FANDOM


Saga Origenes logo
Portada Orígenes 5-. Al Filo del Mañana

Sueño

16 de Marzo del 2577

Hondo, Riberas del Tiempo, Althan

Todos estaban muertos. Tanto humanos como Prometeos habían caído en la Batalla de las Riberas del Tiempo pero... Cualquier derrota que sufriera la humanidad era solo un paso más cerca de que las máquinas finalmente controlaran Althan.

Kai Argento lo sabía por lo que, al igual que todos los Titanes, luchó al frente con la esperanza de sobrevivir para luchar otro día. Él no era un súper soldado ni tenía alguna particularidad que lo diferenciara de los demás. No era más que sólo un humano que estaba dando su último respiro cuando vio a alguien portando una armadura carmesí.

Rita Vrataski: Quiero preguntarte algo… He oído que el café de Althan es gratis ¿Es cierto?


15 de Marzo del 2577

Dormitorios, Base Kyu

Radio: Tal parece que la zona urbana tendrá un cielo despejado. El Área Beta tendrá un día soleado.

Kai Argento: Un sueño… Ha sido un sueño… Qué desagradable… El tener un sueño en el que mueres… Mi brazo…

Peter Evans: Kai, firma esto.

Kai Argento: Ah… Está bien… ¡Ya había firmado esto!

Peter Evans: Deja de quejarte y fírmalo. Simplemente firma “yo robé el alcohol de la tienda” y ve a robarlo para subir la moral de todos esta noche. Después del combate presentamos las firmas de la gente que haya muerto y todos contentos, ¿sí?

Kai Argento: Conozco la tradición pero es raro… ¿El despliegue es esta tarde?

Peter Evans: ¿De qué hablas? ¿Vamos a beber esta noche? ¡El despliegue es mañana!

Kai Argento: ¡¿Mañana?!

Del sobresalto, Kai se golpeó con la parte superior de la litera.

Peter Evans: ¿Estás nervioso?

Kai Argento: ¿Eh?

Peter Evans: No pasa nada por estar nervioso, es tu primer despliegue después de todo. Pero de todas formas…

Kai Argento: S-sí. Estoy más nervioso de lo que esperaba.

Peter Evans: Kai… Es tu primera batalla, debes ser capaz de no darle a tus propios aliados, si consigues salir con vida, entonces es que eres muy bueno.

Kai Argento: Uh… Ok…

Peter Evans: Pero si te pones demasiado nervioso, te volverás loco. Aunque en el campo de batalla, aquellos que están tranquilos son los que de verdad están locos. Simplemente entrena como el sargento. Hazte un hombre musculoso y disminuye tu capacidad cerebral…

Karl Wen: ¡Tú! ¿De verdad quieres hacer tanto ejercicio físico, Evans?

Peter Evans: ¡¡Sargento!!

Karl Wen: ¿Hay algún problema con mi cabeza?

Peter Evans: ¡¡Para nada!! ¡Simplemente le estaba contando a Argento sobre su fuerte espíritu forjado a partir del entrenamiento!

Karl Wen: Como sea, escuchen ¡La Novena Unidad se reunirá en el campo de instrucciones frente al mar a las 900 horas! ¡Infórmenselo al resto! Ha habido una inspección de equipamiento no anunciada. En nuestra unidad… Han encontrado muchos desperfectos. Desde que el Equipo Crimson llegó de Themar, el Comandante está muy nervioso.

Peter Evans: ¡¿Nos va a arrastrar con él?! ¿Por qué?

Karl Wen: No es mi culpa que ustedes hicieran un trabajo de mierda.

El sargento salió del dormitorio.

Kai Argento: ¿Podría ser… Un entrenamiento básico?

Peter Evans: ¿Eh?... Kai, no tiene gracia.

Kai Argento: No, he tenido un sueño sobre eso.

Peter Evans: ¿Qué? ¿Un sueño?

Kai Argento: Hacer lagartijas por tres horas.

Peter Evans: ¡¿Tres?! Debe ser un chiste…


20 Minutos Después...

Patio Principal, Base Kyu

El sueño de Kai parecía haberse cumplido ya que efectivamente los pusieron a hacer flexiones mientras otras unidades se burlaban de ellos. Del otro lado de la reja ser podía ver a los seis miembros que conformaban al Equipo Crimson.

Peter Evans: Mira ahí… Ese es el Equipo Crimson. Se dice que es el equipo de Titanes más fuerte de todos. Esa es Rita Vrataski.

Kai Argento: ¡¿Esa es Rita Vrataski?! Es incluso más pequeña de lo que pensaba.

Peter Evans: Kai, ten cuidado con las mujeres. No te dejes llevar por su apariencia.

Kai Argento: …Pero… Si parece una niña.

Peter Evans: Hay rumores de que el Equipo Crimson anuncia nuevas armas y estrategias.

Kai Argento: Ah… Así que es un equipo solo de espectáculo.

Peter Evans: Ser una “mujer” es conveniente para esos propósitos.

Kai Argento: Así que es así… Pero es un poco…

Peter Evans: Eh, Kai, se te están saliendo los ojos de las órbitas ¿Te has enamorado de ella?

Kai Argento: ¡¿Qué?!

En ese momento, Kai y Rita cruzaron miradas. Él disimuló pero se sorprendió cuando ella caminó hacia él.

Kai Argento: (Susurrando) ¡Viene hacia aquí! ¡¿Por qué?! No, no vengas ¡Vete!

Rita pasó de largo para hablar directamente con uno de los superiores.

Rita Vrataski: Tengo que pedirle un favor, señor.

Uldren Roland: ¿Cuál es?...

Rita Vrataski: ¿Puedo participar? Mi equipo nunca ha hecho ese tipo de entrenamientos. Por el asalto conjunto de mañana, déjeme participar.

