FANDOM


Saga Origenes logo
Portada BS

El Santuario

Año 483

Valle del Despertar, El Santuario

Habían pasado unos cuantos días desde que la Bibliotecaria falleció. Todo con la finalidad de dar inicio a un nuevo capítulo para los Guerreros-Servidores. Cada vez que una Bibliotecaria perdía la vida volvía a resucitar gracias a la Radiancia. Sin embargo, ese día algo estaba mal. El Guardián, el líder de todos los Guerreros-Servidores, acusó a su sucesor, el Prometeo a cargo de la Instalación 09, de traición.

El Prometeo, de nombre Aiolos, no pudo hacer nada contra la autoridad del Guardián. Él rescató a la recién nacida Bibliotecaria para impedir que la tiranía del líder supremo acabara con su vida. Mientras escapaban, Aiolos se percató de que estaba siendo perseguido.

Shura, el Prometeo de la Instalación 10, y Saga, el Prometeo de la Instalación 03. Ambos guerreros intentaron flanquearlo. Aiolos hizo lo que pudo para perder a sus perseguidores pero al final, el Prometeo de la Instalación 03 lo sujetó por la espalda.

Aiolos, el Prometeo: ¡¿Saga?!

Saga, el Prometeo: ¡Shura! ¡Hazlo!

Shura, el Prometeo: Maldición… ¡Este es tu fin, Aiolos!

Shura formó una concentración de Luz alrededor de su brazo tomando la forma de una espada. Con ella perforó el cuerpo de Aiolos y, por consecuencia, a Saga. Aiolos liberó un pulso energético que expulsó a sus viejos amigos lejos de él.

Aiolos, apenas con vida, finalmente pudo huir hacia una de las extensiones del Santuario. La edificación estaba hecha en honor a Adnachiel, quien se dice que fue el primer protector del noveno anillo. El Forerunner, tambaleándose, tomó fuertemente un bulto entre sus brazos y caminó hacia el portal.


Templo del Guardián, El Santuario

La pelea que acabó de acontecer fue observada por el Guardián. El artefacto, que le mostraba el Santuario, se cerró en cuanto alguien entró al lugar.

Shaka, el Prometeo: Shura pudo acabar con Aiolos. Pero… Saga murió en combate ¿La Bibliotecaria está bien?

El Guardián: …Sí. Aun no entiendo por qué Aiolos intentó acabar con la Bibliotecaria... Ha deshonrado el Santuario.


Mina de Afloraltita, Arcadia

Arcadia, el quinto planeta del Sistema Aran, era un mundo conocido por un mineral exótico llamado Afloraltita, que funcionaba como una eficiente fuente de energía. Su costo era tal que la casta de Mineros se estableció en ese planeta para tomar provecho de él y venderlo al resto de las castas.

Unity of Eternal Night, un Minero, se encontraba explorando una de las minas que recientemente había mostrado una serie de anomalías. Unity no se encontraba sólo, era acompañado por Resilience of Inevitability.

Resilience of Inevitability: ¿Estás seguro de que es necesario tener que bajar hasta aquí?

Unity of Eternal Night: No hay de otra. Muchos Mineros se niegan a seguir sacando Afloraltita hasta descubrir que fue lo que pasó aquí.

Resilience of Inevitability: Pero esta zona es muy peligrosa.

Unity of Eternal Night: Tenemos que arriesgarnos.

Resilience of Inevitability: Entiendo pero si algo te pasa…

Unity calló a su compañero con un gesto. Le señaló como al fondo del pasillo se veía una extraña luz.

Unity of Eternal Night: Espera aquí.

Resilience of Inevitability: ¡¿A dónde vas?!

Unity siguió avanzando. Para caber entre el estrecho pasillo tuvo que abrir huecos. Unos segundos después se encontró con una mina de oro. Cientos de cristales de Afloraltita rodeaban una amplia caverna. Asombrado, no fue hasta que escuchó un llanto que se dio cuenta de que no estaba solo. Un bulto estaba recostado en el suelo y era de donde provenían los lloriqueos. Unity se acercó y tomó el bulto. Al descubrirlo vio que se trataba de un bebé.

Unity of Eternal Night: ¿Cómo fue que llegaste aquí?

Un brazo tomó el suyo. Unity se percató de que un Guerrero-Servidor estaba desangrándose y apenas podía respirar.

Unity of Eternal Night: Tranquilo ¡Ayuda! ¡Resilience! ¡¿Me escuchas?!

El Guerrero-Servidor apretó su brazo. De alguna forma, al ser incapaz de hablar en ese momento, le transmitió todo lo que había sucedido en el Santuario. La bebé que Unity sostenía en sus brazos no era nada más que la misma Bibliotecaria reencarnada.

Unity of Eternal Night: ¡¿La Bibliotecaria?!

Aiolos, el Prometeo: …Se lo suplico… Vendrán muchos asesinos desde el Santuario… Proteja a la niña… En 18 años… Unos jóvenes Guerreros-Servidores vendrán a protegerla… Cuídela hasta entonces…

La luz desapareció de los ojos del Guerrero-Servidor. Unity, antes de siquiera poder volver a gritar por ayuda, vio como Aiolos se desvanecía. En segundos, no quedó nada más que un pequeño orbe dorado, que flotaba unos cuantos centímetros del suelo. Unity lo tuvo claro. Se trataba de un Prometeo.

18 Años Después...

Año 501

Afueras de Vexthain, Arcadia

La Ciudad Vexthain era la capital de Arcadia. En ella se ubicaba una de las más grandes minas de Afloraltita. Para llegar a una de ellas era necesario cruzar un gran puente. Resilience, el viejo amigo de Unity, manejaba un vehículo mientras hablaba con una joven mujer.

Resilience of Inevitability: Gift ¿Gift? ¡Gift!

Gift of Eternal Faith: ¿Eh?

Resilience of Inevitability: ¿Escuchó lo que le dije? El día de hoy celebramos su cumpleaños número 18. Y hay algo muy importante que debe saber. A ese poder que usted posee desde pequeña le llamamos Luz.

Gift of Eternal Faith: ¿Luz?

Resilience of Inevitability: Así es… Antes de que muriera Unity, me indicó que en este día especial debía decírselo, justo hoy en su cumpleaños número 18. Sabe que los Forerunner nos dividimos en castas y de todas ellas, dirigiendo a los Guerreros-Servidores, se encuentra la Bibliotecaria, quien mantiene la paz en la galaxia pero también podía ordenar un ataque de proporciones colosales. Existieron guerreros cuya una de sus misiones es la de cuidar a la Bibliotecaria: los Prometeos. Aunque el ejército utiliza armas, la Bibliotecaria rechazaba el uso de estas y por eso los Guerreros-Servidores usaban armaduras especiales hechas de Luz. Arriesgaban su vida peleando cuerpo a cuerpo, pero para ello debían completar un duro entrenamiento. Aprendieron técnicas que transformaban la Luz en armas y eso. En los últimos años de su vida, Unity estuvo localizando a varios jóvenes Forerunner de la casta Guerrero-Servidor que poseían una luz excepcional y los envió a que fueran entrenados por otros Guerreros-Servidores incluso con algunos Prometeos para que pudieran dominar la Luz y volvieran para proteger a la Bibliotecaria.

Gift of Eternal Faith: Entonces… ¿También debo entrenar para ser un Prometeo? O ¿Por qué me dices esto?

Resilience of Inevitability: No. No debe hacer nada. Se lo dije porque usted es la reencarnación de la Bibliotecaria.

Gift of Eternal Faith: ¡¿Yo?!

Resilience of Inevitability: Exacto. Y ellos han regresado. Ahora nos dirigimos a…

En ese momento, una explosión sacó el vehículo del carril para terminar colisionando contra una columna.

Resilience of Inevitability: ¡Gift! ¡Gift! ¡¿Está bien?! ¡Responde! ¡Salga del vehículo!

La joven recuperó el conocimiento. Vio como una figura tomaba del cuello a Resilience. Incapaz de saber qué hacer, Gift salió a toda prisa lo más lejos que pudo. A sus espaldas, la explosión del vehículo la arrojó unos pocos metros hacia adelante. Justo a los pies de un sujeto portando una armadura.

Goth, Guerrero-Servidor: No creí que siguieras con vida impostora.

Gift of Eternal Faith: ¿Qué cosa?

Goth, Guerrero-Servidor: Por orden del Guardián he venido a tomar tu vida.

El hombre estaba a punto de asestar su puño contra Gift. Ella no hizo más que cubrirse para escuchar como algo detuvo en seco el ataque.

Tourian, Guerrero-Servidor: Llegué justo a tiempo, ¿no? Hola, ¿Gift, no es cierto?

Goth, Guerrero-Servidor: ¿Quién eres tú?

Tourian encadenó una serie de golpes contra Goth, obligándolo a retroceder.

Tourian, Guerrero-Servidor: Cuenta treinta segundos… Es lo que me tomará derrotarlo. Quédate donde estás.

Dicho eso, una luz apareció sobre el cuerpo de Tourian. Al desaparecer reveló como una armadura envolvía su cuerpo.

Goth, Guerrero-Servidor: ¡Maldito! ¡Eres un Guerrero-Servidor!

Tourian, Guerrero-Servidor: Sí. Yo soy Vision of Hopeful Legacy, mi nombre de Guerrero-Servidor es Tourian.

Gift of Eternal Faith: ¡¿Un Guerrero-Servidor?!

Tourian, Guerrero-Servidor: Será peligroso. Mejor apártate un poco.

Gift of Eternal Faith: Ah, sí.

La mujer se levantó del suelo para ponerse a salvo.

Tourian, Guerrero-Servidor: Oye, también eres Guerrero-Servidor, ¿no?

