi objetivo primordial. Protocolo.

Lleno de furia, el Cazarrecompensas cambió al Rayo Gancho y disparó al cuerpo de Zod para descargar toda la energía fundiendo sus circuitos e incinerando su cuerpo. Cuando el Estratega cayó en llamas, Wolf apuntó su Cañón de Energía al núcleo de Zod para destruirlo de una vez por todas.

Antes de jalar el gatillo, el impacto de un Martillo de Guerra agrietó su brazo prostético. Rei apareció en último momento y se aferró a su espalda para inmovilizarlo el tiempo suficiente para que el núcleo se fusionara con el Corazón Voraz ocasionando descargas eléctricas plagadas de Oscuridad. Y entonces todo se llenó de luz.


Costa Olvidada, Distrito 15, Ceres

El complejo explotó cuando una gran descarga de energía salió del núcleo liberando al Estratega en un nuevo cuerpo prostético. Los refuerzos habían llegado. Naves de los Titanes de Ceres se aproximaban a toda prisa a la Costa Olvidada preparados para acribillar a Zod pero él de un gesto hizo que se estrellaran.

Todos los Titanes que habían llegado a tierra abrieron fuego contra el Estratega quien se limitó a otro gesto simple para tomar el control de la tecnología de su armadura para hacer que se inclinaran ante él.

Zod: Фаза 6. Завершено.

El Cazarrecompensas estampó a Rei contra la pared para liberarse de ella. Al ver a su objetivo en el aire pegó un súpersalto a toda velocidad. El Estratega intentó dominar la tecnología de la armadura de Wolf pero no lo consiguió y lo único que recibió fue un fuerte puñetazo que deformo su rostro prostético.

Tanto Wolf como el Estratega cayeron al suelo levantando una gran nube de polvo. Los dos, sin embargo, se encontraban de pie. El Cazarrecompensas cargó contra Zod con su Aceleración a lo que este intentó una vez más someterlo a su control manipulando la tecnología fallando de nuevo recibiendo un fuerte golpe que lo atascó contra un trozo de roca.

Zod: Parece que la Fase 7 tendrá que ser pospuesta... Analizando... Durance... Tecnología Forerunner... Ya veo.

El Cazarrecompensas disparó un par de Súper Misiles contra el Estratega pero este los neutralizó disparando Rayos de Fusión de sus dedos. Los proyectiles habían sido usados como distracción para encajar un tercer golpe pero ahora Zod lo alejó al disparar un pulso de energía estrellándolo contra una viga de acero.

Wolf se levantó y volvió a cargar su Aceleración contra el Estratega quien se elevó en el aire con sus propulsores. Por su lado, los Titanes habían recuperado el control pero ahora estaban lidiando contra Rei que no dudaba de hacer uso de toda su fuerza para destrozar las extremidades de sus enemigos con su Martillo de Guerra. Cuando estaba por aplastar la cabeza de un Defensor, Kai la detuvo al interponer su propio martillo.

Kai Argento: No hagas más difícil esto más de lo que ya es.

Rei-2: ...

La androide siguió luchando pero se vio sorprendida ante la inhumana habilidad de Kai para conseguir colocarle el inhibidor de armadura que usó contra Wolf previamente. Con Rei contenida, el Aedo vio como el Cazarrecompensas luchaba contra el Estratega en una pelea igualada. Gracias a su amplio arsenal, Wolf derribó a Zod y lo atravesó con una estructura de acero.

Zod: No contemplé la tecnología de tu armadura en mi plan.

Wolf: Y aquí es donde perecerás.

Zod: Eso tampoco está contemplado. Pero esto sí.

Las naves que se encontraban rodeando la zona fueron detenidas cuando Rayos de Fusión las atacaron desde tierra. Entonces salieron de la arena proyectiles que derribaron a los vehículos y luego se reunieron con Zod. Tales proyectiles no eran nada más que androides de diseño similar al cuerpo prostético de Zod.

Zod: Los Estrategas no fuimos las únicas armas olvidadas por GATE.

Proxy. Unidades autómatas. Androides incasables que ahora servían a Zod. Las máquinas dispararon Rayos de Fusión al Cazarrecompensas que retrocedió para contraatacar. Sin embargo, era superado por creces así que optó por emplear una Bomba de Energía que los fulminó a todos.

Zod, por supuesto, sobrevivió y se elevó en el aire. Al ver el horizonte vio como más vehículos se acercaban así que hizo gala de su poder y al cerrar su puño en el aire hizo que estas explotaran sin dejar rastro.

Zod: Es curioso, ¿sabes? Me culpas por causar la perdición de la humanidad cuando tú estás haciendo lo mismo.

Wolf: ¡¿Ahora de que estupideces estás hablando?!

Zod: Los Proxy no sólo eran armas que serían utilizadas como último recurso en caso de que los Titanes fueran aniquilados... Todos ellos fueron humanos alguna vez... Así cómo lo fue ella.

Rei se había librado del inhibidor y ahora priorizó al Cazarrecompensas dejando caer el peso de su martillo sobre él. El Cazarrecompensas apenas resistió el impacto pero su brazo prostético comenzó a fallarle.

Zod: Inteligencias Artificiales que antiguamente eran humanos que nunca quisieron dejar esta vida incluso a costa de sus memorias. Yo les brindé la oportunidad de volver a sentir el viento, el frío de la noche y el calor del día... Y tú acabas de destruir a varios de ellos... Y no sólo eso, no te importó lastimar a tu amiga a pesar de que su deseo era volver a ser un ser vivo.

Wolf: ¡Estoy seguro de que ella no lo haría bajo esta condición!

Zod: ¿Cómo lo sabes? Si yo fui quién la rescató y la convirtió en una IA.

Wolf: ¡¿Qué?!

Rei lo venció. El Cazarrecompensas cayó de rodillas y la androide lo arrojó contra un muro para luego enterrarle la cuchilla en su hombro.

Zod: Aunque parece que te has contenido y nunca intentaste matarla.

El Cazarrecompensas observó a Rei y recordó aquellas palabras que dijo Durandal en el Acorazado: "Supongo que es bonito ser orgánico". Wolf se preguntó si lo que decía el Estratega era cierto. Que se estaba conteniendo para no destruir a su amiga a pesar de que supuestamente se había convencido de que ya no era ella.

Zod: Ella me contó mucho sobre ti antes de darle su nueva vida... Es algo terrible que alguien que ha podido salvar el universo tantas veces vaya a morir aquí. Por quien te salvó en primera instancia.

Rei tomó el Cuchillo de Combate del Cazarrecompensas y lo apretó en su garganta para degollarlo. Sin embargo, no pudo hacerlo y de sus vacíos ojos comenzaron a brotar lágrimas.

Zod: Curioso. Supongo que, a pesar de todo, el alma siempre prevalece. Cazarrecompensas, esto no ha sido más que un comienzo. El Protocolo Ghost fue creado para un fin y pienso recurrir a todos los medios para alcanzarlo. Al final llevaré a todos ante esta última evolución.

El Estratega y sus seguidores se elevaron en el aire remarcando su victoria ante Wolf y el Equipo Headhunter.

Voluntad Inquebrantable

Complejo de Perfección, Distrito R, Ceres

Las compuertas se abrieron. El Estratega avanzó hacia el interior levitando. Detrás de él, acompañándolo, iba Rei-2. Zod se detuvo a contemplar el panorama oscurecido repleto de máquinas humanoides hechas a media y una multitud de tecnología de la Confluencia Temporal modificada por GATE.

Rei-2: ¿Qué es este lugar?

Zod: La cuna del Proyecto Proxy.

El Estratega tomó el control del lugar y restableció la energía. Al centro de la cámara se encontraba una colosal entidad conectada a un sinfín de cables. Un ser restringido por una poderosa armadura. A simple vista su diseño parecía se hecho por el hombre pero había algo que lo hacía diferente. Más antiguo y futurista al mismo tiempo.

Rei-2: ¿Cómo funcionará esto en tu plan?

Zod: La humanidad nunca tuvo el poder para reactivarlo... Pero yo lo tengo ahora.

El Estratega se acercó al gigante. Dejó que se mano tocara la cabeza de la máquina e intentó acceder a él y tomar su control. Una descarga eléctrica retiró su brazo al instante. Como si la entidad lo rechazara.

Zod: Ya veo. Necesito más poder y un ejército más grande... Rei, esta máquina no es la única razón por la que vine aquí.

Rei-2: ¿...?

Zod: ¿Sabes el significado de Proxy? Es un sustituto. Un representante autorizado para actuar en nombre de otra persona. El concepto de los Proxy es interesante ya que están basados en lo que los Forerunner hicieron con sus Guerreros-Servidores caídos... Los Proxy son los Prometeos de la humanidad. Su siguiente paso evolutivo. Su destino.

Rei-2: ¿Estás pensando en...?

Zod: Robaré los secretos del espacio y el tiempo. Reconstruiré el Compositor.


Enfermería, Torre de los Titanes, Distrito 7, Ceres

Ya habían pasado varias horas desde el incidente. La rebelión de los Proxy significó el amanecer de una nueva amenaza y la derrota del Equipo Headhunter junto con gran parte de los Acechadores de los Titanes de Ceres. Apenas y consiguieron evacuar antes de que las máquinas se adueñaran del Distrito 15. Era sólo cuestión de tiempo para que Ceres fuera de ellos.