Uldren Roland: De acuerdo…

Rita se colocó al lado de Kai.

Rita Vrataski: ¿Tengo algo en la cara?

Kai Argento: ¿Eh?

Rita Vrataski: Estabas mirándome.

Kai Argento: No… No…

Rita Vrataski: No me gusta que me miren.

Kai Argento: No… No era por nada...


Una Hora Después…

Patio Principal, Base Kyu

Kai se encontraba tomando agua de los bebederos pensando acerca de que, en el sueño, la duración del ejercicio parecía haber sido de tres horas.

Peter Evans: ¡Kai! ¡Beberemos esta noche!

Kai Argento: No… Yo… Sigo… Nervioso todavía. Simplemente iré a leer algún libro.

Peter Evans: ¿Qué? ¿Eres estúpido?


Más tarde, esa noche…

Dormitorios, Base Kyu

Kai se encontraba descansando leyendo el mismo libro. Era la primera vez que lo leía pero ya conocía el final.

Kai Argento: …Mañana lucharemos contra los Prometeos. Nunca había soñado con trabajar con Rita Vrataski. Sería impresionante… Poder sobrevivir. Un sueño es un sueño… ¡Nadie quiere morir! ¡Definitivamente sobreviviré!


16 de Marzo del 2577

Hondo, Riberas del Tiempo

Era el amanecer cuando los Pelican dispararon misiles para desorientar a las máquinas permitiendo que los soldados fueran desplegados a salvo. Kai y Peter tomaron su posición en una superficie elevada donde vaciaron varios cargadores de sus Rifles de Asalto.

Peter Evans: Kai, cálmate, nuestra tarea es fácil. Derriba a los Prometeos que se escapen del ataque principal. Eso es todo ¿Lo tienes?

Kai Argento: E-Entendido.

Peter Evans: …¡Aquí vienen! ¡Vigila el frente!

Acercándose hacia ellos venía un Knight que resistió los disparos con un campo de energía para luego desintegrar a algunos de sus agresores con su Rifle Binario. Al lado de la máquina aparecieron androides ligeramente más pequeños armados con Rifles de Luz.

Peter Evans: ¡Soldier! ¡Hay demasiado! ¡Todos, cambien de posición! ¡Aquí somos objetivos fáciles!...

Otro Knight apareció y, utilizando su Espada de Luz Sólida, empaló a Peter mientras que el del Rifle Binario disparó al hombro de Kai.

Kai Argento: ¡Duele! ¡Duele! ¡Duele! ¡Duele! ¡Duele! ¡Duele! ¡Duele! ¡Quema! ¡Duele! ¡Duele! ¡Quema! ¡Quemaaaa! No… Voy a morir.

Su brazo, su cuerpo y finalmente su cabeza se desintegraron hasta desaparecer.


15 de Marzo del 2577

Dormitorios, Base Kyu

Kai Argento: Eh… ¡¿Eh?!

Peter Evans: Kai, firma esto.

Kai Argento: Firma… ¿Firma? (Susurrando) No, espera, espera ¿No he… Muerto?

El recordar lo que sucedió con anterioridad hizo que a Kai le dieran nauseas.

Peter Evans: ¿Estás bien?

Kai Argento:

Peter Evans: ¿No te encuentras bien? Mañana es el despliegue, sabes.

Kai Argento: ¡¿Mañana?! Mañana… Otra vez.

Kai tomó su libro para hojearlo.

Peter Evans: ¿Qué demonios estás haciendo?

Kai Argento: Pasando las páginas.

Al revisar su libro, Kai podía recordar cada palabra pero ese era el libro que había leído antes de la batalla y esa mañana había soñado que moría en combate. Le habían volado el hombro para después ser desintegrado significando que no era un sueño por lo que Kai había muerto dos veces. Él comenzó a pensar que todo estaba mal y que si se quedaba ahí moriría de nuevo.

Peter Evans: ¿Kai?... Oye ¡¿A dónde vas?! ¡Kai!

Kai salió corriendo intentando huir de su destino ya que no quería pasar por algo tan doloroso de nuevo.


Pasillos, Base Kyu

Debido a la prisa que tenía, Kai chocó con la médico a cargo de la base.

Kai Argento: Lo… Lo siento.

Roxxane Morrison: Yo tampoco estaba mirando. Oh, estás herido.

Kai Argento: Tengo prisa, lo siento.

Roxxane Morrison: Pero estás sangrando… Tengo que arreglarlo.

Kai Argento: No, de verdad, no es nada.

Karl Wen: ¿Qué están haciendo ustedes dos? ¿Qué pasó aquí? Argento, ¿fuiste tú?

Kai Argento: …Sí.

Karl Wen: Déjame ver… No te preocupes, es solo un rasguño. Ahora tengo que encargarme del entrenamiento básico. No hace falta que vayas.

Kai Argento: …Sí.

Cuando el sargento se alejó lo suficiente, Kai siguió corriendo. Él sabía que a los desertores se les dispara pero si se quedaba ahí para siempre sólo había muerte por lo que decidió que lo mejor era escapar. Corrió hasta llegar a la carretera. De la nada apareció una nueva clase de Prometeo. La máquina estaba armada con un Cañón de Incineración. En un instante, Kai fue desintegrado.


15 de Marzo del 2577

Dormitorios, Base Kyu

Peter Evans: Kai, firma esto.

Kai Argento: Peter… ¿Tienes una pistola?

Peter Evans: Sí.

Kai Argento: ¿Puedo verla?

Peter Evans: Si quieres… ¿Desde cuándo te interesan las pistolas?... Está cargada. No me apuntes. Cuando seas un cabo podrás tener una. Por supuesto, si usáramos un juguete como este contra un Prometeo… Espera ¡Kai!

Él preparó el arma y lo colocó en su boca para después jalar del gatillo perdiendo la vida instantáneamente.