Goht, Guerrero-Servidor: ¿Qué?

Tourian, Guerrero-Servidor: Dime una cosa ¿Alguna vez has sentido el poder de la Luz?

Goth, Guerrero-Servidor: ¿Eh?

Tourian levantó los brazos. Sus puños se iluminaron brevemente para luego disparar proyectiles de energía. Estos iban tan rápido que no le dieron tiempo a Goth de reaccionar. Cada uno de los disparos lo impactó con tal fuerza que cayó del puente.

Tourian, Guerrero-Servidor: Treinta segundos...

Gift, quien ya se encontraba bastante lejos, seguía corriendo. Su vía de escape fue cortada cuando una estructura en llamas cayó frente a ella. Detrás de ellas, para complicar más las cosas, aparecieron más Guerreros-Servidores con las mismas malas intenciones.

Maloth, Guerrero-Servidor: Ja, ja, ja ¿Qué creíste niña? Él no vino sólo.

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¡Yo iba a decir lo mismo!

Detrás de todos ellos apareció otro Guerrero-Servidor. Al momento de estirar su brazo contra los asesinos, una estela de Luz recorrió su cuerpo para salir disparada contra ellos, haciendo que la gran mayoría saliera expulsado del puente. Ddraig se posicionó frente a Gift mientras que otro Guerrero-Servidor la tomó del brazo.

Kabr, Guerrero-Servidor: Ven, sígueme.

Ddraig tenía la intención de impedir que los asesinos siguieran a Gift y a Kabr, sin embargo, uno de ellos lo eludió. El asesino estaba por acercarse a Gift cuando otro aliado apareció para congelarlo. A pesar de los esfuerzos de los salvadores de Gift, al final terminaron rodeados por un último montón de asesinos.

Kabr, Guerrero-Servidor: Intenta no asustarte con esto.

De la misma forma que hizo Tourian, una luz se formó alrededor de Kabr, dejándolo con una armadura. Kabr, levantó su brazo, invocando una serie de cadenas que tomaron a los asesinos para arrojarlos fuera del puente.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Amigos, están aquí! Ddraig, Faber, Kabr ¡Esto es increíble!

Gift of Eternal Faith: ...Disculpen ¿Ustedes quiénes son?

Tourian, Guerrero-Servidor: Nosotros, somos tus protectores. Bibliotecaria.

Gift of Eternal Faith: ¿Dijiste mis protectores?

Tourian, Guerrero-Servidor: Así es. Tus protectores.

Resilience of Inevitability: ¡Llegan tarde! ¡Irresponsables!

Gift of Eternal Faith: ¡Resilience! ¿No te pasó nada?

Resilience of Inevitability: ¡Gift! ¡Estás a salvo! ¡Qué bueno que llegaron, chicos! ¡Gracias, gracias! Sería una deshonra para mí si a ella le sucediera algo.

Gift of Eternal Faith: Cálmate.

Resilience of Inevitability: ¿Qué?

Gift of Eternal Faith: Resilience... ¿Tú ya los conocías a todos?

Resilience of Inevitability: ¡Sí, desde hace mucho! ¡Es de ellos de quien le estaba hablando! ¡Son los Guerreros-Servidores que la protegerán!


30 Minutos Después...

Templo del Guardián, El Santuario

Goth, Guerrero-Servidor: Le ofrezco mis disculpas. Esos Guerreros-Servidores aparecieron y evitaron que pudiéramos matar a la impostora.

El Guardián: Ya entiendo. El bebé que Aiolos salvó sobrevivió todos estos años. Y además pretende ser la Bibliotecaria. Ahora querrá violentar la paz de nuestro Santuario... ¿Comprendes, Aiolia?

Aiolia, el Prometeo: Sí.

El Guardián: La impostora no tardará en usar el poder de un Prometeo... ¿Comprendes ahora los actos viles de tu hermano?

La Advertencia

Hogar de Unity of Eternal Night, Vexthain, Arcadia

Luego del atentado del puente, Tourian y sus compañeros siguieron a Gift hasta la casa de Unity. Mientras que la joven descansaba en su cuarto, los Guerreros-Servidores se encontraban en la sala.

Resilience of Inevitability: ¿Qué vamos hacer? ¡No puede ser! ¡No puede ser! ¡No puede ser! ¡¿Por qué nos pasa esto?! ¡Quisiera saber que hacer! ¡¿Qué hago?! ¡¿Qué hago?!

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Ya! ¿Por qué no dejas de lloriquear?

Resilience of Inevitability: Esto es una consecuencia ¡Ustedes llegaron haciendo muchos destrozos! ¡Por eso Gift está aterrada y no quiere salir de su habitación!

Tourian, Guerrero-Servidor: Llorando no arreglas nada. Deja que se le pase y saldrá.

Resilience of Inevitability: ¡Yo digo que deberíamos ayudarla!

Kabr, Guerrero-Servidor: Fue atacada por sorpresa. Es lógico que todo le parezca confuso.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Oíste eso? ¡¿Te tomaste la molestia de explicarle la situación?!

Resilience of Inevitability: Ah. Claro que... Yo... He.

Faber, Guerrero-Servidor: ¿Ella sabe que es la Bibliotecaria? ¿Le dijiste que ella es...?

Resilience of Inevitability: ¡Pues yo no...!

Ddraig, Guerrero-Servidor: Ya no hay tiempo que perder. Podrían atacar en cualquier segundo.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Y la armadura? ¿También la necesitas cada segundo?

Ddraig, Guerrero-Servidor: Claro. De seguro el Santuario está al acecho.

Tourian, Guerrero-Servidor: Oh, inteligente, ¿no? Me parece que eres difícil de convencer, Ddraig.

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¿Eso fue para halagarme?

Un par de minutos después, Gift salió a uno de los balcones y Tourian, al verla confundida, decidió acompañarla.

Gift of Eternal Faith: ¿La Bibliotecaria? ¿En serio?

Tourian, Guerrero-Servidor: Creo que nos sobrepasamos un poco esta tarde. Discúlpanos.

Gift of Eternal Faith: ¿Ah?

Tourian, Guerrero-Servidor: Perdónanos, no pretendíamos asustarte. Sólo fue lo necesario para protegerte. Ah y la verdad es que nosotros...

Kabr, Guerrero-Servidor: ...Tú eres la Bibliotecaria y esos asesinos vinieron por orden del Santuario. El Guardián que gobierna ahí te quiere muerta por alguna razón.

Tourian, Guerrero-Servidor: Sí, es correcto. Por eso nosotros...

Ddraig, Guerrero-Servidor: ...Sí. En otras palabras tienen a una Bibliotecaria falsa. Pero hasta ahora no hemos descubierto la razón. Es difícil saber que planean y por eso es que debemos ir al Santuario y descubrir porque.

Gift of Eternal Faith: Ah.

Tourian, Guerrero-Servidor: Ya lo dijo. Iremos al Santuario a descubrir a la impostora. Este lugar ya no es seguro. Tranquilízate, no permitiremos que te pase algo.

Kabr, Guerrero-Servidor: No te preocupes. Hemos entrenado muy duro. Tú lo viste hoy en aquel puente.

Gift of Eternal Faith: ...No es eso.

Kabr, Guerrero-Servidor: ¿No?

Gift of Eternal Faith: Se los agradezco. Es sólo que aun no entiendo... Fue tan repentino. Es que todavía no lo asimilo. De repente vienen y me llaman Bibliotecaria. Mmm.

La estática del ambiente se hacía cada vez más notable. Del cielo cayó un rayo que destrozó el balcón donde los jóvenes se encontraban. Afortunadamente, esquivaron el ataque, retrocediendo junto con Gift al patio.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Te hiciste daño?

Gift of Eternal Faith: Ah. No.

Tourian, Guerrero-Servidor: Quédate ahí… Parece que al fin aparecieron.

Las llamas dejadas por el rayo se desvanecieron frente a un hombre que, con cada pisada, liberaba pequeñas descargas eléctricas.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Sienten eso? Es un Prometeo.

Aiolia, el Prometeo: Quiero los restos de la armadura de Aiolos, el Prometeo que cayó en este planeta hace 18 años.

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¿Armadura?

Aiolia, el Prometeo: He venido aquí por dos razones. La primera, recuperar la armadura del Prometeo. Y mi segunda razón, entregar justicia al Santuario ¡Mataré a la Impostora!

Ddraig, Guerrero-Servidor: No lo harás... Primero tendrás que matarnos, Prometeo.

Aiolia, el Prometeo: Ah.

Ddraig atacó primero al Prometeo, quien se defendió en menos de un segundo al expulsarlo de su camino.

Aiolia, el Prometeo: ¿Ustedes también son Guerreros-Servidores? ¡Qué lentos!

Antes de que Tourian y sus amigos pudieran reaccionar, el Prometeo disparó varias descargas eléctricas. Los rayos de plasma expulsaron y alejaron a los Guerreros-Servidores, despejando su camino hacia Gift.

Aiolia, el Prometeo: ¡Respóndeme! ¿Dónde están los restos de esa armadura?

Gift of Eternal Faith: ...No... Comprendo de qué me hablas... Yo no... No sé de la Bibliotecaria ni del Santuario... Sólo soy...

Aiolia, el Prometeo: ¿Intentas rogar por tu vida? No seas ilusa ¡Es por tu osada falsedad que el Santuario atraviesa tiempos de angustia! Pero hoy pondré fin a eso ¡Acabaré con el caos que has creado!

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Alto!

Los Guerreros-Servidores sujetaron a Aiolia de las extremidades antes de que pudiera golpear a Gift.

Aiolia, el Prometeo: ¿Qué están haciendo?

La corriente bioeléctrica del Prometeo atravesó el cuerpo de los guerreros, pudiendo liberarse con facilidad.