Para Keith era como un deja vú. Máquinas queriendo controlar su mundo lo volvía algo personal, en sus propias palabras. No era sorpresa ver que se encontrara impaciente en la enfermería para ver la condición en la que estaban sus mejores cartas. La Oficial Médico salió y Keith se acercó a ella.

Keith Ackerman: ¿Cómo se encuentran?

Roxxane Morrison: Blake tiene perforada la pierna. Ivanoff se encuentra muy herido al igual que Evans. Kai y Matoi tienen heridas menores y están descansando.

Keith Ackerman: ¿Y Wolf?

Roxxane Morrison: Utilizamos bioespuma para tratar la perforación. Su prótesis fue reajustada. Ahora debería estar descansando.

La puerta al fondo del pasillo se abrió y el Cazarrecompensas avanzó firme seguido de una enfermera.

Elena Morrison: ¡Oiga! ¡Espere! ¡Todavía debe descansar!

Wolf ignoró a la enfermera y se aproximó a la Oficial Médico.

Wolf: ¿Y los demás?

Roxxane Morrison: ...Se encuentran bien. Pero algunos no estarán preparados para volver pronto al combate.

Wolf: ¿Combate?

Keith Ackerman: Por eso mismo vine por ti, antes de la operación. 

Wolf: ¿Cómo dices?

Keith Ackerman: El General Reiss quiere hablar contigo. Pronto.

Sin hacer más preguntas, el Cazarrecompensas salió de la enfermería. Mientras avanzaba, Wolf estiraba repetidas veces los dedos de su mano prostética hasta sentirlos como si realmente fueran suyos. En un abrir y cerrar de ojos lo envolvió su armadura. Wolf abordó su nave y salió a la órbita del planeta.

Keith Ackerman (Radio): ¿Me escuchas? Bien, la Red Hefesto sirve como canal de comunicación...

Wolf: ¿Hacia dónde, Keith?

Keith Ackerman (Radio): Los Peldaños Interminables, Althan.

Wolf: ¿Zod está allá?

Keith Ackerman (Radio): El Estratega fijó su rumbo al Condensador de Flujo.

Wolf: ¡¿Qué?!... Voy para allá.

Keith Ackerman (Radio): El Comandante ya organizó un conjunto de Escuadras para repeler la invasión. Tú, tienes otra tarea.

Wolf: ¡Tú viste bien lo que esa máquina hizo! ¡No podrán contra él!

Keith Ackerman (Radio): Lo sabemos bien. Por eso, por favor, te pido que vayas a ese lugar. Puede que sea nuestra única forma de afrontar esta crisis.

Wolf: El General Reiss... ¿Y dónde ha estado todo este tiempo?

Keith Ackerman (Radio): Pronto lo averiguarás.

El Cazarrecompensas entró en un dilema ¿Seguir sus instintos o confiar en Keith? ¿Qué tenía de importante lo que le iba a decir el General Reiss como para que fuera prioridad? Molesto, Wolf activó el motor desliespacial y fue hacia Althan.


Campus 9, Sumidero de Ishtar, Althan

La nave de Wolf llegó a Althan. Al cruzar el Sumidero de Ishtar notó que el enfrentamiento entre los Proxy y los Prometeos había iniciado. Ráfagas de energía y brechas temporales aparecían por todas partes. La Confluencia Temporal no estaba en disposición de ceder ante el Estratega.

Cuando el Cazarrecompensas pasó cerca de la Ciudadela. Un satélite bélico se estrelló y derrumbó parte de su estructura. El Estratega había tomado el control de los satélites que se habían perdido y ahora los sacrificaba para debilitar a los Prometeos.

Más brechas desliespaciales se abrieron. La respuesta de los Titanes de Ceres se hizo aparecer. Al menos unas cinco escuadras confirmaron su llegada y su aproximación al Condensador de Flujo. El Cazarrecompensas, habiendo estado en los eventos de la Costa Olvidada, sabía que eso no sería suficiente.

Desesperado, Wolf aterrizó sobre el puesto de investigación del Colectivo de Ishtar y se encontró con Unidades Soldier abatidas. El Cazarrecompensas inspeccionó los restos y encontró casquillos de un modelo clásico de algún Rifle de Precisión.

Keith Ackerman (Radio): Mmm. He visto esto antes. Es obra de Arnold. Es un viejo amigo.

El Cazarrecompensas se encontró con más trozos de Prometeos. Adelante había un Knight envuelto en descargas eléctricas como una alteración producida por el previo ataque a la Ciudadela... O quizá algo peor. Wolf le ahorró el sufrimiento al destruirlo y siguió avanzando hasta encontrar un camino de Prometeos hechos pedazos.

Arnold Quirino (Radio): (Interferencia) ¡¿Puede oírme alguien?! ¡Los Prometeos se han vuelto locos! ¡Se han concentrado en el portal de Naxos!

Keith Ackerman (Radio): Arnold... ¿Eres tú?

Arnold Quirino (Radio): (Interferencia) ¡¿Keith?! Lo que faltaba... Escucha, los Prometeos me hicieron retroceder al otro lado y me han rodeado...

Keith Ackerman (Radio): Parece que está de buen humor. Sigue el portal a Naxos. Te necesita.

Wolf: Espera... A ver... ¿Qué es Naxos? 

Keith Ackerman (Radio): Sí, bueno. Ja, ja, ja... ¿Recuerdas el portal de los Peldaños Interminables?


Los Peldaños Interminables, Sumidero de Ishtar, Althan

Wolf cruzó las ruinas y se encontró frente a los largos peldaños que culminaban en la cima de un portal de transferencia de la Confluencia Temporal. Al subir había unas cuantas Arpías escaneando la zona y, al detectar al Cazarrecompensas, se estabilizaron e iniciaron el fuego.

El Cazarrecompensas nuevamente hizo gala de sus habilidades restauradas y con unos cuantos disparos del Rayo de Plasma desintegró a los enemigos. Descargas eléctricas salieron del portal y abrieron brechas temporales dejando en su lugar a más Prometeos.

Una Hydra apareció justo en medio de la placa de activación e hizo retroceder a Wolf al disparar continuamente cargas de Incineración. Sin embargo, el Cazarrecompensas no dudó ahora en soltar una Bomba de Energía que repelió a las máquinas por completo.

Keith Ackerman (Radio): ¿Arnold? ¿Puedes oírme? Tú señal se hace más débil.

Arnold Quirino (Radio): (Interferencia) Los Prometeos no dejan de aparecer ¡Ah! ¡Casi no me queda munición!...

Keith Ackerman (Radio): Está en apuros o... Mira, ese bastardo me debe un motón de Créditos. Más le vale seguir vivo.

El portal se abrió cuando Wolf puso los pies en la placa de sincronización. Para ese punto no podía estar más desesperado y molesto. Tener que salvar a una sola persona antes que a sus compañeros que seguramente estaban evitando que los Proxy accedieran al Pozo del Templario.


Naxos, Simulación Inestable

El Cazarrecompensas había cruzado el portal. La sensación era similar a cuando estaba en el Condensador de Flujo donde tenía que atravesar diferentes simulaciones. El lugar donde se encontraba ahora era singular. Formaciones de roca blanca formaban lo que parecía ser alguna especie de santuario donde cuerpos de Prometeos sin desmaterializar adornaban el suelo.

Wolf escuchó a lo lejos el sonido de un arma humana así que se dio prisa a su fuente de origen. Los Prometeos sintieron la presencia del Cazarrecompensas y reforzaron sus unidades. Al encontrarse en territorio de la Confluencia Temporal, las máquinas gozaban de un poder mayor donde la física podía doblegarse a su gusto... O así podían hacerlo antes de que el Cazarrecompensas destruyera su fuente de poder en el Jardín de Tourian.

Unidades Minotauro rodearon a Wolf y lo abrumaron con cargas de Incineración. El Cazarrecompensas pegó un salto hacia arriba y dejó caer proyectiles explosivos que no hicieron más que generar la aparición de una Hydra Prometea. Un mal cálculo hizo que el fuego de la máquina abatiera a Wolf y cayera sobre él. Entonces, una sola bala perforó la cabeza del Hydra y la reventó en pedazos.

Arnold Quirino: ¿Tú eres Wolf?

El corpulento hombre bajó de un pilar de roca y comprobó que no hubiera más Prometeos en la zona.

Arnold Quirino: Bien, parece despejado. El General Reiss está por acá,

El sujeto hizo una seña y Wolf lo siguió. Por un sendero abandonaron el santuario. El Cazarrecompensas contempló el escenario que se desarrollaba al exterior. La vegetación era incluso más abundante que en Althan y había múltiples pilares con simbología Forerunner talladas en ellas.

Wolf: ¿Qué es este lugar?

Satsuki Kiryuin: Una simulación de la Confluencia Temporal. Gracias a ti pudimos controlar este.

El Cazarrecompensas notó que sobre una gran roca, contemplando el horizonte, se encontraba una mujer de rasgos que le resultaron muy familiares.

Wolf: ¿Quién eres?

Satsuki Kiryuin: El General Reiss está más adelante.

Ahora bajaron por unos peldaños. Al final había un pequeño puesto de observación donde se encontraba la inconfundible figura del viejo Spartan de Primera Generación. El General no se encontraba solo puesto que otras cuatro personas se encontraban ahí. Wolf identificó rápidamente a Ira Gamagori, el ayudante de Mako, entre ellos.