15 de Marzo del 2577

Dormitorios, Base Kyu

5° Iteración

Kai Argento: (Susurro) Así que es así como funciona…

Peter Evans: Kai, firma esto.

Kai Argento: Peter, imagínate esto… ¿Qué harías si el principio de esta guerra se repitiera continuamente?

Peter Evans: …Preferiría que me dispararan a sufrirlo de nuevo.

Kai Argento:(Susurrando) De acuerdo… Si seguir vivo es la única forma de sobrevivir en este mundo ¡Entonces debo ganar!

Kai ya había muerto cuatro veces, por lo que marcó el número cinco en su mano, como símbolo del inicio de su batalla.

Bucle

Patio Principal, Base Kyu

Los Titanes se encontraban realizando lagartijas.

Peter Evans: Kai, mira eso. El Equipo Crimson. Y ahí está Rita Vrataski.

Kai Argento:

Rita Vrataski no sólo era la soldado más fuerte. Kai todavía recordaba la primera vez que murió aunque al principio estaba convencido de que era un sueño fue entonces cuando vio la forma de luchar de Rita. La soldado de armadura carmesí, blandiendo un enorme Martillo de Guerra. Antes de morir por primera vez, ella se le acercó diciéndole que se quedaría a su lado hasta que muriera. Él recordaba la forma en que usaba el Martillo para acabar con las oleadas de Prometeos pero además pudo recordar que usando sus últimas fuerzas pudo levantarse para eliminar a un Knight usando su propia Espada de Luz Sólida.

Peter Evans: ¿Sólo ha venido a echar un vistazo, eh?

Esta vez Rita no había decido participar en el entrenamiento por lo que Kai concluyó que puede cambiar lo que ocurre en esa iteración.


Una Hora Después...

Gimnasio, Base Kyu

Kai Argento: Sargento.

Karl Wen: Argento, ¿qué ocurre? La batalla es mañana, ¿te encuentras mal?

Kai Argento: Va a seguir entrenado ¿no?

Karl Wen: Básicamente.

Kai Argento: ¿Le importa si entreno con usted?

Karl Wen: Olvídalo, no tendría sentido.

Kai Argento: ¡¿Eh?!

Karl Wen: Bueno, quizá esto sea ir un poco lejos… ¿Has escuchado la frase “corta para aprender”? Corta a tu enemigo en dos con la espada y aprende de la experiencia. Es un dicho muy antiguo... Quiero decir que para volverte realmente fuerte necesitas haber participado en incontables batallas. Esos que sobreviven aprenden más y más… Es por eso. Argento, tú… ¿Por qué pones esa cara?

Kai Argento: ¿Eh?... Lo siento.

Karl Wen: …De verdad ¿Qué te hace tanta gracia?

Kai Argento: Entonces, tomaré mis experiencias de batalla como un entrenamiento, dejaré que se conviertan en parte de mí…

Karl Wen: Básicamente, es eso (Suspiro) Nos vestiremos con la primera parte del traje en 15 minutos. Nos vemos allí.

Kai Argento: ¿Vamos a vestirnos?

Karl Wen: ¿Cómo pretendes que entrene un soldado con traje sin ponérselo, idiota? ¡Date prisa y cámbiate!

Kai Argento: ¡Señor, sí, señor!

En el primer despliegue sobre el campo de batalla, Kai quedó atrapado en un bucle inexplicable en el cual debe seguir ciertas reglas.

  • Se regresa a la mañana previa al despliegue en el que se muere.
  • En cualquier situación, en cualquier tipo de muerte se aplica siempre la regla 1.
  • No hay forma de escapar de este ciclo.
  • Los recuerdos serán conservados.
  • Los eventos que ocurran no tienen por qué ser los mismos cada vez.

Para poder escapar del bucle, Kai debía entrenar táctica y físicamente para volverse tan fuerte que no pueda morir. Kai, que era un Titán novato y sin experiencia, finalmente había despertado luego de muchas muertes aun en aumento.


16 de Marzo del 2577

Hondo, Riberas del Tiempo

12° Iteración

Peter Evans: ¡¿Qué demonios estás haciendo?! ¡¿Quieres morir?!

Kai había comenzado a realizar sus propias estrategias para sobrevivir ante los Prometeos. Gracias al entrenamiento del sargento y a las muertes, él pudo perfeccionar sus habilidades al momento de correr con la armadura puesta. Había progresado mucho pero finalmente los Prometeos lo rodearon y acabaron con él.


15 de Marzo del 2577

Dormitorios, Base Kyu

13° Iteración

Kai Argento: (Susurrando) Y lo próximo es… ¡Atacar!


16 de Marzo del 2577

Hondo, Riberas del Tiempo

Hay varios tipos de armamento. Primero está el Rifle de Asalto MA37 la cual es suficientemente fuerte para cortar un humano a trozos pero es inefectiva contra el blindaje de los Knight. También están los Lanzacohetes M41 pero para poder usarlo contra ellos es necesario estar cerca.

En la batalla, Kai se acercó a un Knight sin hacer ruido de tal manera que pudiera acercarse a él pero fue inútil ya que la máquina se volteó para enterrarle su Espada en su cara.


15 de Marzo del 2577

Dormitorios, Base Kyu

14° Iteración

Kai Argento: ¡Ah! ¡Mierda!

Peter Evans: ¿Qué pasa, Kai?

Él debía tranquilizarse, ya que le daba igual que fuera un Prometeo o la misma muerte ya que esta última era su aliada.


16 de Marzo del 2577

Hondo, Riberas del Tiempo

21° Iteración

Finalmente Kai había conseguido derribar al Knight.

Peter Evans: ¡¡Maldita sea!!

Kai Argento: ¡Peter!

Otro Knight Prometeo apareció tumbando a Peter. Él intentó contraatacar pero su munición se atascó, sin embargo fue rescatado por Kai utilizando su Lanzacohetes.