Tourian, Guerrero-Prometeo: ...Gift... Tienes que alejarte.

Gift of Eternal Faith: Pero...

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Hazlo! ¡Aléjate!

Gift no tuvo más opción que obedecer al guerrero. Podía escuchar las descargas eléctricas a sus espaldas. En un momento, estas se detuvieron para luego resonar con violencia al desencadenar una explosión. Gift se detuvo para ver lo que había sucedido. Aiolia caminaba hacia ella con un rastro de destrucción a su alrededor.

Aiolia, el Prometeo: Tan sólo son Guerreros-Servidores. Es inútil, los Prometeos somos superiores. Ustedes no podrán detenerme.

Tourian alcanzó a sujetar la pierna de Aiolia con mucho esfuerzo.

Tourian, Guerrero-Servidor: Creo... Que te detuve.

Aiolia, el Prometeo: ...Y por ello perderás el brazo.

Gift of Eternal Faith: ¡Detente!

Aiolia, el Prometeo: ¡¿Qué?!

La feroz mirada del Prometeo cambió a una de sorpresa al ver como la joven mujer liberaba un resplandor de Luz.

Tourian, Guerrero-Servidor: ...Gift... Sigue corriendo...

Gift of Eternal Faith: ¡No puedo hacerlo! ¡Quiero ayudarlos! ¡Pero no sé qué hacer! ¿Qué sentido tiene salir huyendo? ¡No quiero acabar así! ¡Siento que debo hacer algo! ¡Has venido a matarme pero si lo haces no será dejando a Tourian!

Aiolia, el Prometeo: ...Imposible ¿Qué es esa Luz?

Gift of Eternal Faith: ¡Adelante! ¡Hazlo!

Resilience of Inevitability: ¡Oye! ¿Es lo que buscas?

El Minero sostenía en sus manos un cofre. Aiolia pudo reconocer lo que había en su interior. La armadura de Aiolos, su hermano, reposaba en un orbe dorado.

Resilience of Inevitability: ¡Llévatela! ¡Pero... Te advierto que si la tocas... Vas a arrepentirte por el resto de tus días! ¡¿Te quedó claro?!

Aiolia, el Prometeo: Esta vez voy a perdonarles la vida. No sé si tú seas la verdadera Bibliotecaria. Si lo eres... Ven al Santuario y demuéstraselo al Guardián. Demuestra que eres... La Bibliotecaria que Aiolos protegió hasta la muerte. Si no vienes... Entonces prepárate para morir.

Un rayo, similar a la que lo trajo, cayó sobre él luego de tomar el cofre. Gift finalmente no pudo más y se desmayó.

Resilience of Inevitability: ¡Gift! ¡Resista por favor!

La Flecha

Hogar de Unity of Eternal Night, Vexthain

Había pasado una hora desde el ataque de Aiolia. Gift, quien se encontraba acostada en su cuarto, despertó y salió de su cuarto al ver que Tourian se encontraba en el puente que adornaba un pequeño estanque. Al acercarse a él notó los vendajes en su brazo.

Gift of Eternal Faith: Así que ahí estás ¿Te duele mucho?

Tourian, Guerrero-Servidor: ...Quiero disculparme.

Gift of Eternal Faith: ¿Qué?

Tourian, Guerrero-Servidor: ...Ah... Eh... ¿Y tú? ¿Te duele algo?

Gift of Eternal Faith: ¿Eh?

Tourian, Guerrero-Servidor: Lo digo por lo que ocurrió hace rato.

Gift of Eternal Faith: Ah, eso. Tranquilo. Pero aún no puedo entender eso que él dijo. Cuando habló de mí poder... Tourian, si voy al Santuario ¿Qué es lo que encontraré?

Tourian, Guerrero-Servidor: La verdad... No sé, Gift... Es difícil de describir... Mmm (Voz ronca) ¡Muchachos escuchen, han venido aquí para proteger a la Bibliotecaria!

Gift of Eternal Faith: ¿Qué?

Tourian, Guerrero-Servidor: Unity siempre nos decía eso. Decía que los demás y yo seríamos un grupo de Guerreros-Servidores hechos para protegerte. No importa qué tipo de persona seas yo voy a protegerte, aun arriesgando mi vida. Sé qué todo suena ridículo y tampoco entiendo mucho. Aún le doy vueltas en mi cabeza pero puedes estar segura de esto... Por ti voy a enfrentarlo todo.

Gift of Eternal Faith: ¿Qué?

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Ah! ¡Lo siento! ¡No quise exagerar! ¡Es sólo que quise decirte que, es que yo quisiera que...! ¡Ah!

Gift of Eternal Faith: Tranquilo, Tourian. Iremos juntos, iremos al Santuario. No importa que. Quiero que estés conmigo. Además tú y los otros cuidaran de mi ¿No es cierto?

Tourian, Guerrero-Servidor: ...¡Claro! ¡Iremos al Santuario!

Cerca de ahí eran observados por los otros guerreros.

Kabr, Guerrero-Servidor: Gift es la verdadera Bibliotecaria.

Faber, Guerrero-Servidor: Kabr ¿Has tenido noticias de tu hermano?

Ddraig, Guerrero-Servidor: Qué pregunta, Faber. Sabemos que es difícil contactarlo.

Kabr, Guerrero-Servidor: Ja. No se preocupen. Yo conozco a mi hermano, ya vendrá.

Faber, Guerrero-Servidor: Ojalá no tarde.

Luego de hablar unos minutos con Tourian, Gift fue de regreso a su habitación. Los Guerreros-Servidores tenían la guardia baja y no notaron que una figura apareció de las sombras para disparar formar un arco de luz, del cual disparó una flecha oscura. Gift cayó en cuanto el proyectil le atravesó el pecho y Tourian corrió a sujetarla antes de que tocara el suelo. Los otros guerreros identificaron al arquero.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡¿Quién eres?!

Acthon, Guerrero-Servidor: Es un humilde regalo del Guardián.

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¡Voy por él!

Tourian, Guerrero-Servidor: Oye... ¿Te duele mucho?

Gift of Eternal Faith: No... Se siente extraño pero no mucho.

El arquero liberó una neblina alrededor de su cuerpo con la que desapareció sin dejar rastro.


Calles de Vexthain

La neblina surgió en un callejón, dándole paso al arquero.

Acthon, Guerrero-Servidor: Je, je. Mi misión está cumplida...

Praedyth, Guerrero-Servidor: Por poco logras escapar, Guerrero-Servidor.

Aquella voz le sacó un buen susto. Buscó por todas partes para ver a quien pertenecía. En los tejados se alzaba un Guerrero-Servidor.

Acthon, Guerrero-Servidor: ¿Quién eres, maldito? ¿Estás del lado de esa impostora?

Praedyth, Guerrero-Servidor: ¿Impostora? ¿Seguro?

Acthon, Guerrero-Servidor: Yo le creo a nuestro gran Guardián. Si va al Santuario es por qué está loca ¡Ya está perdida!

El arquero materializó su arco de Luz para atacar a Praedyth. La flecha atravesó al Guerrero-Servidor, quien se prendió en llamas para luego aparecer a las espaldas de Acthon.

Praedyth, Guerrero-Servidor: Tú estás perdido, imbécil.

Acthon, Guerrero-Servidor: ¿Qué...?

Una espada, que desprendía llamas, atravesó el cuerpo de Acthon. Seguido de eso, todo su cuerpo se inundó en flamas hasta convertirse en cenizas.

Praedyth, Guerrero-Servidor: Hacerla pasar por impostora... Qué estúpidos.


Al Día Siguiente...

Mina de Afloraltita, Vexthain

Gift, Tourian y compañía estaban a los pies del portal Forerunner. Los Guerreros-Servidores activaron el artefacto, abriendo la brecha.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Estás segura de esto? En el Santuario puede haber cosas terribles que nos has visto nunca ¿Ya lo has decidido?

Gift of Eternal Faith: ...¡Sí!

Tourian, Guerrero-Servidor: Pues tranquilízate. Nos aseguraremos de que llegues hasta allá sin problema alguno.

Gift of Eternal Faith: Yo confío. Les prometo que volveremos a salvo.

Juntos pasaron por el portal. La brecha se cerró a los pocos segundos.

Resilience of Inevitability: ...Gift... Cuídate...


Templo de la Bibliotecaria, El Santuario

El ejército de los Guerreros-Servidores fue convocado por el Guardián. Junto a él se encontraban los Prometeos, protectores de los anillos sagrados.

El Guardián: ¡Han pasado 18 años y el pecado de Aiolos aún no ha sido olvidado! Al borde de la muerte le encomendó un bebé a un Minero de Arcadia. Y ahora, bajo el nombre de Gift, viene hacia acá clamando ser la Bibliotecaria y además reclutó Guerreros-Servidores y planea tomar nuestro Santuario ¡Aquí está la verdadera Bibliotecaria!

Con una armadura dorada y mantos rojizos, se presentó la Bibliotecaria.

El Guardián: Miren ustedes mismos ¡Es un acto imperdonable! El Santuario no debe permitir tal blasfemia. Nosotros hemos mantenido la paz de la galaxia y es nuestra obligación mantenerla intacta. Si alguien la perturba, debemos aplastarle sin piedad ¡Sin importar quién sea! El enemigo nos ha subestimando. Usaremos toda nuestra fuerza para mantener intacto el Santuario ¡Hermanos! ¡Hoy como nunca antes! ¡Necesito de su lealtad!

Halo

Valle de Melchedael, Instalación 01

El portal se abrió. Gift, Tourian y los Guerreros-Servidores aparecieron a las afueras de una edificación similar a una especie de templo.