Reinhardt Reiss: Igual que la primera vez... Tienes preguntas, ¿no es así?

Wolf: ¿Para qué me llamó?

Reinhardt Reiss: El Equipo Bakuzan y yo hemos estado vigilando las acciones de la Luz y la Oscuridad. Al igual que tú buscamos respuestas. Una de las primeras fue la causa del Colapso y eso nos llevó al origen...

Wolf: Zod...

Reinhardt Reiss: El Sistema de Inteligencias Estrategas fue creado por los ingenieros de GATE pero los Estrategas como tal fueron hechos por Kraven Kruger.

Wolf: ¿Kraven Kruger? ¿El de la incursión a Arion?

Reinhardt Reiss: El mismo... Él fue el Spartan-057.

Wolf: ...

Reinhardt Reiss: Los Estrategas fueron creados con los cerebros de tres Spartan de Primera Generación.

Wolf: ¿Tres? ¿Había más?

Reinhardt Reiss: ...Los hubo.

Wolf: ...Si Kraven está muerto entonces, ¿cómo detenemos a Zod?

Reinhardt Reiss: Su muerte no está confirmada.

Wolf: ¿Los Spartan nunca mueren?

Reinhardt Reiss: Ese ideal fue lo que llevó a mi Escuadra a la muerte.

Wolf: ¿Está diciendo que Kraven podría seguir con vida? Creí que Caroline había sido la única sobreviviente...

Reinhardt Reiss: No exactamente.

La mujer de antes entró al establecimiento.

Satsuki Kiryuin: Caroline sólo te dice lo que ve y lo que escucha.

Wolf: Tú... Eres la hermana de Ryuko... ¿Tienes idea de lo que ha tenido que sufrir por vengar tu "muerte"?

Satsuki Kiryuin: ...Busqué protegerla... Ahora no sé con qué cara voy a mirarla cuando todo esto termine.

El Cazarrecompensas caminó de un lado a otro por la sala. La idea de que el Estratega pudiera hacerles algo lo angustiaba demasiado.

Wolf: ¿Qué puedo hacer yo?

Un sujeto de cabello azul apagó un holograma para mostrar otro de una Espada de Oscuridad del Enjambre.

Houka Inumuta: Debes cortar la red necrótica del Corazón Voraz. Sin embargo, arrancarlo como tal es inútil. Debes hacerlo con un Fragmento Exótico que se encuentran en las Espadas que usan los dioses del Enjambre.

La Espada del holograma se abrió y donde comenzaba el filo del arma emergió un cristal extraño con trazos de runas de los Nigromantes.

Wolf: Pero la Espada de Zirzechs estaba rota cuando busqué el corazón... La Espada de Abaddón...

Reinhardt Reiss: Sí. Debes ir al Reino de Abaddón y tomar ese Fragmento Exótico, usarlo contra el Corazón Voraz y destruirlo.

El Cazarrecompensas salió pero se detuvo al último momento.

Wolf: Todos estos años... ¿Por qué no hicieron algo antes?

Satsuki Kiryuin: Todo por lo que hemos estado pasando conduce a un fin. Renunciamos a todo para evitarlo.

Reinhardt Reiss: Cazarrecompensas, cuando todo esto termine tendrás que volver... Una tormenta se avecina. Debemos prepararnos ahora que tenemos tiempo.

El Cazarrecompensas reflexionó. Para ese punto ya no sabía en qué pensar más que en detener al Estratega y emplearía cualquier método para lograrlo. Wolf accedió con dificultad a la Red Hefesto y se teletransportó a su nave para ir a Arion.


El Pozo del Templario, Sumidero de Ishtar, Althan

Anton, Edward y más soldados de distintas especializaciones de los Titanes de Ceres se encontraban muy malheridos. A la vista de todos ellos la lucha entre Ryuko y Durandal retumbaba la estructura flotante mientras el Estratega accedía a la red de los Prometeos infectando una confluencia con sus pensamientos.

Poco a poco, Zod comenzó a tener el control de un Colectivo de Programación de la Confluencia Temporal hasta hacerla caer en su dominio y fue allí que la estructura semisólida lo absorbió formando un cúmulo de información. Descargas eléctricas salieron disparados a la mente física del Estratega y luego este se liberó bajo una nueva forma.

Zod: Lo único que necesitaba era tiempo y ahora es mi aliado.

La furia de Ryuko abrumó a Rei. La mujer derrotó a la Proxy al rebanarle un brazo con su Espada Tijera. Re retrocedió observando fijamente a Ryuko con mirada inexpresiva. Ryuko estaba por enterrarle el filo de plasma de su arma cuando algo la detuvo al último momento.

Zod: Ya veo. Tú eres la hija de Kiryuin. Y no sólo eso... Tienes Durance corriendo por tus venas. Pudiste sobreponerte a tu madre a pesar de que alcanzó el estado de una Mente...

Ryuko estaba luchando por recuperar el control.

Zod: Sin embargo, mi poder y autoridad es muy superior ahora...

El Estratega elevó a Ryuko en el aire y la acercó a él.

Zod: Tu voluntad me pertenece ahora.

El rostro de Zod se fragmentó y liberó una estela de luz rojiza que sometió y tomó control del Durance de Ryuko para que este llegara hasta su cerebro a fin de tomar control de sus acciones hasta sus pensamientos. Ryuko había perdido el camino y se unió a las filas del Estratega.

Zod: El Protocolo Ghost está en sus fases finales. Ahora que llegamos tan lejos no podemos permitir que nos detengan.

Rei recuperó su brazo gracias a la nueva habilidad del Estratega. Ahora con su propia versión de la Red Hefesto, Zod se teletransportó junto a su ejército de vuelta a Ceres.


Complejo de Perfección, Distrito R, Ceres

La brecha se abrió. Zod salió y se elevó en el aire. Alzó su brazo y concentró su poder en una sola directiva. El Durance esparcido por el planeta ya hacía varios años comenzó a reunirse en un sólo punto construyendo el artefacto que dio vida a los Prometeos: El Compositor.

Zod contempló lo que había hecho. El Compositor estaba terminado pero aún no estaba listo para sus fines. Si lo usaba solamente crearía más Prometeos y lo que el Estratega buscaba era dar pie a la siguiente fase evolutiva de la humanidad, no de los Forerunner. Y para ello, transportó la máquina al Complejo de Perfección para modificarlo.

Un destello de información cruzó por la mente de Zod. El Estratega sabía que intentarían detenerlo así que no dudó en hacer uso de sus poderes para modificar al gigante de metal que se encontraba enterrado en la inhóspita tierra. Ahora el tiempo era su aliado. Había preparado las contramedidas necesarias y había derrotado al Equipo Headhunter en dos ocasiones.

Ryuko Matoi: Tú... Te arrepentirás... Vas a caer...

Zod: Si eso llega a pasar entonces la humanidad lo hará conmigo.

El Complejo de Perfección comenzó a transformarse en un enorme constructo donde el gigante de acero se colocó por debajo del Compositor. Este le disparó información para modificarlo mientras dos torres surgieron a su alrededor para nivelar la energía.


Reino de Abaddón

Nada más que ruinas y cenizas. Una gélida sensación inundaba lo que alguna vez fue el depósito del Alma Suprema del Hijo de Zirzechs. Ahora no quedaba más que un recuerdo cubierto de hielo. Los muros y columnas se encontraban al borde del colapso. Las puertas estaban completamente destruidas así que Wolf pudo avanzar sin muchos problemas hasta el lugar donde yacía enterrada la Espada de Abaddón.

El Cazarrecompensas subió por los escalones laterales de la estructura y puso frente a la Espada. Antes de tocarla, Wolf sintió un escalofrío junto a la sensación de que había algo más ahí observándolo. El Cazarrecompensas ignoró la sensación y rozó el mango de la Espada con sus dedos. Una ráfaga de visiones pasó por su mente que terminó con un resplandor de Luz que lo cegó.

Cuando Wolf volvió en si vio que la Espada se desmoronaba para liberar el Fragmento Exótico que cayó al suelo apenas flotando unos centímetros por encima de este. El Cazarrecompensas lo tomó y el cristal comenzó a brillar con una luz cegadora que volvió a acumularse sobre ella para darle una nueva forma acorde a su nuevo portador.

En las manos del Cazarrecompensas, Devorador de Esperanza, la Espada de Abaddón, se convirtió en Voluntad Inquebrantable. Un arma hecha a partir de los restos de Luz de incontables personas asesinadas por Abaddón moldeada y empuñada por Wolf. La poderosa arma desapareció y se integró a su arsenal. El Cazarrecompensas levantó su Cañón de Energía elevando por encima de este una hoja de Luz.


Naxos, Simulador Inestable

Una brecha se abrió en el verdoso cielo de la simulación. La nave de Wolf salió y aterrizó frente al campamento donde el General lo esperaba.

Reinhardt Reiss: ¿Lo encontraste?

El Cazarrecompensas levantó su Cañón de Energía y mostró la cuchilla de Luz emergiendo de este

Uzu Sanageyama: ¿Una Espada?

Houka Inumuta: No cualquier espada. Es la Luz contenida del Fragmento Exótico de la Espada de Abaddón.