Kai Argento: ¿Te encuentras bien?

Peter Evans: ¿Kai?

Kai Argento: Vendrán por el este. Ten cuidado, por favor.

Kai siguió avanzando mientras que los demás Titanes se reagrupaban.

Karl Wen: Argento… No sabía que fuese tan fuerte… ¿Qué tipo de entrenamiento ha hecho y cuando lo hizo?

Kai se había convertido en un valioso soldado a los ojos del sargento pero a pesar de eso seguía muriendo y debía haber una razón para eso.


15 de Marzo del 2577

Arsenal 5, Base Kyu

47° Iteración

Kai logró infiltrarse en el arsenal privado del Equipo Crimson lo que pudo conseguir al estudiar durante varias de sus iteraciones. Dentro encontró a una chica revisando las Armaduras GATE.

Kai Argento: Hola.

Mako Mankanshoku: ¡Hyaa!

Kai Argento: Siento haberte asustado.

Mako Mankanshoku: Gracias, aunque no sé quién eres.

Kai Argento: Soy Kai Argento.

Mako Mankanshoku: Gracias por tu cortesía. Soy Mako Mankanshoku.

Kai Argento: Hum. He venido aquí porque necesitaba encontrarte para una cosa.

Mako Mankanshoku: ¡¿Eh?! ¡¿Encontrarme?! Eh, eso… Me halagan tus intenciones, pero…

Kai Argento: No… No me refiero a eso. Esperaba que me pudieras ayudar a hacer una de “esas”…

Mako Mankanshoku: Eh… Con eso te refieras a…

Kai Argento: Un Martillo de Guerra similar al de Rita.

Martillo de Guerra

Arsenal 5, Base Kyu

Mako Mankanshoku: ¿El Martillo de Guerra de Rita?

Kai Argento: Sí, como la que hay ahí colgada.

Mako Mankanshoku: ¡Eso es imposible! Aunque me pidieras que te hiciera uno ahora, no puedo, tengo que arreglar esta armadura. No tengo tiempo.

Kai Argento: Eso parece.

Mako Mankanshoku: ¡Es cierto!

Kai Argento: Reparaciones, ¿eh? ¿Te interesaría un chip de información de una unidad externa de memoria?

Mako Mankanshoku: ¡Mucho! ¿Cómo es que tienes uno? ¡Por favor! ¡Dámelo!

Kai Argento: …Huh, claro. Siempre que me des el Martillo de Guerra.

Mako Mankanshoku: Mira… No es fácil para mí decir esto, he conocido a mucha gente que ha logrado grandes proezas, si intentas imitar a Rita vas a acabar herido. Muy pocas personas son capaces de usar una de esas. Esos Martillos pesan 200 kg. Es enorme, así que al moverla, la inercia es tan grande que podría partir a un Titán con armadura por la mitad. Para blandirla necesitas ser capaz de controlarla al 100%.

Kai Argento: …Pero Rita es la única de todo su equipo que ha usado un Martillo de Guerra, de hecho, es la única persona que he visto usando una de esas cosas. Podría desacoplar el estabilizador para deshacerme de peso extra.

Mako Mankanshoku: ¡¿Así que piensas que eres el próximo Rita… Piensas que también eres especial?! Lo digo en serio, Rita es totalmente distinta. Sólo he conocido a una persona así, alguien que aceptó que no era humano del todo. Alguien como tú ¿Puede decir lo mismo?

Kai Argento:

Mako Mankanshoku: …Er… Pero, quiero decir ¡No estoy diciendo que ella de miedo ni nada parecido! Yo sólo…

Kai Argento: Sí, lo entiendo. Se le malinterpreta fácilmente pero, Rita Vrataski no es una persona fría. Y de todas formas, no es que quiera un Martillo de Guerra para ser como Rita. Simplemente necesito algo que me permita sobrevivir en el campo de batalla. Te lo ruego.

Mako Mankanshoku: ¿Eres un raro, lo sabías? Te entiendo… Rita me ha dicho lo mismo hace un rato…

Kai Argento: Me honra que me compares con ella.

Mako Mankanshoku: ¿Es muy difícil de blandir, lo sabías?

Kai Argento: No te preocupes… Tengo todo el tiempo del mundo para practicar con ella.

Mako Mankanshoku: ¡Entonces me quedaré con ese chip! De acuerdo, tú ganas ¡Tengo algo de material extra a mano, así que déjame fabricarte algo ahora mismo!

Kai Argento: Te lo agradezco.

Mientras Mako se encontraba construyendo un Martillo de Guerra tuvieron una pequeña charla.

Mako Mankanshoku: Um… Me preguntaba… ¿Por qué tienes escrito el número 47 en tu mano izquierda?

Kai Argento: ¿Eh? Esto es… Es algo como cuando la gente tacha los días en un calendario…

Mako Mankanshoku: Debe significar mucho si lo llevas escrito en la mano ¿Se trata del cumpleaños de tu novia… O algo parecido?

Kai Argento: No… Si tuviera que llamarlo de alguna forma… Sería el número de días desde que morí.

Iteración 95

15 de Marzo del 2577

Comedor, Base Kyu

80° Iteración

Cuando Kai usó el Martillo de Guerra entendió las advertencias de Mako. Aquella arma era realmente tan pesada que en un simple movimiento se le fue de las manos. Los Prometeos lo habían acorralado a él y a su sargento. Una vez más murió.

Todo ya se había convertido en una rutina. En el comedor le sirven la misma sopa. A tres mesas de él se encontraba Rita que comía su almuerzo sin mirar a nadie, sola, silenciosamente y Kai la observaba. Llegaba un momento en que se le caía un frijol la atrapaba y se la comía. Después se comía una ciruela ácida y ponía la misma cara graciosa a la que Kai perdió la gracia.