Gift of Eternal Faith: ¿Esto es el Santuario?

Ddraig, Guerrero-Servidor: No. Algo salió mal. El portal nos debió de haber llevado al Santuario.

Kabr, Guerrero-Servidor: Si el portal fue abierto originalmente por Aiolos, el portal nos debería llevar a la Instalación 09. Alguien debió de haber alterado ese portal.

Tourian, Guerrero-Servidor: Oigan ¿Qué están haciendo? Démonos prisa.

Gift of Eternal Faith: ¡Tourian, espera un poco! Es que... No tengo fuerza.

Luego de un rato, fueron en dirección a la Sala de Control.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Por qué tengo que cargarte yo? Qué horror.

Ddraig, Guerrero-Servidor: No te quejes. Tú eres del indicado, Tourian.

Faber, Guerrero-Servidor: No me digas que... ¿Te avergüenza?

Tourian, Guerrero-Servidor: Faber no es eso... Tonto... Oye ¿Ya viste eso?

El paisaje de aquel planetoide era algo que Gift jamás creyó que llegaría a ver. El horizonte se elevaba hasta el cielo y desembocaba por el lado opuesto a donde estaba observando.

Gift of Eternal Faith: Increíble.

Ddraig, Guerrero-Servidor: Esta es la Instalación 01 de los anillos Halo.

Gift of Eternal Faith: ¿Estamos en un Halo, Ddraig?

Ddraig, Guerrero-Servidor: Sí. Los Halo están conectados entre sí y para poder llegar al Santuario debemos pasar el portal de cada Sala de Control de las Instalaciones 01, 02, 03, 04...

Tourian, Guerrero-Servidor: O sea que debemos pasar por los doce anillos. Hay por favor, no puede ser más extraño.

Kabr, Guerrero-Prometeo: ¡Por favor, ya!

Ddraig, Guerrero-Servidor: ...Las doce instalaciones están protegidas por un Prometeo. Aiolia es uno de ellos pero para ganar tenemos que... Estar... ¡Oigan! ¡¿Qué?!

Mientras Ddraig seguía explicando se dio cuenta de que lo habían dejado atrás. En un par de minutos ya estaban dentro de aquel templo.

Tourian, Guerrero-Servidor: Está es... La Sala de Control.

Ddraig, Guerrero-Servidor: Parece que al Prometeo de este lugar le gustan las cosas brillantes.

En ese momento Gift comenzó a sentir un punzante dolor en el lugar dónde le habían disparado la flecha.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Gift! ¿Estás bien? ¿Qué te pasa? Quédate cerca de nosotros.

Gift of Eternal Faith: Perdón... Mmm…

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Qué pasa?

Gift of Eternal Faith: No pasa nada.

Al fondo de la Sala apareció un Prometeo, quien avanzó hacia los Guerreros-Servidores.

Tourian, Guerrero-Servidor: Gift... Quédate cerca de los chicos.

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¡Tourian! ¡Espera!

Tourian disparó proyectiles de Luz para distraer al Prometeo y así poder acercarse a él. Cuando estaba por asestarle un golpe, el Prometeo creó un muro de Luz Sólida, conteniendo el ataque, para luego reducirlo a un pesado cubo sobre el puño de Tourian. El Guerrero-Servidor dio unos cuantos hacia adelante para luego intentar atacar con su otro brazo, sin embargo, el Prometeo ya había materializado otro muro, dejando a Tourian apartado. Una vez contenido al atacante, el Prometeo avanzó hacia Gift.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Alto! ¡No te acerques a ella!

Mü, el Prometeo: Es tal como dijo Aiolia. No creo... Que tú seas una impostora. Le ofrezco mis disculpas por presentarme así. Bibliotecaria.

El Prometeo se presentó para luego arrodillarse frente a ella.

Gift of Eternal Faith: ¿Qué?

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¡Mü, el Didacta! ¡No puedo creer que usted sea un Prometeo!

Faber, Guerrero-Servidor: ¿Ya lo conocías?

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿De qué se trata todo esto?

Mü, el Prometeo: Su maestro, el Prometeo de la Instalación 07, y yo éramos amigos.

Kabr, Guerrero-Servidor: ¿Instalación 07?

Ddraig, Guerrero-Servidor: Lamento no haberles dicho antes.

Gift of Eternal Faith: Disculpa... Se supone que debemos llegar al Santuario ¿Tu podrías indicarnos el camino a seguir?

El Prometeo abrió un portal hacia la Instalación 02. Gift fue llevada por Tourian hacia la brecha, luego los siguieron los otros Guerreros-Servidores.


Valle de Hamabiel, Instalación 02

Tourian, Guerrero-Servidor: Ese Prometeo fue muy comprensivo después de todo.

Kabr, Guerrero-Servidor: Me pregunto si no le traerá problemas.

Tourian, Guerrero-Servidor: No. Escuchen creo que ya vamos retrasados.

Faber, Guerrero-Servidor: ¿Qué? ¿Y qué quieres hacer?

Gift of Eternal Faith: ¿Tourian, que haces?

Tourian, Guerrero-Servidor: Voy a hacer esto.

Tourian concentró la Luz en sus piernas. Con eso pudo aumentar su velocidad para correr lo suficiente y pegar un gran salto con el que logró llegar hasta la Sala de Control. Los otros guerreros llegaron después, encontrando a Gift encima de la espalda de Tourian, quien estaba estampado en el suelo.

Gift of Eternal Faith: ...Perdón.

Tourian, Guerrero-Servidor: Gift... No creí que tuvieras tanto peso en ¡Ah!

Gift of Eternal Faith: ¡...!

Tourian, Guerrero-Servidor: Faber... Mira su Luz... Está ardiendo.

Faber, Guerrero-Servidor: Tourian...

Aldebarán, el Prometeo: Ah. Así que Mü los dejó pasar.

En medio de la Sala de Control se encontraba el Prometeo comiendo.

Tourian, Guerrero-Servidor: Oye... Cuanto lujo ¿No te importa si nos unimos a la fiesta?

Aldebarán, el Prometeo: Qué grosero, Guerrero-Servidor ¿Sabes que esta es mi instalación? Aquí no permito insolentes. Adelante van a encontrar más Prometeos, es inútil que avancen pues no ganaran. Pero quizás puedan lograrlo si utilizan el séptimo sentido.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Séptimo... Sentido?

Aldebarán, el Prometeo: Sí, eso dije. Todos los Forerunner poseemos cinco sentidos más el sexto que vendría siendo el uso de la Luz. El séptimo sentido es un poder mayor, similar al de un Dios.

Tourian, Guerrero-Servidor: Es interesante pero la verdad no te entiendo nada. Sólo sé que si alguien come mucha carne le dará dolor de estómago.

Aldebarán, el Prometeo: ¡Insolente!

Faber, Guerrero-Servidor: Dinos ¿De qué lado estás? ¿Eres amigo o enemigo?

Aldebarán, el Prometeo: ¿Acaso son estúpidos? ¡No los dejaré pasar de este anillo!

Kabr, Guerrero-Servidor: ¡Tourian!

Tourian, Guerrero-Servidor: Quieto, Kabr, me encargaré. Oye, loco, si te derroto nos dejarás pasar ¿no es así? No hay problema, yo estoy listo.

Aldebarán, el Prometeo: Cuanta arrogancia. A ver... ¿Por qué no inicias entonces?

Tourian, Guerrero-Prometeo: ¡Con gusto! ¡Voy a derrotarte! ¡Solo!

Antes de que Tourian tomara posición de combate, Aldebarán, que era más grande que un Guerrero-Servidor común, lo derribó de un golpe.

Aldebarán, el Prometeo: ¿Qué sucede Guerrero-Servidor? Te dije que nuestras habilidades son muy desiguales.

Tourian, Guerrero-Servidor: Aún... No has visto ¡Nada!

Tourian volvió a concentrar la Luz en sus piernas para acelerar sus movimientos y permitiéndole desplazarse por los muros y techos del edificio con el fin de atacar al Prometeo por la espalda. Sin embargo, Tourian notó que su adversario no tomaba ninguna posición de combate, acto que lo irritó al punto de optar por disparar sus proyectiles de Luz.

Aldebarán, el Prometeo: ¡No entiendes! ¡Insolente!

El Prometeo contraatacó con tres colosales esferas de Luz que desintegraron los proyectiles e impactaron contra Tourian.

Gift of Eternal Faith: ¡Tourian! ¡Cuidado!

Aldebarán, el Prometeo: Fue ingenuo de su parte pensar que podrían llegar al Santuario ¡No con esa Luz! ¡Oigan! ¡Ustedes! ¿Por qué no vienen todos juntos a atacarme? ¿Qué pasa? ¿Perdieron el valor?... ¿Mmm?

Tourian, que había sido derribado, se levantó y tomó posición de combate.

Aldebarán, el Prometeo: Ya entiendo. Tienes un espíritu fuerte, lo reconozco.

Gift quería ir hacia donde estaba Tourian pero fue detenida por Ddraig.

Ddraig, Guerrero-Servidor: No te preocupes. Tienes que confiar en Tourian. Siempre se levanta más fuerte que antes.

Aldebarán, el Prometeo: Ya no puedes caminar con toda esa insolencia.

Tourian, Guerrero-Servidor: Ya cállate. Eres tú el que solo presume ¡Anciano!

Aldebarán, el Prometeo: ...Infeliz ¡No soy ningún anciano!

Enfurecido, Aldebarán disparó más esferas contra Tourian, quien iba directo hacia él con la intención de asestarle un golpe. El contacto entre ambos ataques causó una explosión que elevó a Tourian en el aire. Este tomó una posición en picada hacia Aldebarán.

Aldebarán, el Prometeo: ¡No puedes contra mí!