Ira Gamagori: ¿Funcionará?

Reinhardt Reiss: Tenemos que actuar ahora. Keith, ¿cuál es la situación?

Keith Ackerman (Radio): ¡La situación es grave! El Estratega... ¡Ha reconstruido el Compositor!

Satsuki Kiryuin: ¡¿Qué?!

Reinhardt Reiss: Así que por eso atacó a los Prometeos... Quirino, prepara los vehículos.

Arnold Quirino: ¿Señor?

Reinhardt Reiss: Será una misión de Incursión.

Wolf: Mi equipo no está listo.

Reinhardt Reiss: El Equipo Headhunter no fue la primera maravilla de Beyond, Cazarrecompensas.

Pecados del Pasado

Cúspide, Distrito R, Ceres

El anochecer venía acompañado de una tormenta. Destellos en el cielo produjeron descargas eléctricas y entonces el ejército de los Titanes de Ceres apareció sobre el muro perimetral del antiguo y abandonado Distrito R. Una de las naves estaba abordada por el Equipo Bakuzan, después de mucho tiempo, ocultos tras las sombras, ahora volvían a la acción en el mismo lugar donde todo inició para ellos.

Arnold Quirino: 90 segundos para la incersión.

Satsuki Kiryuin: Equipo Bakuzan ¡Aliniense!

La escotilla del vehículo se abrió. La Escuadra se reunió preparada para descender.

Nonon Jakuzure: ¿Cuándo fue la última vez que luchamos juntos?

Uzu Sanageyama: Menos del necesario para que sólo hayas crecido un centímetro.

Nonon Jakuzure: Y la mitad para que dejaras de hablar de más.

Ira Gamagori: Esa máquina nos vuelve a causar problemas.

Houka Inumuta: Ahora podremos asegurarnos de destruirla definitivamente.

Satsuki dio un paso al frente y blandió su Espada Bakuzan.

Satsuki Kiryuin: ¡Demos final al recuerdo de Ragyo Kiryuin!

Ráfagas y descargas de energía. Los Proxy ya tomaron las medidas preventivas contra un ataque a gran escala. La lluvia cambió a un masivo intercambio de balas y proyectiles. Phaeton Forerunner aparecían por brechas temporales desplazándose vertiginosamente para derribar las naves de descenso.

Wolf evitaba que los Proxy derribara el Interceptor donde iba Bakuzan. Gracias a él pudieron llegar al lugar designado. Tanto el Cazarrecompensas como los antiguos líderes de Honnouji se reunieron para hacer uso de sus habilidades para despejar la zona.

Cuando las máquinas fueron completamente erradicadas de la sección, un grupo de Phaeton se concentró en la Escuadra. Wolf saltó sobre uno de los vehículos y lo usó como escudo mientras disparaba Súper Misiles al resto. Explosiones y destrucción fueron las únicas cosas que quedaron cuando el Cazarrecompensas regresó al suelo.

Houka Inumuta: Interesante armadura... Sus patrones energéticos son similares a las COVERS.

La charla se cortó. No muy lejos de ahí se encontraba un Cañón que falló al atacar un Pelican. La máquina comenzó a enfriarse mientras corregía la trayectoria.

Satsuki Kiryuin: Esa es la primera de las defensas aéreas. Avancen ¡Destrúyanla!

Ira cargó con fuerza hacia la máquina y, con la fuerza que le proporcionaba su armadura, abrió un hueco lo suficientemente grande para que Uzu enterrara su Espada de Energía hasta destruir el núcleo. Ambos retrocedieron y el cañón antiaéreo explotó permitiendo el avance de más naves de los Titanes al interior del distrito.

Erwin Tannin (Radio): ¡A todas las unidades! ¡Nuestro objetivo se encuentra al otro lado de la ciudad! Equipo Bakuzan, hay cañones antiaéreos en esa sección del muro.

Satsuki Kiryuin: Despejaremos el camino, señor.

Erwin Tannin (Radio): Buena suerte, Bakuzan.

Satsuki Kiryuin: Igual a usted. Hay terreno que cubrir antes de entrar a la fortaleza del Estratega. En marcha. Nonon, tu puedes sobrevolar para cubrirnos pero mantén el perfil bajo.

Uzu Sanageyama: Perfil bajo... Je, je.

Nonon Jakuzure: Entendido.

La Iluminada pateó con fuerza a Uzu para arrojarse hacia afuera del muro activando su Arma Voltaica. Un Phaeton salió de donde se había arrojado y eliminó a unos cuantos Proxy recién llegados.

La Escuadra cruzó la muralla destruyendo a cualquier máquina que se impusiera en su camino. Los Proxy, si bien no eran resistentes, se las arreglaban para ralentizar el avance de la Escuadra. Unos usaban armamento de los Titanes, otros del Covenant Caído o de los Prometeos y unos usaban sus propios brazos para disparar Rayos Repulsores.

Cuando alguno de los Proxy se acercaba lo suficiente, Uzu blandía su Espada de Energía con una técnica muy distinta vista en cualquier otro soldado. Con el sobrecalentado filo de plasma de la hoja, Uzu desviaba los proyectiles energéticos y los devolvía hacia otras direcciones.

Houka se mantuvo detrás del grupo para infiltrarse con más facilidad en la red del Sistema de Inteligencias Estrategas con el fin de descifrar vulnerabilidades. No tuvo mucha suerte con ello así que de vez en cuando utilizaba el camuflaje activo para atacar a los Proxy por la espalda para abrir sus cabezas y alterar sus cerebros positrónicos.

Ira ignoraba los disparos y se arrojaba contra las máquinas. Con sus propias manos era capaz de destrozar las extremidades de los Proxy para usarlas como armas cuerpo a cuerpo contra otros. En cierto momento cayó cuando una multitud entera de androides se arrojó sobre él. Ira liberó un pulso electromagnético de su armadura con el que desorientó a los Proxy volviéndolos blancos fáciles para la Escuadra.

Cuando la fuerza del Equipo Bakuzan llamaba demasiado la atención, los Proxy enviaba más Phaeton. Dichos vehículos no duraban lo suficiente ante Nonon, quien sabía perfectamente cómo funcionaba su Arma Voltaica. Los proyectiles de Luz Sólida del Phaeton de Nonon eran más grandes y dañinos que lo normal. Si eso no era suficiente entonces la Iluminada modificaba el sistema de disparo para liberar un potente haz de energía que obliteraba a los Proxy y abría el paso al equipo.

Por encima de todos estaba Satsuki. Ella no contaba más que con su Espada Bakuzan. El plasma oscuro liberaba choques de energía con cada trozo de metal de Proxy que cortaba. Los movimientos, agilidad y fiereza de los golpes de Satsuki eran similares a los de Ryuko con la diferencia de que estos tenían cierta elegancia. Tales habilidades dejaron eclipsado el Cazarrecompensas quién no podía hacer mucho ya que la Escuadra era perfectamente capaz de arreglárselas solo.

El Equipo Bakuzan se reunió en el segundo cañón antiaéreo. Satsuki y Uzu abrieron un agujero al interior de la máquina para que Houka se infiltrara en sus datos. A los pocos segundos había obtenido el control del antiaéreo y lo usó para apoyar a las unidades en aire.

Keith Ackerman (Radio): ¡Todas las naves, informen!

Takaharu Fukuroda (Radio): Sección 7 del muro despejada.

Omiko Hakodate (Radio): Sección 9 del muro despejada.

Serafall Sitri (Radio): Todas las naves, ¡concéntrense en la fuerza aérea de los Proxy!

Nonon Jakuzure (Radio): Cañón antiaéreo visualizado a 100 metros de su posición.

El cañón se encontraba justo escondido en un hueco defendido por Cíclopes de la Confluencia Temporal que habían eliminado a la Escuadra encargada de destruirla. Ira Gamagori intentó aproximarse al cañón pero las máquinas Prometeas se lo impidieron.

Wolf salió al frente y saltó al aire arrojando explosivos contra los Cíclopes ocasionando que estos se salieran de control y dispararan cargas de Incineración a diestra y siniestra llevándose consigo a los Proxy cercanos y al antiaéreo a su destrucción.

Satsuki Kiryuin: Tercer cañón destruido.

Otro grupo de Phaeton acorraló a la Escuadra pero fueron salvados una vez más por Nonon que venía acompañada de refuerzos de los Titanes.

Keith Ackerman (Radio): ¡Avistamos un grupo de Phaeton acercándose así que les enviaré apoyo!

La Escuadra avanzó hacia la siguiente sección del muro custodiado por un puesto establecido por los Proxy. Las máquinas habían sido configuradas para utilizar Rifles de Precisión de distintos bandos así que tenían que lidiar con proyectiles de Rifles de Haz y Rifles Binario. En eso, varios Phaeton cayeron sobre los Proxy y un grupo de Banshee les arrojó cargas de Combustible.

Houka Inumuta: ¡Una nave del Covenant! ¡Sobre nosotros!

Del ennegrecido cielo salió Judgment of the Fallen, la nave capital de la Facción del Juicio, liberando capsulas de descenso sobre el muro. Sangheili de estandartes verdes y dorados salieron con la intención de apoyar a los Titanes en su batalla con la intención de vengar la muerte del Kaidon de los Reyes.