David Connor: ¿Te diviertes, chico grande?

Esa discusión era la primera vez que sucedía.

Kai Argento: …Seguro, lo que tú digas. Cada día es divertido.

David Connor: ¡¿Entonces por qué tienes la cara como si estuvieras comiendo un cepillo de baño, eh?! ¡¡Las comidas son uno de los pocos placeres de los que podemos desfrutar los soldados!! ¡Y mirarte me hace perder el apetito!

El sujeto levantó a Kai de su asiento para golpearlo. Kai uso el peso de su agresor para empujarlo. Todos los golpes que le daba su adversario, Kai era capaz de esquivarlos gracias a su entrenamiento y las batallas que ha tenido contra los Prometeos.

Roxxane Morrison: ¡Es suficiente!

La repentina aparición de la médico hizo que Kai se distrajera los momentos suficientes para recibir un puñetazo en la cara.

Roxxane Morrison: ¡Traigan una camilla!

Rita Vrataski: ...


Más tarde…

Ala médica, Base Kyu

Roxxane Morrison: Oh… ¿Despertaste? ¿Te duele algo…?

Kai Argento: …Estoy bien.

Roxxane Morrison: Menos mal.

Kai Argento: Fue mi culpa… No sabía que mi expresión era así de mala.

Roxxane Morrison: Bueno, eso sí. Parecía como si hubieras visto morir a un amigo.

Kai Argento: …Sí... Tendré más cuidado la próxima vez.

Roxxane Morrison: Oye… Antes ¿Por qué te contuviste?

Kai Argento: ¿A qué te refieres?

Roxxane Morrison: Obviamente eres fuerte. Pero no parecía que querías devolverle los golpes.

Kai Argento: Obtengo suficientes de las peleas en el campo de batalla.

Roxxane Morrison: …¿Tienes novia?

Kai Argento: …No.

Roxxane Morrison: Mañana es la batalla, ¿verdad?

Kai Argento: Así es.

Roxxane Morrison: …Estoy libre esta noche, ¿sabes?

Kai Argento: Lo siento, pero no soy el chico que buscas. Debo ir a entrenar, hasta luego.

Roxxane Morrison:

El sargento le había dicho varias veces que sólo se vive una vez. Si ese fuera realmente el caso, Kai habría aceptado la oferta de la médico. Pero en ese momento el buscaba sobrevivir.


16 de Marzo del 2577

Hondo, Riberas del Tiempo

90° Iteración

Muerto en acción, 45 minutos después del inicio de la batalla.


16 de Marzo del 2577

Hondo, Riberas del Tiempo

91° Iteración

La línea frontal colapsa. Peter es el eslabón más débil. Muerto en acción, 57 minutos después del inicio de la batalla.


16 de Marzo del 2577

Hondo, Riberas del Tiempo

92° Iteración

Muerto en acción, 61 minutos después del inicio de la batalla.


16 de Marzo del 2577

Hondo, Riberas del Tiempo

93° Iteración

Pérdida de conciencia por 80 minutos en la batalla.


16 de Marzo del 2577

Hondo, Riberas del Tiempo

95° Iteración

Kai había logrado acabar con gran parte de los Prometeos que se encontraban en el campo de batalla salvando a los Titanes que lo acompañaban.

Peter Evans: Pensé que el Martillo era para presumir.

Karl Wen: ¡Soldados, escuchen! ¡De aquí en adelante, todos deben enfocarse en cubrir a Argento! ¡Él es nuestro centro de nuestra formación! ¡Asegúrense de no meterse en su camino!

Kai Argento: Sargento ¡Me voy!

Al otro lado de la zona, el Equipo Crimson se encontraba liquidando a los Prometeos que se enteraron de la situación de Kai. En ese momento, atravesando una especie de portal, surgió aquel enorme Prometeo.

Rita Vrataski: Ese es…

Kai Argento: Es el Prometeo que quedó cuando eliminé al Knight durante el primer bucle…

Rita Vrataski: Oye tú.

Kai Argento: ¿…?

Rita Vrataski: Sí. Tú ¿Qué iteración es esta?

Respuesta

15 de Marzo del 2577

Patio Principal, Base Kyu

96° Iteración

Al igual que las veces anteriores, Rita hizo flexiones junto a los demás miembros de la Novena Unidad repitiéndose el mismo intercambio de palabras con Kai. Luego de una hora, Kai se acercó a ella.

Rita Vrataski: ¿Qué son esos números en tu mano izquierda?

Kai Argento: Antes de eso, tengo una respuesta para tu pregunta.

Rita Vrataski: ¿Eh?

Kai Argento: Es una pregunta que me harás mañana, mientras esté muriendo… El café de Althan si es gratis.

Rita Vrataski: ¡…!

De los ojos de Rita comenzaron a salir lágrimas que ella secó al rato.

Kai Argento: Los números en mi mano dicen cual iteración del bucle estoy experimentando.

Rita Vrataski: Bien… Entiendo.


16 de Marzo del 2577

Hondo, Riberas del Tiempo

Karl Wen: ¡Todos apoyaran a Argento! ¡Asegúrense de no meterse en su camino!

Kai eliminó a todos los Prometeos.

Rita Vrataski: Gracias por esperar, Kai.

Peter Evans: ¡Rita Vrataski! ¿Qué está…?

Rita Vrataski: Pónganme con su oficial al mando ¡Estoy aquí para tomar prestado a Kai Argento!

Karl Wen: ¡…! ¡Sal de aquí, Argento!

Kai Argento: ¡Sí, señor!

Ambos se abrieron paso notando que el sensor de movimiento detectaba más fuerzas hostiles al frente.

Kai Argento: Como termitas fuera de la madera…

Rita Vrataski: Sí, pero… ¡No tienen una oportunidad contra nosotros!