Ambos estaban por chocar sus puños pero Tourian logró engañar al Prometeo. Antes de hacer el choque, uso el puño de Aldebarán para impulsarse de vuelta al aire y, usando la Aceleración, regresó disparado hacia el Prometeo, rompiéndole un fragmento de su armadura.

Tourian, Guerrero-Prometeo: Voy a hacer pedazos tu armadura.

Mü, el Prometeo: ¡Ya fue suficiente! Pudo cortar parte de tu armadura ¿Ya comprendiste lo que te dije, Aldebarán?

Aldebarán, el Prometeo: ...Ja, ja, ja, ja, ja. Sí. La verdad... No creí que consiguiera siquiera tocarme. Tú ganas Guerrero-Servidor.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Qué es todo esto?

Mü, el Prometeo: Aldebarán quiere decir que no es tu enemigo.

Aldebarán, el Prometeo: Sólo quería conocerte. Llamémoslo una "prueba". Mü me habló sobre ustedes, pero sólo permito el paso a los de espíritu indomable.

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¿Aldebarán?

Aldebarán, el Prometeo: Sí, permitiré que pasen por el portal.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡¿En serio?!

Aldebarán, el Prometeo: Tourian, ¿no es así? Tienes una Luz como no había visto. Sin embargo, aún debes despertar al séptimo sentido.

Tourian, Guerrero-Servidor: Séptimo... Sentido.

Kabr, Guerrero-Servidor: ¡Tourian! ¡Es Gift!

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Gift! ¡¿Qué tienes?!

Gift of Eternal Faith: No es nada. Creo que me desmayé. Pero estoy bien, Tourian.

Tourian, Guerrero-Servidor: No lo creo... ¿Mü?

Mü, el Prometeo: Miren esto.

En el lugar donde le había impactado la flecha se había formado una extraña marca que brillaba en una tonalidad oscura.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Qué es eso?

Faber, Guerrero-Servidor: ¿Fue esa flecha?

Mü, el Prometeo: Eso temo. Esta cosa esta haciendo que su Luz se disuelva.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡¿Toda su Luz?!

Mü, el Prometeo: Ni ella logrará evitarlo. Si su Luz continúa drenándose así, continuará sufriendo y agonizando hasta perder la vida... Temo que sólo quedan... Unas cuantas horas.

Tourian, Guerrero-Servidor: ...Entonces... ¿Qué estamos esperando?

Kabr, Guerrero-Servidor: ¡Espera! Gift no debe moverse así.

Ddraig, Guerrero-Servidor: Tourian. Mover a Gift la empeoraría.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Qué hacemos entonces, Ddraig?

Mü, el Prometeo: Ustedes deberán adelantarse. Pero... Los otros Prometeos no serán adversarios fáciles de derrotar. Para atravesar los demás Halo deberán sobrepasar el límite que su Luz ya tiene. Pongan atención, para salvar a la Bibliotecaria deberán ser extremadamente valientes ¿Están ustedes listos para hacerlo?

Tourian, Guerrero-Servidor: Claro que sí. Nosotros somos los guerreros de la Bibliotecaria.

Mü, el Prometeo: Entonces luchen con el corazón. Cuidaremos a la Bibliotecaria y los alcanzaremos al final.


Templo del Guardián, El Santuario

El Guardián corrió la voz para que el resto de Prometeos tomara acciones contra la invasión. Al intentar usar su poder para bloquear la Instalación 09, algo simplemente se lo impidió. En su mente la voz de Aiolos resonaba diciendo: ¿Quién es? ¿Qué quieres?. Los recuerdos le irritaron la mente, como si una espada partiera su cabeza por la mitad. La misma voz de Aiolos volvió a sonar: Esa chica es la reencarnación de la Bibliotecaria.

Ya no pudo más y liberó una serie de pulsos energéticos que hicieron que varias columnas se agrietaran. Aquella espada maldita seguía fragmentando su voluntad, como si una batalla se librara en su cabeza. Finalmente se calmó y el odio volvió a llenar su cuerpo al recordar al Prometeo sería el auténtico sucesor del título de Guardián.

El Guardián: ...¡Te odio! ¡Aiolos!

Aparta, deja pasar al hombre

Valla de Muriel, Instalación 04

El grupo de Tourian avanzó hasta el tercer anillo, el cual no tenía a ningún Prometeo para custodiarlo, por lo que simplemente pasaron de largo y avanzaron hacia la Instalación 04. Al atravesar el portal, se encontraron con un ambiente oscuro y siniestro. Frente a ellos se alzaba la Sala de Control, de una forma similar a un castillo al borde de un precipicio. Los Guerreros-Servidores, abrumados por la extraña sensación que daba el estar en ese planetoide, abrieron la gran puerta y entraron finalmente a la Sala de Control.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Qué es esto?... Estos son... ¡Hay rostros por doquier! ¡Esta Sala de Control está llena de rostros muertos!

Detmazk, el Prometeo: Ja, ja, ja, ja ¿Están sorprendidos, jóvenes amigos?

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¡Detmazk! ¡Estás deshonrando el nombre de los Prometeos!

Detmazk, el Prometeo: Eres un joven tonto como siempre, pero sólo hasta que formes parte de esos rostros muertos.

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¿Qué dices?

Detmazk, el Prometeo: Los he matado a todos. Sus almas no pueden descansar en paz y vagan por toda esta instalación que yo vigilo. Es fácil saber por sus rostros tristes que siguen sufriendo después de morir y que sufrieron terribles torturas.

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¡Eres un infeliz!

Detmazk, el Prometeo: Son una prueba de mi fuerza, en otras palabras, son mis medallas. Por algo es que me llaman la misma muerte.

Ddraig, Guerrero-Servidor: No puede ser ni una prueba ni una medalla. No entiendo lo que puede ser.

Tourian, Guerrero-Servidor: Ddraig... No había visto eso... ¡Pero también hay rostros de niños!

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¡¿Cómo pudiste hacerlo?!

Detmazk, el Prometeo: No lo sé bien, debí haberlos matado sin darme cuenta cuando estaba luchando contra mis enemigos. Son valiosos sacrificios creo. Esto no tiene la menor importancia ¡Debo vencer al mal!

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¿Cómo te atreves a hablar acerca de derrotar al mal? ¡Tú mismo te has entregado a hacer el mal!

Detmazk, el Prometeo: ¿En la guerra tratarías de evitar a mujeres y niños cuando bombardean a un planeta? ¡Esto es exactamente igual! Sólo son unos niños.

Faber, Guerrero-Servidor: Creo que no será sencillo cruzar está instalación.

Ddraig, Guerrero-Servidor: Yo me quedaré a combatir. Ustedes adelántense a la Instalación 05, Aiolia debió de permitir el acceso... El portal está abriéndose.

Tourian, Guerrero-Servidor: Ddraig. Sólo no.

Ddraig, Guerrero-Servidor: Debemos abrirle paso a la Bibliotecaria, ¿no? Por eso... Da igual si sólo uno llega hasta el final ¡Tourian, váyanse!

El Guerrero-Servidor disparó varias ráfagas de Luz para distraer al Prometeo.

Detmazk, el Prometeo: Si hay algo que detesto ¡Es la cursilería!

El Prometeo lanzó un proyectil de Luz que fue interceptado por un escudo creado por Faber.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Faber!

Faber, Guerrero-Servidor: Ya no hay tiempo ¡Sigan! Ustedes pueden hacerlo.

Ddraig, Guerrero-Servidor: Bien...

Faber, Guerrero-Servidor: ¿Comenzamos ya?

Detmazk, el Prometeo: ¿Si entienden contra quien están peleando? ¡Basuras! ¡Esto aquí termina!

Los Guerreros-Servidores atacaron al unísono. Sin embargo, Detmazk, riendo a carcajadas, los detuvo en el aire para arrojarlos contra un par de portales.


Valle de Verchiel, Instalación 05

Tourian, Guerrero-Servidor: Llegamos. Busquemos a Aiolia.

Kabr, Guerrero-Servidor: Me pregunto si los chicos estarán bien.

Tourian, Guerrero-Servidor: No queda más que confiar. Hay que avanzar rápido...

Un rayo impactó a Kabr, mandándolo hasta el fondo de la Sala de Control.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Kabr!

Aiolia, el Prometeo: ¿Qué se han creído? Nadie cruza esta sala sin permiso.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Tú! ¡¿Por qué haces esto?!

Tourian intentó esquivar las descargas eléctricas pero al final fue inútil ya que recibió todas ellas.

Aiolia, el Prometeo: No me subestimes sólo por haber derrotado a Aldebarán.

Tourian, Guerrero-Servidor: Pero... ¿Qué pasa contigo? Tú lo viste ¡Tú sentiste la Luz de la verdadera Bibliotecaria, Aiolia!

Aiolia, el Prometeo: ¿De qué estás hablando? ¡Tú y esa impostora quieren destruir el Santuario! Y ahora... Pagarás por tus pecados.

El Prometeo liberó más descargas eléctricas. Todas ellas atacaron a Tourian, debilitándolo gravemente. Antes de que Aiolia diera el golpe final fue sujetado por una de las cadenas de Kabr.

Aiolia, el Prometeo: A menos que estés listo para morir, no podrás tocarme.

Aiolia dejó que su corriente bioeléctrica fuera conducida por las cadenas para dañar a Kabr.

Aiolia, el Prometeo: Aun siendo tan débil te considero un Guerrero-Servidor ¡Tendrás una muerte digna!

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Por qué no te callas? Nosotros ganaremos y protegeremos a la Bibliotecaria.

Aiolia, el Prometeo: Ja. Que ingenuos.

Tourian, Guerrero-Servidor: (Susurrando) Kabr, yo lo distraeré. Tú debes seguir adelante.