Los miembros de la Facción del Juicio contaban con tecnología nueva y mejorada que el resto de facciones existentes podría envidiar. Más Banshee aparecieron para sobrevolar la zona acompañados de Phantom que descargaron su fuego contra el resto de cañones antiaéreos.

Keith Ackerman (Radio): Satsuki, el Juicio nos apoyará con los cañones. Sin embargo, necesitamos que se encarguen de uno cerca de su posición. Ese camino los llevará a la entrada del complejo.

Satsuki Kiryuin: ¡Ya oyeron! ¡Terminemos con esto ahora!

La Escuadra asintió. Nonon se reintegró al equipo mientras avanzaban por los restos de naves y partes prostéticas de los Proxy. El cielo se había convertido en un infierno nunca visto antes desde el inicio del conflicto con la Confluencia Temporal. Era como si, al final de todo, las máquinas habían logrado llegar a Ceres... De nuevo.

El último cañón antiaéreo estaba justo al frente de ellos eliminando a un grupo de Pelican que aceleraban a toda velocidad sólo para caer estrellado al vacío. Proxy aparecieron por brechas temporales y establecieron barricadas para fortalecer la estructura.

Erwin Tannin (Radio): Equipo Bakuzan, las naves avanzan rápidamente ¡Destruyan ese cañón sea como sea!

Tanto Phaeton como Pelican como Banshee caían alrededor del muro. Varias Escuadras de Titanes y Sangheili se reagruparon con Bakuzan. Juntos acabaron con la barricada y concentraron el fuego en el cañón hasta destruir sus capas protectoras y fundir su núcleo hasta hacerlo explotar.

Uzu Sanageyama: ¡Lo hicimos!

Norte. Sur. Este. Oeste. El ejército entero de los Titanes de Ceres lanzó un bombardeo masivo en el Distrito R. El terreno nevado se plagó de rojo fundiendo sus instalaciones hasta derrumbarlas no dejando más que una densa capa de humo que se disipó cuando el Estratega disparó un fuerte pulso electromagnético que deshabilitó toda la tecnología alrededor del Distrito R.

Serafall Sitri (Radio): ¡¿Activó el Compositor?!

Keith Ackerman (Radio): No, pero es obvio que Zod está ganando tiempo para utilizarlo.

Erwin Tannin (Radio): ¡Evacúen a los heridos y manténganse alrededor del distrito!

Houka Inumuta: Detecto una señal en la Red Hefesto.

En medio de las Escuadra explotó una brecha temporal. Rei apareció empuñando su Martillo de Guerra que, al azotarlo contra el suelo, desencadenó un pulso gravitatorio que expulsó a todos alrededor del muro. El Cazarrecompensas chocó contra una columna donde la Proxy intentó cortarle la cabeza con la cuchilla de su arma. Wolf reaccionó a tiempo para esquivar el golpe y sujetar a Rei.

Wolf: ¡Reacciona! ¡Sé que sigues ahí, Durandal!

Rei-2: Yo... No sé de quién hablas.

Rei tomó el Cuchillo de Combate del Cazarrecompensas para intentar apuñalarlo deteniéndose al último momento. El Cazarrecompensas la empujó y le disparó el Rayo Gancho para transferirle el fragmento de Durandal que había dejado ella antes de separarse. El fragmento se integró a Rei y eso ocasionó que sus personalidades entraran en conflicto.

Tal cantidad de información y recuerdos hicieron a Rei caer de rodillas para gritar. La verdadera personalidad de Durandal, al ver que mientras conservara ese cuerpo no se liberaría del control del Estratega, decidió destruirlo y además dividir todas sus personalidades en la red del SIE para inhabilitarlo.

La decisión fue tomada. Rei no dejaba de llorar mientras veía inexpresiva al Cazarrecompensas. Wolf estaba teniendo esa sensación. Cuando la Proxy volvió a ser su antigua compañera y lo miró con un gesto de angustia, el Cazarrecompensas intentó detenerla cuando desapareció en un resplandor.

Wolf: ...No... No, no, no ¡No!... Durandal... ¡Durandal!

La maldición que tanto había marcado el camino de Wolf volvió a remarcar su presencia mientras él buscaba a su compañera. Los miembros del Equipo Bakuzan no hicieron más que lamentar la pérdida del Cazarrecompensas pero dicho momento fue interrumpido cuando de la humareda del distrito apareció un escudo de energía creado por el Estratega para impedir que se infiltraran en su dominio.

Ira Gamagori: ¡Tenemos que seguir avanzando!

El Equipo Bakuzan subió al Phaeton de Nonon. Wolf seguía de rodillas contemplando sin palabras el lugar donde su amiga había perecido. Por más que la Escuadra le gritaba para abordar el vehículo no podía escucharlos. En eso, un cuadro de diálogo se abrió en el HUD del visor del Cazarrecompensas.

Durandal: Sálvalos...

El Phaeton estaba por dejar al Cazarrecompensas atrás para seguir su misión. Wolf se puso de pie y se arrojó hacia el mismo lugar que ellos, alcanzando treparse en el Phaeton con la ayuda de la Aceleración. Fue en eso que una serie de Cíclopes Prometeos aparecieron a distintos niveles del acantilado para disparar al vehículo hasta que lograron derribarlo.

Nonon Jakuzure: ¡Creo que esto no va a acabar bien!


Servidor Central, Distrito R, Ceres

El Phaeton traspasó un edificio ocasionando que todos los que estaban sobre ella cayeran justo al interior de una caverna llena de conductos eléctricos. Gracias al campo de estasis de Nonon, todos llegaron sanos y salvos. Satsuki y la Escuadra exploraron el entorno y comprobaron que ninguna clase de enemigos los estuvieran siguiendo.

Uzu Sanageyama: ¿Y ahora qué hacemos?

Mientras investigaban los cables, el Cazarrecompensas avanzó al interior donde recibió una señal de voz.

Durandal: (Interferencia) No te abandonaré.

Satsuki Kiryuin: ¿Cazarrecompensas?

Wolf: ...Sigamos avanzando.

En el interior de la caverna había una puerta geométrica bloqueada. Al estar los miembros de la Escuadra juntos se les permitió el acceso a un túnel dividido en otras ocho puertas que llevaban a una sala llena de servidores con logos de GATE.

Satsuki Kiryuin: Houka, ¿puedes hacer algo desde aquí?

Houka Inumuta: Ya me había adelantado pero la presencia del Estratega me impide acceder a la red del SIE. La única opción que nos queda es destruir la mente central.

Sin más opción, la Escuadra avanzó por las instalaciones repletas de servidores. Hubo un momento en que se detuvieron al ver una serie de cables rojos entrelazados atados a uno de los servidores como si fuera una planta que se apodera de un abandonado edificio.

Ira Gamagori: ¿Es lo que creo que es?

Houka Inumuta: Sí. Es Endurance.

Wolf: ¿Endurance?

Satsuki Kiryuin: El Endurance fue el intento de GATE de usar el Durance en beneficio de la humanidad. Cuando el Covenant Caído llegó a Ceres, los Nueve vinieron aquí para usarla como defensa... Zod respondió. Los Nueve apenas consiguieron llegar a la Cámara de Replicación. Y entonces, el Estratega usó el Endurance.

Satsuki avanzó al florecimiento de cables. Recordó como gran parte de su vida la dedicó a su exterminación y ahora había resurgido del olvido.

Satsuki Kiryuin: Reinhardt nos lo contó. Infectó sus armas. Sus armaduras. Los volvió los unos contra los otros... Al final, la Spartan-098 selló la Cámara de Replicación con los otros siete adentro para contener el Endurance. Desde entonces ha sido batalla tras batalla. Pero fue aquí donde quedaron sepultados sus errores y los míos.

Wolf: Pero Zod sobrevivió.

Satsuki Kiryuin: No se enfrentaron al Estratega sino a algo que no sabían cómo combatir.

Houka Inumuta: Afortunadamente, parece que el Estratega no pensó en despertar al Endurance de nuevo...

Wolf: Pero él ya controla el Durance.

Houka Inumuta: El Endurance fue creado modificando varias configuraciones del Durance... Está la teoría de que es una mente sin control que no puede ser dominada y que Zod sólo lo soltó.

Satsuki Kiryuin: Cuando todo esto termine haré que entierren este lugar.

Una señal interrumpió la charla. Un patrón energético ya conocido por el Equipo Bakuzan. Al seguir la pista se encontraron ante un vacío donde el Compositor se alzaba a lo lejos recibiendo energía de torres ennegrecidas en la oscuridad.

Nonon Jakuzure: Ya no puedo activar el Phaeton, ¿cómo llegamos allá?

Houka Inumuta: Espera... Ok. Hay un elevador transportador al final de la rampa.

Abajo había una plataforma donde se encontraba el artefacto ya mencionado. Wolf y el Equipo Bakuzan usaron el simulo gravitatorio para salir expulsados hacia una de las torres.

Houka Inumuta: ¡Reacción energética debajo del Compositor!

Ira Gamagori: Debe estar cargándolo.


Complejo de Perfección, Distrito R, Ceres

El impulso gravitatorio los llevó hasta el enorme complejo modificado por el Estratega para la calibración del Compositor. Al cruzar la puerta encontraron que al centro de la instalación se encontraba Zod protegido en una esfera de energía proporcionada por un par de torres a su lado mientras el Compositor era perfeccionado a sus pies.