Kai aprendió a sobrevivir al imaginar la forma en que Rita pelea. Eran soldados, Titanes, que recibieron tipos de entrenamientos completamente diferentes. Pero las técnicas que los llevaron a incontables batallas los llevaron estilos tan similares que podrían haber pensado que eran gemelos.

Rita Vrataski: ¡Muy bien… Esto es todo! Tienes que ser tú el que mate al Prometeo grande, el Celador. Yo me encargaré de los respaldos. Recuerdas cómo funciona esto, ¿cierto?

Kai Argento: ¡Por supuesto!

Rita le había contado que ella fue la que destruyó al Celador de la iteración 2 al 95. Sin embargo, debido a que Kai fue el que lo destruyó accidentalmente por primera vez, él quedo atrapado en el bucle. Fue por eso que los Prometeos lo tomaron como objetivo, un irregular, siendo la razón de porque lo mataron una y otra y otra vez.

Finalmente había aparecido su objetivo y Kai fue hacia él para destruirlo al mismo tiempo que Rita se encargaba de los respaldos.

Rita Vrataski: ¡Ahora, Kai!

Kai Argento: ¡Este bucle se termina!


15 de Marzo del 2577

Dormitorios, Base Kyu

97° Iteración

Kai Argento: ¿No funcionó…? ¡¿Por qué?! ¡Mierda!


Patio Principal, Base Kyu

Kai tuvo que volver a hacer llorar a Rita para aclarar todo.

Kai Argento: Soy Kai. Kai Argento.

Rita Vrataski: (Sollozando) …Rita… Vrataski.

Al darse cuenta de que todos los estaban viendo, Kai no pudo evitar sonreír.

Rita Vrataski: ¿Qué es tan divertido?

Kai Argento: Nada… Esto sólo es muy divertido para mí.

Rita Vrataski: Eres raro…

Kai tomó a Rita de la mano y se la llevó.


Entrada de la Base Kyu

Rita Vrataski: Kai… ¡Kai Argento!... ¿Podrías soltar mi mano?

Kai Argento: Oh… Eh, ¡lo siento!

Kai olvidaba que esa Rita no lo conocía y mientras el bucle continúe, cada vez que se encuentren será la primera.

Rita Vrataski: …Qué lugar tan árido…

Kai Argento: …Lo siento.

Rita Vrataski: No… Me gusta la atmósfera. Era así donde crecí.

Kai Argento: …Ya veo.

Rita Vrataski: El cielo despejado sobre una tierra rodeada por el océano… Qué hermoso color.

Kai Argento: ¿…Te gusta el cielo?

Rita Vrataski: Me gusta su color.

Kai Argento: Pero tu armadura es carmesí, ¿no es así?

Rita Vrataski: …Olvídalo, eso no fue muy Rita Vrataski de mi parte.

Kai Argento: …Eso no es cierto. La Rita que conozco es ese tipo de persona… Lo siento… Actuando como si lo supiera todo…

Rita Vrataski: …Está bien. Estoy segura de que tuvimos esta conversación en un bucle anterior. Pero tú eres el único que la recuerda.

Kai Argento: Lo siento. Pero aún hay mucho que quería preguntarte…

Rita Vrataski: …Ya veo. Así que sabes lo que va a pasar, ¿verdad?

Kai Argento: ¿Huh?

Rita Vrataski: Es mucho más divertido ser capaz de preguntar que aguarda el futuro que tener que pasar por el bucle por ti mismo.

Kai Argento: ¡No es divertido para mí…!

Rita Vrastaski: Ja, ja, ja. ¡Pero lo es para mí! He pasado por un infierno por mi propia cuenta todo este tiempo, así que obviamente es tu turno para sufrir un poco…

Kai Argento: …Cielos… Bueno, estamos un poco adelante del horario, pero la próxima parada será el comedor. Espero que estés de humor para algo de comida Althiana.


Más tarde, esa noche…

Dormitorio de Rita, Base Móvil del Equipo Crimson

Esa noche, Kai habló con Rita sobre todo. Sobre Peter, quien no sabía cómo callarse sobre el sargento, quien siempre estaba entrenando. Sobre las armaduras. Sobre el café. Sobre tantas cosas que no tuvieron la oportunidad de hablar sobre lo de antes. Kai no quería perder el hoy que había pasado con ella y por esa misma razón no tenía más opción que superar el mañana.

All You Need Is Kill

16 de Marzo del 2577

Dormitorio de Rita, Base Móvil del Equipo Crimson

Kai Argento: …¿Esto es?

Rita Vrataski: Parece que duermes bien. Buenos días.

Kai Argento: B… Buen día.

Rita Vrataski: ¿Qué pasa?

Kai Argento: Tengo la sensación de que de noche todo el año. De pronto solo me duermo y me despierto. Dormir solía ser algo divertido…

Rita Vrataski: A veces haces cosas estúpidas.

Kai Argento: Alguien como tú podría reírse ¿Qué es ese aroma?

Rita Vrataski: Es café de Themar.

Kai Argento: Una vez termine esta batalla, en agradecimiento por este café, te llevaré a que pruebes el de Althan…

Rita Vrataski: ...Cuando termine esta batalla…

Kai Argento: Estará bien. Esta batalla definitivamente terminará, por ti y por mí.

Rita Vrataski: ...

En eso, una bala perforó las ventanas.

Kai Argento: ¡¿Eso es?!

Rita Vrataski: ¡Prometeos!

Kai Argento: ¡¿Por qué?! ¡Algo así jamás pasó antes!

Rita Vrataski: Kai, escucha, esto es simple... Para ganar, los Prometeos regresaron en el tiempo. Han concluido que si no hacen esto, no podrán vencernos. Eso es todo. Nuestro trabajo como Titanes es derrotar a los Prometeos. Nada ha cambiado, ¿cierto?