Kabr, Guerrero-Servidor: ¡Pero...!

Tourian, Guerrero-Servidor: Tranquilo. Yo puedo enfrentarme a él sólo. Cuento contigo.

Aiolia, el Prometeo: ¿Ahora que intentas hacer?

Tourian se posicionó frente al Prometeo. Su armadura comenzó a acumular Luz.

Aiolia, el Prometeo: ¡De todos modos no te servirá de nada!

Del Prometeo salieron centenares de rayos eléctricos que apenas y dañaban a Tourian.

Tourian, Guerrero-Servidor: Yo estoy listo para morir ¡Y por eso mi puño podrá alcanzarte!

El Guerrero-Servidor disparó toda su Luz concentrada en millares de proyectiles. Al colisionar con las descargas eléctricas se produjo una ligera explosión que dio tiempo a Tourian para acumular más energía para disparar una gran esfera que Aiolia apenas pude contener con sus manos.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Ahora! ¡Kabr!

El otro Guerrero-Servidor brincó hasta el portal. Sin embargo, Aiolia reaccionó rápidamente y se transportó hacia Kabr. Antes de poder matarlo, una cuarta persona apareció para detenerlo.

Shaka, el Prometeo: Yo me ocuparé de Aiolia. Ustedes, no pierdan tiempo.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Quién eres?

Shaka, el Prometeo: Me consideran como el Prometeo más cercano a la voluntad de la Luz. Soy Shaka, el Prometeo de la Instalación 06. Tienen acceso para pasar por mi Instalación y la Séptima.

Tourian, Guerrero-Servidor: Te lo agradezco, Shaka.

Aiolia, el Prometeo: Shaka... ¿Por qué quieres ayudar a esos traidores?

Shaka, el Prometeo: Debes ver claramente. No todo frente a ti es necesariamente cierto.

Aiolia, el Prometeo: ¿Qué dices?

Shaka, el Prometeo: Te ayudare a despertar, Aiolia.


Valle de Gabriel, Instalación 11

Faber, Guerrero-Servidor: ...¿Dónde?... ¿Dónde estoy? ¿Qué pasó?

Camus, el Prometeo: Detmazk, casi logra convertirte en cadáver... Pero pude salvarte.

Faber, Guerrero-Servidor: ¡Eres tú! ¡Camus, el Didacta!

Camus, el Prometeo: Faber... Ha pasado tanto tiempo. Tú y tus amigos no debieron venir ni a la Instalación 01. Tienen que irse cuanto antes.

Faber, Guerrero-Servidor: Aunque sea una orden tuya ¡No lo vamos a hacer!

Camus, el Prometeo: ¡¿Por qué no?!

Faber, Guerrero-Servidor: ...

Camus, el Prometeo: Contestas usando el silencio. Entonces... Te considero un traidor ¡Y acabaré contigo!

Ambos Guerreros-Servidores empleaban la misma técnica. Los dos podían usar la Luz para modificar la composición del agua del aire, alterando su estado para volverlo sólido. Fue así que la Sala de Control de la Undécima Instalación alcanzó temperaturas bajo cero en poco tiempo.

Camus, el Prometeo: Te lo he dicho muchas veces. Tus ataques no funcionarán conmigo.

Faber, Guerrero-Servidor: ...Hay algo que aprendí bien de ti... Mis puños serán débiles mientras mi espíritu sea frágil... Pero ahora tengo un propósito fuerte ¡Ahora tengo una convicción más firme! ¡Algo por que luchar! ¡Y eleva mi espíritu! ¡Es proteger a la Bibliotecaria!

Camus, el Prometeo: Aun te falta experiencia. Ya no tengo más que decir.

Faber, Guerrero-Servidor: ¡Yo sí! ¡No importa si yo muero aquí! ¡Mi propósito es fuerte! ¡Yo les abriré paso a mis amigos!

Ambos concentraron su Luz para dispararse mutuamente un Rayo de Hielo que colisionó y formó una explosión que levantó miles de proyectiles sólidos que atravesaron a ambos.

Faber, Guerrero-Servidor: ...Gracias. Fue un honor aprender de ti.

Camus, el Prometeo: ...Estoy honrado... Ve... Y sálvala... Faber...

Ambos se encontraban heridos de muerte, pero Camus, quien había recibido gran parte del daño, cayó desangrado, muriendo al poco tiempo.


Valle de Muriel, Instalación 04

Ddraig, Guerrero-Servidor: ...¿Dónde estoy?

Detmazk, el Prometeo: ¡No te hagas el niño bueno! ¡Bienvenido al infierno!

El Prometeo cayó enterrando su rodilla sobre la espalda de Ddraig. El Guerrero-Servidor se levantó sólo para recibir otra serie de golpes que lo hicieron resbalar a un río de lava. Ddraig había logrado esquivar la muerte por muy poco al sujetarse de una saliente. Sobre él se notaba la maligna sonrisa del Prometeo, quien pisoteó la mano de Ddraig para intentar hacer que cayera.

Detmazk, el Prometeo: Me gustaría quedarme, pero no puedo. Estoy ocupado. Aún tengo que torturar y luego tomar el rostro de aquella impostora.

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¡No insultes a la Bibliotecaria!

Ddraig brilló y su Luz disparó una onda expansiva que hizo que Detmazk retrocediera.

Detmazk, el Prometeo: ¿De dónde vino ese poder?

Ddraig, Guerrero-Servidor: Tortúrame todo lo que quieras. No me importa. Pero si vuelves a faltarle el respeto a ella ¡Haré que lo pagues!

Detmazk, el Prometeo: ¡Tu Luz es muy débil! ¡No puedes contra mí!

Ambos chocaron sus puños. Ambas armaduras se agrietaron pero al final fue la del Prometeo la que terminó por romperse.

Detmazk, el Prometeo: ¡Malvado! ¡Me heriste el brazo!

El Guerrero-Servidor le asestó otro puñetazo con el que deshizo su armadura por completo.

Detmazk, Guerrero-Servidor: ¡¿Qué es lo que sucede?!

Ddraig, Guerrero-Servidor: Tu Luz se ha corrompido, Detmazk. Y ahora te rechaza. Ya has matado a muchos inocentes.

Detmazk, Guerrero-Servidor: O... Oye... Sólo... Espera un poco... Ya entendí... No tienes que castigarme... ¿Quieres discutirlo?

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¿Acaso piensas que voy a creerte? Llévame de vuelta. Debo seguir mi camino.

Detmazk, Guerrero-Servidor: ¡Claro! ¡Te llevaré de inmediato! ¡Irás directo al infierno!

El Prometeo intentó atacar a Ddraig por la espalda. Este previó el ataque y le evitó. Tomó el brazo del Prometeo para ejercer fuerza en él e impedir que se moviera.

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¿Dónde quedo tu dignidad como Guerrero-Servidor?

Detmazk, Guerrero-Servidor: Tú... ¡Eres una basura!

Ddraig, Guerrero-Servidor: ...Tú eres la basura. En el camino de un Guerrero-Servidor no acostumbramos a torturar a alguien indefenso.

En razón de lo que dijo, Ddraig se desprendió de su armadura para tener un encuentro más equilibrado.

Detmazk, Guerrero-Servidor: ¡Cómo te atreves a decir eso!

Ddraig, Guerrero-Servidor: Se le llama igualdad. Yo crecí con ese ideal. Le pelea... ¡Acaba así!

Ambos Guerreros-Servidores estuvieron quietos unos momentos. Cuando Detmazk estaba por hacer su movimiento, una serie puñetazos impactaron cada punto de su cuerpo. Era como si un millar de hombres lo estuviera atacando al mismo tiempo. El golpe final de Ddraig fue el que arrojó a Detmazk contra el barranco, cayendo hacia el río de lava.

Ddraig, agotado, cayó al suelo. Un círculo de Luz apareció justo debajo de él para transportarlo a la Instalación 07, donde también había sido transportado Faber. En unos momentos más aparecieron Gift acompañada de Mü y Aldebarán.

Gift of Eternal Faith: ...Quiero... Acercarme a ellos.

Aldebarán, el Prometeo: Claro.

Gift se acercó a ellos y, a pesar de la herida, uso su Luz para sanarlos.

Mü, el Prometeo: Bibliotecaria, no debería hacer eso.

A Gift no le importó y siguió sanando a sus amigos, ignorando el dolor de la herida de la flecha.


Valle de Barkiel, Instalación 08

Tourian, Guerrero-Servidor: Llegamos. La Octava Instalación. No falta mucho.

Milo, la Prometeo: No se presentan e intentan pasar por mi Sala de Control como si nada. Los Guerreros-Servidores ya no tienen modales.

La protectora de la Instalación 08 de un sólo disparo hizo que Tourian y Kabr salieran expulsados contra el portal.


Valle de Adnachiel, Instalación 09

El portal se abrió dejando salir una explosión seguida de los cuerpos de Tourian y Kabr. Antes de que pudieran ponerse de pie, Milo disparó una vez más para acorralarlos en la Sala de Control del Noveno Anillo, como un plan maquinado por ella y Shura.

Shura, el Prometeo: Que impresión. Los Guerreros-Servidores traidores. Es una ironía que hayan aparecido en esta instalación. Ja. Su tumba está asegurada.

Tourian se reincorporó inmediatamente para chocar puños contra Milo. A pesar de sus heridas, hacía todo lo posible para derrotar a la Prometeo.

Shura, el Prometeo: Parece que el niño tiene habilidad. Y tu muchacho ¿Estás cómodo?

Kabr apenas se estaba levantando cuando Shura pisó su cabeza contra el suelo.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Kabr!

Milo, la Prometeo: Voltear así, a media batalla, es muy arriesgado.