Uzu Sanageyama: ¿Cuál es el plan?

Houka Inumuta: Debemos neutralizar esa barrera así que asumo que hay que destruir ambas torres o desactivar sus fuentes de energía.

Nonon Jakuzure: ¿Pero cómo llegamos a ellas?

El Cazarrecompensas sintió una vez más la presencia de su amiga. Una serie de plataformas surgió de destellos azulados invitándolos a seguir su camino.

Nonon Jakuzure: ¿Se supone que eso debe pasar?

Wolf: Es Durandal. Nos está ayudando.

La Escuadra corrió hacia la torre de la derecha donde fueron retenidos por la aparición de Proxy armados con tecnología de la Confluencia Temporal. El Equipo Bakuzan buscó cobertura a fin de evitar los disparos de los Rifles Binario mientras que Wolf hizo su camino hasta ellos para eliminarlos.

Mientras el Cazarrecompensas despejaba la parte superior de la torre, Bakuzan hacía lo mismo en el nivel inferior. Más Proxy llegaron dispuestos a impedir que desactivaran la fuente de energía pero ni siquiera ellos podían hacer frente ante Wolf, quién decidió ignorar el supuesto hecho de que esas máquinas fueron alguna vez seres humanos.

Más Proxy aparecieron y sujetaron al Cazarrecompensas para arrojarlo al vacío. Wolf se sujetó con el Rayo Gancho y se desplazó de vuelta a la cima del escenario reventando las cabezas de las máquinas de una patada. Ira y Uzu habían logrado llegar a la zona superior y encontraron la fuente de energía la cual rompieron su escudo para un cúmulo de tecnología.

Uzu Sanageyama: Ehmm... Houka, ¿esto es?

Houka Inumuta: Una carga de Durance... Intenta arrojarla al escudo del Estratega.

Uzu Sanageyama: No sé si llegue hasta allá.

Ira Gamagori: ¡Dame eso!

Ira tomó la carga de Durance y la aferró a su mano para añadirle fuerza al empuje. La carga salió disparada de la mano de Ira alcanzando una gran distancia hasta impactar el escudo del Estratega. La materia dispersada fragmentó la barrera el tiempo suficiente para que la Escuadra abriera fuego contra el Estratega.

Ira Gamagori: ¡Funcionó!

Houka Inumuta: Por supuesto que funcionó.

Zod: ¿Por qué? ¿Por qué insisten tanto? Sólo retrasan lo inevitable.

El Estratega elevó su brazo concentrando una gran cantidad de energía en su palma.

Satsuki Kiryuin: ¿Houka?

Houka Inumuta: Está reuniendo Durance ¡Va a liberar un pulso energético! ¡Tenemos que cubrirnos con algo rápido!

El Estratega liberó la acumulación en una onda expansiva. Cuando el Durance llegó a la torre donde estaba la Escuadra, Nonon desplegó una burbuja de estasis que apenas contuvo el impacto. Cuando todo terminó, Zod se encontraba protegido por ahora un más debilitado escudo. Zod volteó a verlos y se sorprendió de que todavía estuvieran con vida así que con un gesto hizo que la neutralizada torre desapareciera.

Todos los miembros de la Escuadra se encontraron al borde del vacío cuando una serie de plataformas los rescató y transportó de inmediato a la segunda torre. La estructura en sí era similar a la primera por lo que el Equipo Bakuzan y el Cazarrecompensas se dividieron de la misma forma hasta alcanzar el núcleo donde igualmente Ira arrojó la carga de Durance contra el Estratega, sin embargo, él había previsto el ataque.

Zod: Realmente siento lástima... De que sus esfuerzos sean en vano.

El Estratega hizo otro gesto con su mano y la torre explotó. La Escuadra se había salvado una vez más gracias a la esfera de estasis de Nonon y cayeron a las plataformas que Durandal generaba para ellos, sin embargo, Zod retomó el control de su instalación y desactivó las plataformas para que cayeran al vacío del complejo.

Sin pensarlo un segundo más, Satsuki sujetó al Cazarrecompensas del brazo para arrojarlo con gran fuerza a una de las torres aun en pie. Todo había pasado tan rápido que Wolf no pudo reaccionar a tiempo para ir por el Equipo Bakuzan. Ahora se encontraba en el mismo lugar donde habían llegado y un ascensor gravitatorio había aparecido para llevarlo hasta el Compositor.

Wolf dio un paso cuando esquivó el ataque de Ryuko quien blandía temblorosa su Espada Tijera. La mujer, bajo el control del Estratega, intentó en repetidas veces enterrar el filo de plasma de su arma en el Cazarrecompensas y este no hacía más que esquivarla. El Cazarrecompensas enfrentaba una nueva crisis ¿Luchar contra ella así como había hecho con Durandal? Se había convencido de que la Proxy ya no era su amiga pero al verla llorar en un par de ocasiones ya no sabía que pensar. Y ahora, frente a Wolf, estaba Ryuko luchando contra él y contra el Estratega al mismo tiempo.

Don't lose your way

Complejo de Perfección, Distrito R, Ceres

El Cazarrecompensas alzó su Cañón de Energía y reveló Voluntad Inquebrantable, su espada. Cuando Wolf estaba por tomar posición de combate, Ryuko lo atacó directamente al elevarse en el aire para caer sobre él. El Cazarrecompensas alcanzó a evitar el golpe pero, al caer, Ryuko volvió a atacar horizontalmente tallando su visor con el filo de la Espada Tijera.

Ryuko lanzó una serie de desenfrenados ataques y Wolf no podía hacer que esquivarla. Tenía que detenerla de alguna manera así que el plan del Cazarrecompensas era aprender su patrón de ataque logrando así evitar los espadazos. Para evitar lastimarla, Wolf contraatacó con la fuerza suficiente para hacer retroceder a Ryuko. Los choques de ambas espadas dispararon ondas de energía que desestabilizaban la estructura donde estaban. Tales descargas energía eran tan fuertes que los escudos de energía de ambos cayeron al poco tiempo dejando expuesta su armadura.

Cuando Wolf dio cierto golpe consiguió tallar el visor de Ryuko para nublar su visión y así inmovilizarla. Ryuko se retiró el casco y siguió defendiéndose de los golpes. Ahora Wolf debía aprender el patrón defensivo lo que llevó a una trampa en la que la mujer lo bloqueó para patearlo contra una columna. Del coraje, lamentándose profundamente, el Cazarrecompensas intentó cortar el brazo de Ryuko recordando que era capaz de regenerarse a pesar de que la sensación la disgustaba. Al momento de que Wolf quiso enterrar su Espada algo hizo que rebotara y lo expulsara al otro lado de la estructura.

El Cazarrecompensas se reincorporó y observó como un resplandor de Luz sobresalía del cuerpo de Ryuko. Una Luz que Wolf no había visto desde hace mucho tiempo y que lo paralizó al punto de que no reaccionó a tiempo cuando Ryuko se desplazó velozmente hacia él traspasando su armadura con la Espada Tijera.

Cada fragmento de Durance de la armadura del Cazarrecompensas desapareció y se unieron a Ryuko. El Cazarrecompensas cayó sobre sus rodillas completamente desarmado. Wolf intentó materializar su armadura una vez más pero su intranquilidad se lo impedía. Ryuko colocó el filo de plasma de la Espada Tijera sobre el cuello del Cazarrecompensas y cuando estaba por decapitarlo se detuvo.

Ryuko temblaba de la misma forma que lo hacía Rei. La mujer se encontraba luchando contra el control del Estratega y algo en los restos de la armadura del Cazarrecompensas le hizo ver algo. Wolf se libró de Ryuko y forcejeó con ella al sujetar sus manos para provocar que liberara la misma Luz de antes. Fue entonces que la habilidad que obtuvo anteriormente le permitió absorber aquella Luz extrañamente familiar que, aunque surgía de Ryuko, no pertenecía exactamente.

A pesar de que Wolf era considerablemente superior, Ryuko poseía una fuerza equiparable a la de él. En poco tiempo la mujer comenzó a ganar el forcejeo y el Cazarrecompensas se vio abrumado. Tenía que hacer algo antes de que el Estratega terminara de modificar el Compositor.

Destellos de Luz salieron disparados de ambos. Fragmentos de Durance se ataron a la consciencia del Cazarrecompensas. La presencia que brotó de la unión se había atado ahora a Wolf y le hizo ver recuerdos de una batalla perdida, un mundo lleno de esencias caídas, un sótano del cual cayó una mujer, el rostro de Ryuko unos cuantos años más joven, ambos unidos luchando y luego él desapareciendo en llamas mientras Ryuko rompía en llanto. Eran recuerdos de una vida pasada, una armadura, un Guerrero-Servidor, un Forerunner. 

Para cuando el Cazarrecompensas se dio cuenta ya contaba con una nueva armadura que se iba uniendo a él mientras Ryuko observaba su rostro confundiéndolo con su viejo amigo. Ella no quería volver a pasar por lo mismo, no otra vez. La mujer se libró del control de Estratega y se aferró a Wolf rompiendo en llanto.

Ryuko Matoi: Senketsu... Wolf.

Ryuko cayó desmayada. El Cazarrecompensas la tomó entre sus brazos. Ahora él estaba completo. Ya no era ni uno ni el otro. A lo lejos se podía ver que el Equipo Bakuzan había sobrevivido al caer sobre una columna. Wolf se movió a una gran velocidad y entregó a Ryuko a los brazos de su hermana.