Kai Argento: Sí ¡Cierto!


10 Minutos Después...

Pasillos, Base Kyu

La batalla había iniciado antes de tiempo. En el fuego cruzado, Kai y Rita se abrieron paso para buscar armamento.

Mako Mankanshoku: ¡Rita!

Rita Vrataski: ¡¿Mako?!

Mako Mankanshoku: Me alegro de encontrarte.

Rita Vrataski: ¿Por qué estás aquí?

Mako Mankanshoku: El Martillo de Guerra y tu armadura están en el campo de mantenimiento. Me dijeron que te avisara.

Rita Vrataski: Listo, gracias.

Mako Mankanshoku: ¡Sí! Voy a irme ahora, y Rita, deberías tener cuidado también.

Rita sacó una tarjeta de acceso y se la dio a Mako.

Rita Vrataski: Ve a mí dormitorio, esto es más fuerte de lo que parece.

Mako Mankanshoku: ¿Segura de que está bien?

Rita Vrataski: Sólo tengo un favor que pedirte. Hasta que yo o este chico volvamos, no dejes que nadie entre. Sin importar nada.

Mako Mankanshoku: Está bien.

Rita Vrataski: Cuento contigo. Muchas gracias, Mako.


Arsenal 5, Base Kyu

Ambos comenzaron a colocarse sus armaduras.

Rita Vrataski: Es una pena que no hayamos tenido tiempo de tomar ese café.

Kai Argento: Me pregunto si podemos volver antes de que se enfríe.

Rita Vrataski: Tienes la costumbre de saltar de inmediato a la acción.

Kai Argento: Lo siento.

Rita Vrataski: El café pierde sabor cuando lo recalientas. Además, después de tres días le sale moho. Lo hice en Themar y me arrepiento.

Kai Argento: ¿Estuvo bueno?

Rita Vrataski: No digas tonterías.

Kai Argento: No lo has probado, ¿cierto? Tal vez estará rico.

Rita Vrataski: Adelante. Por mí puedes tomar el café con moho y enfermarte.


10 Minutos Después...

Patio Principal, Base Kyu

Kai Argento: Ya comenzó.

Rita Vrataski: Esta vez, definitivamente le pondremos un fin a los bucles.

Kai Argento: Bien… ¡Bailemos!

Ambos, junto a sus Martillos de Guerra, atacaron a los Prometeos. Kai había observado a Rita por lo que podía saber qué movimiento pretendía hacer. Así podía apoyarla sin necesidad de palabras o gestos como si fueran un solo ser.

Cerca de ahí se encontraban unos pocos que habían decidido luchar, como el sargento, aunque parecía que sus esfuerzos eran en vano fueron rescatados por Rita y Kai que siguieron pulverizando a los Prometeos.

Rita Vrataski: ¡Mi equipo ha establecido un perímetro defensivo en nuestro hangar! ¡Síganme!

Karl Wen: ¿Eres tú, Argento?

Kai Argento: ¡Me alegra que siga con vida, sargento!

Karl Wen: ¿Cómo puedes…?

Kai Argento: Pasemos a través de estas líneas enemigas primero.

Tanto Rita como Kai abrieron paso para que los demás Titanes pudieran escapar de la base.

Karl Wen: ¡Escuchen! ¡Es hora de mostrarles a esos Prometeos que esta es nuestra base! ¡Sigan a esos dos!


Arsenal 9, Base Kyu

Luego de reunir a varios Titanes y rescatar a los sobrevivientes, Kai y Rita fueron a cambiar las baterías de sus armaduras.

Kai Argento: Ya pasaron dos horas desde que la batalla empezó. Parece que la situación está comenzando a normalizarse.

Rita Vrataski: Kai, es hora de matar al Celador ¿Recuerdas cómo se hace?

Kai Argento: ¡Sí!


9 Minutos Después...

Patio Principal, Base Kyu

Rita Vrataski: ¡Ahí está el Celador!

Kai se estaba acercando al Celador mientras eliminaba a los Prometeos que lo acompañaban. Cuando el camino se encontraba despejado, Kai fue derribado por el golpe de un Martillo de Guerra.

Kai Argento: ¡¿Rita…?!

Al Filo del Mañana

Patio Principal, Base Kyu

Rita siguió atacando. Kai, confundido, no hacía más que retroceder para esquivarla.

Kai Argento: ¡¿Qué diablos estás haciendo?!

Rita Vrataski: ¿Qué te parece que estoy haciendo?

Kai Argento: ¿Por qué intentas matarme?

Rita Vrataski: Cuando uno de los Prometeos juzga que la situación está contra ellos… Envían una señal al pasado usando su poder.

Kai Argento:

Rita Vrataski: Los humanos son arrastrados a ese bucle del tiempo del Prometeo porque nuestros cerebros captan esa señal.

Kai Argento: ¡¿Nuestros cerebros…?!

Rita Vrataski: Así es. Pasar continuamente por ese bucle significa que recibirás esa señal una y otra vez. Y al hacerlo, nuestros cerebros se adaptan. Nos convertimos en algo que los Prometeos llaman “Oráculos”. Las migrañas son un efecto secundario. Las has tenido, ¿no es así?

Kai Argento: …¿De qué estás hablando?

Rita Vrataski: Es por eso que el bucle se repitió la última vez aun cuando destruiste los respaldos. En otras palabras… Mientras el Oráculo conocido como Kai Argento exista, Rita Vrataski no puede escapar de los bucles. Y mientras que el Oráculo conocida como Rita Vrataski exista, Kai Argento no puede escapar de los bucles.

Kai Argento:

Rita Vrataski: Sólo uno de nosotros puede escapar.

Kai Argento: No… Eso significa… ¿Que uno de nosotros tendrá que morir aquí?

Rita Vrataski: Si la humanidad va a ganar, necesitamos a alguien que pueda romper el bucle.