Ella disparó otro proyectil de Luz que impactó a Tourian contra un muro.

Milo, la Prometeo: Para ser franca no me desagradas tanto.

Mientras tanto Kabr estaba luchando hasta para mantenerse con vida.

Kabr, Guerrero-Servidor: ...Estoy... Débil...

Shura, el Prometeo: Sí que lo estás. Si lo sabes ¿Para qué te incorporas?

Kabr, Guerrero-Servidor: Gift... La protegeré hasta la muerte...

Shura, el Prometeo: No me hagas reír ¿Cómo vas a protegerla si ni siquiera puedes protegerte a ti mismo?

Kabr, Guerrero-Servidor: Búrlate todo lo que quieras. Es mi propósito ¡Y no voy a huir! ¡Estoy listo para morir!

Shura, el Prometeo: Que inocente. Yo te quitaré esa ilusión.

Cuando estaban por iniciar su pelea, una explosión destruyó las puertas de la Sala de Control. La cámara se inundó en llamas que se apagaron cuando el último guerrero finalmente apareció.

Praedyth, Guerrero-Servidor: Perdón que interrumpa... Pero ese es mi hermano. Tendrás que matarme primero.

Kabr, Guerrero-Servidor: ¡Hermano!

Milo, la Prometeo: ¿Acaso eres uno de ellos?

Praedyth, Guerrero-Servidor: Peleo sólo. Pero definitivamente no peleo a favor de tu Santuario.

Las llamas rodearon el cuerpo de Praedyth con lo que pudo moverse con rapidez para posicionarse en la espalda de Shura. Acto seguido, liberó una explosión con la que derribó al Prometeo.

Praedyth, Guerrero-Servidor: ¿Qué estás haciendo? Ven aquí por mí, desgraciado. Prometo no lastimarte mucho.

Shura, el Prometeo: Milo, no quiero que intervengas. Me encargaré de él yo sólo.

Shura y Praedyth entablaron su lucha. Milo, por su parte, había dejado a Tourian con graves heridas.

Tourian, Guerrero-Servidor: ...Espera...

Milo, la Prometeo: Tú ya deberías estar muerto, Guerrero-Servidor.

Tourian, Guerrero-Servidor: Lo siento pero no estoy listo aún.

Milo, la Prometeo: Yo te ayudo.

La Prometeo lo golpeó brutalmente. Lo arrojó al aire para llenarlo de impactos de proyectiles de Luz. Sin embargo, no se dio cuenta de que Tourian uso la Aceleración para escabullirse y concentrar su energía en su puño para atacar directamente a la cara de su adversaria.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Este es mi último aliento!

Milo no pudo evitar el golpe, sin embargo, no fue tan grave como se lo presentó Tourian. El golpe apenas y rozó su casco, fragmentándolo y revelando su rostro. El puño de Tourian había tocado el núcleo de la Sala de Control.

Tourian, Guerrero-Servidor: Yo... Debo proteger... A la Bibliotecaria...

Shura, el Prometeo: Que pérdida de tiempo. Quédate ahí y no vuelvas a levantarte ¡Tenemos que acabar con Gift! ¡Milo! ¡Vámonos!

La Prometeo, pasmada por la habilidad de Tourian, estaba por marcharse cuando vio que del núcleo apareció un mensaje.

Milo, la Prometeo: ¿Pero qué es esto? Aiolos puso esto.

Más personas comenzaron a llegar a la Sala de Control.

Shaka, el Prometeo: Es correcto. Él siempre supo la verdad. El Guardián es el verdadero traidor.

Milo, la Prometeo: ¿Qué estás diciendo, Shaka? ¿Qué significa todo esto?

Aiolia, el Prometeo: Deja que te lo explique yo... Después de recuperar los restos de la armadura de mi hermano, fui con el Guardián a decirle que Gift era la verdadera Bibliotecaria. El poder de su Luz lo probaba. Pero cuando iba a retirarme, un poder distinto comenzó a brotar de él y lo uso para controlar mi mente. Todo este tiempo, el Guardián...

Shura, el Prometeo: Espera un segundo ¿Controlaba tu mente?

Shaka, el Prometeo: No. Un guía así no usaría semejante técnica. Él es alguien más haciéndose pasar por el Guardián.

Shura, el Prometeo: ¿Qué cosa?

Milo, la Prometeo: Si consiguió controlar a Aiolia... Debe ser alguien que conozca esa técnica a la perfección... ¡Imposible!

Shaka, el Prometeo: Uno de los Prometeos ausentes. Saga, el Prometeo de la Instalación 03. Quien hace 18 años cazó a Aiolos. Quería gobernar el Santuario.

Shura, el Prometeo: ¡No es posible! Yo vi cuando murió aquel día.

Shaka, el Prometeo: Pues no fue así. Él sobrevivió.

Gift of Eternal Faith: ¡Tourian!

Gift, apenas de pie, corrió hacia el cuerpo casi sin vida de Tourian.

Gift of Eternal Faith: ...Tourian...

Aldebarán, el Prometeo: ¡Qué vergüenza! Nos han mentido 18 años, ahora gracias a ella está claro.

Aiolia, el Prometeo: Aiolos tenía razón ¿Entonces ella...?

Mü, el Prometeo: Sí. Esa chica... Es la verdadera Bibliotecaria.

Gift, al igual que como hizo con Faber y Ddraig, intentó sanarlo con su Luz.

Aldebarán, el Prometeo: Bibliotecaria, mejor no lo haga.

Aiolia, el Prometeo: Sí. Si algo le pasa el Santuario podría...

Gift of Eternal Faith: ¡No me interesa eso! ¡Él me protegió y quiero ayudarlo! Ustedes descubrieron el engaño ¿no es cierto? ¡Creyeron que yo era una invasora y no los culpo por ello! ¡Pero él y los demás me protegieron y me guiaron hasta aquí! ¡Quiero... Recompensarlos por haber creído en mi todo este tiempo! Sé que es mi deber y al menos debo hacer eso por ellos. Si puedo ayudarlos ¡nadie sufrirá nunca más por mí!

La Luz que emanaban las manos de Gift brilló con más fuerza gracias a que los Guerreros-Servidores, los amigos de Tourian, se acercaron.

Ddraig, Guerrero-Servidor: Agradezco todo lo que has dicho. Deja que yo me encargue. No te preocupes, estamos unidos por nuestro espíritu, lo prometimos cuando éramos niños.

Kabr, Guerrero-Servidor: Es gracias a Tourian que todos llegamos hasta aquí.

Faber, Guerrero-Servidor: Tourian solía decir... Que juntos protegeríamos a la Bibliotecaria... Por eso... Él no se quedará sólo.

Ddraig, Guerrero-Servidor: Es sencillo, de niños no existía ninguna otra razón. Llegó el día de honrarla.

Praedyth, Guerrero-Servidor: Sólo un idiota como Tourian creería en las tonterías de ese Minero.

Gift of Eternal Faith: Amigos...

Kabr, Guerrero-Servidor: Tú que dices. Tourian no ha cambiado mucho... Siempre ha sido él... Quién nos ha mostrado la Luz en el camino.

La Luz se estaba intensificando cada vez más.

Shura, el Prometeo: ¡Esa Luz...!

Milo, la Prometeo: ...¡Tiene un brillo eterno!

Batalla del Santuario

Templo del Guardián, El Santuario

Aphrodite, el Prometeo: Esos Guerreros-Servidores ya se han acercado demasiado. Llevemos a la Bibliotecaria a otra parte.

El Guardián: No es posible... Ella ni siquiera está aquí.

Aphrodite, el Prometeo: ¿Qué? ¿Qué ha dicho, Guardián?

El Guardián: ¡Tú serás el primero en pagar las consecuencias, Aphrodite!

El artefacto que usaba el Guardián para observar el Santuario comenzó a girar las agujas en su interior. Una brecha se formó debajo de Aphrodite, el cual lo engulló para dejarlo caer hacia su muerte frente al Templo del Guardián.

El Guardián: La hora... Ha llegado.

El acceso al Santuario estaba libre. Los Prometeos sobrevivientes corrieron hacia el Templo del Santuario, encontrando el cuerpo sin vida del protector de la Duodécima Instalación.

Mü, el Prometeo: Aphrodite...

Shura, el Prometeo: ¡¿Pero qué...?!

El Templo del Guardián se elevó en el aire. No lejos de ahí, cerca de la Forja, surgió una colosal máquina que, al estar bajo el control del Guardián, comenzó a causar destrozos en la Instalación 00.

Aldebarán, el Prometeo: Si no detenemos a esa cosa acabará con todo el Santuario.

Shaka, el Prometeo: ¡Ataquen y recuerden que la prioridad es la Bibliotecaria!

Todos los Prometeos tomaron posición de combate para luego partir con el fin de detener a aquel coloso. Detrás de ellos aparecieron Gift y sus protectores, quienes dejaron a Tourian para que pudiera recuperarse sin contratiempos. Todos observaron como el templo se elevaba en el aire al mismo tiempo que una risa se escuchaba por todo el valle.

El Guardián: El poder absoluto... Soñé tanto con este día.

Gift of Eternal Faith: Guardián... ¿Qué has hecho?

El Guardián: ¿Guardián? ¿Crees que un Guardián se vería así?

Con un gesto hecho con su mano cambió su apariencia. Despojándose de sus adornos dorados, su aspecto era del de un Guerrero-Servidor portando una extraña armadura oscura con detalles rojizos.

Saga, el Prometeo: ¡Soy Saga, el Prometeo! ¡Hace 18 años intenté asesinarte! ¡Y perdí la oportunidad de convertirme en el Guardián de verdad! ¡Pero aun así me propuse a buscar un nuevo poder para dominar el universo!