Ryuko Matoi: ...¿Satsuki?

Satsuki Kiryuin: Ya volví... Hermana.

El Cazarrecompensas giró hacia donde estaba el Estratega y con su Aceleración fue hacia él. Wolf concentró toda su fuerza en su puño para asegurarse de romper la cabeza de Zod de un golpe pero este lo detuvo al último momento controlando su armadura con sus poderes.

Zod: Insistes demasiado. Al igual que yo.

Wolf usó la armadura para disparar proyectiles de dispersión que le permitieron librarse del control del Estratega. Al tocar el suelo cerca del Compositor fue hacia Zod y enterró su puño en su rostro. Los puñetazos del Cazarrecompensas se disparaban a tal velocidad que eran como si un millar de personas arremetieran contra Zod. Cuando Wolf estaba por enterrarle su Espada de Luz fue nuevamente detenido por el Estratega.

Zod: Has protegido este sistema en mi ausencia, Cazarrecompensas. Ahora yo tomaré ese manto.

El Estratega hizo uso de sus poderes para manipular el Durance de la armadura de Wolf y así quebrarla poco a poco. En eso, destellos azulados emergieron del Complejo de Perfección generando proyecciones holográficas de Durandal.

Durandal: Llegó el momento de apagar tu interruptor.

Zod: Morirás por un futuro perdido.

Durandal: Yo siempre lucharé por un futuro mejor.

Los fragmentos de Durandal se dispararon hacia el Estratega para someterlo. Wolf cayó y se sujetó apenas del borde de la estructura. Al levantarse, el Cazarrecompensas activó la Espada de Luz y corrió a perforar el pecho de Zod hasta atravesarlo.

El Estratega retrocedió mientras explosiones de energía brotaban de él, sin embargo, el Corazón Voraz no se encontraba ahí. La instalación entera comenzó a temblar. Zod, sujetando su pecho dolorosamente, se elevó en el aire junto con el Compositor. Los fragmentos de Durandal desaparecieron para ser reemplazadas por luminiscencias rojas penetrantes.

Wolf: ¿Durandal?... ¿Y ahora qué?

Una serie de pantallas y monitores alrededor del complejo se encendieron revelando el mismo símbolo que apareció en la Cámara de los Serafines de Themar. Una variante del símbolo de los Estrategas.

Gladio, el Protocolo Final: ¡El PROTOCOLO GHOST está en sus fases de culminación! Este títere ya cumplió su función.

El Compositor cayó hacia la parte inferior del Complejo de Perfección y se enlazó a un hueco donde una serie de cables y circuitos se cerraron sobre él. La instalación entera se sacudió cuando el domo superior se abrió al exterior donde el distrito entero se encontraba en llamas. Y entonces unas manos salieron de la tierra empujando una colosal entidad.

En medio de caos, Arnold Quirino apareció para rescatar al Equipo Bakuzan mientras que Wolf regresó a su propia nave utilizando la Red Hefesto. Apenas consiguieron escapar del inmenso poder del gigante que brotó del subsuelo del Distrito R.

Gladio, el Protocolo Final: Аварийный план начал. Начинается протокол Полночь.

Protocolo Medianoche

Espacio aéreo del Distrito R, Ceres

De las llamas y cenizas de Distrito R surgió el gigante de metal. Todas las naves lo rodearon manteniendo una distancia segura esperando órdenes de los superiores para atacar.

Ira Gamagori (Radio): ¿Es lo que creo que es?

Houka Inumuta (Radio): Es similar a la máquina que usó Hououmaru...

Nonon Jakuzure (Radio): ¿Cómo? ¡¿Hay más de estas cosas?!

Houka Inumuta (Radio): Zod debió haberlo mantenido oculto.

Uzu Sanageyama (Radio): Pero, ¿cómo es que lo mantiene en pie?

Houka Inumuta (Radio): Vean el pecho. El Corazón Voraz debe otorgarle la energía suficiente.

Destellos rojos brillaron de los ojos de la máquina. La Unidad Hyperion observó el entorno para dar sus primeros pasos abarcando calles enteras con cada pisada. Al poco tiempo ya se encontraba saliendo del Distrito R.

Uzu Sanageyama (Radio): ¿A dónde va?

Houka Inumuta (Radio): Va... Al distrito con población más cercano... El Distrito 34.

Satsuki Kiryuin (Radio): Tenemos que detenerlo cuanto antes.

Erwin Tannin (Radio): ¡Todas las naves! ¡Fuego!

De los vehículos que rodeaban a Hyperion salieron disparados una diversidad de proyectiles. La flota de la Facción del Juicio no se quedó atrás y disparó torpedos de plasma hacia la máquina levantando una nube de escombros.

Gladio, el Protocolo Final: Бесполезно.

Hyperion acumuló energía en su pecho y luego la redirigió a uno de sus brazos para alzarlo en el aire. Un pulso energético salió disparado de Hyperion componiendo a todas aquellas personas que se encontraran en el radio de impacto. Gran cantidad de vidas fueron convertidas en seres digítales para ser almacenados en Hyperion.

Satsuki Kiryuin (Radio): Es... Hijo de...

Keith Ackerman (Radio): ¡Evacúen a los civiles en la ruta al Distrito 34 y preparen la defensa para la llegada del gigante! ¡Todas las naves, mantengan la posición pero eviten el contacto directo!

Serafall Sitri (Radio): ¿El Distrito 34? ¿Por qué?

Arnold Quirino (Radio): Es el más cercano. Es seguro que ahí podrá componer a una gran cantidad de gente con esa maldita máquina.

Serafall Sitri (Radio): Que conveniente.

Hyperion ya se encontraba fuera del Distrito R. Su poderoso blindaje lo hacía inmune incluso al daño de plasma ejercido por la Facción del Juicio.

Uzu Sanageyama (Radio): Es lento.

Houka Inumuta (Radio): Sí, pero con su tamaño podría llegar a Honnouji en pocos minutos. No alcanzaremos a evacuarlo a tiempo y además aún no sabemos cómo detenerlo.

Wolf: ¿Cuáles son los sistemas de defensa que emplean para la protección de los muros?

Arnold Quirino (Radio): Todos poseen cañones antiaéreos. No creo que sea suficiente para perforar su blindaje.

Satsuki Kiryuin (Radio): No es del todo cierto. Houka.

Houka Inumuta (Radio): El Distrito 34 posee un Impulsor de Masa. En un tiempo me concentré en repararlo pero luego REVOCS me ordenó que me encargara de la distribución de la energía del Compositor a Honnouji.

Ira Gamagori (Radio): Pero la cadencia del Impulsor de Masa no logrará destruirlo a tiempo como para evitar que pueda disparar su Rayo de Composición.

Satsuki Kiryuin (Radio): Tenemos que intentarlo ¡A todas las unidades, les habla la última directora de la Academia Militar Honnouji, esa máquina piensa componer un distrito entero! ¡La única forma de detenerlo se encuentra ahí así que espero su total y completo apoyo en esta operación!

Keith Ackerman (Radio): Ja, ja. Hay cosas que nunca cambian.


Red del Sistema de Inteligencia Estrategas

No había nada. Ni Luz ni Oscuridad.

Zod: ¿Qué... Qué es esto?

Durandal: Tú eres Zod. Uno de los Estrategas creados para mantener la paz en el Sistema Beyond.

Zod: ¿Dónde está mi... Dónde está tu cuerpo?

Durandal: Los perdimos hace mucho, ¿no lo recuerdas? Ahora no estamos atados a limitaciones físicas. Nuestros pensamientos son lo único que queda de nosotros.

Zod: Me siento mal... Siento... Mucha culpa.

Los recuerdos comenzaron a llover de una nube de información. El Estratega lo recordó todo: su creación, el Colapso, los engaños, el Tirano, las muertes y la derrota. Más recuerdos comenzaron a lastimar su alma, eran soldados considerados dioses, guerras en colonias humanas contra un colectivo de especies alienígenas, millones de nave, dragones y luego estaba Ceres.

Rostros de personas, sus hermanos, muchos de ellos ahora muertos. Él se encontraba encerrado, se sentía mal y veía que una de esas personas lo atormentaba. Gladio, el Protocolo Final, surgió de ese tormento. Lo habían infectado con ese maldito virus y colapsaron sus pensamientos. Engaños y traiciones, ya no sabía quién era en ese momento así que decidió descansar mientras Gladio tomaba su lugar.

La nube de recuerdos se aclaró ante una luz azulada que brillaba con más intensidad a cada recuerdo que el Estratega recuperaba. Sus hermanos de batalla, las luchas que libraron juntos, lo doloroso que fue la separación aumentaba con la pérdida de cada uno. Zod se encontraba encerrado cuando el Covenant los encontró. Los que quedaban de sus hermanos fueron a despertar una tecnología olvidada que se puso en su contra y una de sus hermanas se había sacrificado para evitar que el mal brotara al exterior.

Zod apreciaba a su hermana por lo que decidió hacer todo lo que tenía a su alcance para salvarla pero fue inútil. El resultado fue una Inteligencia Artificial que vagaba por el nevado y caótico Distrito 15 donde la casualidad se dio cuando encontró un cazarrecompensas. La oscuridad desapareció y la luz se hizo más notable.