Kai Argento: ¡Espera! Tiene que haber…

Rita Vrataski: Ahora descubriremos si ese alguien… ¡Eres tú o yo!

Ahora Rita comenzó a atacar con más fuerza.

Kai Argento: Rita… ¿Hablas en serio?

Lao Zamora (Radio): Equipo Crimson a Vrataski. Supresión exitosa enemiga cerca de las operaciones. Te ves un poco ocupada ¿Necesitas una mano?

Rita Vrataski: ¡Negativo! Manténganse fuera de esto. No seré responsable por lo que suceda si alguien se mete en mi camino.

Lao Zamora (Radio): Entendido. Buena caza.

Rita siguió atacando a Kai. Su lucha los llevó por toda la Base Kyu. Kai, al momento en que Rita rompió el visor de su casco de un golpe, recordó todas las veces que había muerto. Ya no le temía a la muerte así que tampoco le importaba si Rita lo mataba, después de todo, él nunca habría llegado hasta ahí sin ella. Se lo había prometido a sí mismo, desde que escribió el número cinco en su mano izquierda, que lucharía contra el mundo para vivir en él. No le importaba ser derrotado después haberlo dado todo en esa batalla, sin embargo, no podía rendirse y morir ahí. Las 96 batallas en las que luchó se irían para siempre sin sentido.

Kai ahora contraatacó. Rompió el visor de Rita de la misma forma que ella le había hecho a él. Su pelea no tenía fin. Sus golpes eran tan fuertes que ya habían destrozado parte de los blindajes de sus armaduras. Era como si alguien estuviera luchando contra su propio reflejo. Sin embargo, Kai poseía una gran ventaja. Él había mejorado sus habilidades al observar como peleaba Rita. Sabía perfectamente cuando blandiría su arma y cómo haría su próximo movimiento. Los Martillos volvieron a chocar una vez más hasta que finalmente Rita cayó.

Rita Vrataski: ...Ganaste. De verdad eres fuerte, Kai Argento.

Kai Argento: Rita… ¡¿Por qué?!...

Rita Vrataski: He sabido esto desde hace mucho… Desde que recibí la primera señal del Celador… La batalla siempre termina…

Kai Argento: ¿Qué? Yo no…

Rita Vrataski: Tú eres el único que fue elegido… Para salir de este bucle...

Kai Argento: Rita… ¿Acaso tú… Sabías que ibas a morir?... Lo siento, Rita… Yo… Yo no sabía…

Rita Vrataski: No necesitas disculparte… Tú ganaste…

Kai Argento: ¿No podemos… Seguir repitiendo esto? Puede que nunca salgamos del bucle, pero siempre estaremos juntos, para siempre… Todos los días, será una batalla, pero podemos manejarlo…

Rita Vrataski: ¿Seguir repitiendo esto…? Todos los días despertarás ante una Rita Vrataski que no sabe que existes.

Kai Argento: ¡No me importa!

Rita, con sus últimas fuerzas acarició la mejilla de Kai.

Rita Vrataski: Salva a la humanidad, Kai. Tienes que salir del bucle, antes de lo que me pasó a mí te pase a ti. Termina esta maldita cosa mientras puedas… (Tos).

Kai Argento: ¡Rita!

Rita Vrataski: No hay mucho tiempo. Si hay algo que quieres decir, dilo ahora…

Kai Argento: (Sollozando) Quiero quedarme contigo hasta que mueras. Yo… Te amo.

Los ojos de Rita se humedecieron. Podía sentir como su alma abandonaba su cuerpo.

Rita Vrataski: Me alegra escuchar eso…

Kai Argento: Ya es la puesta del sol… Es hermoso…

Rita Vrataski: Que sentimental eres… Odio el cielo rojo…

Rita cerró sus ojos. Kai la recostó y tomó su Martillo. Con él dio final a la existencia del Celador. La máquina fue destruida y Kai, luego de 97 batallas, alcanzó el mañana.

Pasaron los días y Kai fue llevado a un interrogatorio. Ahí le explicaron la verdad acerca de la operación que se iba a hacer en las Riberas del Tiempo y de la importancia de Rita Vrataski, la soldado que podía regresar en el tiempo. A raíz de que Kai había adquirido un estado físico y de combate similar al de Vrataski, ahora él se convirtió en la carta más valiosa de los Titanes contra los Prometeos.


11 de Septiembre del 2580

Arsenal, Torre de los Titanes, Distrito 7, Ceres

Karl Wen: ¿Quién te había enseñado a luchar así, Argento?

Kai Argento: Usted lo hizo, Teniente.

Karl Wen: Deja de bromear, muchacho. Por cierto, escuché que la capitana Serafall te va a enviar a una misión de Asalto en Arion. Parece que el Enjambre planea algo.


9 Minutos Después...

Hangar, Torre de los Titanes, Distrito 7

Kai Argento: ¿Y mi nave?

Mako Mankanshoku: ¡Oh! Lo siento. Ya está lista.

Kai Argento: …Hay algo que nunca te pregunté… ¿Sabes… Por qué Rita pintó de rojo su armadura? Definitivamente no era su color favorito.

Mako Mankanshoku: Ella decía que quería resaltar. No estoy segura de por qué alguien querría resaltar en el campo de batalla pero…

Kai Argento: Gracias.

Mako Mankanshoku: ¿…? Bueno… Antes de irte… No es de mi incumbencia, pero me preguntaba… ¿Eras tú un viejo amigo de Rita?

Kai Argento:

Mako Mankanshoku: Lo siento, no debí preguntar.

Kai Argento: No, está bien. Entiendo a qué te refieres. En realidad, nosotros…

Mako Mankanshoku: ...¿Sí?...

Kai Argento: ...Sólo nos conocimos el día antes de la batalla.


F I N