Con cada palabra que salía de su boca se disparaba una onda de energía que demostraba el acrecentamiento de su poder.

Saga, el Prometeo: ...Usaré también tu poder para destruir este Santuario. Bibliotecaria debes sentir... Gran honra. Es gracias a mi juicio que la Oscuridad sustituirá a la Luz.

Ddraig, Guerrero-Servidor: ¿Oscuridad? ¡Qué tontería!

Saga, el Prometeo: ¿Seguro? ¡De ahora en adelante yo seré quién gobierne todo el universo! Ja, ja, ja, ja, ja, ja ¡Ahora ya no te necesito para nada, Bibliotecaria!

El Prometeo junto sus brazos para concentrar energía en ellas para luego apuntarla hacia Gift.

Saga, el Prometeo: Adiós, Bibliotecaria ¡De entre todos tú serás la primera en irte!

Cuando Saga iba a disparar la acumulación de energía, Tourian salió disparado del portal e interceptó el disparo con su puño.

Saga, el Prometeo: ¿Y esta Luz? ¡Es de la Bibliotecaria!

Tourian, que apenas contenía el poder de Saga, disparó proyectiles de Luz. La reacción de Luz y Oscuridad liberó una desconocida onda de energía que sacudió todo el Santuario. Saga salió expulsado hasta el trono del Guardián. Tourian cayó frente a él para encadenar varios golpes que el Prometeo esquivó. Saga tomó a Tourian y lo estampó contra el muro y luego contra el suelo. El Guerrero-Servidor se puso de pie para intercambiar golpes con el Prometeo. Ambos volvieron a conectar golpes de Luz y Oscuridad, ocasionando que la onda energética los separara. Tourian seguía en pie. Se puso en posición de combate mientras Saga se acercaba con la mirada llena de un fulgor oscuro. A sus espaldas sobresalían llamas de color carmesí oscuro.

Saga, el Prometeo: Guerrero-Servidor insolente ¿Por qué usas la Luz de la Bibliotecaria? ¡Muere ya!

Saga liberó una onda necrótica que sacó a Tourian del templo. Se recuperó en el aire para disparar proyectiles de energía. Saga los esquivó y se acercó a Tourian para intercambiar golpes. El Guerreros-Servidor uso su Aceleración para esquivar los golpes de su enemigo y luego concentró su Luz en su puño con el que asestó un fuerte impacto en el abdomen, sofocando a Saga. Ante esto, el Prometeo no pudo llegar a enfurecerse más, él contraatacó con un fuerte puñetazo al cráneo de Tourian, alejándolo de él.

Tourian, aun listo para seguir luchando, estaba a punto de disparar más proyectiles cuando de repente su armadura se desestabilizó. De su cuerpo salieron disparados ráfagas de energía al mismo tiempo que Saga lo atacaba con un láser disparado desde sus dedos.

Saga, el Prometeo: ¿Ya entendiste? ¡Esa patética armadura no puede contra tu poder! ¡Ahora maldice el camino que elegiste al venir aquí! ¡Maldice todo tu destino, Guerrero-Servidor!

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Maldecir? Jamás haría una cosa así...

Saga, el Prometeo: ¿Hmm?

Tourian, Guerrero-Servidor: Ahora siento... ¡Mucho más poder que antes!

Saga, el Prometeo: Si eso es lo que quieres entonces ¡Haré que conozcas un poder absoluto!

Saga elevó su mano para acumular energía y crear un gran orbe de Oscuridad. Una vez que estaba listo la arrojó hacia Tourian. El Guerrero-Servidor, a pesar de lidiar con la crisis que estaba pasando, conectó su puño contra la bola necrótica.

Tourian, Guerrero-Servidor: ¿Acaso crees que estoy luchando sólo? ¡Pues te equivocas!

Saga, el Prometeo: ¡¿De dónde saca fuerza?!

Alrededor del brazo de Tourian apareció un extraño artefacto. De este surgió un poderoso Rayo de Luz que neutralizó el orbe de Oscuridad, causando una explosión que destruyó el Templo del Guardián.

A lo lejos, la lucha entre los Prometeos y la gran máquina se estaba dando. Aldebarán y Aiolia atacaron con todo lo que tenían, dando tiempo y oportunidad a Milo de atacar la nuca de la máquina. Esta respondió al intentar aplastarlos, sin embargo, Mü evitó eso al crear un muro de Luz. Shaka contraatacó al disparar proyectiles de Luz que fulminaron los pies de la máquina y Shura dio el golpe final, al usar una Espada de Luz para degollarla. La máquina había sido derrotada, sin embargo, esta se elevó en el aire, uniéndose con el artefacto que poseía Saga. Un vórtice se generó alrededor de dichas entidades, las extremidades perdidas de la máquina volvieron a unírsele para colocar a Saga en su núcleo, fusionándose y revelándose como una monstruosa abominación. Al elevarse, la maligna carcajada del corrompido Prometeo se dejó escuchar.

Saga-Ogenus: ¡Voy a destruirlo todo! ¡Me he vuelto más poderoso que un Dios!

Con el poder proporcionado por la máquina milenaria, Saga disparó un Rayo Necrótico que devastó gran parte del Santuario. Dicha estela de energía avanzaba con rápidez hacia donde se encontraban Gift y sus amigos.

Saga-Ogenus: ¡Este es el poder absoluto!

Gift of Eternal Faith: ...No es posible... Ese poder era el que estaba detrás de todo. Saga se dejó corromper y eso corrompió su Luz ¿Quién se entregaría a eso?

Tourian, Guerrero-Servidor: ¡Saga! ¡No!

El Guerrero-Servidor concentró su Luz en su decaído cuerpo para salvar a Gift y a sus amigos. En ese momento sintió como una presencia aliada le daba cada vez más fuerzas. Sin embargo, Saga ya había devastado la zona donde se encontraba Gift. Una explosión fue sucedida pero de entre las tinieblas había una luz que brillaba más allá de la infinita oscuridad.

Saga-Ogenus: ¿Qué ocurre?

Aquella Luz era Tourian, quien tenía a la Bibliotecaria entre sus brazos.

Tourian, el Prometeo: Recuérdalo. Yo daré mi vida para protegerte.

Gift of Eternal Faith: Lo recuerdo... Puedes volar... Con la armadura de Aiolos.

Tourian, el Prometeo: Sí. Por supuesto ¡Sujétate lo más fuerte que puedas!

Juntos se elevaron en el aire en dirección a Saga.

Saga-Ogenus: ¡Maldito seas, Aiolos! ¡Te maldigo por cruzarte en mi camino!

El Prometeo con sacudir sus brazos, arrojó un millar de proyectiles contra Tourian. El Guerrero-Servidor los esquivó y destrozó con su Espada de Luz. No había nada que lo detuviera. Como respuesta, Saga volvió a acumular energía necrótica en su núcleo. Tourian apuntó con aquel extraño artefacto unido a su brazo, a su vez, Gift puso su mano en él. Una estela de luz dorada los iluminó a ambos. Todo el poder de la Luz se había concentrado en un único disparo de Tourian.

Tourian, el Prometeo: ¡Elevaré al máximo mi Luz... Para proteger el universo!

Tourian y Saga dispararon al mismo tiempo. El Rayo Necrótico de Saga, a pesar de ser infinitamente más grande, fue aplacado por la intensa luz de Tourian. El Rayo de Luz perforó el núcleo de la máquina, alcanzando a Saga y destruyendo el artefacto que los mantenía unidos a él y a la máquina. La criatura liberó un pulso de Luz que levantó el sudario de Oscuridad que había en el Santuario.


Bosque de los Perdidos, El Santuario

Saga estaba recostado. No sabía si estaba vivo o muerto, sólo que estaba ahí. Únicamente podía mover sus ojos. Observó a un lado, ahí se encontraba la falsa Bibliotecaria que había creado sin vida. Por el otro lado, apareció una entidad que él pudo reconocer fácilmente.

Saga, Guerrero-Servidor: Bi... Bibliotecaria.

La Bibliotecaria: Creo que por fin lo has comprendido, Saga. Aiolos murió para salvar el universo.

Saga, Guerrero-Servidor: ...Lo siento... Te deshonré con crímenes imperdonables. Deshonré al Santuario... Diles a todos... Que lo siento...

Expiando su pecado. La vida de Saga desapareció así como la presencia esotérica de la Bibliotecaria.


Templo de la Bibliotecaria, El Santuario

Habían pasado unos días desde la batalla. Gift, tomando el nombre de Rym, como la reencarnación de la Bibliotecaria, llamó a todos los Guerreros-Servidores y Prometeos.

Rym, la Bibliotecaria: ...Estoy aquí... Con un fin. Aprender del gran poder que fluye dentro de mí. Siendo honesta no sabía del poder de mi Luz hasta que llegue aquí... El poder es una gran responsabilidad, a veces causa tentación, la oscuridad puede apoderarse de nuestros corazones... Y puede conducirnos por un mal camino. Hoy quiero compartir una lección de vida, algo que deseo que todos atesoren... Esa lección vino de los Guerreros-Servidores encargados de mi seguridad. Todo su poder, su Luz, los hace fuertes pero además poseen gentileza, poseen nobleza y esa cualidad es invaluable. Para mí es algo único. Así que... Sépanlo. Usaré siempre el corazón... ¡Yo voy a cuidarlos a todos antes que cualquier cosa! Es una promesa ¡De aquí en adelante mi misión será protegerlos!

Todos los Guerreros-Servidores presentes celebraron las palabras de la Bibliotecaria al mismo tiempo que exclamaban: ¡Gloria a la Bibliotecaria!

Rym, la Bibliotecaria: ...Gracias... Amigos.


F I N