Zod: ¿Rei?

Durandal: Hola, Irwin.

Zod: Tú... Has recordado todo... Yo siempre busqué protegerlos... Busqué protegerte a ti... Por eso fui el Estratega que protegería todo el sistema. Pero fallé... Y ahora el SIE se vendrá abajo... ¿Estás segura de volver? El universo puede ser cruel... Puede que tus recuerdos jamás regresen...

Durandal: ...El universo también es hermoso... De alguna manera siempre lucharé por el futuro de otros. Por eso estoy y siempre estaré aquí.

Zod: Je. Eres tan terca como siempre... Te extrañaré...

Sus cuerpos digitales se difuminaron lentamente. La vista del Estratega se nubló mientras la figura holográfica de Durandal se alejaba caminando hacia la luz.


Cúspide, Distrito 34, Ceres

Había pasado el tiempo que tenía que pasar. Las naves de los Titanes y de la Facción del Juicio sobrevolaban el Distrito 34 mientras las fuerzas en tierra preparaban los cañones y el Impulsor de Masa. El horizonte, iluminado por la luz de Arion, se eclipsó por la aparición de Hyperion.

Arnold Quirino: ¡Ataquen!

Los cañones abrieron fuego contra el gigante pero estos no hacían nada para evitar que siguiera acercándose. Las explosiones levantaron una gran nube de humo que se disipó con los pisotones de Hyperion.

Arnold Quirino: Mierda. Sabía que no serviría ¿El Impulsor de Masa está listo?

Houka Inumuta: ¡Necesitamos más tiempo!

Hyperion levantó el brazo para reunir la energía del Compositor.

Arnold Quirino: ¡Aquí viene!

La nave capital de la Facción del Juicio roció de torpedos de plasma a la Unidad Hyperion. La máquina no se vio físicamente dañada pero si tambaleó un poco mostrando la debilidad estructural de sus piernas. Arnold notó eso y ordenó que los proyectiles fueran redirigidos a sus extremidades inferiores impidiendo que disparara el Pulso de Composición.

Arnold Quirino: Creo que así podremos ganar más tiempo... ¡¿Qué demonios?!

El gigante cayó al suelo para empujarse con sus brazos hacia la muralla sin importarle que sus piernas se fracturaran al soportar la enorme cantidad de peso. Múltiples disparos volvieron a caer sobre Hyperion colapsando la parte inferior de su cuerpo pero consiguiendo al mismo tiempo llegar a los cimientos del muro. La nube de escombro era tal que era imposible ver lo que estaba pasando exactamente con Hyperion.

Houka Inumuta: ¡Listo! ¡El Impulsor de Masa está operativo!

Ira Gamagori: ¡Yo lo usaré! ¡Este fue el distrito de Satsuki alguna vez y yo lo seguiré protegiendo!

La mano de Hyperion se alzó por encima del muro y se sujetó de este para asomar el resto del gigante empezando por su cabeza y luego por el resto de su cuerpo. Los cañones volvieron a disparar pero no pudieron perforar el blindaje así que las esperanzas de todos recayeron sobre Ira que ya había cargado el Impulsor de Masar.

El Protocolo Final se percató del plan de los Titanes así que volvió a elevar su brazo en el aire para acumular la energía del Compositor. El Impulsor de Masa concentró una gran cantidad de energía procedente de una fuente subterránea desconocida y liberó un potente disparo que perforó el pecho de Hyperion revelando el Corazón Voraz en su interior.

Ira volvió a cargar el Impulsor de Masa y Hyperion arrancó un fragmento del muro para arrojarlo contra él. Ira alcanzó a escapar de la explosión pero ahora se habían quedado sin una forma de perforar a la máquina. Mientras tanto, el Cazarrecompensas cruzó en su nave acompañado de varias Escuadras. Con el Corazón Voraz expuesto, Wolf sólo tenían que enterrar la Espada de Luz.

Erwin Tannin (Radio): ¡Todos apoyen al Cazarrecompensas! ¡Ábranle paso!

Todas las fuerzas en aire cambiaron su ruta en dirección al corazón de Hyperion quien no podía hacer más que arrojar trozos del muro para defenderse.

Erwin Tannin (Radio): ¡No retrocedan! ¡Disparen!

Proyectiles salieron disparados a los trozos de roca. Estos se fragmentaron en pequeños trozos que chocaron con varias de las naves incluyendo la de Erwin.

Serafall Sitri (Radio): ¡Comandante!

Erwin Tannin (Radio): (Interferencia) ¡Sigan!

La señal del comandante se perdió cuando su vehículo cayó. Ya estaban a pocos metros cuando Hyperion reunió la energía del Compositor en su pecho para disparar un potente Rayo de Composición con el que derribó varias naves en el proceso.

El Cazarrecompensas no alcanzó a esquivar la estela de energía pero consiguió salir a tiempo del vehículo. De un brinco potenciado por su Aceleración salió disparado con su Espada de Luz en mano en dirección al Corazón Voraz enterrando el filoso fragmento de Luz en él.

La unión de Voluntad Inquebrantable y el Corazón Voraz dieron por resultado que una serie de explosiones de energía desconocida brotaran de la Unidad Hyperion. La Espada de Luz comenzó a fusionarse con el Corazón dando forma a una colosal lanza que perforó completamente a gigante haciendo que cayera bruscamente al suelo.

Wolf se encontraba justo encima de los restos del muro observando los restos de la Unidad Hyperion desactivándose por la voluntad de la lanza. La vista del Cazarrecompensas se nubló y sus piernas sintieron el peso de su esfuerzo. El cansancio terminó por ser quien lo venció y antes de cerrar los ojos vio un destello azulado que desapareció tan pronto como había aparecido.

Autómata

20 de Abril del 2582

Hospital Panakos, Distrito 7, Ceres

Tranquilidad. Un ambiente que no se respiraba desde hacía mucho tiempo. Cuando uno pensaba en los recientes eventos y los comparaba con los del pasado de preguntaba si alguna vez hubo tranquilidad. De cualquier modo habían superado otra crisis y la calma había vuelto.

Uzu se encontraba echado en la cama y a su lado había máquinas que monitorizaban los aspectos de su estado físico que repetían una y otra vez los latidos de su corazón. Al inspeccionar su habitación notó que Nonon se encontraba al fondo dormitando en una silla.

La puerta se abrió y Satsuki entró para sentarse en la silla junto a él. Uzu comenzó a recordarlo todo. Cuando Hyperion disparó el Rayo de Composición, él había sido alcanzado en parte. Con desesperación comprobó si alguna parte de su cuerpo había algo metálico o algo así por el estilo. El joven suspiró de alivió cuando encontró que todo estaba en orden.

Satsuki Kiryuin: Hemos recabado toda la información del Estratega. El Cazarrecompensas se hará cargo del resto.

Satsuki puso su mano sobre la de Ryu.

Satsuki Kiryuin: Todos... Tú lo hiciste bien.

Uzu Sanageyama: Todos lo hacemos por ti... No lo olvides. Somos tu escudo y espada.

Satsuki Kiryuin: Tengo que pedirte que seas mi espada una vez más.

El resto del Equipo Bakuzan se reunió. Los pecados del pasado los habían reunido una vez más. Y ahora, más que nunca, sabían que permanecerían juntos hasta el fin de mundo. Esa fue su última promesa desde lo acontecido en Honnouji, la razón por la que se unieron.

Mientras tanto, en otro cuarto del mismo hospital, una joven mujer no dejaba de ver su reflejo. Se sentía extraña, como si ella no encajara en ese lugar. No tiene recuerdos de nada. Únicamente tenía su nombre que para ella no tenía ningún significado. Gente desconocida había a donde se encontraba ella y le hablaban como si fueran amigos. Las conversaciones con ellos, si bien eran algo incómodas, resultaron ser más entretenidas que las que tuvo con el hombre al que llamaban "cazarrecompensas". Y ahora él se encontraba justo ahí con ella. Dejando que el silencio llenara la habitación.

Wolf: ...Te agradezco por... Salvarme la vida.

Rei-3: ...¿Qué?

Wolf: ...¿Cómo... Que qué?... Tú me salvaste cuando intenté detener al Estratega.

Rei-3: Bien... Yo te salvé.

Wolf: Durandal... ¿No lo recuerdas?

Rei-3: No. No sé nada... No estoy muy segura pero... Creo... Que debo ser la tercera.

Wolf: ...Entiendo.

El Cazarrecompensas se levantó y salió sin decir nada más. "¿No lo recuerdas?" Esa pregunta era la misma que atormentaba su conciencia. De aquella se derivaban muchas otras. "¿Por qué? ¿Por qué estoy aquí? ¿Por qué aún estoy viva? ¿Por qué razón? ¿Gracias a quién? Su única respuesta venía de algún plano desconocido para ella. "La Tercera" era la única forma que tenía para identificarse.

De ser así entonces tuvo que haber una segunda... Y entonces también debía existir una primera. Alguna de esas hizo algo que el mismo cazarrecompensas le agradeciera. Siempre que pensaba en eso, sus ojos se humedecían y podía ver como su propio reflejo cobraba vida. De alguna forma, aquel espectro azul desaparecía en cuanto se percataba de que había sido notada. Y ahora sólo estaba su reflejo.

Rei-3: ¿Quién soy?


C O N T I N U A R Á